Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 32 - 27 de febrero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro II, Sesión 32

27 de febrero de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: Vamos a continuar con el material de anteayer, que trata del modo en que la polaridad sexual actúa como catalizador en la evolución, y sobre cómo hacer el mejor uso de ese catalizador. Retomando ese material, voy a cubrir algunas lagunas sobre aspectos que posiblemente no hayamos comprendido del todo bien.

¿Podéis indicar la diferencia entre la activación del rayo naranja y la del rayo amarillo? Voy a desarrollar el tema desde el rayo rojo hasta el rayo violeta. Hemos cubierto ya el rayo rojo, así que ahora me interesa saber cuál es la diferencia entre la activación del rajo amarillo y el rayo naranja.

Ra: Soy Ra. El rayo naranja es esa influencia o patrón vibratorio en el que la mente/cuerpo/espíritu expresa su poder de forma individual; así, el poder sobre otros individuos puede atribuirse al rayo naranja. Este rayo ha sido bastante intenso entre vuestros pueblos de manera individual. Podéis observar en este rayo esa actitud de dar a los demás un tratamiento que niega a la entidad; de esclavo, o de un objeto que se posee, de forma que el prójimo no recibe la condición de tal.

El rayo amarillo es un rayo central y muy poderoso, y podemos decir que concierne a la entidad en relación con los grupos, las sociedades, o conjuntos numerosos de complejos mente/cuerpo/espíritu. Esta vibración del rayo naranja... Rectificamos: esta vibración del rayo amarillo subyace en el origen de las acciones bélicas en las que un grupo de entidades siente la necesidad y el derecho de dominar a otros grupos de entidades y de doblegar su voluntad a la de los señores. El camino negativo, como se denominaría, emplea una combinación de rayo amarillo y rayo naranja en sus patrones de polarización. Estos rayos, empleados de manera exclusiva, suscitarán un contacto con la infinidad inteligente. La naturaleza habitual de la interacción sexual, si los patrones vibratorios primarios son los del rayo amarillo o naranja, es de bloqueo y de sed insaciable, debido a ese bloqueo. Cuando dos seres vibran en esa zona, comienza el potencial de polarización a través de la interacción sexual; una entidad experimenta el placer de la humillación y de la esclavitud o sumisión, y la otra experimenta el placer de la dominación y del control sobre la otra entidad. Es una transferencia de energía sexual de polaridad negativa.

Interrogador: En el material transmitido el 17 de febrero afirmasteis: «En el tercer rayo hay dos posibilidades. En primer lugar, si ambas entidades vibran en él se producirá una transferencia de energía mutuamente fortalecedora». ¿De qué color es el tercer rayo a que se refiere esta cita?

Ra: Soy Ra. El rayo del que hablábamos en ese material debía ser el rayo verde, o cuarto rayo.

Interrogador: Entonces, ¿debería cambiar ese tercero por el cuarto, o verde?

Ra: Así es. Os pedimos que continuéis buscando errores relativos a la enumeración, como los llamáis, pues este concepto nos es ajeno y debemos traducir, si queréis llamarlo así, al hacer uso de los números. Se trata de un inconveniente permanente en este contacto debido a la diferencia entre nuestros medios y los vuestros. Agradecemos vuestra ayuda.

Interrogador: Gracias. Creo que por el momento hemos cubierto ampliamente el ámbito del rayo verde, por lo que voy a pasar ahora del rayo verde al rayo azul. ¿Podríais indicar la diferencia entre el rayo verde y el rayo azul, haciendo mayor hincapié sobre el rayo azul?

Ra: Soy Ra. Con la transferencia de energía del rayo verde llegáis al gran punto de inflexión, sexualmente hablando, así como en todo tipo de experiencia. El rayo verde puede proyectarse hacia el exterior, de forma que la entidad da, en lugar de recibir. Superados los límites del rayo verde, el primer don es el de la aceptación o la libertad, permitiendo así al receptor de la transferencia de energía del rayo azul la oportunidad de experimentar un sentimiento de ser aceptado, librándolo así de expresarse al que entrega ese rayo. Cabe resaltar que una vez que se ha alcanzado la transferencia de energía del rayo verde por dos mentes/cuerpos/espíritus en la relación sexual, el resto de los rayos queda disponible sin que ambas entidades tengan que progresar de idéntica manera. Así, una entidad que vibra en el rayo azul o en el rayo índigo, y cuyas demás vibraciones son nítidas, podría compartir esa energía con el rayo verde del otro ser, actuando como catalizador para proseguir el aprendizaje/enseñanza del otro. Tal transferencia de energía por medio de los rayos no es posible hasta que el otro ser alcanza el rayo verde.

Interrogador: ¿Cuál es la diferencia entre la transferencia del rayo índigo y la del rayo azul?

Ra: Soy Ra. El rayo índigo es el rayo, digamos, de la toma de conciencia del Creador como «yo»; así, los que han activado la vibración del rayo índigo pueden ofrecer la transferencia de energía del Creador al Creador. Este es el comienzo de la naturaleza sacramental de lo que llamáis vuestro acto de reproducción sexual. Es único al conllevar la totalidad, la integridad y la unidad en su ofrecimiento al prójimo.

Interrogador: ¿Cuál es la diferencia entre el rayo violeta y los demás?

