Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 16 - 31 de enero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro I, Sesión 16

31 de enero de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación.

Interrogador: Quisiera preguntar respecto a la distorsión de libre albedrío de la Ley del Uno: ¿cómo pueden los Guardianes poner a la Tierra en cuarentena; esta cuarentena está dentro de los límites del libre albedrío?

Ra: Soy Ra. Los Guardianes custodian la distorsión de libre albedrío de los complejos mente/cuerpo/espíritu de tercera densidad de esta esfera planetaria. Los hechos que precisaron la activación de la cuarentena interferían con la distorsión de libre albedrío de los complejos mente/cuerpo/espíritu.

Interrogador: Quizá me equivoco, pero me parece que el libre albedrío del grupo de Orión sería interferir. ¿Cómo se equilibra esto con la información que acabáis de proporcionar?

Ra: Soy Ra. El equilibrado se lleva a cabo de una dimensión a otra. Los intentos de los llamados Cruzados de interferir con el libre albedrío son aceptables en la dimensión de su comprensión. Sin embargo, los complejos mente/cuerpo/espíritu de esta dimensión que llamáis tercera forman una dimensión de libre albedrío que no es capaz, digamos, de reconocer en su totalidad las distorsiones hacia la manipulación. Así, para equilibrar las variaciones dimensionales en la vibración, se establece una cuarentena; es decir, una situación de equilibrio, por la cual no se detiene el libre albedrío del grupo de Orión, sino que se le hace frente. Mientras tanto, no se priva al tercer grupo de la libre elección.

Interrogador: ¿Podrían estas «ventanas» que se abren cada cierto tiempo y dejan entrar al grupo de Orión tener algo que ver con este equilibrio del libre albedrío?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Podríais explicar cómo ocurre esto?

Ra: Soy Ra. La analogía más cercana sería un generador de números aleatorios, dentro de ciertos límites.

Interrogador: ¿Cuál es la fuente de este generador de números aleatorios? ¿Lo crean los Guardianes para equilibrar lo que custodian, o no proviene de ellos?

Ra: Soy Ra. Todas las fuentes son una. Aun así, comprendemos vuestra pregunta. El fenómeno de la ventana es un fenómeno de «otro sí mismo» de los Guardianes. Opera desde dimensiones más allá del espacio/tiempo, en lo que podríais llamar la región de la energía inteligente. Al igual que vuestros ciclos, tal equilibrio, tales ritmos son como el reloj que da las horas. En el caso de las ventanas, ninguna entidad tiene el reloj. Por lo tanto, parece aleatorio, pero no es aleatorio en la dimensión que produce ese equilibrio. Por eso hemos dicho que la analogía tenía ciertos límites.

Interrogador: Entonces, este proceso de equilibrado a través de las ventanas impide a los Guardianes reducir su polarización positiva al eliminar totalmente el contacto de Orión mediante el escudo protector, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Es correcto en parte. De hecho, el equilibrado permite una cantidad igual de afluencia positiva y negativa, equilibrada por las distorsiones mente/cuerpo/espíritu del complejo social. Así, en vuestra esfera planetaria concreta, se precisa menos información o estímulos negativos, como diríais, que positivos, debido a la orientación más bien negativa de vuestra distorsión de complejo social.

Interrogador: De esa forma se equilibra el libre albedrío total para que los individuos puedan tener igualdad de oportunidades de escoger el servicio al prójimo o el servicio al yo, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Creo que esta es una gran revelación de la Ley del Libre Albedrío. Gracias.

Una pregunta más para ilustrar este principio. Si la Confederación aterrizara sobre la Tierra, sus miembros serían tenidos por dioses, rompiendo así la Ley del Libre Albedrío y reduciendo su polarización de servicio para todos. Supongo que ocurriría lo mismo si aterrizara el grupo de Orión. ¿Cómo afectaría esto a su polarización de servicio al yo si fueran capaces de aterrizar y ser tenidos por dioses?

