Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 19 - 8 de febrero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro I, Sesión 19

8 de febrero de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En esta comunicación vamos a centrarnos en la evolución de mente, cuerpo y espíritu. Creo que un punto de partida apropiado podría ser la transición de la segunda a la tercera densidad, para investigar después con detenimiento la evolución de las entidades de tercera densidad de la Tierra, prestando especial atención a los mecanismos que estimulan u obstaculizan dicha evolución.

¿Todas las entidades realizan la transición de la segunda a la tercera densidad, o hay entidades que nunca han realizado esa transición?

Ra: Soy Ra. Vuestra pregunta presupone las comprensiones en la continuidad del espacio/tiempo de la energía inteligente que anima vuestra ilusión. En el contexto de esta ilusión, podemos decir que existen entidades que no realizan la transferencia de una densidad particular a otra, pues la continuidad es finita.

En la comprensión que tenemos del universo o de la creación como un ser infinito, cuyo corazón late como si estuviera vivo en su propia energía inteligente, simplemente es un latido del corazón de esa inteligencia, de creación en creación. En ese contexto, todas y cada una de las entidades de conciencia ha experimentado/está experimentando/experimentará todas y cada una de las densidades.

Interrogador: Partamos del punto en que una entidad individualizada de segunda densidad está preparada para su transición a la tercera. ¿Este ser de segunda densidad es lo que llamaríamos un animal?

Ra: Soy Ra. Existen tres tipos de entidades de segunda densidad que llegan a dotarse, digamos, de espíritu. El primero es el animal, y es el más predominante. El segundo es el vegetal, más especialmente lo que llamáis con el complejo vibratorio de sonido «árbol». Estas entidades pueden dar y recibir suficiente amor como para llegar a individualizarse. El tercero es el mineral. De forma ocasional, un cierto lugar, como lo podríais llamar, se llena de energía hasta alcanzar la individualidad por medio del amor que da y recibe en relación con una entidad de tercera densidad con la que se relaciona. Esta última es la transición menos común.

Interrogador: Cuando se produce esta transición de la segunda a la tercera densidad, ¿cómo se dota de espíritu a la entidad, ya sea animal, [vegetal] árbol, o mineral?

Ra: Soy Ra. No se dota a las entidades de espíritu, sino que estas pasan a ser conscientes de la energía inteligente en cada porción, célula, o átomo, de lo que podríais llamar su ser.

Esa toma de conciencia es ser consciente de lo que ya ha sido dado. Todas las densidades vienen del infinito. La conciencia de sí mismo proviene del interior, en función de catalizador de ciertas experiencias que comprenden, como podríamos llamar a esa energía particular, el movimiento ascendente en espiral de la célula, el átomo o la conciencia.

Podéis ver así que existe una irresistible atracción hacia lo que podríais llamar la realización futura del yo.

Interrogador: Entonces, tras la transición a la tercera densidad, ¿es correcta mi suposición —tomemos la Tierra como ejemplo— de que las entidades tendrían una apariencia similar a la nuestra? ¿Tendrían forma humana?

Ra: Soy Ra. Así es, partiendo del ejemplo de vuestra esfera planetaria.

Interrogador: Cuando las primeras entidades de segunda densidad pasaron a ser de tercera densidad en este planeta, ¿fue con la ayuda de la transferencia de seres procedentes de Marte, o los seres de segunda densidad fueron transferidos a tercera densidad sin ninguna influencia exterior?

Ra: Soy Ra. Hubo algunas entidades de segunda densidad que se graduaron para tercera densidad sin estímulo exterior, solo mediante un uso eficaz de la experiencia.

Otras entidades de vuestra segunda densidad planetaria se unieron al ciclo de tercera densidad gracias a los esfuerzos cosechadores, consistentes en el envío del mismo tipo de ayuda vibratoria que la que envían ahora los de la Confederación. Sin embargo, esa comunicación fue telepática antes que telepática/vocal o telepática/escrita, dada la naturaleza de los seres de segunda densidad.

Interrogador: ¿Quién envió la ayuda a los seres de segunda densidad?

