Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 5 - 23 de enero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro I, Sesión 5

23 de enero de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Me comunico con vosotros.

Interrogador: La última vez que nos comunicamos estuvimos hablando sobre el aprendizaje de la sanación. De la información facilitada en la sesión anterior, deduzco que primero es necesario purificar el propio ser mediante ciertas disciplinas y ejercicios. Después, para curar a un paciente, es necesario, mediante el ejemplo y posiblemente mediante ciertos ejercicios, crear en él la disposición mental que le permita curarse a sí mismo, ¿estoy en lo cierto?

Ra: Soy Ra. Aunque tu distorsión de aprendizaje/comprensión es básicamente correcta, la elección del complejo vibratorio de sonido no es tan precisa como permite este lenguaje.

No es mediante el ejemplo como el sanador realiza su trabajo. El trabajo existe de, y por sí mismo. El sanador es únicamente el catalizador, del mismo modo que este instrumento produce la catálisis necesaria para proporcionar el canal que transmite nuestras palabras; sin embargo, mediante el ejemplo o el ejercicio de cualquier tipo no puede obtenerse ninguna idea para este trabajo.

La sanación/el trabajo es congruente en tanto es una forma de canalizar cierta distorsión de la infinidad inteligente.

Interrogador: Hemos decidido aceptar, si se nos ofrece, el honor y el deber de aprender/enseñar el proceso de sanación. Quisiera preguntar cuál es el primer paso que deberíamos emprender para llegar a ser sanadores eficaces.

Ra: Soy Ra. Comenzaremos por la primera de las tres enseñanzas/aprendizajes.

Comenzamos por el aprendizaje/enseñanza mental necesario para contactar con la infinidad inteligente. El prerrequisito del trabajo mental es la capacidad de mantener el silencio del propio ser de forma constante cuando este lo requiera. La mente debe abrirse como una puerta. La clave es el silencio.

Tras la puerta se encuentra una construcción jerárquica que podríais comparar a la de la geografía y, en algunos casos, a la de la geometría, pues esta jerarquía es bastante regular y mantiene relaciones internas.

Para comenzar a dominar el concepto de las disciplinas mentales es necesario examinar el yo. Debe interiorizarse la polaridad de vuestra dimensión. Allí donde encontréis paciencia en vuestra mente, debéis conscientemente hallar la impaciencia correspondiente, y viceversa. Cada pensamiento que tiene un ser, tiene a su vez una antítesis. Las disciplinas de la mente implican, en primer lugar, identificar tanto esas cosas que aprobáis como las que no aprobáis en vosotros mismos, y a continuación equilibrar todas y cada una de las cargas positivas y negativas con su igual. La mente contiene a todas las cosas; por lo tanto, debéis descubrir esa completitud dentro de vosotros mismos.

La segunda disciplina mental consiste en la aceptación de la completitud en el interior de vuestra conciencia. No le corresponde a un ser de polaridad en la conciencia física ser exigente con los atributos, construyendo así los roles que ocasionan bloqueos y confusiones en el ya distorsionado complejo mental. Cada aceptación mitiga parte de las numerosas distorsiones que engendra la facultad que denomináis juicio.

La tercera disciplina de la mente es una repetición de la primera, pero con la mirada dirigida al exterior, hacia las entidades semejantes que encuentra. En cada entidad existe la cualidad de lo completo; por ello se necesita la capacidad de comprender cada equilibrio. Cuando observáis paciencia, es vuestra responsabilidad reflejar en vuestra comprensión mental paciencia/impaciencia. Cuando observáis impaciencia, es necesario que vuestra disposición mental de comprensión sea impaciencia/paciencia. Este es un ejemplo sencillo. La mayoría de disposiciones de la mente tiene múltiples facetas, y la comprensión de las polaridades, ya sean del yo o del prójimo, como las denominaríais, puede y debe entenderse como una tarea sutil.

El siguiente paso es la aceptación de las polaridades del prójimo, lo que refleja el segundo paso. Estos son los cuatro primeros pasos del aprendizaje de las disciplinas mentales. El quinto paso implica observar las proporciones y las relaciones geográficas y geométricas de la mente, la mente del otro, la mente colectiva, y la mente infinita.

El segundo ámbito de aprendizaje/enseñanza es el estudio/comprensión de los complejos corporales. Es necesario que conozcáis bien vuestro cuerpo. Se trata de emplear la mente para examinar cómo afectan las emociones, las preferencias, lo que llamaríais las emociones, a las diversas partes del complejo corporal. Será necesario comprender la polaridad corporal y aceptarla, repitiendo en una manifestación química/física el trabajo que habéis realizado sobre la mente al examinar la conciencia.

El cuerpo es una criatura creada por la mente. Tiene sus preferencias. Primero, la predisposición biológica debe ser totalmente comprendida, y seguidamente debe permitirse a la predisposición opuesta hallar su plena expresión en la comprensión. De nuevo, debe completarse el proceso de aceptación del cuerpo como una entidad equilibrada y polarizada. A continuación, queda la tarea de extender esa comprensión a los cuerpos de los demás que hallaréis en vuestro camino.

El ejemplo más simple de esto es la comprensión de que cada organismo biológicamente masculino es femenino; cada organismo biológicamente femenino es masculino. Es un ejemplo sencillo. Sin embargo, en prácticamente todos los casos en los que tratéis de alcanzar la comprensión del cuerpo del propio ser o del prójimo, de nuevo hallaréis que se necesita el discernimiento más sutil para captar plenamente los complejos de polaridad implicados.

En este momento sugeriríamos finalizar la descripción hasta la próxima sesión de trabajo, de forma que podamos dedicar el tiempo que requiere el tercer ámbito, de acuerdo con su importancia.

Podemos contestar a una breve pregunta más antes de dejar a este instrumento.

Interrogador: ¿Está cómodo el instrumento? ¿Hay algo que podamos hacer para que esté más confortable?

Ra: Soy Ra. La vela podría desplazarse en el sentido de las agujas del reloj aproximadamente 10º en cada sesión, para mejorar el flujo espiral de la energía a través de los mecanismos receptores del ser. Por lo demás, esta configuración particular es correcta, pero pedimos que los objetos descritos y empleados se centren con precisión geométrica y que se compruebe cada cierto tiempo. Asimismo, que no se encuentren expuestos al espacio/tiempo en el que el trabajo no es de importancia.

Soy Ra. Dejo a este instrumento en el amor y la luz del infinito Creador. Id y regocijaros en el poder y la paz del Creador único. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 5 - 23 de enero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research