Ra: Soy Ra. En caso de un aterrizaje masivo del grupo de Orión, el efecto de la polarización sería un significativo aumento en el servicio al yo, precisamente lo contrario de la situación anterior que habéis mencionado.

Interrogador: Si el grupo de Orión pudiera aterrizar, ¿se incrementaría su polaridad? A donde quiero llegar es: ¿es mejor para ellos trabajar entre bastidores para conseguir adeptos a su causa, por decirlo así, de nuestro planeta, de modo que la persona de este planeta siga estrictamente su propio camino y haga uso de su libre albedrío, o es mejor para el grupo de Orión aterrizar en nuestro planeta y demostrar considerables poderes y conseguir gente por ese medio?

Ra: Soy Ra. Digamos que, a largo plazo, el primer ejemplo es más recomendable para el grupo de Orión, pues al no aterrizar no infringe la Ley del Uno y, así, realiza su trabajo por intermediación de los habitantes de este planeta. En la segunda circunstancia, un aterrizaje masivo daría lugar a una pérdida de polaridad, al infringir el libre albedrío del planeta. Sin embargo, sería cuestión de asumir riesgos: si el planeta fuera posteriormente conquistado y llegara a formar parte del Imperio, se restablecería el libre albedrío. Esta acción se ve limitada debido al deseo del grupo de Orión de avanzar hacia el Creador único, lo que inhibe al grupo de infringir la Ley de la Confusión.

Interrogador: Habéis mencionado el término «Imperio» en relación con el grupo de Orión. Durante algún tiempo he creído que la película Star Wars era en cierta forma una alegoría de lo que está ocurriendo realmente, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Esa afirmación es correcta, del mismo modo que un simple cuento para niños es una alegoría para la distorsión/comprensión del complejo físico/filosófico/social.

Interrogador: ¿Existe una cosecha de entidades orientadas hacia el servicio al yo, al igual que existe una cosecha de los que se orientan hacia el servicio al prójimo?

Ra: Soy Ra. Hay una cosecha. Los que pueden entrar en la cuarta densidad a través de los niveles del complejo vibratorio pueden escoger el modo en que proseguirán su búsqueda del Creador único.

Interrogador: Entonces, a medida que entramos en la cuarta densidad, habrá una división, digamos, y parte de los individuos que pasan a cuarta densidad irá a planetas o lugares donde existe el servicio al prójimo, y parte irá a lugares donde existe el servicio al yo, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Podéis indicar cuál es el origen de los Diez Mandamientos?

Ra: Soy Ra. El origen de estos mandamientos sigue la ley de entidades negativas que inculcan información en complejos mente/cuerpo/espíritu de orientación positiva. La información trató de copiar o imitar la positividad, al mismo tiempo que retener ciertas características negativas.

Interrogador: ¿Fue llevado a cabo por el grupo de Orión?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Cuál era la finalidad de esa acción?

Ra: Soy Ra. Como se ha dicho antes, la finalidad del grupo de Orión es la conquista y la esclavitud, lo que se consigue mediante el hallazgo y establecimiento de una élite, y haciendo que otros sirvan a esa élite a través de diversos mecanismos, como las leyes que habéis mencionado, y otras proporcionadas por esa misma entidad.

Interrogador: ¿El receptor de los mandamientos era de orientación positiva, o negativa?

Ra: Soy Ra. El receptor era de orientación sumamente positiva, lo que explica algunas de las características de carácter pseudopositivo de la información recibida. Como ocurre con los contactos que no resultan satisfactorios, esta entidad, de complejo vibratorio «Moisés», dejó de ser una influencia creíble entre los que habían escuchado por primera vez la filosofía del Uno, y acabó siendo retirada de este nivel vibratorio de tercera densidad en un estado debilitado o triste, habiendo perdido lo que podríais llamar el honor y la fe con los que había iniciado la conceptualización de la Ley del Uno y la liberación de sus tribus, como se llamaban en aquel tiempo/espacio.

Interrogador: Si esta entidad era de orientación positiva, ¿cómo pudo el grupo de Orión contactar con ella?

