Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 15 - 30 de enero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro I, Sesión 15

30 de enero de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estoy en comunicación con vosotros.

Interrogador: Quisiera disculparme por las preguntas estúpidas que haya podido hacer o que haga en el futuro. Se deben al hecho de que busco la manera correcta de adentrarme en la investigación de la Ley del Uno.

Quisiera hacer una pregunta respecto al uso del instrumento: ¿está en función del tiempo durante el que lo utilizamos, o de la cantidad de palabras o de información que nos proporciona? Dicho de otro modo: ¿tengo que darme prisa en formular las preguntas, o puedo tomarme mi tiempo para ello?

Ra: Soy Ra. Vuestra pregunta consta de dos partes. En primer lugar, la reserva de energía vital de este instrumento, que es producto de las distorsiones de cuerpo, mente y espíritu en los diversos complejos, es la clave de la duración del tiempo que podemos emplear con él. Hemos buscado vuestro grupo y hemos contactado con vosotros, y aunque cada uno de los que lo integráis posee considerablemente mayor energía vital del complejo corporal, este instrumento ha sido armonizado más adecuadamente por las distorsiones del complejo mente/cuerpo/espíritu de su ser en esta ilusión; por tanto, hemos permanecido con este instrumento.

En segundo lugar, comunicamos nuestra información a un ritmo fijo, que depende de la cuidadosa manipulación que realizamos de este instrumento. No podemos ser más rápidos, como diríais. Por lo tanto, podéis hacer las preguntas rápidamente, pero las respuestas que tenemos que ofrecer se dan a un ritmo fijo.

Interrogador: No es exactamente eso lo que quería decir. Si me cuesta, digamos, cuarenta y cinco minutos formular mis preguntas, ¿eso da al instrumento únicamente quince minutos para responder, o el instrumento podría pasar una hora completa con sus respuestas?

Ra: Soy Ra. La energía necesaria para este contacto penetra en este instrumento en función del tiempo. Por lo tanto, el factor es el tiempo, tal como entendemos la pregunta.

Interrogador: Entonces, debo hacer mis preguntas rápidamente para no perder tiempo, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Debéis proceder como consideréis conveniente. No obstante, permitidnos sugerir que para obtener las respuestas que solicitáis, sería conveniente invertir en ello lo que experimentáis como tiempo; así, aunque perdáis el tiempo empleado en dar la respuesta, lo ganáis en una respuesta más específica. Muchas veces hemos tenido que precisar las preguntas que han sido formuladas con prisa.

Interrogador: Gracias. La primera pregunta es: ¿por qué se produce un envejecimiento rápido en este planeta?

Ra: Soy Ra. El envejecimiento acelerado ocurre en este planeta de tercera densidad debido a un desequilibrio constante en el complejo de la red receptora en la parte etérica del campo energético de este planeta. Las distorsiones de forma-pensamiento de vuestros pueblos han causado que las emanaciones de energía penetren en la atmósfera magnética planetaria, por calificar así a esta red de patrones de energía, de tal forma que las emanaciones adecuadas no se impregnan correctamente de la vibración equilibrada de luz/amor proveniente, diremos, del nivel cósmico de esta octava de existencia.

Interrogador: Si lo entiendo correctamente, uno de las formas en que intentasteis servir a este planeta fue ayudar a la población a comprender y poner en práctica más completamente la Ley del Uno para que este envejecimiento rápido pasara a ser un envejecimiento normal.

Ra: Soy Ra. Lo entendéis correctamente en gran medida.

Interrogador: ¿Cuál es el mayor servicio que la población de este planeta podría llevar a cabo de manera individual?

Ra: Soy Ra. No existe más que un servicio. La Ley es Uno. Ofrecer el propio ser al Creador es el mayor servicio, la unidad, la fuente. La entidad que busca al Creador único se halla con la inteligencia infinita. A partir de esa búsqueda, de ese ofrecimiento, se desarrollará una gran multiplicidad de oportunidades, dependiendo de las distorsiones del complejo mente/cuerpo/espíritu respecto a los diversos aspectos ilusorios o centros de energía de los diversos complejos de vuestra ilusión.

Así, algunos llegan a ser sanadores, otros trabajadores, otros maestros, etc.

Interrogador: Si una entidad estuviera perfectamente equilibrada con respecto a la Ley del Uno en este planeta, ¿experimentaría el proceso de envejecimiento?

