Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 17 - 3 de febrero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro I, Sesión 17

3 de febrero de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador.

Antes de comunicar nuestras respuestas, vamos a corregir un error que hemos detectado en la información transmitida. Tenemos dificultad para manejar vuestro tiempo/espacio. Puede que haya errores de este tipo. No dudéis en pedirnos que recalculemos de acuerdo con vuestras dimensiones de tiempo/espacio.

El error que hemos descubierto es relativo tanto a una de las llegadas del grupo de Orión a vuestra esfera planetaria de influencia, como a la correspondiente llegada de emisarios de la Confederación. Dimos fechas de 2.600 años para la llegada de Orión, y de 2.300 para la llegada de la Confederación. No es correcto. Al corregir los cálculos, las cifras son de 3.600 años para la llegada de Orión y de 3.300 para la llegada de la Confederación.

Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: Muchas gracias. Quisiera decir de nuevo que consideramos un gran honor, privilegio y deber poder realizar esta tarea concreta. Quisiera reiterar que en ocasiones algunas de mis preguntas pueden parecer irrelevantes, pero trato de formularlas de modo que pueda asegurar un punto de anclaje en la aplicación de la Ley del Uno.

Ahora estamos en cuarta densidad. ¿Se incrementarán los efectos de la cuarta densidad en los próximos treinta años? ¿Asistiremos a más cambios en nuestro entorno y en nuestro efecto sobre el mismo?

Ra: Soy Ra. La cuarta densidad es un espectro vibratorio. Vuestra continuidad de tiempo/espacio ha recorrido una espiral en vuestra esfera planetaria y vuestra galaxia, como la llamaríamos nosotros, y que vosotros llamáis estrella, hasta llegar a esta vibración. Ello causará que la propia esfera planetaria realinee electromagnéticamente sus vórtices de recepción de las fuerzas cósmicas entrantes que se manifiestan como redes vibratorias, y la Tierra se magnetizará para alcanzar la cuarta densidad, si lo queréis expresar así.

Esto se producirá no sin algunos inconvenientes, como ya hemos dicho antes, debido a las energías de las formas-pensamientos de vuestros pueblos, que alteran las estructuras ordenadas de patrones de energía en el seno de vuestras espirales energéticas terrestres, lo que incrementa la entropía y el calor inutilizable. Ello provocará que vuestra esfera planetaria experimente fracturas en su revestimiento exterior mientras se magnetiza adecuadamente para la cuarta densidad. Ese es el ajuste planetario.

Hallaréis un brusco incremento en el número de personas, como llamáis a los complejos mente/cuerpo/espíritu, cuyo potencial vibratorio incluye el potencial de distorsiones vibratorias de cuarta densidad. Así, parecerá que haya, digamos, una nueva raza. Estos son los que encarnan para el trabajo de cuarta densidad.

Habrá también un brusco incremento a corto plazo de complejos mente/cuerpo/espíritu y complejos sociales negativamente orientados, debido a las condiciones polarizadoras de la acusada delimitación entre las características de cuarta densidad y la orientación hacia el servicio al yo de la tercera densidad.

Los que permanezcan en cuarta densidad sobre este plano serán de la denominada orientación positiva. Vendrán muchos desde otros lugares, pues parece que a pesar de todos los esfuerzos de la Confederación, que incluye a los habitantes de vuestros planos interiores, de las civilizaciones interiores y de otras dimensiones, aun así la cosecha será mucho menor que la que esta esfera planetaria es capaz de mantener confortablemente en servicio.

Interrogador: ¿Es posible, mediante el uso de alguna técnica, ayudar a que una entidad alcance el nivel de cuarta densidad en estos días finales?

Ra: Soy Ra. No es posible ayudar a otro ser directamente. Tan solo es posible facilitar el elemento catalizador en cualquiera de sus formas; la más importante es la irradiación de la comprensión de la unidad con el Creador desde el ser, la menos importante, la información, como la que compartimos con vosotros.

