Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 1 - 15 de enero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo).

La Ley del Uno, Libro I, Sesión 1

15 de enero de 1981

Ra: Soy Ra. Es la primera vez que hablo a través de este instrumento. Hemos tenido que esperar a que estuviera totalmente preparada, pues emitimos una vibración de banda estrecha. Saludos en el amor y en la luz de nuestro infinito Creador.

Hemos observado a vuestro grupo. Hemos sido llamados a vuestro grupo, pues tenéis necesidad de la diversidad de experiencias de canalización que se dirigen de forma más intensa o, como podríais decir, en un enfoque avanzado, hacia el sistema de estudio del patrón de las ilusiones de vuestro cuerpo, vuestra mente y vuestro espíritu, al que denomináis la búsqueda de la verdad. Esperamos ofreceros un enfoque un tanto diferente acerca de la información que es y siempre será la misma.

En este momento nos complacería tratar de hablar acerca de cualquier cuestión o tema que para las entidades presentes en la sala pueda ser útil preguntar.

Interrogador: ¿Tenéis un propósito específico y, de ser así, podríais decirnos algo acerca de cuál es?

Ra: Soy Ra. Estamos en comunicación. Pertenecemos a la Ley del Uno. En nuestra vibración, las polaridades son armónicas; las complejidades están simplificadas; las paradojas encuentran solución. Somos uno. Tal es nuestra naturaleza y nuestro propósito.

Desde antiguo hemos estado en vuestro planeta y hemos servido con diversos grados de éxito en la transmisión a vuestros pueblos de la Ley del Uno, de la Unidad, de la Unicidad. Hemos caminado por vuestro planeta. Hemos visto los rostros de vuestros pueblos. Sin embargo, ahora sentimos la gran responsabilidad de mantenernos en la tarea de eliminar las distorsiones y los poderes que han sido dados a la Ley del Uno. Proseguiremos en ello hasta que, digamos, vuestro ciclo concluya adecuadamente. Si no en este, en el siguiente. No formamos parte del tiempo y, así, podemos estar con vosotros en cualquiera de vuestros tiempos.

¿Os da esto suficiente información de la que inferir nuestro propósito, hermano?

Interrogador: Sí, gracias.

Ra: Soy Ra. Agradecemos vuestras vibraciones. ¿Hay alguna otra pregunta?

Interrogador: He escuchado el nombre de «Ra» en relación con los antiguos egipcios. ¿Guardáis algún tipo de relación con dicho Ra?

Ra: Soy Ra. Sí, la relación es congruente. Permitidnos esclarecerla. ¿Qué es lo que no entendéis?

Interrogador: ¿Podríais proporcionar algún detalle más sobre vuestro papel en relación con los egipcios?

Ra: Soy Ra. La identidad de la vibración Ra es nuestra identidad. Como grupo, o lo que llamaríais un complejo de memoria social, establecimos contacto con la raza de vuestro planeta a la que llamáis egipcia. Otros, también de nuestra densidad, establecieron contacto al mismo tiempo en Sudamérica, y las denominadas «ciudades perdidas» fueron sus intentos de contribuir a la Ley del Uno.

Mantuvimos comunicación con alguien que escuchaba y entendía, y que estaba en posición de decretar la Ley del Uno. Sin embargo, los sacerdotes y las gentes de aquella era no tardaron en distorsionar nuestro mensaje, despojándolo, digamos, de la compasión sobre la que se funda la unidad por su propia naturaleza. Puesto que incluye a todos, no puede renegar de ninguno.

Cuando ya no pudimos disponer de los canales apropiados a través de los que formular la Ley del Uno, nos retiramos de aquella posición hipócrita en la que nosotros mismos habíamos permitido situarnos. Otros mitos, por así decir, más relacionados con la polaridad y con los complejos conceptos de vuestra vibración, volvieron a apoderarse de aquel complejo/sociedad particular.

¿Es esta información suficiente, o seguimos explicando?

¿Hay alguna otra pregunta?

Interrogador: (La pregunta no quedó grabada porque el interrogador estaba sentado demasiado lejos de la grabadora).

Ra: Soy Ra. Considerad, si queréis, el carácter infinito del universo. Es algo que todavía ha de demostrarse o refutarse, pero podemos aseguraros que no existe fin para vosotros, para vuestra comprensión, de lo que llamaríais vuestro viaje de búsqueda, o vuestras percepciones de la creación.

Lo que es infinito no puede constar de muchos, pues la multiplicidad es un concepto finito. Para tener una infinidad, debe identificarse o definirse el infinito como una unidad; de otro modo, el término carece de referente o de significado. En un Creador infinito solo existe la unidad. Habéis visto ejemplos simples de unidad. Habéis visto el prisma que muestra todos los colores provenientes de la luz de sol; se trata de un ejemplo simplista de unidad.

En realidad, no existe lo correcto o lo erróneo. No existe polaridad, pues todo será, como diríais, conciliado en cierto punto de vuestra danza a través del complejo mente/cuerpo/espíritu que gustáis de distorsionar de varios modos en el momento actual. Esa distorsión no es necesaria en ningún caso; es escogida por cada uno de vosotros como alternativa a la comprensión de la unidad total de pensamiento que unifica a todas las cosas. No se está hablando de entidades o cosas similares o de cierto parecido. Sois todo: cada ser, cada emoción, cada suceso, cada situación. Sois unidad. Sois infinidad. Sois amor/luz, luz/amor. Sois. Esa es la Ley del Uno.

¿Debemos formularlo más detalladamente?

Interrogador: No.

Ra: Soy Ra. ¿Tenéis alguna otra pregunta en este momento?

Interrogador: ¿Podéis comentar los próximos cambios planetarios de nuestra realidad física?

