Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 3 - Sesión 8, 26 de enero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 3

Sesión 8, 26 de enero de 1981

Jim: En los primeros estadios del contacto con Ra recibíamos respuestas a nuestras preguntas que recaían en una parte controvertida de nuestra ilusión de tercera densidad. Casi todo el mundo, en algún momento del estudio de lo paranormal, pasa algún tiempo fascinado por las denominadas «teorías de la conspiración», que generalmente guardan relación con supuestos grupos e individuos ocultos de quienes se dice que ostentan el verdadero poder tras los gobiernos y sus actividades en el mundo actual. Por lo general, tales teorías mantienen que las noticias que escuchamos y que leemos relativas a la política, la economía, el poder militar, etc., no son más que la punta de un gran iceberg, que principalmente tiene que ver con diversos esquemas para la dominación del mundo y que operan a través de las actividades secretas de este pequeño grupo, o élite, de seres humanos y sus aliados alienígenas.

La siguiente información pertenece también a esa categoría, y fue resultado de una pregunta que formuló Don acerca de los ovnis y su procedencia. Puede observarse la actitud incrédula que mantiene Don a lo largo de toda esta serie de preguntas. Decidimos eliminar esta información del Libro I de La Ley del Uno porque nos pareció totalmente irrelevante y de naturaleza transitoria, ya que conocer esa información no aporta nada a la capacidad de la persona o a su deseo de buscar la verdad y la naturaleza del proceso evolutivo, con independencia de si dicha información es veraz o no. De hecho, conocer esa información y seguir indagando sobre ella puede convertirse en uno de los principales obstáculos para el propio trayecto espiritual, porque distrae la atención sobre las verdades eternas que pueden facilitarlo —en todo momento— y la coloca sobre cosas cuyo interés es fugaz y tienen poca utilidad desde el punto de vista espiritual. Concentrarse en las teorías de la conspiración y en sus partícipes tiende a reforzar la ilusión de separación e ignora el amor que une a todas las cosas como Un Ser. Si hubiéramos seguido alimentando esta particular línea de preguntas, o cualquier otra línea de preguntas de naturaleza transitoria, no hubiéramos tardado en perder el contacto con Ra, porque, como mencionó precisamente en la primera sesión, Ra se comunicaba con nosotros en una vibración o longitud de onda de «banda estrecha».

A través de varias pistas que Ra nos fue proporcionando cuando Don preguntaba sobre los ajustes al final de cada sesión, pudimos determinar que esta «banda estrecha» significaba que únicamente la información de naturaleza más pura y más precisa, relativa al proceso de la evolución de mente, cuerpo y espíritu podría transmitirse con éxito de manera sostenible a través de nuestro instrumento. Formular a Ra preguntas de naturaleza efímera hubiera sido como querer hacer girar un motor delicado con petróleo sin refinar.

Muchos grupos quedan fascinados por información específica de naturaleza mundana, y como resultado su información queda contaminada por entidades negativas que gradualmente van reemplazando a las entidades positivas que iniciaron el contacto. Indagar en información de esta naturaleza es como cambiar el dial de la radio, de manera que se termina estuchando otra emisora totalmente diferente de la inicial. Este cambio en el tipo de información deseada que el grupo solicita de su contacto es la señal de que ya no se desea lo que ese contacto tiene que ofrecer, y la Ley del Libre Albedrío exige que solo se realicen alusiones indirectas a este proceso de pérdida de la correcta sintonización, con el fin de que todas las elecciones realizadas por los miembros del grupo sean totalmente producto de su libre albedrío. Cuando un grupo continúa solicitando informaciones de este tipo, el contacto positivo ofrece insinuaciones ocasionales de que tal información no es importante, pero cuando el grupo persiste en indagar en ella, el contacto positivo debe retirarse paulatinamente, con el fin de respetar el libre albedrío del grupo, y finalmente es reemplazado por un contacto negativo, que gustosamente proporcionará ese tipo de información, pero con menor deseo de precisión y con un deseo máximo de retirar a este grupo de entre las filas de los que sirven al prójimo. Cuando el grupo ha quedado desacreditado por ofrecer información falsa —como fechas de futuros desastres que el grupo da a conocer y que posteriormente no ocurren— las entidades negativas han conseguido su propósito de eliminar el poder de la luz del grupo, y se la han apropiado.

