Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 6 - 24 de enero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro I, Sesión 6

24 de enero de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Me comunico con vosotros.

Interrogador: Quisiéramos proseguir con la materia de ayer.

Ra: Soy Ra. Nos parece bien.

Continuamos con la tercera parte de la enseñanza/aprendizaje referente al desarrollo de los poderes energéticos de sanación.

El tercer ámbito es el complejo espiritual que personifica los campos de fuerza y de conciencia, que son los menos distorsionados de vuestro complejo mente/cuerpo/espíritu. La exploración y equilibrado del complejo espiritual es, de hecho, la parte más extensa y sutil de vuestro aprendizaje/enseñanza. Hemos considerado a la mente como un árbol. La mente controla al cuerpo. Con la mente focalizada en un punto, equilibrada y consciente, y el cuerpo confortable en cualesquiera tendencias y distorsiones que proporcionen un equilibrio adecuado para el instrumento, este último se encuentra entonces listo para proseguir con el gran trabajo.

Es el trabajo del viento y del fuego. El campo energético del cuerpo espiritual es un camino, o canal. Cuando cuerpo y mente se encuentran abiertos y receptivos, el espíritu puede convertirse en una especie de lanzadera, o elemento comunicador, a partir de la energía individual/voluntad ascendente de la entidad, y a partir de las emanaciones descendentes del viento y del fuego creativos.

La capacidad de sanar, como cualquier otra, a la que este instrumento llamaría capacidad paranormal, se ve afectada por la apertura de un camino de paso o lanzadera a la infinidad inteligente. Hay muchos en vuestro plano que presentan una abertura o puerta de acceso aleatoria en el campo energético de su espíritu, en ocasiones creada por la ingestión de sustancias químicas como lo que este instrumento llamaría LSD, que son capaces, aleatoriamente y sin control, de conectar con las fuentes de la energía. Pueden ser entidades que desean servir, o no. La finalidad de abrir ese canal de manera meticulosa y consciente es servir de un modo más fiable, más común o habitual, como lo percibe el complejo de distorsión del sanador. A otros les pudiera parecer que obra milagros, pero para el que ha abierto cuidadosamente la puerta a la infinidad inteligente, es algo ordinario; es algo común; es como debería ser. La experiencia vital se transforma en cierta manera. El gran trabajo prosigue.

En este momento consideramos que estos ejercicios son suficientes para el comienzo de vuestro aprendizaje. En un futuro, cuando sintáis que habéis cumplido con lo que se os ha expuesto, comenzaremos a guiaros hacia una comprensión más precisa de las funciones y los usos de esta puerta de acceso a la experiencia de la sanación.

Interrogador: Creo que este podría ser el momento adecuado para incluir algo más de información sobre vosotros; si puede ser, relativa a vuestra procedencia y anterior a vuestro contacto con el planeta Tierra.

Ra: Soy Ra. Junto con el complejo de memoria social del que formo parte, soy uno de los que viajaron fuera de otro planeta de vuestro sistema solar, como esta entidad lo llamaría. La influencia planetaria era la que denomináis Venus. Somos una raza antigua según vuestras magnitudes. Cuando estábamos en la sexta dimensión nuestros cuerpos físicos eran lo que llamaríais dorados. Éramos altos y algo delicados. Nuestra envoltura de complejo de cuerpo físico, que llamáis tegumento, tenía un lustre dorado.

En esa forma, decidimos llegar a vuestras gentes. En aquél entonces, vuestros pueblos eran muy diferentes de nosotros en apariencia física, como diríais. Por eso, no nos integramos bien con la población y, obviamente, éramos distintos. Por ello, nuestra visita fue relativamente breve, pues nos vimos en la engañosa situación de ser aclamados como otros, diferentes de vosotros. Fue durante ese tiempo cuando construimos las estructuras en las que mostráis interés.

Interrogador: ¿Cómo realizasteis el viaje desde Venus a este planeta?

Ra: Soy Ra. Utilizamos el pensamiento.

Interrogador: ¿Hubiera sido posible en aquel momento tomar a uno de los habitantes de este planeta y dejarlo en Venus? ¿Hubiera sobrevivido? ¿Las condiciones de Venus eran favorables para la vida?