Ra: Soy Ra. Nos denominamos la Confederación de Planetas al Servicio del Infinito Creador, aunque este nombre es una simplificación para facilitar vuestra comprensión. Dudamos de si utilizar el término cuya vibración de sonido es «comprensión», pero es el más próximo a lo que queremos decir.

Interrogador: Entonces, ¿esa transición de la segunda a la tercera densidad tuvo lugar aproximadamente hace 75.000 años?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿De dónde obtuvieron los seres de segunda densidad los vehículos físicos de tercera densidad en los que encarnar?

Ra: Soy Ra. Entre aquellos de este plano de segunda densidad había formas que, expuestas a las vibraciones de tercera densidad, llegaron a convertirse en las entidades humanas, como llamaríais a esa vibración sonora, de tercera densidad.

Esto es, se produjo la pérdida del pelo corporal, como lo definiríais, y se cubrió el cuerpo con prendas para protegerlo, se produjo un cambio en la estructura del cuello, la mandíbula y la frente para facilitar la vocalización, y aumentó el desarrollo craneal característico de las necesidades propias de la tercera densidad. Fue una transfiguración normal.

Interrogador: ¿Durante qué periodo de tiempo se llevó a cabo esa transfiguración? Debió ser un periodo muy corto.

Ra: Soy Ra. La suposición es correcta, al menos en nuestros términos: una generación y media, tal como tenéis conocimiento de estas cosas. Los que fueron cosechados de este planeta fueron capaces de utilizar el recién creado complejo físico de elementos químicos apropiados para las lecciones de tercera densidad.

Interrogador: ¿Podéis indicar cómo estaba adaptado este complejo físico recién creado a las lecciones de tercera densidad, y cuáles fueron esas lecciones?

Ra: Soy Ra. Hay una necesidad para la tercera densidad. Es la necesidad de conciencia propia, o de sí mismo. Para ello, el complejo químico corporal debe posibilitar el pensamiento abstracto. Así pues, la necesidad fundamental es la combinación del pensamiento racional y el intuitivo. Esto ha sido transitorio en las formas de segunda densidad que se basan mayoritariamente en la intuición, lo que en la práctica ha demostrado dar resultados.

La mente de tercera densidad fue capaz de procesar información, de modo que pudiera pensar de modo abstracto y de otras formas que podrían calificarse de «inútiles» desde el punto de vista de la supervivencia. Ese es el principal requisito.

Hay otros ingredientes importantes: la necesidad de un vehículo físico más débil para potenciar el uso de la mente; el desarrollo de la conciencia ya presente del complejo social; también es necesario el mayor desarrollo de la destreza física en sentido manual, en referencia a esa parte de vuestro complejo corporal.

Interrogador: Ese parece un estado de desarrollo cuidadosamente planeado o concebido. ¿Podéis decir algo sobre el origen de ese plan o de su desarrollo?

Ra: Soy Ra. Retornamos a nuestra información previa. Considerad y recordad la información dada sobre el Logos. Con la distorsión fundamental del libre albedrío, cada galaxia desarrolló su propio Logos. Ese Logos tiene total libre albedrío para determinar las vías de la energía inteligente que promueven las lecciones de cada una de las densidades, según las condiciones de las esferas planetarias y de los cuerpos solares.

Interrogador: Voy a expresar cómo lo entiendo; decidme si estoy en lo cierto. Existe lo que llamaría un catalizador físico que opera en todo momento sobre las entidades de tercera densidad. Parto de la idea de que opera aproximadamente de la misma forma en segunda densidad. Es un catalizador que actúa a través de lo que llamamos dolor y emoción. ¿Es la razón primordial del debilitamiento del cuerpo físico y la eliminación del pelo corporal, etc., de forma que ese catalizador actuaría más poderosamente sobre la mente y por lo tanto crearía el proceso de evolución?

Ra: Soy Ra. No es totalmente correcto, aunque está íntimamente relacionado con las distorsiones de nuestra comprensión.

Considerad, por ejemplo, un árbol. Es autosuficiente. Considerad, si queréis, a la entidad de tercera densidad. Es autosuficiente únicamente a través de dificultades y de privaciones. Es difícil aprender en soledad, pues existe una desventaja estructural, al mismo tiempo la gran virtud y la gran desventaja de la tercera densidad: la mente racional/intuitiva.