Ra: Soy Ra. Antes de hablar, preferimos esperar hasta que este instrumento haya alcanzado de nuevo un estado adecuado de profundidad en la unicidad u orientación a la unidad.

Los cambios son muy, muy triviales. No nos inquietan las condiciones que dan lugar a la cosecha.

Interrogador: Si un individuo se esfuerza por actuar como catalizador, en general, para incrementar la percepción de la conciencia planetaria, ¿es de alguna ayuda en esa dirección, o no hace más que actuar sobre sí mismo?

Ra: Soy Ra. Contestaremos a vuestra pregunta en dos partes, ambas igualmente importantes.

En primer lugar, debéis entender que la distinción entre vosotros y los demás no es visible para nosotros. No consideramos que exista una separación entre los esfuerzos por elevar la conciencia de la distorsión que proyectáis como una personalidad y la distorsión que proyectáis como otra personalidad. Así, aprender es lo mismo que enseñar, a menos que no se esté enseñando lo que se está aprendiendo, en cuyo caso habréis hecho bien poco por ellos/vosotros. Vuestro complejo mente/cuerpo/espíritu debería considerar este discernimiento, pues es una distorsión que desempeña un papel en vuestras experiencias en el nexo actual.

En cuanto a la segunda parte de nuestra respuesta, permitidnos exponer nuestra interpretación, aun limitada, como es.

La conciencia de grupo-individualizada es el estado en que se comparte un conocimiento con el resto de distorsiones de complejos mente/cuerpo/espíritu que se encuentran dentro del alcance manifiesto del complejo mente/cuerpo/espíritu individual o de grupo. Así, estamos hablando con vosotros y aceptando tanto nuestras distorsiones como las vuestras con el fin de formular las leyes de la creación, y más especialmente la Ley del Uno. No somos accesibles a muchos de los vuestros, ya que este no es un medio de comunicación o un tipo de filosofía que se comprenda fácilmente. No obstante, esperamos que nuestra propia existencia sea un ejemplo patente, tanto de la necesidad, como de la casi desesperación, del intento de enseñar.

Cada uno de los integrantes de este grupo se está esforzando por utilizar, asimilar y diversificar la información que estamos transmitiendo a este instrumento en los canales del complejo mente/cuerpo/espíritu sin distorsión. Los pocos a los que iluminaréis al compartir vuestra luz son razón más que suficiente para realizar el mayor esfuerzo posible. Servir a uno es servir a todos. Por lo tanto, os ofrecemos de nuevo la pregunta formulada para manifestar que, de hecho, es la única actividad que merece la pena realizarse: aprender/enseñar o enseñar/aprender. No hay nada más que contribuya a demostrar el pensamiento original excepto vuestro propio ser, y son muchas las distorsiones que proceden de lo inexplicado, lo inarticulado, o que se presentan envueltas en misterio. Así, tratar de discernir y de tejer vuestro camino a través de tantas distorsiones de mente/cuerpo/espíritu como sea posible entre vuestras gentes y en el curso de vuestra enseñanza es un esfuerzo muy beneficioso que realizar. No podemos expresar mayor valentía en vuestro deseo de servir.

¿Podemos expresar de algún otro modo esta cuestión?

Interrogador: ¿Estaréis disponibles para la comunicación? ¿Podemos llamaros en el futuro?

Ra: Soy Ra. Tenemos un buen contacto con este instrumento debido a sus recientes experiencias con el estado de trance. Va a poder comunicar nuestros pensamientos en vuestro futuro. Sin embargo, aconsejamos prudencia al interrumpir el canal por unos momentos, y después proceder adecuadamente a asistir a este instrumento que, hasta cierto punto, necesita volver a entrar en el complejo mente/cuerpo/espíritu que ha escogido para su experiencia de vida en este tiempo/espacio. ¿Comprendéis cómo se debe cuidar a este instrumento?

Interrogador: No. ¿Podríais explicarlo?

Ra: En primer lugar, sugerimos un breve periodo de silencio. A continuación, la repetición del complejo vibratorio de sonido del instrumento en vuestra densidad, al que llamáis «nombre». Repetidlo hasta obtener una respuesta. Después, la colocación de las manos en la zona del cuello durante unos momentos para que el instrumento pueda recargar baterías que, digamos, no están totalmente cargadas con la esencia de este campo concreto en este momento. Y, finalmente, el ofrecimiento de agua en la que se contenga el amor de todos los presentes, lo que restablecerá a esta entidad, pues sus distorsiones incluyen una gran sensibilidad hacia las vibraciones del amor, y el agua cargada le confortará. ¿Comprendéis?

Interrogador: No del todo.

Ra: Soy Ra. Buscamos en tu mente la vibración (nombre diminutivo). Es esa vibración tuya la que contiene la mayor cantidad de lo que llamaríais amor. Otros llamarían a esta entidad (nombre). El agua se carga cuando todos los presentes colocan sus manos sobre el vaso y visualizan el poder del amor penetrando el agua, lo que cargará a ese medio sumamente efectivo con dichas vibraciones.

En este momento, este instrumento está bastante cansado. Sin embargo, su corazón es tal que continúa abierto a nosotros y útil como canal. Por esa razón hemos pasado un tiempo/espacio explicando cómo pueden aliviarse las distorsiones de lo que podríais llamar fatiga.

Bajo ninguna circunstancia debe tocarse a este instrumento hasta que haya respondido a su nombre. No deseo llevar a este instrumento más allá de su capacidad de energía física, que está disminuyendo; por lo tanto, debo dejarlo. Os dejo en la gloria y en la paz de la unidad. Id en paz, regocijaros en el poder del Creador. Soy Ra.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 1 - 15 de enero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research