Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 12 - 28 de enero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro I, Sesión 12

28 de enero de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Me comunico con vosotros.

Interrogador: En la última sesión, mencionasteis que los cruzados de Orión llegaron aquí en sus carros de combate; ¿podéis describirlos?

Ra: Soy Ra. Entre vosotros se utiliza el término «carro de combate» en el ámbito de la guerra. Tal es su significado. La forma de las naves de Orión es una de las siguientes: en primer lugar, la forma alargada y ovoide, de naturaleza más oscura que la plata, pero de apariencia metálica si se avista a plena luz; en la oscuridad parece de color rojo, o candente en cierto modo.

Otras naves incluyen los objetos voladores en forma de disco de pequeño tamaño, de unos tres metros y medio de diámetro en vuestras dimensiones; la forma semejante a un estuche, de aproximadamente doce metros de lado en vuestras dimensiones. Otras naves pueden adoptar la forma deseada mediante el uso de mecanismos de control del pensamiento. Existen diversos complejos de civilizaciones que realizan su tarea en este grupo, algunos de ellos más capacitados que otros para utilizar la inteligencia infinita; muy raramente se comparte información, por lo que las naves varían considerablemente en forma y apariencia.

Interrogador: ¿Realiza la Confederación algún esfuerzo para impedir que las naves de Orión lleguen hasta aquí?

Ra: Soy Ra. Se llevan a cabo todos los esfuerzos posibles para mantener la cuarentena sobre este planeta. Sin embargo, la red de guardianes, de manera muy similar al de otros modelos de «patrulla» de cualquier otro nivel, no impide atravesar la cuarentena a todas las entidades, pues si se solicita en luz/amor, la Ley del Uno responderá con aquiescencia. Si no se realiza la solicitud y se consigue eludir el sistema, es cuando se atraviesa esa red.

Interrogador: ¿Quién hace esa solicitud?

Ra: Soy Ra. La pregunta no ha quedado clara. Reformuladla, por favor.

Interrogador: No acabo de entender la forma en la que la Confederación impide que las naves de Orión traspasen la cuarentena.

Ra: Soy Ra. Existe contacto a nivel de la forma-luz o el ser-cuerpo de luz, dependiendo del nivel vibratorio del guardián. Estos guardianes recorren la extensión de los campos de energía de vuestra Tierra para tener constancia de cualquier entidad que se aproxime. La entidad que se aproxima es recibida en nombre del Creador único. Cualquier entidad así recibida queda inmersa en el amor/luz y respeta por su libre albedrío la cuarentena, por el poder de la Ley del Uno.

Interrogador: ¿Qué le ocurriría a la entidad si no respetara la cuarentena tras su recibimiento?

Ra: Soy Ra. No respetar la cuarentena tras haber sido recibida en el nivel del que hablamos equivaldría a que vosotros no os detuvierais ante un muro macizo.

Interrogador: ¿Qué ocurriría a la entidad si actuara así? ¿Qué ocurriría a esa nave?

Ra: Soy Ra. El Creador es un solo ser. El nivel vibratorio de los que pueden traspasar los límites de la cuarentena es tal que al advertir la red de amor/luz es imposible infringir esa Ley. Por lo tanto, no ocurre nada; no se lleva a cabo el intento, no hay confrontación. Los únicos seres capaces de traspasar la cuarentena son los que descubren «ventanas», o distorsiones en la continuidad del espacio/tiempo que rodea los campos de energía de vuestro planeta. Llegan a través de esas ventanas, de carácter muy excepcional e impredecible.

Interrogador: ¿Es esa la explicación para lo que llamamos «oleadas de ovnis», en la que se avistan grandes cantidades de ellos, como ocurrió en 1973?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Proceden del grupo de Orión la mayoría de los ovnis que se avistan en nuestros cielos?