Ra: Soy Ra. Digamos que se desencadenó un intenso campo de batalla entre las fuerzas de orientación positiva con origen en la Confederación y las fuentes de orientación negativa. El llamado Moisés estaba dispuesto a recibir, y recibió la Ley del Uno en su forma más simple. Sin embargo, la información se tornó de orientación negativa debido a la presión de su pueblo por llevar a cabo determinadas cosas físicas en los planos de tercera densidad, lo cual dejó a esta entidad expuesta al tipo de información y a la filosofía de naturaleza de servicio al yo.

Interrogador: Una entidad plenamente consciente del conocimiento de la Ley del Uno no diría jamás: «no harás...», ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Podéis darme algún tipo de historial de vuestro complejo de memoria social, y de cómo llegasteis a ser conscientes de la Ley del Uno?

Ra: Soy Ra. El camino de nuestro aprendizaje está grabado en el momento presente. No existe la historia, tal como entendemos vuestro concepto. Figurad, si queréis, un círculo de existencia. Conocemos alfa y omega como la inteligencia infinita. El círculo nunca cesa. Está presente. Las densidades que hemos atravesado en diversos puntos del círculo corresponden a las características de los ciclos: primero, el ciclo de la toma de conciencia; segundo, el ciclo de crecimiento; tercero, el ciclo de la toma de conciencia del yo; cuarto, el ciclo del amor, o de la comprensión; quinto, el ciclo de la luz, o de la sabiduría; sexto, el ciclo de luz/amor, amor/luz, o unidad; séptimo, el ciclo de la puerta de acceso; octavo, la octava que se adentra en un misterio que no dilucidamos.

Interrogador: Muchas gracias. En material anterior, antes de que comunicáramos con vosotros, la Confederación manifestó que no existe realmente pasado ni futuro… que todo es presente. ¿Sería esta una buena analogía?

Ra: Soy Ra. En tercera densidad existe el pasado, el presente y el futuro. En una visión de conjunto como la que puede tener una entidad, extraída de la continuidad del espacio/tiempo, puede verse que en el ciclo de conclusión existe únicamente el presente. Nosotros mismos buscamos aprender esta comprensión. En el séptimo nivel o dimensión, si nuestros humildes esfuerzos son suficientes, nos convertiremos en uno con todo, careciendo de ese modo de memoria, de identidad, de pasado o futuro, pero existiendo en la totalidad.

Interrogador: ¿Eso significa que tendréis conciencia de todo lo que es?

Ra: Soy Ra. Es correcto, en parte. Según lo entendemos, no se tratará de nuestra propia toma de conciencia, sino simplemente de la toma de conciencia del Creador. El Creador abarca todo lo que existe. Por consiguiente, ese conocimiento sería accesible.

Interrogador: Me preguntaba cuántos planetas habitados existen en nuestra galaxia, y si todos ellos elevan su densidad mediante la Ley del Uno. Parece que no habría otro modo de alcanzar una mayor densidad, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Por favor, reformulad la pregunta.

Interrogador: ¿Cuántos planetas habitados existen en nuestra galaxia?

Ra: Soy Ra. Suponemos que os referís a todas las dimensiones de conciencia o densidades de toma de conciencia. Aproximadamente, una quinta parte de todos los entes planetarios alberga conciencia de una o más densidades. Algunos planetas son habitables únicamente para determinadas densidades; por ejemplo, en este momento vuestro planeta es habitable para las densidades primera, segunda, tercera y cuarta.

Interrogador: Grosso modo, ¿cuál es el total de planetas de esta galaxia de estrellas en la que nos encontramos, que son conscientes, con independencia de su densidad?

Ra: Soy Ra. Aproximadamente sesenta y siete millones.

Interrogador: ¿Podéis decir qué porcentaje de ellos son de tercera, cuarta, sexta densidad, etc.?

Ra: Soy Ra. Hay un porcentaje del 17% de primera densidad, un porcentaje del 20% de segunda densidad, el 27% es de tercera densidad, el 16% de cuarta densidad, el 6% de quinta densidad. La información restante no debe revelarse.