Nosotros mismos no sentimos la urgencia para que esta información sea divulgada ampliamente. Basta con que la hayamos facilitado a tres, cuatro o cinco; ello es una recompensa enorme pues, si uno de ellos llega a la comprensión de la cuarta densidad gracias a este catalizador, entonces habremos cumplido la Ley del Uno en la distorsión del servicio.

Animamos a realizar un intento objetivo de compartir información sin preocuparse por las cifras o el rápido incremento entre otros. Que os esforcéis por hacer esta información accesible es, en vuestros términos, vuestro servicio. La tentativa, si alcanza a uno, alcanza a todos.

No podemos ofrecer atajos para la iluminación. La iluminación es, en el instante, una apertura a la infinidad inteligente. Solo puede alcanzarse por el propio ser, para el ser. Otro ser no puede enseñar/aprender la iluminación, sino únicamente enseñar/aprender información, dar inspiración, o compartir amor, el carácter de misterio, de lo desconocido, que anima a otro ser a impulsarse y a iniciar el proceso de búsqueda que termina en un momento, pero ¿quién puede saber cuándo una entidad abrirá la puerta de acceso al presente?

Interrogador: Gracias. ¿Podéis decir quién era la entidad, antes de su encarnación en la Tierra, conocida como Jesús de Nazaret?

Ra: Soy Ra. Tengo dificultad con esta pregunta, tal como ha sido formulada. ¿Podéis hallar otra manera de formularla?

Interrogador: Lo que quería decir era si podríais indicar si Jesús de Nazaret procedía de la Confederación antes de encarnarse aquí.

Ra: Soy Ra. El que conocéis como Jesús de Nazaret no tenía nombre. Esa entidad pertenecía a la quinta densidad, en el nivel más alto de esa suboctava. La entidad deseaba llegar a esta esfera planetaria para compartir la vibración del amor en su forma más pura posible. Así, se le permitió llevar a cabo esa misión. Esa entidad era entonces un Errante sin nombre, con origen en la Confederación, de quinta densidad, representando la comprensión de quinta densidad de la vibración de la comprensión, o del amor.

Interrogador: ¿Habéis dicho que la quinta vibración era la del amor?

Ra: Soy Ra. He cometido un error. Queríamos decir el ser de cuarta densidad, el nivel más elevado de cuarta densidad que avanza hacia la quinta. Esa entidad podría haber proseguido hasta la quinta, pero en su lugar decidió volver a la tercera para realizar esta misión particular. Esa entidad era de la suboctava más elevada de la vibración del amor, que es la cuarta densidad.

Interrogador: Cuando me comunico con vosotros como Ra, ¿en algún momento hablo con una entidad individualizada, o con un entero complejo de memoria social?

Ra: Soy Ra. Habláis con Ra. No hay separación. Vosotros lo llamaríais complejo de memoria social, indicando así la presencia de muchos. A nuestro entender, habláis con una parte individualizada de conciencia.

Interrogador: ¿Hablo siempre con la misma parte individualizada de conciencia en cada sesión?

Ra: Soy Ra. Habláis con la misma entidad a través de un canal o instrumento. A veces, la energía vital de este instrumento es baja, lo que nos ralentiza en alguna ocasión; sin embargo, este instrumento tiene una gran fidelidad por la tarea y su entrega a la misma es total. Por lo tanto, podríamos continuar incluso cuando la energía esté baja. Por esa razón hablamos normalmente hasta el final de la sesión debido a nuestra estimación de los niveles de energía vital del instrumento.

Interrogador: Quisiera aclarar un punto, ahora que estoy más seguro de que lo haya comprendido. Las personas de este planeta, que siguen cualquier religión, o ninguna religión en absoluto, o que no tienen ningún conocimiento intelectual de la Ley del Uno, pueden ser cosechadas a cuarta densidad si son de esa vibración, ¿no es así?

Ra: Soy Ra. Así es. Sin embargo, hallaréis pocos que sean cosechables, cuyo resplandor no haga a otros conscientes de su espiritualidad, como podríais llamar a esa cualidad de la distorsión del complejo mente/cuerpo/espíritu. Así, es particularmente poco probable que una entidad sea completamente desconocida para otras entidades próximas como una personalidad inusualmente resplandeciente, incluso si este individuo no participa de ninguna de las distorsiones que llamáis sistemas religiosos.