Ra: Soy Ra. Las condiciones de tercera densidad no son favorables para vuestras formas de vida en esa esfera planetaria, pero la quinta y la sexta dimensiones son bastante propicias para la actividad de crecimiento/aprendizaje/enseñanza en ella.

Interrogador: ¿Cómo pudisteis hacer la transición desde Venus? ¿Tuvisteis que cambiar vuestra dimensión para caminar sobre la Tierra?

Ra: Soy Ra. Recordaréis el ejercicio del viento. La disolución en la nada es la disolución en la unidad, pues no existe la nada. Desde la sexta dimensión, podemos manipular, mediante el pensamiento, la infinidad inteligente presente en cada partícula de luz, o luz distorsionada, de modo que pudimos revestirnos de una réplica visible en tercera densidad de nuestro complejo mente/cuerpo/espíritu de sexta densidad. El Consejo que guarda a este planeta nos permitió llevar a cabo ese experimento.

Interrogador: ¿Dónde está ese Consejo?

Ra: Soy Ra. El Consejo se localiza en la octava dimensión del planeta Saturno, que ocupa una zona que en vuestros términos de tercera dimensión conocéis como los anillos.

Interrogador: ¿Hay individuos similares a los que se encuentran en la Tierra en cualquier otro de los planetas de nuestro sistema solar?

Ra: Soy Ra. ¿La información solicitada es relativa al espacio/tiempo actual, o a la continuidad del espacio/tiempo?

Interrogador: A ambos.

Ra: Soy Ra. En un tiempo/espacio determinado, en vuestro pasado, existió una población de seres de tercera densidad en un planeta que se encontraba en vuestro sistema solar. Ese planeta ha recibido diversos nombres; el complejo vibratorio de sonido que utilizáis más comúnmente es Maldek. Esas entidades, tras destruir su esfera planetaria, se vieron obligadas a encontrar refugio en esta tercera densidad, que es la única de vuestro sistema solar que en su tiempo/espacio era favorable para la vida y capaz de proporcionar las lecciones necesarias para disminuir sus distorsiones de mente/cuerpo/espíritu respecto a la Ley del Uno.

Interrogador: ¿Cómo llegaron aquí?

Ra: Soy Ra. Llegaron a través del proceso de la cosecha, y encarnaron mediante los procesos de encarnación desde vuestras esferas superiores en esta densidad.

Interrogador: ¿Cuánto tiempo hace de ello?

Ra: Soy Ra. Tengo dificultades para la comunicación con este instrumento. Debemos intensificar su estado.

Esto ocurrió hace aproximadamente 500.000 de vuestros años.

Interrogador: Entonces, ¿toda la población humana de la Tierra proviene de Maldek?

Ra: Soy Ra. Esta es una nueva línea de indagación que merece un lugar propio. Muchos de los que fueron cosechados hacia vuestra esfera desde la esfera conocida antes de su disolución por otros nombres, pero para vuestras gentes con el nombre de Maldek, encarnaron en el interior de la superficie de vuestra Tierra, en lugar de sobre ella. La población de vuestro planeta incluye numerosos y variados grupos cosechados desde otras esferas de segunda dimensión y del ciclo de tercera dimensión. De ningún modo sois una sola raza o tenéis un solo pasado u origen. La experiencia que compartís es única en esta continuidad de tiempo/espacio.

Interrogador: Creo que sería adecuado descubrir cómo actúa la Ley del Uno en la transferencia de seres a nuestro planeta, y cómo tiene lugar la cosecha.

Ra: Soy Ra. La Ley del Uno afirma, simplemente, que todas las cosas son una, que todos los seres son uno. Existen ciertos comportamientos y formas-pensamiento en consonancia con la comprensión y la práctica de esta ley. Aquellos que, al finalizar un ciclo de experiencia, demuestran grados de distorsión de esa comprensión de pensamiento y acción, son acogidos por su propia elección en la distorsión vibratoria más confortable para su complejo mente/cuerpo/espíritu. Ese proceso es protegido o vigilado por seres protectores y custodios, que estando muy cercanos a la Ley del Uno en sus distorsiones se dirigen hacia el servicio activo.