Ra: Soy Ra. Una entidad perfectamente equilibrada más bien se fatigaría, en lugar de envejecer visiblemente. Una vez aprendidas las lecciones, la entidad partiría. Aunque este proceso es oportuno, es una forma de envejecimiento que no experimentan vuestros pueblos. La comprensión viene lentamente, mientras que el complejo corporal se descompone con rapidez.

Interrogador: ¿Podéis decirme algo más acerca del término «equilibrado», tal como lo estamos utilizando?

Ra: Soy Ra. Figurad, si os parece, el Uno Infinito. No tenéis una imagen. Así comienza el proceso. El amor crea la luz, que se convierte en amor/luz, se vierte en la esfera planetaria, de acuerdo con la red electromagnética de puntos o nexos de entrada, y esas emanaciones a continuación pasan a estar disponibles para el individuo que, al igual que el planeta, es una red de campos de energía electromagnética con puntos o nexos de entrada.

En un individuo equilibrado, cada centro de energía se encuentra en equilibrio y realiza su función espléndida y plenamente. Los bloqueos de vuestra esfera planetaria causan cierta distorsión de la energía inteligente. Los bloqueos del complejo mente/cuerpo/espíritu distorsionan o desequilibran más aún esta energía. Existe una energía única, que puede entenderse como amor/luz, o luz/amor, o energía inteligente.

Interrogador: ¿Es correcta mi suposición de que uno de los bloqueos del complejo mente/cuerpo/espíritu podría ser, digamos, el ego, y que este podría equilibrarse mediante un equilibrio mérito/demérito?

Ra: Soy Ra. Esa suposición no es correcta.

Interrogador: ¿Podéis decirme cómo se equilibra el ego?

Ra: Soy Ra. No podemos trabajar con ese concepto, pues está mal aplicado y ningún entendimiento puede surgir de él.

Interrogador: ¿Cómo se equilibra un individuo a sí mismo? ¿Cuál es el primer paso?

Ra: Soy Ra. Los pasos se reducen a uno solo; esto es, la comprensión de los centros de energía que componen el complejo mente/cuerpo/espíritu. Esta comprensión puede resumirse brevemente de esta forma: el primer equilibrado es el del complejo vibratorio Malkuth, o la Tierra, llamado el complejo del rayo rojo. Es fundamental la comprensión y aceptación de esta energía. El siguiente complejo de energía que puede bloquearse es el emocional, o complejo personal, también conocido como el complejo del rayo naranja. Este bloqueo con frecuencia se exteriorizará en distorsiones o excentricidades personales respecto a la comprensión autoconsciente o a la aceptación del yo.

El tercer bloqueo guarda mayor semejanza con lo que vosotros habéis denominado «ego». Es el centro del rayo amarillo, o del plexo solar. Los bloqueos en este centro a menudo se manifestarán como distorsiones hacia la manipulación del poder y otros comportamientos sociales respecto a las entidades cercanas y a las que están en relación con el complejo mente/cuerpo/espíritu. Los que presentan bloqueos en estos tres primeros centros de energía o nexos experimentarán constantes dificultades en su capacidad para proseguir su búsqueda de la Ley del Uno.

El centro del corazón, o del rayo verde, es el centro desde el que los seres de tercera densidad pueden impulsarse, digamos, a la inteligencia infinita. Los bloqueos en esta zona pueden manifestarse como dificultades para expresar lo que podríais llamar compasión o amor universal.

El centro de energía del rayo azul es el centro, por primera vez, que es tan receptor como emisor. Los que experimentan bloqueos en esta zona pueden tener dificultad para captar los complejos espíritu/mente de su propia entidad, y más dificultad aún para expresar esas comprensiones del ser. Además, las entidades bloqueadas en esa zona pueden tener dificultades para aceptar la comunicación procedente de otros complejos mente/cuerpo/espíritu.

El siguiente centro es el pineal, o el del rayo índigo. Los que sufren bloqueos en este centro pueden experimentar un empobrecimiento de la afluencia de la energía inteligente debido a manifestaciones que parecen de demérito. De eso es de lo que habéis hablado. Como podéis ver, esta no es más que una de las numerosas distorsiones debidas a los diferentes puntos de entrada de energía en el complejo mente/cuerpo/espíritu. El equilibrado del rayo índigo es de importancia central para el tipo de trabajo que gira en torno al complejo del espíritu, que a continuación desemboca en la transformación o transmutación de la tercera a la cuarta densidad, siendo este el centro de energía que recibe las efusiones menos distorsionadas de amor/luz procedentes de la energía inteligente, así como el potencial para la llave a la puerta de acceso a la infinidad inteligente.