Interrogador: Cuando Jesús de Nazaret encarnó, ¿intentó el grupo de Orión desacreditarlo de alguna manera?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Podéis decir lo que hizo el grupo de Orión para tratar de provocar su caída?

Ra: Soy Ra. Podemos dar una descripción general de lo que ocurrió. La técnica empleada fue la de incrementar otra información de orientación negativa. Esta información había sido proporcionada por el que vuestros pueblos conocían como «Yahweh», e implicaba numerosas constricciones sobre el comportamiento y prometía el poder de tercera densidad, de naturaleza orientada al servicio al yo. Estos dos tipos de distorsiones fueron inculcados sobre aquellos que ya estaban orientados a pensar estas formas-pensamientos.

Finalmente, esto condujo a numerosos retos para la entidad conocida como Jesús, y a que la entidad de complejo vibratorio de sonido «Judas», como la llamáis, creyera que hacía lo correcto al suscitar o imponer al que denomináis Jesús la necesidad de introducir la distorsión del poder planetario de tercera densidad, del dominio de tercera densidad sobre otros.

Esta entidad, Judas, estimó que la entidad a la que llamáis Jesús, al verse atrapada, sería entonces capaz de ver la conveniencia de utilizar el poder de la infinidad inteligente para dominar a otros. El que conocéis como Judas se equivocó al estimar la reacción de la entidad Jesús, cuya enseñanza/aprendizaje no estaban orientados hacia esa distorsión, lo que resultó en la destrucción del complejo corporal del conocido como Jesús.

Interrogador: Si la entidad Jesús era de cuarta densidad y existen Errantes en el planeta actualmente que proceden de las densidades quinta y sexta, ¿qué fue lo que permitió que Jesús fuera tan buen sanador; podrían estos seres de quinta y sexta densidad presentes aquí en la actualidad hacer lo mismo?

Ra: Soy Ra. Los que curan pueden ser de cualquier densidad que tenga conciencia del espíritu, lo que incluye la tercera, la cuarta, la quinta, la sexta y la séptima. En la tercera densidad puede tener lugar la sanación tanto como en las demás; sin embargo, existe más material ilusorio que comprender, que equilibrar, que aceptar y que dejar atrás.

La puerta de acceso a la infinidad inteligente solo puede abrirse cuando la comprensión de la afluencia de la energía inteligente se abre al sanador. Es lo que se conoce como leyes naturales de vuestra continuidad local de espacio/tiempo y su red de fuentes electromagnéticas o nexos de energía afluente.

Conoced, pues, primero la mente y el cuerpo. Después, a medida que el espíritu se integra y se sintetiza, estos se armonizan en un complejo mente/cuerpo/espíritu que puede avanzar entre las dimensiones y abrir la puerta de acceso a la infinidad inteligente, sanando así el ser mediante la luz y compartiendo esa luz con los demás.

La verdadera sanación es simplemente la radiación del ser que suscita un entorno en el que puede sobrevenir el catalizador, lo que inicia el reconocimiento del ser, por el ser, de las propiedades de autocuración del ser.

Interrogador: ¿Cómo aprendió Jesús esto durante su encarnación?

Ra: Soy Ra. Esta entidad aprendió la capacidad mediante una especie de recuerdo natural a una edad muy temprana. Desafortunadamente, esta entidad descubrió primero su capacidad para penetrar la infinidad inteligente al tornarse en la distorsión que llamáis «ira» con un compañero de juegos. La entidad conocida como Jesús tocó a esa otra entidad, que quedó mortalmente herida.

Así es como el conocido como Jesús se dio cuenta de que había en él un potencial atroz. Esta entidad se decidió a descubrir cómo utilizar esa energía para el bien, no para lo negativo; era de orientación sumamente positiva y recordaba más que la mayoría de los Errantes.

Interrogador: ¿Cómo le afectó ese acto agresivo hacia un compañero de juegos en su crecimiento espiritual? ¿Adónde fue tras su muerte física?