Interrogador: De estas primeras cinco densidades, ¿han avanzado todos los planetas desde la tercera densidad mediante el conocimiento y la aplicación de la Ley del Uno?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Entonces, el único modo de que un planeta salga de la situación en la que nos encontramos es que la población llegue a ser consciente de la Ley del Uno y comience a practicarla, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Podéis decir qué porcentaje de planetas de tercera, cuarta y quinta densidad de los que habéis hablado están polarizados negativamente hacia el servicio al yo?

Ra: Soy Ra. Esta es una pregunta que no podemos responder, dada la Ley de la Confusión.

Lo único que podemos decir es que las esferas planetarias de orientación negativa, o hacia el yo, son mucho más escasas. No sería conveniente dar cifras exactas.

Interrogador: Quisiera hacer una analogía respecto a por qué existen menos entidades orientadas negativamente, y después preguntar si la analogía es apropiada.

En una sociedad orientada positivamente hacia el servicio a los demás, sería sencillo desplazar una gran roca si todo el mundo ayudara a empujarla. En una sociedad orientada hacia el servicio al yo, sería mucho más difícil conseguir que todo el mundo trabajara para el bien común y desplazara la roca; por lo tanto, conseguir que se hagan cosas para crear el servicio al prójimo y poder avanzar es mucho más fácil en las comunidades orientadas positivamente que en las comunidades orientadas negativamente. ¿Es de esa manera?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Muchas gracias. ¿Podéis decir cómo se formó la Confederación de Planetas, y por qué?

Ra: Soy Ra. En la dimensión del amor o de la comprensión, el deseo de servir comienza por ser un objetivo irresistible del complejo de memoria social. Así, hace mucho de vuestro tiempo, estos percentiles de entidades planetarias, más aproximadamente el cuatro por ciento adicional de aquellos cuya identidad no podemos revelar, se hallaban buscando la misma cosa: el servicio al prójimo. La relación entre estas entidades, a medida que entraron en la comprensión de otros seres, otras entidades planetarias y otros conceptos de servicio, fue de compartir y continuar juntas en estos objetivos comunes de servicio. Así, cada una de ellas ha colocado voluntariamente los datos del complejo de memoria social en lo que podríais considerar un complejo central de pensamiento, disponible para todos. Esto creó una estructura por la que cada entidad pudo trabajar en su propio servicio, mientras reclamaba cualquier otra comprensión necesaria para reforzarlo. Tal es el motivo de la formación y de la manera de trabajar de la Confederación.

Interrogador: Con un número tan elevado de planetas en esta galaxia, decís que hay aproximadamente quinientos planetas en la Confederación, lo que parece un número relativamente pequeño. ¿Existe una razón para ello?

Ra: Soy Ra. Existen muchas Confederaciones. Esta Confederación trabaja con las esferas planetarias de siete de vuestras galaxias, y es responsable de los llamamientos procedentes de las densidades de dichas galaxias.

Interrogador: ¿Podríais definir el término galaxia, tal como lo empleáis?

Ra: Soy Ra. Empleamos ese término en el sentido en que vosotros emplearíais el de sistemas de estrellas.

Interrogador: Estoy un poco confuso sobre cuál es el total de planetas a los que sirve la Confederación de la que formáis parte.

Ra: Soy Ra. Veo la confusión. Tenemos dificultades con vuestro lenguaje. El término galaxia debe dividirse. Llamamos galaxia a un complejo vibratorio local. Así, vuestro sol es lo que llamaríamos el centro de una galaxia. Vemos que tenéis otro significado para ese término.

Interrogador: Sí. En nuestra ciencia, el término galaxia se refiere al sistema lenticular de estrellas que contiene millones y millones de ellas. Hubo la misma confusión en una de nuestras sesiones anteriores, y me alegro de que se haya aclarado.

Al utilizar el término galaxia en el sentido que acabo de explicar, el de sistema lenticular que contiene millones de estrellas, ¿tenéis conocimiento de la evolución en otras galaxias más allá de esta?