Así, el debilitamiento del vehículo físico, como lo llamáis, fue concebido para distorsionar a las entidades hacia una predisposición a interactuar unas con otras. De esa manera pueden iniciarse las lecciones que se aproximan a un conocimiento del amor.

Ese catalizador es entonces compartido entre los pueblos como una parte importante del desarrollo de cada «yo», así como las experiencias del yo en soledad y la síntesis de toda experiencia a través de la meditación. La forma más rápida de aprendizaje es la interacción con otros seres. Este es un catalizador mucho mayor que tratar únicamente con el yo. Tratar con el yo sin interactuar con otros seres equivale a vivir sin lo que llamaríais espejos. Así, el yo no puede ver los frutos de su cualidad de ser. De esa forma, cada entidad puede ayudar a otra mediante el reflejo. Esta es también una de las razones principales del debilitamiento del vehículo físico, como llamáis al complejo físico.

Interrogador: Entonces, tenemos seres de segunda densidad que tienen esencialmente una motivación hacia el yo, y posiblemente algo de motivación hacia el servicio al prójimo con respecto a su familia inmediata, que pasan a la tercera densidad y que llevan consigo esa inclinación, pero esta vez en una posición en la que esa tendencia se transforma lentamente en otra, orientada hacia un complejo social y, en última instancia, hacia la unión con el todo, ¿estoy en lo cierto?

Ra: Soy Ra. Estáis en lo cierto.

Interrogador: Así pues, los seres de tercera densidad que acaban de hacer la transición desde la segunda densidad mantienen todavía una fuerte inclinación hacia el servicio al yo. Debe haber muchos otros mecanismos para crear una concienciación de la posibilidad del servicio al prójimo.

Me pregunto, en primer lugar, acerca de dicho mecanismo, así como cuándo tiene lugar la separación, dónde puede proseguir la entidad el camino de servicio al yo que le llevará finalmente hasta la cuarta densidad.

Supongo que una entidad puede empezar su andadura, digamos, en segunda densidad en el camino del servicio al yo, y proseguir directamente en ese camino para no detenerse jamás, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No es así. El concepto de segunda densidad de servicio al yo incluye el servicio a los que pertenecen a la tribu o a la manada. En segunda densidad esto no se considera como una separación del yo respecto a los otros seres. Todo se considera como el propio ser, puesto que en algunas de las formas de entidades de segunda densidad, si la tribu o la manada se debilitan, así lo hace también la entidad perteneciente a esa tribu o manada.

La entidad recién llegada a tercera densidad tiene esta distorsión o inclinación inocente, digamos, a considerar a los pertenecientes a la familia, la sociedad, quizá su país, como a sí misma. Por tanto, aunque es una distorsión que no contribuye al avance en tercera densidad, carece de polaridad.

El punto de inflexión se produce cuando la entidad percibe a los demás como otros seres, y determina de manera consciente manipular a esos otros seres para su propio beneficio. Ese es el comienzo del camino al que te refieres.

Interrogador: Entonces, a través del libre albedrío, en algún momento de la experiencia de tercera densidad el camino se divide y la entidad escoge, de manera consciente —o quizá no conscientemente—. ¿Escoge conscientemente la entidad ese camino del punto de inflexión inicial?

Ra: Soy Ra. Hablamos de modo general, lo cual es un riesgo, pues nunca es exacto. Sin embargo, somos conscientes de que buscáis una visión general; por lo tanto descartaremos las anomalías y hablaremos de las mayorías.

La mayoría de los seres de tercera densidad ha llegado lejos en el camino escogido antes de darse cuenta de que ese camino es consciente.

Interrogador: ¿Podéis decir qué tendencia crea el impulso hacia el camino escogido del servicio al yo?