Ra: Soy Ra. La entidad a la que llamáis Jesús quedó galvanizada por esta experiencia y comenzó una vida de búsqueda e investigación. Esta entidad estudió primero, noche y día, en sus propios esquemas religiosos que habéis llamado judaísmo, y aprendió lo suficiente para convertirse en rabino, como denomináis a los instructores/estudiantes de ese ritmo particular o esa distorsión particular de conocimiento, a una edad muy temprana.

A la edad de aproximadamente trece años y medio, esa entidad dejó la morada de su familia terrenal, como lo llamaríais, y marchó hacia muy diversos lugares, a la búsqueda de mayor información. Así continuó de manera esporádica hasta que cumplió aproximadamente veinticinco años, momento en que volvió con su familia y aprendió y practicó el arte de su padre terrenal.

Cuando la entidad fue capaz de integrar o sintetizar todas estas experiencias, comenzó a comunicarse con otros seres y a enseñar/aprender lo que había estimado de naturaleza valiosa durante los años anteriores. La entidad quedó absuelta kármicamente por la destrucción de otro ser cuando se encontraba en la última parte de su vida y pronunció lo que denominaríais las palabras de la cruz: «Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen». En el perdón radica la paralización de la rueda de la acción, o lo que llamáis karma.

Interrogador: ¿En qué densidad se encuentra ahora la entidad conocida como Jesús?

Ra: Soy Ra. Esta información es inofensiva, aunque carece de importancia. Esa entidad estudia ahora las lecciones de la vibración de la sabiduría, la quinta densidad, también llamada la vibración de la luz.

Interrogador: En nuestra cultura siempre se ha dicho que volverá. ¿Podéis decir si tal cosa está prevista?

Ra: Soy Ra. Trataré de resolver esta cuestión. Es difícil. Esa entidad comprendió que no era una entidad como tal, sino que operaba en calidad de mensajero del Creador único, al que consideró como amor. Esa entidad era consciente de que el ciclo actual estaba en su última fase y habló de forma que aquellos de su nivel de conciencia pudieran volver en la cosecha.

El complejo mente/cuerpo/espíritu al que llamáis Jesús no debe volver como entidad, tal como lo llamaríais, excepto como miembro de la Confederación que hable a través de un canal. Sin embargo, hay otros de idéntica congruencia de conciencia que darán la bienvenida a los de cuarta densidad. Tal es el significado del retorno.

Interrogador: ¿Podéis indicar por qué afirmáis que la Tierra será de cuarta densidad positiva, en lugar de cuarta densidad negativa, puesto que parece haber en ella tanta negatividad en en el momento actual?

Ra: Soy Ra. La Tierra parece ser negativa. Ello se debe al horror sereno, digamos, que es la distorsión que suelen experimentar las entidades buenas, u orientadas positivamente, hacia los acontecimientos de vuestro presente tiempo/espacio. Sin embargo, los que están orientados y son cosechables en los caminos del servicio al prójimo superan ampliamente a aquellos cuya orientación hacia el servicio al yo ha alcanzado el grado de cosechable.

Interrogador: En otras palabras, habrá menos entidades negativas que positivas en la cosecha para la cuarta densidad, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es. La gran mayoría de vuestra población repetirá tercera densidad.

Interrogador: ¿Cómo consiguieron Taras Bulba, Genghis Khan y Rasputín ser cosechados antes de la cosecha?

Ra: Soy Ra. El derecho/privilegio/deber de los que abren conscientemente la puerta de acceso a la infinidad inteligente es escoger el modo de abandonar la tercera densidad. Los de orientación negativa que alcanzan dicho derecho/deber, con mucha frecuencia escogen avanzar en su aprendizaje/enseñanza del servicio al yo.

Interrogador: ¿Debo entender que la cosecha se producirá en el año 2011, o se prolongará en el tiempo?

Ra: Soy Ra. Esa es una aproximación. Hemos manifestado nuestra dificultad con vuestro tiempo/espacio. Este es un nexo de tiempo/espacio probable/posible para la cosecha. Los que no se encuentran encarnados en este momento también serán incluidos en la cosecha.