Ra: Soy Ra. Somos conscientes de que la capacidad de la vida es infinita. Vuestra suposición es correcta.

Interrogador: ¿Podéis indicar si la progresión de la vida en otras galaxias es similar a la progresión de la vida en nuestra galaxia?

Ra: Soy Ra. La progresión es semejante, aproximándose asimptóticamente a la congruencia a través del infinito. La libre elección de lo que denominaríais sistemas galácticos provoca variaciones de naturaleza sumamente menor de una de vuestras galaxias a otra.

Interrogador: Entonces, la Ley del Uno es verdaderamente universal al crear una progresión hacia la octava densidad en todas las galaxias, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es. Hay formas infinitas, discernimientos infinitos, pero la progresión es una.

Interrogador: Supongo que no es necesario que una persona comprenda la Ley del Uno para pasar de la tercera a la cuarta densidad, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Es totalmente necesario que una entidad entienda conscientemente que no ha de comprender para ser cosechable. La comprensión no es de esta densidad.

Interrogador: Ese es un punto muy importante. Empleé la palabra equivocada. Lo que quería decir es que creo que no es necesario que una entidad comprenda conscientemente la Ley del Uno para avanzar de la tercera a la cuarta densidad.

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿En qué punto en las densidades es necesario que una entidad comprenda conscientemente la Ley del Uno para poder seguir avanzando?

Ra: Soy Ra. La cosecha de quinta densidad es la de aquellos cuyas distorsiones vibratorias aceptan conscientemente el honor/deber de la Ley del Uno. Dicha responsabilidad/honor es la base de esa vibración.

Interrogador: ¿Podéis explicar algo más este concepto de honor/responsabilidad?

Ra: Soy Ra. Cada responsabilidad es un honor; cada honor, una responsabilidad.

Interrogador: Gracias. ¿Podéis describir de forma breve las condiciones de cuarta densidad?

Ra: Soy Ra. Os pedimos que consideréis, mientras hablamos, que no hay palabras para describir positivamente la cuarta densidad. Solo podemos explicar lo que no es, y aproximadamente lo que es. Más allá de la cuarta densidad nuestra capacidad se ve cada vez más limitada, hasta el punto de que no hallamos palabras.

Lo que la cuarta densidad no es: no es de palabras, a menos que se opte por ellas; no es de pesados vehículos químicos para llevar a cabo las actividades del complejo corporal; no es de desarmonía en el interior del ser; no es de desarmonía entre los pueblos; no está dentro de los límites de la posibilidad de causar una falta de armonía de ninguna manera.

Aproximaciones de particularidades positivas: es un plano de tipo de vehículo bípedo mucho más denso y lleno de vida; es un plano en el que se conoce el pensamiento de los otros seres; es un plano en el que se es consciente de las vibraciones de los otros seres; es un plano de compasión y comprensión de las aflicciones de tercera densidad; es un plano que tiende a la sabiduría, o la luz; es un plano donde las diferencias individuales son pronunciadas, aunque armonizadas automáticamente por el consenso del grupo.

Interrogador: ¿Podríais definir el término «densidad» como hemos estado utilizándolo hasta ahora?

Ra: Soy Ra. El concepto densidad, como lo llamáis, es matemático. La analogía más próxima es la de la música, por la que tras siete notas de vuestra escala de tipo occidental, si queréis, la octava nota comienza una nueva octava. En vuestra gran octava de existencia que compartimos con vosotros, existen siete octavas, o densidades. En cada densidad existen siete subdensidades. En cada subdensidad existen otras siete subdensidades. Cada una de estas otras siete subdensidades comprende a su vez siete subdensidades, y así hasta el infinito.

Interrogador: He observado que esta sesión ha superado ligeramente la hora de duración. Quisiera preguntar si deberíamos continuar. ¿Cuál es la condición del instrumento?

Ra: Soy Ra. El instrumento está equilibrado. Podemos continuar, si queréis.

