Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 13 - 29 de enero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro I, Sesión 13

29 de enero de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estoy en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, quisiera disculparme por hacer tantas preguntas estúpidas mientras indagamos la forma en que debemos proceder. Considero que es un gran honor y un privilegio que podamos ser también humildes mensajeros de la Ley del Uno. Creo que para preparar este libro debemos comenzar desde el principio de la creación, y seguir la evolución del hombre sobre la Tierra, investigando en todo momento cómo se empleó la Ley del Uno. Quisiera también dar a este libro el título de La Ley del Uno, y quisiera citar como autor a Ra, ¿estaríais de acuerdo?

Ra: Soy Ra. La pregunta no ha quedado clara. ¿Podrías formular cada parte de la pregunta por separado?

Interrogador: En primer lugar, quisiera comenzar desde el comienzo de la creación, remontándonos lo máximo posible, y seguir el desarrollo del ser humano hasta el momento actual, ¿es posible?

Ra: Soy Ra. Ese es totalmente vuestro discernimiento/comprensión/decisión.

Interrogador: En segundo lugar, quisiera titular a este libro La Ley del Uno, por Ra, ¿estáis de acuerdo?

Ra: Soy Ra. El título del libro es aceptable. La autoría por el complejo vibratorio de sonido Ra es, en nuestra distorsión de comprensión, incompleta. Somos mensajeros.

Interrogador: En ese caso, ¿podéis decir quién debería figurar como autor del libro?

Ra: Soy Ra. Únicamente puedo solicitar, si vuestro discernimiento/comprensión sugiere el uso del complejo vibratorio de sonido Ra, que se añada la frase «Un humilde mensajero de la Ley del Uno».

Interrogador: Gracias. ¿Podéis decir qué es lo primero que se conoce en la creación?

Ra: Soy Ra. Lo primero conocido en la creación es la infinidad. La infinidad es creación.

Interrogador: Entonces, de esa infinidad debe proceder lo que experimentamos como creación. ¿Cuál fue el siguiente paso, o la evolución posterior?

Ra: Soy Ra. La infinidad se hizo consciente; ese fue el siguiente paso.

Interrogador: Y después, ¿qué ocurrió a continuación?

Ra: Soy Ra. La conciencia condujo al enfoque de la infinidad en la energía infinita. Habéis llamado a esto por diversos complejos vibratorios de sonido, el más comúnmente utilizado «Logos», o «Amor». El Creador es la focalización de la infinidad como un principio conocedor o consciente al que nosotros llamamos, de la forma más próxima que podemos hallar a partir de la comprensión/aprendizaje de vuestra lengua, «infinidad inteligente».

Interrogador: ¿Podéis explicar el siguiente paso?

Ra: Soy Ra. El siguiente paso continúa alcanzando su progresión en este nexo de espacio/tiempo de vuestra ilusión, como podéis verlo en ella. Es una reacción infinita al principio creativo que sigue la Ley del Uno en una de sus distorsiones fundamentales: el libre albedrío. Así son posibles muchas, muchas dimensiones, infinitas en número. La energía avanza desde la infinidad inteligente, debido primero a la irrupción de una fuerza creativa aleatoria, creando patrones que en estilo holográfico aparecen como la creación en su totalidad, con independencia de la dirección o de la energía explorada. Esos patrones de energía comienzan entonces a regular sus propios ritmos y campos de energía locales, digamos, creando así dimensiones y universos.

Interrogador: Entonces, ¿podéis decir cómo se formaron las galaxias y los sistemas planetarios?

Ra: Soy Ra. Debéis imaginar un gran salto en la línea de pensamiento al formular esta pregunta, pues en el ámbito de la respuesta a la pregunta anterior los universos físicos, como los llamáis, no habían nacido todavía.

Las energías avanzaron en patrones cada vez más inteligentes, hasta que la individualización de las diversas energías que emanaron del principio creativo de la infinidad inteligente llegó a ser tal que se convirtieron en Cocreadoras. Así dio comienzo la denominada materia física. El concepto de luz es decisivo para comprender este gran salto de pensamiento, pues esa distorsión vibratoria de la infinidad es la piedra angular de lo que se conoce como materia. La luz es inteligente y está llena de energía, siendo así la primera distorsión de la infinidad inteligente que ha sido llamada por el principio creativo.

Esta luz de amor fue creada de tal forma que contiene en sus manifestaciones de ser ciertas características, entre ellas la totalidad infinita, paradójicamente descrita por la línea recta, como vosotros la llamaríais. Esta paradoja es responsable de la forma que adoptan las diversas entidades de ilusión física que denomináis sistemas solares, galaxias y planetas de naturaleza giratoria y tendencia lenticular.