Interrogador: Si una entidad desea servir al prójimo antes que al yo mientras se encuentra en esta tercera densidad, ¿hay «mejores formas» de servir a los demás, o cualquier modo es tan oportuno como otro cualquiera?

Ra: Soy Ra. La mejor manera de servir a los demás ha sido explicada en material anterior. Reiteraremos brevemente.

La mejor manera de servir a los demás es el constante intento de buscar la forma de compartir el amor del Creador tal como es conocido por el ser interior. Ello implica un conocimiento del ser y la capacidad de abrir el yo al prójimo sin vacilación; implica, digamos, el resplandor de lo que es la esencia o el corazón del complejo mente/cuerpo/espíritu.

En cuanto a la intención de vuestra pregunta, el mejor modo para cada buscador de servir a los demás en tercera densidad es único para ese complejo mente/cuerpo/espíritu, lo que significa que el complejo mente/cuerpo/espíritu debe buscar dentro de sí la inteligencia de su propio discernimiento en cuanto al modo en que mejor puede servir al prójimo, pues para cada uno será diferente. No hay una forma que sea mejor que otra. No hay generalizaciones. Nada se da por sabido.

Interrogador: No deseo ocupar tiempo extra en formular las mismas preguntas de nuevo, aunque hay ciertas áreas que considero suficientemente importantes en relación con la Ley del Uno como para formular las preguntas de un modo diferente, para poder recibir respuesta desde otra perspectiva.

En el libro Oahspe se afirma que si una entidad supera el 51% de servicio al prójimo y no llega al 50% de servicio al yo, entonces esa entidad está preparada para la cosecha, ¿es correcta esta afirmación?

Ra: Soy Ra. Es correcta para la cosecha positiva del cuarto nivel dimensional.

Interrogador: ¿Cuál debe ser el porcentaje para que la entidad esté lista para la cosecha negativa?

Ra: Soy Ra. La entidad que desea seguir el camino del servicio al yo debe obtener un porcentaje del 5% de servicio al prójimo; un 95% de servicio al yo. Debe acercarse a la totalidad. En el camino negativo es bastante difícil de conseguir la aptitud para la cosecha, pues requiere una gran dedicación.

Interrogador: ¿Por qué es mucho más difícil conseguir la aptitud para la cosecha en el camino negativo que en el positivo?

Ra: Soy Ra. Es debido a la distorsión de la Ley del Uno que indica que la puerta de acceso a la infinidad inteligente se encuentra al final de un camino directo y estrecho, como podríais llamarlo. Alcanzar el 51% de dedicación al bienestar de los demás es tan arduo como alcanzar un 5%. Digamos que el sumidero de la indiferencia se encuentra entre esos dos porcentajes.

Interrogador: Entonces, si una entidad es cosechada a la cuarta densidad con un porcentaje del 51% de servicio al prójimo y del 49% de servicio al yo, ¿a qué nivel de la cuarta densidad iría? Parto de la base de que existen diferentes niveles de cuarta densidad.

Ra: Soy Ra. Así es. Cada entidad llega a la subdensidad cuyas vibraciones están en armonía con su propio conocimiento.

Interrogador: ¿Cuántos niveles tenemos en esta tercera densidad en este momento?

Ra: Soy Ra. La tercera densidad tiene un número infinito de niveles.

Interrogador: He oído que hay siete niveles astrales y siete niveles devacánicos, ¿es correcto?

Ra: Soy Ra. Habláis de ciertas de las distinciones más marcadas entre los niveles de vuestros planos interiores. Es correcto.

Interrogador: ¿Quién habita los planos astrales y los devacánicos?

Ra: Soy Ra. Las entidades habitan los diversos planos según su vibración/naturaleza. El plano astral varía desde las formas-pensamientos de los extremos inferiores, a los seres iluminados que pasan a dedicarse a la enseñanza/aprendizaje en los planos astrales superiores.

En los planos devacánicos, como los llamáis, están aquellos cuyas vibraciones son todavía más próximas a las distorsiones fundamentales del amor/luz.

Más allá de esos planos hay otros.