Ra: Soy Ra. Muchos de los que se observan en vuestros cielos son del grupo de Orión. Transmiten mensajes, algunos de los cuales los reciben quienes están orientados hacia el servicio a los demás. Estos mensajes se alteran después para que sean aceptables a aquellas entidades, al tiempo que advierten de dificultades venideras. Es lo máximo que las entidades orientadas hacia el servicio al yo pueden hacer frente a los que desean servir a los demás. Los contactos que el grupo halla más útiles para su causa son los establecidos con entidades cuya orientación es hacia el servicio al yo. También existen muchas entidades en forma-pensamiento en vuestros cielos de naturaleza positiva y que son proyecciones de la Confederación.

Interrogador: Habéis mencionado que cuando los cruzados de Orión atraviesan la red, proporcionan información de carácter técnico y no técnico. Creo que sé a lo que os referís por información técnica, pero ¿qué tipo de información no técnica proporcionan? ¿Es correcta mi suposición de que la transmiten por contacto telepático?

Ra: Soy Ra. Así es. A través de la telepatía se promulga la filosofía de la Ley del Uno con la distorsión del servicio al yo. En grupos avanzados, existen rituales y ejercicios concretos que han quedado escritos, al igual que las entidades orientadas hacia el servicio al prójimo han dejado por escrito la filosofía que promulgan sus maestros. Su filosofía es relativa a la manipulación de otros, que estos pueden experimentar como servicio al prójimo, siendo capaces de apreciar así, a través de esa experiencia, el servicio al yo. Estas entidades llegarían a estar orientadas hacia el servicio al yo y manipularían también a otros que, a su vez, podrían experimentar el servicio al prójimo.

Interrogador: ¿Sería este el origen de lo que llamamos magia negra?

Ra: Soy Ra. Es correcto en un sentido, e incorrecto en otro. El grupo de Orión ha ayudado a los orientados negativamente entre vuestros complejos mente/cuerpo/espíritu. De todas formas, estas mismas entidades estarían volcadas al servicio al yo, y hay muchas otras en vuestros planos interiores que están orientadas negativamente y, por tanto, disponibles como instructores o guías interiores, llamados poseedores de ciertas almas que buscan esa distorsión del servicio al yo.

Interrogador: ¿Es posible que una entidad, aquí en la Tierra, llegue a estar tan confusa como para hacer un llamamiento, tanto a la Confederación como al grupo de Orión de manera alternativa, primero a una, después al otro, y de nuevo a la primera?

Ra: Soy Ra. Es totalmente posible para el canal no harmonizado, como llamáis a ese servicio, recibir comunicaciones tanto positivas como negativas. Si la entidad, aun en su confusión, está orientada hacia el servicio a los demás, comenzará a recibir mensajes de carácter fatalista. Si la entidad, en su complejo existencial, está orientada hacia el servicio al yo, los cruzados que, en este caso no tienen necesidad de mentir, simplemente comenzarán a proporcionar la filosofía que han venido a promulgar. Muchos de los denominados contactos entre vuestras gentes han sido confusos y autodestructivos porque los canales estaban orientados hacia el servicio a los demás pero, en el deseo de obtener una prueba, quedaron expuestos a la información de los cruzados, que entonces pudieron neutralizar la eficacia del canal.

Interrogador: ¿Son la mayoría de estos cruzados de cuarta densidad?

Ra: Soy Ra. Hay una mayoría de cuarta densidad; así es.

Interrogador: ¿Normalmente, una entidad de cuarta densidad es invisible para nosotros?

Ra: Soy Ra. El uso de la palabra «normalmente» altera el significado de la pregunta. Reformulemos, en aras de la claridad. Por elección, la cuarta densidad no es visible a la tercera densidad. Para la cuarta densidad es posible ser visible; sin embargo, la entidad de cuarta densidad prefiere no serlo, debido a la concentración necesaria sobre un complejo vibratorio bastante arduo, cual es la tercera densidad de vuestra experiencia.

Interrogador: ¿Existen entidades de la Confederación o de Orión viviendo sobre la Tierra y llevando a cabo su actividad de forma visible en nuestra sociedad en este momento?

Ra: Soy Ra. No hay entidades de ninguno de estos grupos caminando entre vosotros en este momento. No obstante, los cruzados de Orión hacen uso de dos tipos de entidades para ejecutar sus órdenes, por así decir. El primer tipo es la forma-pensamiento; el segundo, una especie de robot.