Así, se crea la ilusión de luz, o más propiamente dicho, aunque de forma menos comprensible, de luz/amor, que se presenta en diferentes grados de intensidad. El complejo espiritual de cada entidad cosechada avanza a lo largo de la línea de luz hasta que esta se torna demasiado deslumbrante, momento en que la entidad se detiene. Esta entidad podría haber alcanzado apenas la tercera densidad, o estar prácticamente al final del complejo vibratorio de distorsión luz/amor de esa tercera densidad. Con todo, los que quedan dentro de esa octava de intensificación de luz/amor experimentan a continuación un gran ciclo, durante el cual existen oportunidades para el descubrimiento de las distorsiones inherentes a cada entidad y, por lo tanto, para la disminución de las mismas.

Interrogador: ¿Cuál es la duración de uno de estos ciclos, expresada en nuestros años?

Ra: Soy Ra. Un gran ciclo consta de aproximadamente 25.000 de vuestros años. Existen tres ciclos de esta naturaleza durante los cuales, aquellos que han progresado pueden ser cosechados al finalizar dichos tres ciclos; esto es, aproximadamente entre 75.000 y 76.000 de vuestros años. Todos son cosechados con independencia de su progresión, pues durante ese tiempo el planeta mismo ha avanzado a través de la parte útil de la dimensión y comienza a dejar de ser útil para los niveles inferiores de vibración en esa densidad.

Interrogador: ¿Cuál es la posición de este planeta respecto a la progresión de los ciclos en este momento?

Ra: Soy Ra. Esta esfera se encuentra en este momento en la vibración de cuarta dimensión. Su material es bastante confuso debido a los complejos de memoria social incrustados en su conciencia. No ha realizado una transición sencilla a las vibraciones que la atraen, lo que acarreará ciertas contrariedades.

Interrogador: ¿Son esas contrariedades inminentes en unos cuantos años?

Ra: Soy Ra. Esas contrariedades, o complejo vibratorio inarmónico, han comenzado hace unos años en vuestro pasado, y continuarán sin atenuación durante un periodo de aproximadamente treinta de vuestros años.

Interrogador: Tras este periodo de treinta años, supongo que este será un planeta de cuarta densidad, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Es posible calcular el porcentaje de la población actual que habitará el planeta de cuarta densidad?

Ra: Soy Ra. Todavía no ha llegado el momento de la cosecha, por lo que no tiene sentido calcular.

Interrogador: ¿El hecho de que estemos actualmente en este periodo de transición es la razón por la que habéis revelado vuestra información a la población?

Ra: Soy Ra. Hemos caminado entre vosotros. Recordamos. Recordamos el pesar: hemos sido testigos de tanto. Hemos buscado un instrumento con los parámetros adecuados de distorsión en el complejo mente/cuerpo/espíritu, y el apoyo y comprensión de complejos mente/cuerpo/espíritu que aceptaran esta información con la mínima distorsión y el máximo deseo de servir durante algunos de vuestros años. La respuesta, en suma, es sí. Con todo, quisiéramos que supierais que en nuestra memoria os estamos agradecidos.

Interrogador: Se ha dicho que algunas de las aeronaves en forma de disco que denominamos ovnis proceden del planeta Venus. ¿Algunas podrían ser vuestras?

Ra: Soy Ra. Hemos empleado los cristales para muchos fines. No hemos utilizado las aeronaves de las que habláis en vuestro actual complejo de memoria espacio/tiempo. Sin embargo, hemos utilizado los cristales y la forma acampanada en el pasado de vuestra ilusión.

Interrogador: ¿Cuántos años hace que habéis utilizado las naves de forma acampanada para venir a la Tierra?

Ra: Soy Ra. Hace 18.000 de vuestros años visitamos a vuestros pueblos, pero no aterrizamos; después regresamos, hace 11.000 años.

Interrogador: Existen fotografías de naves en forma de campana, y casos registrados de contactos con naves como las de Venus desde hace menos de treinta años. ¿Tenéis algún conocimiento de estos casos?