El restante centro de entrada de energía es simplemente la expresión total del complejo vibratorio de mente, cuerpo y espíritu de la entidad. Es tal como será, «equilibrado» o «desequilibrado» no tiene sentido a este nivel de energía, pues da y toma su propio equilibrio. Cualquiera que sea la distorsión, no puede manipularse al igual que las otras y, por lo tanto, no tiene una importancia particular en la visualización del proceso de equilibrado de una entidad.

Interrogador: Con anterioridad, nos habéis dado información sobre lo que deberíamos hacer para alcanzar el equilibrio. ¿Existe alguna información publicada que podáis facilitarnos relativa a ejercicios o métodos particulares para equilibrar los centros energéticos?

Ra: Soy Ra. Los ejercicios proporcionados para su publicación, considerados en comparación con los elementos dados ahora son en conjunto un buen comienzo. Es importante permitir que cada buscador pueda iluminarse a sí mismo antes que dejar que un mensajero trate, mediante el lenguaje, de enseñar/aprender por la entidad, siendo así el instructor/estudiante y el estudiante/instructor, lo que no está en equilibrio con vuestra tercera densidad. Aprendemos de vosotros. Os enseñamos. Así, enseñamos/aprendemos. Si aprendiéramos por vosotros, ello provocaría un desequilibrio en la dirección de la distorsión del libre albedrío. Existen otras informaciones permisibles, pero todavía no las habéis alcanzado en vuestra línea de preguntas, y es nuestro conjunto de creencia/percepción que el interrogador modelará este material de forma que vuestros complejos mente/cuerpo/espíritu tendrán acceso a él; por tanto, respondemos a vuestras preguntas a medida que surgen en vuestro complejo mental.

Interrogador: Ayer, afirmasteis: «la cosecha es ahora. En este momento no existe ninguna razón para introducir esfuerzos encaminados a estas distorsiones hacia la longevidad, sino más bien de propiciar distorsiones hacia la búsqueda del corazón del ser, pues lo que reside claramente en el campo energético del rayo violeta es lo que determinará la cosecha de cada complejo mente/cuerpo/espíritu». ¿Podríais decirnos cuál es el mejor modo de efectuar la búsqueda del corazón del ser?

Ra: Soy Ra. Os hemos facilitado esa información expresada de diversas maneras. Sin embargo, únicamente podemos decir que el material para vuestra comprensión es el ser: el complejo mente/cuerpo/espíritu. Habéis recibido información sobre sanación, como llamáis a esa distorsión, información que puede considerarse en un contexto más general como modos de comprender el ser. La comprensión, la experimentación, la aceptación y la fusión del ser consigo mismo y con otro ser, y finalmente con el Creador, es el camino al corazón del ser. En cada parte infinitesimal de vuestro ser reside el Uno en todo su poder. Por lo tanto, únicamente podemos promover estas vías de contemplación o de oración como un medio de utilizar o de combinar subjetiva/objetivamente diversas comprensiones para reforzar el proceso de búsqueda. Sin tal método de revertir el proceso analítico no podrían integrarse en la unidad las numerosas comprensiones obtenidas por esta búsqueda.

Interrogador: No quisiera formular la misma pregunta dos veces, pero hay ámbitos que considero tan importantes que, posiblemente, puede obtenerse una mayor comprensión si la respuesta se expresa reiteradamente con otras palabras. Os agradezco vuestra paciencia. Ayer, mencionasteis también que cuando no hubo cosecha al finalizar el último periodo de 25.000 años, «hubo entidades cosechables que escogerán la forma de entrar en la cuarta dimensión». ¿Podríais explicar lo que queréis decir por «escogerán el modo de entrar en la cuarta dimensión»?

Ra: Soy Ra. Estos pastores, o, como algunos los han denominado, la «Raza de los Mayores», escogerán el tiempo/espacio de su partida. No es probable que lo hagan hasta que sus semejantes también estén listos para la cosecha.