Interrogador: Creo que he cometido un error al avanzar en el proceso que estabais describiendo. ¿Sería útil subsanar ese gran salto consecuencia del error?

Ra: Soy Ra. He tratado de llenar ese vacío. No obstante, podéis preguntar en cualquier modo que estiméis oportuno.

Interrogador: Retomando la pregunta que hice justo antes de la relativa a las galaxias y los planetas, ¿qué paso es el siguiente?

Ra: Soy Ra. Los pasos, como decís, son, en el momento al que se refiere la pregunta, simultáneos e infinitos.

Interrogador: ¿Podéis decir cómo la infinidad inteligente (tengo dificultades para expresarlo), cómo la infinidad inteligente se individualizó de sí misma?

Ra: Soy Ra. Buena pregunta.

La infinidad inteligente discernió un concepto. Ese concepto se discernió libre de voluntad de toma de conciencia. Ese concepto era la finitud. Esta ha sido la paradójica distorsión primera o fundamental de la Ley del Uno. Así, la infinidad inteligente se entregó a la exploración de la multiplicidad. Dadas las posibilidades infinitas de la infinidad inteligente, no hay fin a la multiplicidad. La exploración, por tanto, es libre para continuar infinitamente en un eterno presente.

Interrogador: ¿La galaxia en la que estamos fue creada por la inteligencia infinita, o por una parte de ella?

Ra: Soy Ra. La galaxia y el resto de los objetos materiales de los que sois conscientes son productos de partes individualizadas de la infinidad inteligente. Cada exploración iniciada encontró a su vez su punto de focalización y se tornó Cocreador. Al utilizar la infinidad inteligente, cada porción creó un universo, y al permitir fluir los ritmos de la libre elección, jugando con el infinito espectro de posibilidades, cada porción individualizada canalizó el amor/luz hacia lo que podríais llamar la energía inteligente, creando así las denominadas Leyes Naturales de cualquier universo dado.

A su vez, cada universo se ha individualizado en un punto de focalización tornándose, al mismo tiempo, Cocreador y permitiendo proseguir la diversidad, creando así nuevas energías inteligentes que regulan o suscitan la aparición de Leyes Naturales en los patrones vibratorios de lo que llamaríais un sistema solar. Así, cada sistema solar tiene su propio sistema coordinado local de Leyes Naturales ilusorias, por decirlo de algún modo. Debe entenderse que cada porción, por pequeña que sea, de cualquier densidad o patrón ilusorio contiene, como en un holograma, al Creador único, que es infinidad. Así es como todo comienza y termina en el misterio.

Interrogador: ¿Podéis explicar cómo creó la infinidad individualizada nuestra galaxia, y si la misma parte de ella creó nuestro sistema planetario y, en su caso, cómo ocurrió?

Ra: Soy Ra. Quizá hemos percibido erróneamente vuestra pregunta. Teníamos la distorsión/impresión de que habíamos respondido a esa pregunta concreta. ¿Podéis reformularla?

Interrogador: ¿El sistema planetario en el que estamos ahora fue creado de una sola vez, o primero se creó nuestro sol y después se crearon los planetas?

Ra: Soy Ra. El proceso se desarrolla desde lo más grande, en vuestra ilusión, a lo más pequeño. Así el Cocreador, al individualizar la galaxia, creó patrones de energía que se centraron en focos múltiples de otras tomas de conciencia de la infinidad inteligente. Por ello, el sistema solar en el que habitáis tiene sus propios modelos, ritmos y leyes naturales que le son propias y únicas. Sin embargo, la progresión se realiza desde la energía en espiral de la galaxia a la energía en espiral del sol, a la energía en espiral planetaria, a las circunstancias de la experiencia de la energía en espiral que inicia la primera densidad de la toma de conciencia de las entidades planetarias.

Interrogador: ¿Podéis decir algo sobre esta primera densidad de entidades planetarias?

Ra: Soy Ra. Cada paso recapitula la infinita inteligencia en su descubrimiento de la conciencia. En un entorno planetario todo comienza en lo que denominaríais caos, la energía no dirigida y aleatoria en su infinidad. Lentamente, según vuestros términos de comprensión, se forma un foco de conciencia de sí. Así es como funciona el Logos. La luz llega para formar la oscuridad, siguiendo los modelos y los ritmos vibratorios del Cocreador y construyendo cierto tipo de experiencia. Ello comienza con la primera densidad, que es la densidad de la conciencia, la vida mineral y acuática sobre el planeta que aprende del fuego y del viento la conciencia del ser. Esa es la primera densidad.

Interrogador: ¿Cómo avanza esta primera densidad a un mayor grado de conciencia?