Seguimos pensando que esta información es totalmente irrelevante, y la única razón por la que la incluimos ahora es para mostrar lo fácil que es para un grupo desviarse de su camino, por así decir, y perder el foco de su deseo hacia lo más importante y lo que ha servido como punto de partida de su actividad: el deseo de servir al prójimo, recopilando información que puede ayudar para la evolución de mente, cuerpo y espíritu. Dentro de diez mil años, no importará lo más mínimo quién hizo qué a quién en esta pequeña mota de polvo en constante movimiento. Lo único que importa es que el amor puede encontrarse en cualquier momento en cada persona y en cada partícula de la creación, o en cualquiera de sus ilusiones. Esperamos que la información recopilada a través de un esfuerzo como el del contacto Ra pueda ayudar a otras entidades de tercera densidad a descubrir más de esa verdad y a dar un paso más allá en su viaje evolutivo hacia el Creador único.

Carla: Todo lo que puedo añadir aquí es un llamamiento a todas las instancias oficiales: no sabemos nada, no estamos al tanto de ninguna conspiración, y por favor, no intervengan nuestros teléfonos… ¡otra vez! Cuando Don y yo nos reunimos con Andrija Puharich para un contacto mental en 1977, captamos la atención de alguna agencia que hizo estragos en nuestro sistema telefónico. ¡Y de qué poca utilidad era escuchar nuestras conversaciones! Las personas con un interés espiritual no suelen maquinar complots. Realmente no nos preocupamos por ese género de cosas, y simplemente nos hemos topado con ellas por pura casualidad.

Quisiera señalar el modo en que Ra parece estar aquí fuera de su equilibrio habitual. Es algo sutil, pero fácilmente observable: cada respuesta suele iniciarse con las palabras «Soy Ra». Sin embargo, algunas veces en este fragmento, falta esa señal característica. Creo que el contacto estaba perdiendo ligeramente su fina sintonización a causa del carácter fútil de la información solicitada.

Sesión 8, 26 de enero de 1981

Interrogador: Hay una parte del material de ayer que voy a leer, en la que decís: «se está llevando a cabo cierta cantidad de aterrizajes, algunos de ellos son vuestros; otros son del grupo que conocéis como Orión». Mi primera pregunta es: ¿qué habéis querido decir por la afirmación de que algunos de los aterrizajes son nuestros?

Ra: Soy Ra. En el momento actual de este tiempo/espacio, vuestros pueblos tienen la suficiente capacidad tecnológica, por decirlo así, para poder crear y hacer volar naves de la forma y tipo que conocéis como «objetos voladores no identificados». Desafortunadamente para el índice vibratorio de vuestro complejo de memoria social, estos dispositivos no están destinados al servicio a la humanidad, sino para un uso potencialmente destructivo. Esto acentúa el desorden del nexo vibratorio de vuestro complejo de memoria social, lo que causa una situación en la que ni los que están orientados hacia el servicio al prójimo ni los orientados hacia el servicio al yo pueden obtener la energía/el poder que abre las puertas de la infinidad inteligente al complejo de memoria social. A su vez, esto hace que la cosecha sea reducida.

Interrogador: ¿Estas naves que han construido los humanos proceden de lo que llamamos planos que no están encarnados en este momento? ¿Dónde tienen su base?

Ra: Soy Ra. Estas naves de las que hablamos son de tercera densidad y forman parte del denominado complejo militar de algunas estructuras o divisiones sociales de vuestros pueblos.

Las bases son diversas. Existen bases, como las llamáis, bajo el mar, en vuestros mares australes, cerca de las Bahamas, así como en ciertas zonas del océano Pacífico, en diversos puntos oceánicos cercanos a la frontera chilena. Existen bases en vuestra luna, como llamáis a ese satélite, que en este momento están siendo remodeladas. Existen bases que se desplazan por vuestro terreno. Existen bases, si queréis llamarlas así, en vuestros cielos. Estas son las bases de vuestros pueblos, muy numerosas y, como hemos dicho, potencialmente destructivas.

Interrogador: ¿De dónde son las personas que operan estas naves? ¿Pertenecen a alguna nación de la Tierra; cuál es su procedencia?

Ra: Estas personas provienen del mismo lugar que tú o que yo: provienen del Creador.

Tal como presentáis la pregunta, en su aspecto más superficial, estas personas pertenecen a vuestro propio Gobierno, y a otros gobiernos, responsables de lo que llamaríais la seguridad nacional.

Interrogador: ¿Debo entender entonces que los Estados Unidos mantienen estas naves en las bases submarinas?

Ra: Soy Ra. Efectivamente.

Interrogador: ¿De dónde obtuvo los Estados Unidos la tecnología para construir estas naves?