Interrogador: Entiendo que cada densidad consta de siete subdensidades, que a su vez constan de siete subdensidades, y así sucesivamente. Esto se extiende realmente a un ritmo muy rápido, pues cada una se incrementa por los poderes de las siete. ¿Quiere ello decir que en cualquier nivel de densidad cualquier cosa en la que se pueda pensar ocurre?

Ra: Soy Ra. De vuestra confusión seleccionamos el concepto que se os resiste, que es el de infinidad/oportunidad. Podéis considerar todo complejo de posibilidad/probabilidad como dotado de existencia.

Interrogador: ¿Hay cosas, como las fantasías, que se hagan realidad en otras densidades?

Ra: Soy Ra. Depende de la naturaleza de esa fantasía. Es un tema amplio. Quizá lo más simple que podemos decir es que si la fantasía, como la llamáis, atrae al ser, entonces se hace realidad para el ser. Si se trata de una ensoñación contemplativa en general, puede entrar en la infinidad de los complejos de posibilidad/probabilidad y ocurrir en otro lugar, sin un apego particular a los campos de energía del creador.

Interrogador: Para aclarar algo más las cosas: si yo soñara firmemente con construir un barco, ¿ocurriría esto en una de las otras densidades?

Ra: Soy Ra. Eso se produciría, se habría producido, o se producirá.

Interrogador: Entonces, si una entidad fantasea firmemente con luchar con otra entidad, ¿ocurriría así?

Ra: Soy Ra. En ese caso, la fantasía de la entidad concierne al ser y a otro ser, lo que vincula la forma-pensamiento al complejo de posibilidad/probabilidad relacionado con el ser que crea esa forma-pensamiento. Esto incrementaría la posibilidad/probabilidad de que ocurriera en tercera densidad.

Interrogador: ¿Utiliza el grupo de Orión este principio para crear condiciones favorables a sus objetivos?

Ra: Soy Ra. Nuestra respuesta va a ser más específica que la pregunta. El grupo de Orión utiliza ensoñaciones de naturaleza hostil o negativa para alimentar o fortalecer esas formas-pensamientos.

Interrogador: ¿Los numerosos Errantes que han llegado y siguen llegando a nuestro planeta son objeto de los pensamientos de Orión?

Ra: Soy Ra. Como hemos dicho antes, los Errantes pasan a ser por completo una criatura de tercera densidad en complejo mente/cuerpo. Existen tantas posibilidades de influir sobre un Errante como sobre un complejo mente/cuerpo/espíritu de esta esfera planetaria. La única diferencia se produce en el complejo espíritu que, si lo desea, cuenta con una coraza de luz que le permite reconocer más claramente lo que no es tal como sería apropiado desear por el complejo mente/cuerpo/espíritu. Esto no es más que una inclinación, y no puede llamarse una comprensión.

Además, el Errante está, en su propio complejo mente/cuerpo/espíritu, menos distorsionado hacia la tortuosidad de las confusiones positivo/negativo de tercera densidad, por llamarlo así. Por ello, con frecuencia no reconoce tan fácilmente como un individuo más negativamente orientado la naturaleza negativa de los pensamientos o de los seres.

Interrogador: Entonces, ¿serían los Errantes, cuando encarnan aquí, objetivos prioritarios del grupo de Orión?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Si un Errante fuera arrebatado con éxito, por decir así, por el grupo de Orión, ¿qué le ocurriría a este Errante cuando llegara la cosecha?

Ra: Soy Ra. Si la entidad Errante demostrara mediante la acción una orientación negativa hacia otros seres quedaría, como se ha dicho ya, atrapada en la vibración planetaria y, en el momento de la cosecha, volvería posiblemente a repetir el ciclo maestro de tercera densidad como una entidad planetaria más. Esta va a ser la última pregunta de esta sesión.

¿Hay alguna pregunta breve que podamos responder antes de terminar la sesión?

Interrogador: ¿Podría el instrumento estar más confortable?

Ra: Soy Ra. Este instrumento está tan confortable como os es posible dadas las distorsiones de debilidad de su complejo corporal. Estáis siendo muy concienzudos.

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 16 - 31 de enero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research