Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 25 - 16 de febrero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro I, Sesión 25

16 de febrero de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: Vamos a continuar con el material que vimos ayer. Dijisteis que hace aproximadamente 3.000 años, el grupo de Orión partió debido a la diáspora. ¿Pudo la Confederación realizar algún progreso tras la partida del grupo de Orión?

Ra: Soy Ra. Durante muchos de vuestros siglos, tanto la Confederación como la Confederación de Orión se ocuparon una de la otra en planos superiores al vuestro, digamos, planos en el tiempo/espacio en el que se concibieron maquinaciones y se burló el escudo de luz. Se produjeron y continúan produciéndose batallas en dichos niveles.

En el plano terrestre se pusieron en marcha ciertas energías, pero no propiciaron un gran llamamiento. Hubo algunos llamamientos aislados; uno de ellos se inició hace aproximadamente 2.600 de vuestros años en lo que llamaríais actualmente Grecia y resultó en escritos y comprensiones de algunos aspectos de la Ley del Uno. Cabe que recalquemos especialmente el que fue conocido como Thales y el conocido como Heráclito, ambos filósofos, como los llamáis, que enseñaron a sus discípulos; asimismo, señalamos los conocimientos del llamado Pericles.

En aquel momento había una cantidad limitada de información visionaria que la Confederación estaba autorizada a transmitir telepáticamente. Sin embargo, en su mayor parte, durante ese tiempo los imperios cayeron y surgieron según las actitudes y energías puestas en movimiento mucho tiempo atrás, lo que no resultó en una polarización acusada, sino más bien en una combinación de lo positivo y lo negativo o bélico, que ha caracterizado este último ciclo menor de vuestra existencia.

Interrogador: Habéis hablado de una Confederación de Orión y de una batalla librada entre la Confederación y la Confederación de Orión. ¿Es posible transmitir algún concepto sobre cómo se libra esa batalla?

Ra: Soy Ra. Imaginad, si os parece, vuestra mente. Imaginadla en total unidad con el resto de mentes de vuestra sociedad. En ese caso tenéis una mente única, y lo que es una débil carga eléctrica en vuestra ilusión física pasa a ser ahora una maquinaria inmensamente poderosa por la que los pensamientos pueden proyectarse como objetos.

En esa pugna, el grupo de Orión ataca a la Confederación armada con luz. El resultado es un punto muerto, como lo llamaríais, pues ambas energías se agotan en cierta forma como consecuencia de la lucha y deben reagruparse; la negativa se agota por su incapacidad de manipular, la positiva se agota por su incapacidad para aceptar lo que es dado.

Interrogador: ¿Podríais ampliar el significado de lo que queréis decir con «incapacidad para aceptar lo que es dado»?

Ra: Soy Ra. Al nivel del tiempo/espacio en que esto tiene lugar en forma de lo que podríais llamar «guerra de pensamiento», la energía más tolerante y amorosa sería la de amar a aquellos que desearon manipular, hasta el punto de que esas entidades quedaran rodeadas y envueltas, transformadas por las energías positivas.

Sin embargo, al ser una batalla entre iguales, la Confederación es consciente de que en pie de igualdad no puede permitir ser manipulada para permanecer puramente positiva, pues entonces, aunque pura, no tendría trascendencia al haber sido puesta bajo el control de los denominados poderes de la oscuridad, como podríais decir.

Por esa razón, aquellos que pugnan en esta guerra de pensamientos deben estar a la defensiva, antes que dispuestos a aceptar, para mantener su utilidad en el servicio al prójimo. Por consiguiente, no pueden aceptar plenamente lo que la Confederación de Orión desea dar, que es la esclavitud, y de esa manera se pierde cierta polaridad debido a esta fricción y ambas facciones, si queréis llamarlo así, deben reagruparse.

Esto no ha sido provechoso para ninguna de las partes. La única consecuencia útil que se ha extraído ha sido un equilibrio de las energías disponibles para este planeta, de manera que esas energías tienen menor necesidad de equilibrarse en este espacio/tiempo, reduciendo así las posibilidades de aniquilación planetaria.

Interrogador: Entonces, ¿una parte de la Confederación participa en esta batalla de pensamiento? ¿En qué porcentaje?

Ra: Soy Ra. Este es el trabajo más arduo de la Confederación. Únicamente se solicita a cuatro entidades planetarias que tomen parte en este conflicto en cualquier momento dado.

Interrogador: ¿De qué densidad son estas cuatro entidades planetarias?

Ra: Soy Ra. Estas entidades son de la densidad del amor, la cuarta densidad.

Interrogador: ¿Una entidad de esa densidad sería más eficaz para este trabajo que una entidad de quinta o sexta densidad?

Ra: Soy Ra. La cuarta densidad es la única densidad, además de la vuestra, que al carecer de la sabiduría para abstenerse de la guerra, ve la necesidad de la batalla. Por ello es necesario emplear complejos de memoria social de cuarta densidad.

Interrogador: ¿Es correcta mi suposición de que tanto la Confederación como el grupo de Orión emplean únicamente sus cuartas densidades en esta batalla, y que las quinta y sexta densidades del grupo de Orión no participan de ella?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última pregunta extensa, pues las energías de esta entidad se encuentran en un nivel bajo.

Es correcto en parte. Las entidades de quinta y sexta densidad de orientación positiva no tomarían parte en esta batalla. Las de quinta densidad negativa tampoco tomarían parte en ella. Por tanto, las dos orientaciones de cuarta densidad son las que participan en este conflicto.

¿Tenéis alguna pregunta breve antes de que terminemos?

Interrogador: Mi primera pregunta es si hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más confortable. También tengo interés en saber cuál es la razón de la quinta densidad negativa para no participar en esta batalla.

Ra: Soy Ra. La quinta densidad es la densidad de la luz o de la sabiduría. La entidad denominada negativa o de servicio al yo en esa densidad se encuentra en un nivel elevado de conciencia y de sabiduría, y ha cesado toda actividad, excepto la del pensamiento. La quinta densidad negativa está extraordinariamente compactada y separada de todo lo demás.

Interrogador: Muchas gracias. No queremos agotar al instrumento. ¿Hay algo que podamos hacer para que esté más confortable?

Ra: Soy Ra. Estáis siendo muy metódicos. Como hemos solicitado anteriormente, sería oportuno observar los ángulos que adopta la postura más erguida de la entidad, que está causando algún bloqueo nervioso en la parte del complejo corporal a la que se denomina «codos».

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del Creador único. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro I, Sesión 25 - 16 de febrero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research