Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 3 - 21 de enero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo).

La Ley del Uno, Libro I, Sesión 3

21 de enero de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Me comunico con vosotros.

Interrogador: Mi primera pregunta es si hemos llevado a cabo correctamente el ritual para comenzar la comunicación.

Ra: Soy Ra. Para que la distorsión de su efecto sea mínima, los objetos indicados para equilibrar al instrumento deberían colocarse junto a su cabeza. Para los que expresan el deseo de servir, la restante exposición inicial de su finalidad es bastante aceptable; de lo contrario, la influencia sobre el énfasis en las complejidades de la mente no hubiera sido la correcta. Os advertimos de que os protejáis de los que no desean servir al prójimo por encima de todo, para que no participen en el inicio u ofrezcan sus distorsiones del complejo mente/cuerpo/espíritu en cualquier sesión, pues entonces no podríamos combinar nuestras distorsiones adecuadamente con las de este instrumento.

Interrogador: ¿Debo cambiar de posición la Biblia, la vela y el incienso?

Ra: Soy Ra. Sería conveniente.

Interrogador: (Tras mover los objetos). ¿Es esta la posición correcta?

Ra: Soy Ra. Por favor, corregid el ángulo del incienso, de manera que sea perpendicular al plano de veinte grados norte-nordeste.

Interrogador: (Tras corregir la posición). ¿Así está correcto?

Ra: Soy Ra. Os rogamos afinéis la corrección a simple vista. Explicaremos el proceso por el que ello se convierte en un importante equilibrador de la distorsión. El incienso actúa como vigorizante para el cuerpo físico de este instrumento, representando su humanidad. Por lo tanto, es necesario que el humo se perciba desde el mismo ángulo relativo que el instrumento percibe la Biblia abierta, equilibrada por la vela encendida, que simboliza amor/luz y luz/amor y, por lo tanto, den al complejo de distorsión mental y emocional, por así decir, de este instrumento, la visión del paraíso y de la paz que pretende hallar. De esta manera, vigorizado desde lo inferior a lo más elevado, el instrumento se equilibra y no se fatiga.

Agradecemos vuestro interés, pues ello permitirá que podamos llevar a cabo nuestra enseñanza/aprendizaje con mayor facilidad.

Interrogador: ¿Ha quedado todo correctamente situado?

Ra: Soy Ra. Nos parece lo suficientemente aceptable.

Interrogador: En la última sesión, tuvimos que dejar para esta dos preguntas: una, relacionada con la posible piedra cimera de la Gran Pirámide de Giza; la otra, relacionada con el modo en que transportasteis los pesados bloques que componen la pirámide. Sé que estas cuestiones no son importantes con respecto a la Ley del Uno, pero he pensado —y, por favor, corregidme si me equivoco, y haced las sugerencias necesarias— que esta información proporcionaría una introducción sencilla para los que lean el material que finalmente constituirá un libro. Estamos muy agradecidos por vuestro contacto, y ciertamente adoptaremos cualquier sugerencia sobre cómo debemos recibir esta información.

Ra: Soy Ra. No voy a sugerir la serie adecuada de preguntas, pues esa es vuestra prerrogativa como agente libre de la Ley del Uno que ha aprendido/comprendido que nuestro complejo de memoria social no puede discernir efectivamente las distorsiones del complejo social de mente/cuerpo/espíritu de vuestras gentes. Deseamos cumplir con nuestra enseñanza/aprendizaje y honor/responsabilidad respondiendo a lo que se pregunta. Con eso bastará, pues no podemos sondear las profundidades de los complejos de distorsión que lacran a vuestras gentes.

Así pues, la primera pregunta se refiere a la piedra cimera. Reiteramos que este tipo de información carece de importancia.

La denominada Gran Pirámide tuvo dos piedras cimeras. Una la diseñamos nosotros, y era de piezas más pequeñas y cuidadosamente dispuestas del material de vuestro planeta al que llamáis «granito», para obtener propiedades cristalinas y para el correcto fluir de vuestra atmósfera a través de una especie de lo que llamaríais «chimenea».

En un momento en que ya habíamos abandonado vuestra densidad como pueblo, se retiró la original y se sustituyó por otra más preciosa. Consistía, en parte, en un material de oro. Esto no alteró en absoluto las propiedades de la pirámide, como la llamáis, y la distorsión fue debida al deseo de unos pocos de imponer que el uso de la estructura se reservara únicamente a la realeza.