Interrogador: ¿Hay siete subplanos en lo que llamamos nuestro plano físico aquí?

Ra: Soy Ra. Así es. Esto no es sencillo de entender. Hay un número infinito de planos. En vuestra distorsión particular de continuidad de espacio/tiempo hay siete subplanos de complejos mente/cuerpo/espíritu. Descubriréis la naturaleza vibratoria de estos siete planos a medida que paséis a través de vuestras distorsiones de experiencias, encontrando a otros seres de los diversos niveles que corresponden a los centros de afluencia de energía del vehículo físico.

Los planos invisibles, o interiores, de tercera densidad están habitados por aquellos cuya naturaleza no es de complejo corporal como el vuestro; esto es, no revisten sus complejos espíritu/mente de un cuerpo químico. No obstante, estas entidades están divididas en lo que podríais llamar un sueño artificial dentro de un sueño de varios niveles. En los niveles superiores, el deseo de comunicar conocimiento hacia los planos exteriores de existencia se debilita, debido a la intensidad del aprendizaje/enseñanza que tiene lugar en ellos.

Interrogador: ¿Es necesario penetrar cada nivel uno a uno a medida que atravesamos estos planos?

Ra: Soy Ra. Según nuestra experiencia, algunos penetran varios planos al mismo tiempo; otros los penetran lentamente. En ciertos casos, en su impaciencia, tratan de penetran los planos superiores antes de penetrar las energías de planos más fundamentales, lo que da lugar a desequilibrios energéticos.

Descubriréis que la enfermedad, como llamáis a esa distorsión, suele ser el resultado de una sutil disparidad de energías en la cual se activan ciertos niveles superiores de energía por los intentos conscientes de la entidad, mientras que dicha entidad no ha penetrado los centros energéticos inferiores o subdensidades de esta densidad.

Interrogador: ¿Existe un «mejor modo» de meditar?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: En el momento actual, próximo al fin del ciclo, ¿cómo se asignan, digamos, las reencarnaciones en el plano físico sobre este planeta?

Ra: Soy Ra. Las entidades que desean obtener la experiencia sumamente necesaria para poder ser cosechadas encarnan con prioridad sobre aquellas otras que, sin demasiada duda probable/posible, tendrán que volver a experimentar esta densidad.

Interrogador: ¿Durante cuánto tiempo se ha venido produciendo este tipo de asignación?

Ra: Soy Ra. Ha venido ocurriendo desde que la primera entidad individual fue consciente de su necesidad de aprender las lecciones de esta densidad. Ese fue el comienzo de lo que podríais llamar una «supremacía de vibración».

Interrogador: ¿Podéis explicar lo que entendéis por supremacía de vibración?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última pregunta para esta sesión de trabajo.

La supremacía de vibración es el tratamiento preferencial, digamos, que sigue los medios de la Ley del Uno que alienta a los individuos cosechables, cada individuo pasando a ser consciente del tiempo de la cosecha y de la necesidad, a nivel del yo, de inclinar el conjunto mente/cuerpo/espíritu hacia el aprendizaje/enseñanza de estas lecciones, dándole prioridad con el fin de que la entidad pueda tener la mejor oportunidad, digamos, de triunfar en ese intento.

¿Hay alguna otra pregunta breve?

Interrogador: Mi única pregunta es si podemos hacer algo para que el instrumento esté más confortable.

Ra: Soy Ra. Este instrumento no lleva la indumentaria adecuada para este trabajo. Como la afluencia de energía se produce en las regiones que podéis llamar del séptimo chakra, tal como denomináis a esos centros de energía, filtrándose a través del sexto y así sucesivamente, el resto de chakras, o chakras de base de la entidad, pierden de algún modo energía. Por ello, esta entidad debería ser más cuidadosa en la elección que hace de las prendas cálidas para la parte del complejo corporal que llamáis pies.

¿Podemos contestar alguna otra pregunta breve?

Interrogador: Entonces, ¿deberíamos cubrirle los pies con una prenda más gruesa?

Ra: Soy Ra. Así es.

Voy a dejar a este instrumento; os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 17 - 3 de febrero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research