Ra: Soy Ra. Existió un complejo mente/cuerpo/espíritu que conocéis con el complejo vibratorio de sonido Nikola. Esta entidad abandonó la ilusión, y los complejos mente/cuerpo/espíritu que sirven a la seguridad de vuestro complejo divisorio nacional recogieron los informes que contenían los datos necesarios. De esa forma vuestro pueblo ha estado al corriente de la tecnología básica. En el caso de los complejos mente/cuerpo/espíritu que llamáis rusos, la tecnología fue proporcionada por un miembro de la Confederación, hace aproximadamente veintisiete de vuestros años, en un intento por compartir información y traer la paz entre vuestros pueblos. Las entidades que proporcionaron esa información erraron, pero hicimos muchas cosas al final de este ciclo por tratar de favorecer vuestra cosecha, y de ahí hemos aprendido el desacierto de ciertos tipos de ayuda. Ese es un factor que contribuye a nuestro enfoque más cauto en esta ocasión, aun cuando la necesidad es cada vez mayor, al igual que aumenta el llamamiento de vuestros pueblos.

Interrogador: Me intrigan estas naves cuyas bases son submarinas. ¿Esa tecnología basta para eclipsar cualquier otro armamento? ¿Tenemos la capacidad de volar en esas naves, o se trata únicamente de naves de transporte? ¿Cuál es el mecanismo básico de su fuente de energía? Lo que estoy diciendo es verdaderamente difícil de creer.

Ra: Soy Ra. Quizá las naves estén erróneamente denominadas en algunos casos, pues sería más apropiado considerarlas como armamento. La energía empleada es la del campo electromagnético que polariza la esfera terrestre. El armamento es principalmente de dos tipos: el que llamáis psicotrónico, y lo que llamáis «haz de partículas». El potencial destructivo de esa tecnología es considerable, y ese armamento se ha empleado en muchos casos para alterar patrones meteorológicos y para potenciar el cambio vibratorio que envuelve a vuestro planeta en la actualidad.

Interrogador: ¿Cómo han podido mantenerlo bajo secreto? ¿Por qué estas naves no se utilizan para el transporte?

Ra: Los gobiernos de cada una de las divisiones ilusorias de vuestra sociedad desean abstenerse de darles publicidad, para que pueda mantenerse el factor sorpresa en caso de una acción hostil por parte de lo que llamáis «enemigos».

Interrogador: ¿Cuántas de estas naves poseen los Estados Unidos?

Ra: Soy Ra. Los Estados Unidos cuentan con 573 naves en este momento, y están en proceso de incrementar ese número.

Interrogador: ¿Cuál es la velocidad máxima que alcanzan esas naves?

Ra: Soy Ra. La velocidad máxima de esas naves es igual a la energía de la Tierra al cuadrado. Ese campo varía. El límite es de aproximadamente la mitad de la velocidad de la luz, como la llamáis, debido a imperfecciones en el diseño.

Interrogador: ¿Ese tipo de nave podría solucionar muchos de los problemas energéticos que plantea el transporte en la actualidad?

Ra: Soy Ra. La tecnología que poseéis en este momento es capaz de resolver todas y cada una de las limitaciones que asolan a vuestro complejo de memoria social en la actual confluencia de experiencia. Sin embargo, la preocupación de algunas de vuestras entidades hacia distorsiones de lo que podríais considerar una energía poderosa motiva que estas soluciones se mantengan ocultas hasta que sean tan necesarias que los que mantienen la distorsión queden todavía más distorsionados hacia el poder.

Interrogador: También habéis dicho que algunos de los aterrizajes en este momento son del grupo de Orión. ¿Por qué el grupo de Orión ha aterrizado aquí? ¿Cuál es su objetivo?

Ra: Soy Ra. Su objetivo es la conquista, a diferencia de las entidades de la Confederación, que esperan a que se produzca el llamamiento. El denominado grupo de Orión se llama a sí mismo a la conquista.

Interrogador: Concretamente, ¿qué hacen cuando aterrizan?

Ra: Hay dos tipos de aterrizajes. En el primero de ellos, vuestras entidades son llevadas a bordo de sus naves y programadas para un uso futuro. Hay dos o tres niveles de programación. Primero, el nivel que descubrirán los que investigan este fenómeno. Segundo, un programa desencadenante. Tercero, un segundo programa desencadenante todavía más profundo, que cristaliza a la entidad, haciéndola de ese modo inerte pero útil como una forma de baliza. Este es un tipo de aterrizaje.

El segundo tipo de aterrizaje es el que tiene lugar bajo la corteza terrestre y que se realiza desde el mar. De nuevo, en general en la zona de vuestras regiones de Sudamérica y el Caribe, y también cerca del llamado polo norte. Estas bases se encuentran bajo tierra.