¿Deseáis indagar más sobre esta primera pregunta?

Interrogador: ¿Qué queréis decir por «chimenea»? ¿Cuál era su finalidad específica?

Ra: Soy Ra. Existe una circulación adecuada de vuestra atmósfera que, aunque ligera, refresca la totalidad de la estructura. Ello se diseñó mediante la inclusión de conductos de ventilación de aire, como los llamaría este instrumento, situados de forma que se refrescaba la atmósfera sin que hubiera ninguna perturbación o corriente de aire.

Interrogador: ¿Cómo se transportaron los bloques?

Ra: Soy Ra. Debéis interpretar la actividad dentro de todo lo creado. La energía, aunque finita, es de bastante magnitud comparada con la comprensión/distorsión de vuestras gentes. Esto es algo obvio, que todos vosotros conocéis, pero que pocas veces se tiene en cuenta.

Esta energía es inteligente. Es jerárquica. De la misma forma que vuestro complejo mente/cuerpo/espíritu habita en una jerarquía de vehículos y mantiene, por tanto, el armazón, forma, o campo, y la percepción inteligente de cada cuerpo progresivamente inteligente o equilibrado, así lo hace también cada átomo de un material como el de la roca. Cuando puede hablarse a esa inteligencia, la energía finita de la piedra/cuerpo físico o químico entra en contacto con ese poder infinito que reside en los cuerpos mejor sintonizados, ya sean humanos o rocosos.

Una vez establecida esta relación, puede realizarse una petición. La inteligencia de la naturaleza pétrea infinita se comunica con su vehículo físico y entonces se lleva a cabo la escisión y el movimiento deseados mediante el desplazamiento del campo energético de naturaleza pétrea, desde lo finito a una dimensión que podríamos llamar, sencillamente, infinidad.

De ese modo, se lleva a cabo lo que se solicita debido a la cooperación de la comprensión infinita del Creador que existe en el interior de la piedra viva. Ese es, ciertamente, el mecanismo por el cual se logran muchas cosas, que no están sujetas a vuestros actuales medios de análisis físico de la acción a distancia.

Interrogador: Eso me recuerda al dicho que si se tiene fe en poder mover una montaña, la montaña se moverá. Parece ser aproximadamente lo que habéis afirmado: que si se es plenamente consciente de la Ley del Uno, se es capaz de hacer esas cosas, ¿me equivoco?

Ra: Soy Ra. La distorsión vibratoria de sonido, fe, es quizá una de los escollos entre lo que podríamos llamar el camino infinito y el de la prueba/comprensión finita.

Vuestra comprensión de la correspondencia entre fe e infinidad inteligente es totalmente correcta; sin embargo, uno es un término espiritual, y el otro es quizá más aceptable para las distorsiones del marco conceptual de los que tratan de descubrir mediante cálculos y notas.

Interrogador: Si lo entiendo correctamente, para una persona que conoce y vive plenamente la Ley del Uno, hechos como la construcción de las pirámides mediante el esfuerzo mental directo serían algo común.

Ra: Soy Ra. Tu suposición no es del todo correcta, por cuanto hay que diferenciar entre el poder individual mediante la Ley del Uno y el discernimiento combinado, o del complejo de memoria social de mente/cuerpo/espíritu, de la Ley del Uno.

En el primer caso, únicamente el individuo que estuviera libre de toda imperfección podría mover una montaña. En el caso de una comprensión masiva de la unidad, cada individuo podría seguir teniendo una cantidad razonable de distorsión, y aun así la mente colectiva podría mover montañas. Normalmente, se avanza desde el discernimiento que estáis tratando de alcanzar, a una dimensión de discernimiento gobernada por las leyes del amor, y que pretende hallar las leyes de la luz. Los que vibran con la Ley de la Luz tratan de hallar la Ley del Uno. Los que vibran con la Ley del Uno tratan de hallar la Ley de la Eternidad.

No podemos decir lo que hay más allá de esta disolución del ser unificado con todo lo que existe, pues nosotros mismos todavía tratamos de llegar a ser todo lo que existe, y aún seguimos siendo Ra. Por ello, nuestros caminos siguen adelante.

Interrogador: Entonces, ¿la construcción de la pirámide se realizó mediante la acción colectiva mutua?

Ra: Soy Ra. Las pirámides que ideamos/construimos se construyeron con forma-pensamientos creados por nuestro complejo de memoria social.