Interrogador: ¿Qué entendéis por sus «semejantes» listos para la cosecha?

Ra: Soy Ra. Estos seres se preocupan por sus semejantes, aquellos que no pudieron ser cosechados durante el segundo mayor ciclo.

Interrogador: ¿Podríais contarme algo de la historia de los que denomináis la Raza de los Mayores?

Ra: Soy Ra. La pregunta no ha quedado clara. Por favor, reformuladla.

Interrogador: Hago esta pregunta porque he oído de la existencia de la Raza de los Mayores en el libro Road in the Sky (Camino en el cielo), de George Hunt Williamson, y me pregunto si esta Raza de los Mayores es la misma de la que hablaba él.

Ra: Soy Ra. La pregunta se resuelve por sí misma, pues hemos hablado anteriormente de la forma en que se han tomado las decisiones que han hecho que estas entidades hayan permanecido aquí tras la finalización del segundo gran ciclo y de vuestro actual ciclo dominante. Hay ciertas distorsiones en las descripciones del que se conoce como Michel; sin embargo, tienen que ver principalmente con el hecho de que estas entidades no son un complejo de mejoría social, sino más bien un grupo de complejos de mente/cuerpo/espíritu dedicados al servicio. Estas entidades trabajan juntas pero no están completamente unificadas; por tanto, no perciben completamente sus pensamientos, sentimientos y motivos respectivos, aunque su deseo de servir es el tipo de deseo de la cuarta dimensión, lo que les une en lo que podríais llamar una hermandad.

Interrogador: ¿Por qué les llamáis la Raza de los Mayores?

Ra: Soy Ra. Los hemos denominado así para poner al tanto al interrogador de la identidad de estos seres como es entendida por vuestra distorsión de complejo mental.

Interrogador: ¿Existen Errantes entre esta Raza de los Mayores?

Ra: Soy Ra. Son entidades planetarias cosechadas, Errantes únicamente en el sentido de que han escogido, desde el amor de la cuarta densidad, reencarnar inmediatamente en tercera densidad en lugar de proseguir hacia la cuarta densidad. Esto les hace ser Errantes de un tipo particular, Errantes que nunca han dejado atrás el plano terrestre por decisión propia, y no por su nivel vibratorio.

Interrogador: En el material proporcionado ayer mencionasteis que la primera distorsión es la del libre albedrío. ¿Existe una secuencia, una primera, una segunda y una tercera distorsión de la Ley del Uno?

Ra: Soy Ra. Únicamente hasta cierto punto. Pasado ese punto, las distorsiones son iguales entre ellas en su multiplicidad. La primera distorsión, el libre albedrío, encuentra la focalización. Esta es la segunda distorsión, conocida por vosotros como Logos, el Principio Creador, o Amor. Esta energía inteligente crea así una distorsión conocida como Luz. A partir de estas tres distorsiones se originan muchas, muchas jerarquías de distorsiones, cada una de ellas con sus propias paradojas que deben ser sintetizadas, pero ninguna de ellas más importante que la otra.

Interrogador: Habéis dicho también que ofrecéis la Ley del Uno, que es el equilibrio entre el amor/luz y la luz/amor. ¿Hay alguna diferencia entre luz/amor y amor/luz?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última pregunta de este tiempo/espacio. Existe la misma diferencia entre amor/luz y luz/amor que la que hay entre enseñar/aprender y aprender/enseñar. El amor/luz es el facilitador, el poder, el dador de energía. La luz/amor es la manifestación que se produce cuando la luz ha quedado impregnada de amor.

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más confortable? ¿Podemos mantener dos sesiones hoy?

Ra: Soy Ra. Este instrumento necesita determinada manipulación del complejo corporal o físico, debido al entumecimiento. Aparte de esto, todo está bien, y las energías se encuentran en equilibrio. Hay una ligera distorsión de la energía mental de este instrumento debido a la preocupación por un ser amado, como lo llamáis, lo que debilita ligeramente sus energías vitales. Tras la manipulación, este instrumento se encontrará en condiciones óptimas para otra sesión de trabajo.

Interrogador: Por manipulación, ¿queréis decir que deberíamos dar un paseo, o que deberíamos darle un masaje en la espalda?

Ra: Soy Ra. Queríamos decir esto último. Debe añadirse la comprensión de que esta manipulación se realice en armonía con la entidad.

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 15 - 30 de enero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research