Ra: Soy Ra. Solo podemos hablar de ello metafóricamente. Algunos aman la luz; otros aman la oscuridad. Es una cuestión de la elección que hace el Creador único e infinitamente variado, que escoge y juega entre sus experiencias como un niño en un pícnic. Algunos lo disfrutan y encuentran el sol bello, la comida deliciosa, los juegos refrescantes, y resplandecen con la alegría de la creación. Otros encuentran la noche deliciosa, su pícnic está compuesto de dolor, dificultad, sufrimiento del prójimo y examen de las perversidades de la naturaleza. Estos disfrutan un pícnic diferente.

Todas estas experiencias se encuentran al alcance. Es el libre albedrío de cada entidad el que escoge la forma del juego, la forma del placer.

Interrogador: Supongo que una entidad que se encuentre en cualquiera de estos caminos puede decidir cambiarlo en cualquier momento y, posiblemente, volver sobre sus pasos, siendo el cambio de camino más difícil cuanto más lejos haya llegado en el camino andado, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No es así. Cuanto más polarizada se encuentra una entidad, como diríais, más fácilmente puede cambiar de polaridad, gracias a su mayor poder y conocimiento.

Los que se encuentran verdaderamente indefensos son aquellos que no han escogido conscientemente, sino que repiten patrones sin tener conocimiento de esa repetición o del significado del patrón.

Interrogador: Creo que acabamos de llegar a un punto muy importante. Parece entonces que hay un potencial extremo en esa polarización, al igual que existe en la electricidad. Tenemos un polo positivo y otro negativo. Cuanta mayor carga se desarrolle en cualquiera de ellos, mayor diferencia de potencial y mayor capacidad para realizar un trabajo, como lo llamamos en el plano físico.

Esta parece ser la misma analogía que tenemos con la conciencia, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Exactamente.

Interrogador: Entonces parece ser que existe relación entre lo que percibimos como un fenómeno físico; esto es, el fenómeno eléctrico, y el fenómeno de la conciencia, en el sentido de que al haber emanado los dos del Creador único, son prácticamente idénticos, pero resultan en acciones diferentes, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Una vez más, simplificamos al máximo la respuesta a vuestra pregunta.

El complejo físico por sí solo está compuesto de muchos, muchos campos electromagnéticos o de energía que interactúan gracias a la energía inteligente; las configuraciones mentales o distorsiones de cada complejo añaden nuevos campos de energía electromagnética y deforman los modelos del complejo físico de energía, el aspecto espiritual que sirve para aumentar la complejidad de campos, lo que en sí es perfecto, pero puede realizarse de numerosas maneras distorsionadas y no integradas por los complejos mentales y corporales de campos de energía.

Así, digamos que en lugar de un imán con una polaridad, tenéis en el complejo cuerpo/mente/espíritu una polaridad básica expresada en lo que podríais llamar la energía del rayo violeta, la suma de los campos de energía, pero que se ve afectada por pensamientos de todo tipo generados por el complejo mental, por distorsiones del complejo corporal y por las numerosas relaciones entre el microcosmos que es la entidad y el macrocosmos en numerosas formas, que podríais representar al observar las estrellas, como las llamáis, cada una aportando la contribución de un rayo de energía que se introduce en el entramado electromagnético de la entidad debido a sus distorsiones individuales.

Interrogador: ¿Es esa la raíz de lo que llamamos astrología?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última pregunta de esta sesión.

La raíz de la astrología, como decís, es un modo de percibir las distorsiones fundamentales que pueden predecirse según las líneas dadas de probabilidad/posibilidad; digamos, las orientaciones y configuraciones cósmicas en el momento de la entrada del espíritu en el complejo físico/mental, y en el momento de la entrada del complejo físico/mental/espiritual en la ilusión.

Ello tiene entonces la posibilidad de sugerir dominios básicos de distorsión. No es más que eso. El papel que juega la astrología es comparable al de una raíz entre muchas otras.

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más confortable?

Ra: Soy Ra. Este instrumento está bien alineado. Estáis siendo muy metódicos. Os pedimos que tengáis mayor cuidado en asegurar que este instrumento lleve los pies protegidos por lo que llamáis con el complejo vibratorio de sonido «zapatos».

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id pues, y regocijaros en el poder y la paz del Creador único. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 19 - 8 de febrero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research