Interrogador: ¿Podríais describir el robot?

Ra: Soy Ra. El robot puede tener la apariencia de cualquier otro ser. Es una reconstrucción.

Interrogador: ¿El robot es lo que normalmente se ha denominado «hombres de negro»?

Ra: Soy Ra. No es correcto.

Interrogador: ¿Quiénes son los hombres de negro?

Ra: Soy Ra. Los hombres de negro son una entidad del tipo forma-pensamiento que cuentan con cierta cualidad de ser en su constitución. Se les ha dotado de ciertas características físicas. Sin embargo, su verdadera naturaleza vibratoria carece de características de la vibración de tercera densidad y, por lo tanto, pueden materializarse y desmaterializarse cuando es preciso.

Interrogador: ¿Los cruzados de Orión utilizan a todos estos hombres de negro?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Habéis hablado de los Errantes. ¿Quiénes son, de dónde vienen?

Ra: Soy Ra. Imaginad las arenas de vuestras orillas. Tan incontables como los granos de arena son las fuentes de la infinidad inteligente. Cuando un complejo de memoria social ha alcanzado la comprensión total de su deseo, puede concluir que este no es otro que servir a los demás, inclinándose a alcanzar la mano, en sentido figurado, de las entidades que solicitan ayuda. Estas entidades, a las que podéis llamar los Hermanos y Hermanas de la Aflicción, avanzan hacia esa llamada afligida; proceden de todos los confines de la creación infinita y les une el deseo de servir en esta distorsión.

Interrogador: ¿Cuántos de ellos se encuentran encarnados en la Tierra?

Ra: Soy Ra. La cifra es aproximada, pues hay una gran afluencia entre los que nacen en este momento debido a la necesidad imperiosa de aportar luz a las vibraciones planetarias para aumentar la cosecha. La cifra se aproxima a los sesenta y cinco millones.

Interrogador: ¿Provienen en su mayor parte de la cuarta densidad?

Ra: Soy Ra. Un reducido número es de cuarta densidad. La mayor parte de Errantes, como los llamáis, son de sexta densidad. El deseo de servir debe tender hacia una gran pureza mental y a lo que podríais llamar temeridad, o valor, según el juicio de vuestro complejo de distorsión. El reto o peligro para el Errante es que pueda olvidar su misión, se implique kármicamente, y así se vea arrastrado por la vorágine en la que ha encarnado para evitar la destrucción.

Interrogador: ¿Qué tendría que hacer una de estas entidades para implicarse kármicamente; podríais dar algún ejemplo?

Ra: Soy Ra. Una entidad que proceda de un modo conscientemente falto de amor en su interacción con otros seres puede llegar a implicarse kármicamente.

Interrogador: ¿Son muchos los Errantes que sufren males físicos en esta situación de tercera densidad?

Ra: Soy Ra. Debido a la extrema variedad entre las distorsiones vibratorias de tercera densidad y las de densidades más densas, los Errantes, por regla general, sufren alguna forma de impedimento físico, dificultad, o sentimiento severo de alienación. La más común de estas dificultades es la alienación, la reacción contra la vibración planetaria, expresada por desórdenes de la personalidad, así como por dolencias del complejo corporal que indican una dificultad para ajustarse a las vibraciones planetarias, como alergias, como las denominaríais.

Interrogador: Gracias. ¿Hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más confortable?

Ra: Soy Ra. Os pedimos que realineéis el objeto sobre el cual descansan los símbolos. No es una distorsión significativa únicamente para una sesión, sino que hallaréis, al medir la disposición entera, que el lugar de reposo se ha alejado en 1,4º de la alineación correcta, y 0,5º de la orientación correcta. No os preocupéis por esto en el presente espacio/tiempo, pero no dejéis que estas distorsiones permanezcan durante un largo periodo, o el contacto resultará perjudicado de manera gradual.

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id y regocijaros en el poder y la paz del Creador único. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 12 - 28 de enero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research