Interrogador: La información más sorprendente que habéis proporcionado, y que debo admitir que me cuesta creer, es que Estados Unidos posee 573 naves del tipo que habéis descrito. ¿Cuánta gente de los Estados Unidos conoce su existencia, incluyendo los que las manejan?

Ra: Soy Ra. Esa cifra varía, pues hay necesidad de comunicarlo en esta confluencia particular de tiempo/espacio, de manera que en este momento la cifra se está incrementando. La cifra aproximada es de 1.500. Pero solo es aproximada, pues a medida que vuestra continuidad ilusoria de tiempo/espacio se desplaza de presente en presente, muchos están teniendo conocimiento de ello en la actual confluencia.

Interrogador: ¿Dónde se construyen estas naves?

Ra: Estas naves se construyen de una en una en dos puntos: en el desierto o las regiones áridas de la zona que llamáis Nuevo México, y en el desierto o regiones áridas de lo que llamáis México. Ambas instalaciones están bajo tierra.

Interrogador: ¿Entonces debo creer que los Estados Unidos tienen una fábrica en México?

Ra: Soy Ra. Eso he dicho. Permitidme reiterar en este momento que este tipo de información es muy superficial y sin consecuencias particulares, en comparación con el estudio de la Ley del Uno. No obstante, seguimos cuidadosamente estos avances con la esperanza de que vuestros pueblos puedan ser cosechados en condiciones de paz.

Interrogador: Soy totalmente consciente de que esta línea de preguntas no es relevante en absoluto, pero esta información en particular me parece tan asombrosa que me hace cuestionar vuestra validez sobre este tema. Hasta ahora, estaba de acuerdo con todo lo que habéis dicho. Pero esto me sorprende mucho. Sencillamente, me parece imposible que pueda haberse mantenido este secreto durante veintisiete años y que estemos operando esas naves. Pido disculpas por mi actitud, pero pienso que debo ser totalmente honesto. Me parece increíble que podamos operar una base en México, fuera de los Estados Unidos, para construir estas naves, aunque quizá me equivoque. ¿Estas naves son físicas, construidas por personas físicas? ¿Yo podría darme una vuelta en una de ellas, por ejemplo?

Ra: Soy Ra. No es correcto. No podrías pilotar una de esas naves. Los Estados Unidos, como llamáis a la división de vuestro complejo social, las crea como una forma de armamento.

Interrogador: Entonces, ¿nadie los pilota? ¿No llevan tripulación?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Cómo las controlan?

Ra: Soy Ra. Las controlan por ordenador, desde una base de datos a distancia.

Interrogador: ¿Por qué tenemos una factoría en México?

Ra: Soy Ra. Se necesitan unas condiciones de aridez de la tierra y de una ausencia casi total de población. Por consiguiente, vuestro denominado Gobierno y los gobiernos de vuestros vecinos geográficos organizaron una instalación bajo tierra. Los oficiales del Gobierno que lo acordaron desconocían el uso al que iría destinada su tierra; creyeron que era una instalación gubernamental para investigación en materia de lo que llamaríais «guerra bacteriológica».

Interrogador: ¿Es el tipo de nave en que se transportó a Dan Frye?

Ra: Soy Ra. El conocido como Daniel fue transportado en forma-pensamiento por una ilusión vehicular en forma-pensamiento de la Confederación, con el fin de dar a ese complejo mente/cuerpo/espíritu datos para que pudiéramos ver cómo este tipo de contacto podría ayudaros a descubrir la infinidad inteligente tras la ilusión de las limitaciones.

Interrogador: Os hago tantas preguntas y con tanto detalle sobre las naves que decís que opera el Gobierno de los Estados Unidos porque, si incluimos esta información en el libro que estamos preparando, eso nos acarreará muchos problemas. Es algo que estoy considerando no incluir en el libro, o tendré que haceros muchas preguntas al respecto. Es difícil incluso hacer preguntas sobre este ámbito, pero quisiera formular algunas preguntas más, con la posible opción de incluirlas en el libro. ¿Cuál es el diámetro de las naves de los Estados Unidos?

Ra: Soy Ra. Sugiero que esta sea la última pregunta para esta sesión. Hablaremos como estiméis adecuado en el curso de las sesiones siguientes, y os pedimos que os dejéis guiar únicamente por vuestro propio discernimiento.

El diámetro aproximado, pues ha habido algunos cambios en el modelo, es de siete metros, según vuestro sistema métrico.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 3 - Sesión 8, 26 de enero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research