Ra: Soy Ra. La energía en espiral, que es la característica de lo que llamáis «luz», avanza en una línea recta en espiral, dando así a las espirales un vector inevitable hacia lo alto, hacia una existencia más comprehensiva respecto a la infinidad inteligente. Así, la existencia de primera dimensión tiende hacia las lecciones de segunda densidad de un tipo de toma de conciencia que incluye el crecimiento antes que la disolución o el cambio aleatorio.

Interrogador: ¿Podríais definir lo que entendéis por crecimiento?

Ra: Soy Ra. Imaginad la diferencia entre el mineral o la vida acuática de primera vibración, y los seres de segunda densidad inferior que comienzan a desplazarse en los planos cercanos y elevados. Este movimiento es la característica de la segunda densidad, la inclinación hacia la luz y el crecimiento.

Interrogador: ¿Qué queréis decir por la inclinación hacia la luz?

Ra: Soy Ra. Un ejemplo muy simplista de crecimiento de segunda densidad hacia la luz es el de la hoja que se gira hacia la fuente de luz.

Interrogador: ¿Existe alguna diferencia física entre la primera y la segunda densidad? Por ejemplo, si pudiera ver un planeta de primera densidad y otro de segunda densidad uno al lado del otro, en mi condición actual, ¿podría observar a los dos? ¿Ambos serían físicos para mí?

Ra: Soy Ra. Así es. Toda la octava de vuestras densidades sería claramente visible si no fuera porque de la cuarta a la séptima han escogido libremente la invisibilidad.

Interrogador: Entonces, ¿cómo progresa la segunda densidad hasta la tercera?

Ra: Soy Ra. La segunda densidad aspira a la tercera densidad, que es la densidad de la propia conciencia, o conciencia de sí mismo. Esta inclinación tiene lugar mediante las formas de segunda densidad más elevadas que seres de tercera densidad han revestido de identidad, hasta el punto en que pasan a ser complejos mente/cuerpo conscientes de sí, convirtiéndose así en complejos mente/cuerpo/espíritu y entrando en tercera densidad, la primera densidad donde hay conciencia del espíritu.

Interrogador: ¿Cuál es el nivel de densidad de nuestro planeta Tierra en este momento?

Ra: Soy Ra. La esfera que habitáis es de tercera densidad en su existencia de complejos mente/cuerpo/espíritu, pero se encuentra ahora en una continuidad de espacio/tiempo de cuarta densidad, lo que está causando una cosecha un tanto difícil.

Interrogador: ¿Cómo se convierte un planeta de tercera densidad en un planeta de cuarta densidad?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última pregunta extensa.

Como hemos dicho, la cuarta densidad es tan regular en su aproximación como el reloj que marca las horas. El espacio/tiempo de vuestro sistema solar ha permitido que esta esfera planetaria avance en espiral hacia el espacio/tiempo de una configuración vibratoria diferente. Ello ocasiona que la esfera planetaria pueda ser moldeada por esas nuevas distorsiones. Sin embargo, las formas-pensamientos de vuestros pueblos durante este periodo de transición son tales que los complejos mente/cuerpo/espíritu de los individuos y de las sociedades se encuentran diseminados a través de todo el espectro, en lugar de llegar a ser capaces de agarrar la aguja, por así decir, y de dirigir la brújula en una sola dirección.

Así pues, la entrada en la vibración del amor, a veces llamada por vuestras gentes la vibración de la comprensión, no es efectiva en vuestro presente complejo social, por lo que la cosecha tendrá como resultado que muchos repetirán el ciclo de tercera densidad. Las energías de vuestros Errantes, vuestros maestros y vuestros adeptos en este momento están todas orientadas hacia un incremento de la cosecha, pero hay pocos que recolectar.

Interrogador: Quisiera disculparme por hacer preguntas inapropiadas en algunas ocasiones. A veces no es fácil formular exactamente la pregunta correcta. No deseo volver sobre ningún tema que ya hayamos desarrollado. Observo que esta sesión es ligeramente más breve que otras sesiones anteriores, ¿hay alguna razón para ello?

Ra: Soy Ra. La energía vital de este instrumento se encuentra algo baja.

Interrogador: De ello deduzco que sería una buena idea no mantener otra sesión hoy, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Puede mantenerse otra sesión más tarde siempre que aceptéis que controlemos al instrumento y dejemos de utilizarlo cuando la energía que tomamos de él disminuya. No deseamos agotar al instrumento.

Interrogador: Eso es algo que aceptamos siempre en cualquier sesión. Voy a formular la última pregunta: ¿hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más confortable o para ayudar a esta comunicación?

Ra: Soy Ra. Está bien. Cada uno de vosotros actúa muy concienzudamente. Continuad así.

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del Creador único. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 13 - 29 de enero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research