Interrogador: Entonces, la roca se creó in situ, en lugar de desplazarla desde algún otro lugar, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Construimos la Gran Pirámide con roca perpetua, como la llamáis. Otras pirámides se construyeron con piedra desplazada de un lugar a otro.

Interrogador: ¿Qué es la roca perpetua?

Ra: Soy Ra. Si podéis entender el concepto de las formas-pensamientos, comprenderéis que la forma-pensamiento es más regular en su distorsión que los campos de energía creados por los materiales de la roca que ha sido creada mediante forma pensamiento, desde el pensamiento a la energía finita, y la existencia en vuestro, digamos, reflejo distorsionado a nivel de la forma-pensamiento.

¿Podemos contestaros de una forma que os sea más útil?

Interrogador: Esta cuestión es bastante trivial, pero me preguntaba por qué la pirámide se construyó con tantos bloques, en lugar de crear la totalidad de su forma de una sola vez.

Ra: Soy Ra. Existe una ley que consideramos una de las más importantes y fundamentales distorsiones de la Ley del Uno. Es la Ley de la Confusión. Vosotros la habéis llamado la Ley del Libre Albedrío. Deseábamos construir una máquina de sanación, o un complejo de proporción tiempo/espacio tan eficaz como fuera posible. Sin embargo, no queríamos que el misterio pudiera ser desvelado, de modo que se nos idolatrara como constructores de una pirámide milagrosa; por ello, parece haber sido construida, y no producto del pensamiento.

Interrogador: Habláis de la pirámide, la Gran Pirámide, supongo, como principalmente una máquina de sanación, y también habláis de ella como un mecanismo para la iniciación. ¿Se tratan estas dos cosas de un único y mismo concepto?

Ra: Soy Ra. Son parte de un complejo de propósito/intercambio de amor/luz. Para hacer un uso adecuado de la sanación era importante tener un canal purificado y consagrado a ese fin, o dinamizador, a través del cual fluyera el amor/luz del infinito Creador; así, el método iniciador era necesario para preparar la mente, el cuerpo y el espíritu para el servicio en el trabajo del Creador. Los dos son parte integral.

Interrogador: ¿Cumple alguna función en el proceso de iniciación la forma de la pirámide?

Ra: Soy Ra. Esta es una pregunta muy amplia. Daremos una explicación inicial, y os pedimos que volváis a considerar y preguntar en una sesión posterior esta información.

Para comenzar, hay dos funciones principales de la pirámide en relación con los procesos de iniciación. Una guarda relación con el cuerpo. Antes de que el cuerpo pueda ser iniciado, debe iniciarse la mente. Ese es el punto en el que la mayoría de los adeptos de vuestro ciclo actual halla distorsiones en su complejo mente/cuerpo/espíritu. Cuando se ha descubierto el carácter y la personalidad que forma la verdadera identidad de la mente, entonces debe conocerse el cuerpo en todas y cada una de sus formas; por lo tanto, las diversas funciones del cuerpo deben ser comprendidas y controladas con imparcialidad. Así pues, el primer uso de la pirámide es el de adentrarse en su interior con el fin de no recibir estímulos sensoriales, para que el cuerpo pueda, en cierto sentido, morir y comenzar otra vida.

Aconsejamos que se formulen ahora las preguntas imprescindibles y que concluya rápidamente esta sesión. ¿Tenéis alguna otra pregunta en este tiempo/espacio?

Interrogador: La única pregunta es si hemos hecho algo erróneamente o si podríamos hacer algo para que el instrumento esté más confortable.

Ra: Soy Ra. Examinamos al instrumento.

Este instrumento se ha visto muy beneficiado por estas precauciones. Sugerimos únicamente prestar un poco de atención al cuello, que en este cuerpo/distorsión presenta distorsiones en el ámbito de la fuerza/debilidad. Por lo tanto, sería beneficioso dar más refuerzo a la zona del cuello.

Interrogador: ¿Deberíamos dar a beber al instrumento el agua del cáliz que está detrás de su cabeza, o el agua de otro vaso que hayamos cargado con amor?

Ra: Soy Ra. Únicamente ese cáliz tendrá el efecto más beneficioso, pues el material virgen presente en el mismo acepta, retiene y responde a la vibración de amor que activa vuestro ser.

Soy Ra. Dejo a este grupo en el regocijo del poder y la paz del Creador único. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 3 - 21 de enero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research