Ra: Soy Ra. Tenemos conocimiento de la Unicidad con estas incursiones en vuestro actual tiempo/espacio. Ya no somos de Venus. Sin embargo, existen formas-pensamiento creadas en vuestros pueblos desde el tiempo en que caminábamos entre vosotros. Por lo tanto, la memoria y las formas-pensamientos creados, forman parte de vuestro complejo de memoria social. Esa conciencia colectiva, como podríais llamarla, crea la experiencia una vez más para aquellos que la solicitan. La actual población de Venus ya no es de sexta densidad.

Interrogador: ¿Algunos de los ovnis que se han avistado en estos tiempos proceden de otros planetas, o tenéis conocimiento de ello?

Ra: Soy Ra. Soy uno de los miembros de la Confederación de Planetas al Servicio del Infinito Creador. Hay cerca de cincuenta y tres civilizaciones, que comprenden aproximadamente quinientos complejos de conciencia planetaria en la Confederación. Esta Confederación incluye a aquellos de vuestro propio planeta que han superado vuestra tercera dimensión, a entidades planetarias de vuestro sistema solar, y a entidades planetarias de otras galaxias. Es una verdadera Confederación por el hecho de que sus miembros no son iguales, pero están aliados en el servicio de acuerdo con la Ley del Uno.

Interrogador: ¿Alguno de ellos ha llegado aquí actualmente en nave espacial; digamos, en los últimos treinta años?

Ra: Soy Ra. Debemos manifestar que esta información carece de importancia. Si queréis comprenderlo, nos parece que la información puede ofrecerse aceptablemente. Hemos venido a expresar la Ley del Uno. Aun así, hablaremos sobre ese tema.

Cada entidad planetaria que desea aparecer en vuestra distorsión de espacio/tiempo de tercera dimensión solicita permiso para romper la cuarentena, como podríais decir, y aparecer ante vuestras gentes. La razón y el propósito de esa aparición son comprendidos, y aceptados o rechazados. Ha habido hasta quince de las entidades de la Confederación en vuestros cielos en un momento dado cualquiera. El resto os son accesibles mediante el pensamiento.

En este momento son siete las que operan con naves en vuestra densidad. Sus fines son muy simples: permitir a aquellas entidades de vuestro planeta llegar a ser conscientes de la infinidad, que a menudo se expresa mejor al que carece de información si se presenta bajo la forma de lo misterioso o lo desconocido.

Interrogador: Soy totalmente consciente de que vuestro principal interés es difundir información referente a la Ley del Uno. Sin embargo, considero, aunque podría equivocarme, que para difundir ese material será necesario incluir cuestiones como la que acabo de preguntar. Si este no es el objetivo, entonces podría limitar mis preguntas a la aplicación de la Ley del Uno. Comprendo que en este momento el objetivo es propagar ampliamente este material, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Esta percepción presenta únicamente una ligera distorsión en vuestra comprensión/aprendizaje. Deseamos que procedáis como lo estiméis oportuno. Este es vuestro lugar. Al facilitar esta información, consideramos que nuestra distorsión de comprensión de nuestro propósito no es solamente ofrecer la información, sino también ponderarla de acuerdo con nuestras percepciones distorsionadas de su importancia relativa. Así, hallaréis que nuestras declaraciones, en ocasiones, implican que una pregunta no es importante, debido a nuestra percepción de que la pregunta concreta no lo es. Sin embargo, a menos que la pregunta tenga el potencial de comunicar una respuesta susceptible de infringir el libre albedrío, ofrecemos nuestras respuestas.

Interrogador: Muchas gracias. No deseamos agotar al instrumento, y hemos superado ampliamente nuestro tiempo de trabajo habitual. ¿Podríais decir en qué condición se encuentra?

Ra: Soy Ra. El instrumento está equilibrado gracias a vuestros cuidados. Sin embargo, su vehículo físico se está entumeciendo.

Interrogador: En ese caso, quizá deberíamos continuar en otro momento.

Ra: Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id y regocijaros en el poder y la paz del Creador único. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 6 - 24 de enero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research