Ra: Soy Ra. El rayo violeta, al igual que el rayo rojo, es constante en la experiencia sexual. Su experimentación por el prójimo puede estar distorsionada o ser completamente ignorada, o no comprendida. Sin embargo, el rayo violeta, al ser la suma y el fundamento del complejo mente/cuerpo/espíritu, engloba e informa toda acción llevada a cabo por dicho complejo.

Interrogador: ¿La transferencia de energía de esta naturaleza se produce en las densidades quinta, sexta y séptima, en todos los rayos?

Ra: Soy Ra. Los rayos, como los entendéis, tienen un significado tan diferente en la próxima densidad, en la siguiente, y en las sucesivas, que debemos responder a vuestra pregunta en sentido negativo. La transferencia de energías solo tiene lugar en las densidades cuarta, quinta y sexta, pues sigue siendo de naturaleza polarizada, como diríais. Sin embargo, dada la capacidad inherente a estas densidades de percibir las armonías entre los individuos, estas entidades escogen a aquellas parejas con las que están en armonía, permitiendo así una constante transferencia de energía y la reproducción de los complejos corporales propios de cada densidad. El proceso es demasiado diferente en la quinta y la sexta densidad para que lo comprendáis, aunque sigue basándose en la polaridad. En la séptima densidad no se produce ese particular intercambio de energía, pues no es necesario reciclar los complejos corporales.

Interrogador: Supongo que tanto actualmente como en el pasado han llegado a la Tierra Errantes de cuarta, quinta y sexta densidad. Cuando encarnan físicamente en esta densidad durante un periodo, ¿qué polarizaciones les afectan en relación con los diversos rayos?

Ra: Soy Ra. Creo que capto la idea principal de vuestra pregunta. Si la respuesta os parece insuficiente, volved a formularla.

Los Errantes de cuarta densidad, que no son muy numerosos, tenderán a escoger a aquellas entidades que parecen estar llenas de amor, o necesitadas de él. Existe una gran posibilidad/probabilidad de que cometan errores de juicio debido a la compasión con la que consideran a los demás.

El Errante de quinta densidad no resulta especialmente afectado por el estímulo de los diversos rayos del prójimo, y a su propio modo se ofrece cuando se observa la necesidad. No es probable que estas entidades se comprometan, digamos, en la costumbre de vuestros pueblos llamada matrimonio, y es muy posible que sientan aversión hacia la maternidad y la crianza de niños, debido al reconocimiento de la inadecuación de las vibraciones planetarias en relación con las vibraciones armoniosas de la densidad de la luz.

La sexta densidad, cuyos medios de reproducción podríais comparar con lo que llamáis fusión, tiene tendencia a abstenerse, en gran medida, de la programación de reproducción sexual del complejo corporal, y en su lugar busca a aquellos con los que la transferencia sexual de energía es de una naturaleza de fusión completa, en la medida en que sea posible en la manifestación de tercera densidad.

Interrogador: ¿Podéis explicar algo más lo que queréis decir por «naturaleza de fusión completa»?

Ra: Soy Ra. Toda la creación pertenece al Creador único. Así, la división de la actividad sexual en simplemente la del complejo corporal es una división artificial, pues todas las cosas se consideran igualmente sexuales: la mente, el cuerpo y el espíritu; todas ellas forman parte de la polaridad de la entidad. De esa manera, la fusión sexual puede considerarse con o sin lo que podríais llamar intercambio sexual, para ser la unión total de la mente, el cuerpo y el espíritu, en lo que parece ser un orgasmo constante, digamos, de dicha y de placer en la cualidad de ser del otro.

Interrogador: ¿Tendrían muchos Errantes de estas densidades considerables problemas respecto a la encarnación en la tercera densidad a causa de esta orientación diferente?

Ra: Soy Ra. La posibilidad/probabilidad de que surjan tales problemas, como los llamáis, debido a la encarnación de un ser de sexta densidad en tercera es muy elevada. Aunque no es necesariamente un problema, si queréis llamarlo así; depende de la orientación particular de cada complejo mente/cuerpo/espíritu en esta situación o ubicación de relatividades vibratorias.

Interrogador: ¿Podéis darme una idea de la forma en que los diferentes colores..? Es difícil formular esta pregunta, pues me cuesta hallar las palabras adecuadas. A donde trato de llegar es a cómo se originan los diversos colores en función de las diferentes expresiones de la conciencia. No sé si la pregunta ha quedado suficientemente clara.

Ra: Soy Ra. Esta pregunta ha quedado suficientemente clara para que intentemos explicar lo que la mente intelectual no capta fácilmente, como habéis comprobado. La naturaleza de la vibración es tal que se puede considerar que sigue unos grados matemáticamente estrictos o delimitados. Estos grados pueden considerarse dentro de unos límites, y dentro de cada límite existen gradaciones infinitas de vibraciones o colores. Sin embargo, a medida que se aproxima un límite, debe realizarse un esfuerzo para cruzarlo. Estos colores son un modo simplista de expresar las divisiones de los límites de vuestra densidad. Tenéis también la analogía del tiempo/espacio, que puede considerarse como el color mismo en un aspecto modificado.

Interrogador: Gracias. ¿Es posible para una entidad en tercera densidad física variar a través de todo el espectro de colores, o está más bien anclada en un solo color?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última pregunta extensa de esta sesión de trabajo. Os rogamos que la reformuléis más claramente.

Interrogador: Quería decir si una persona de rayo verde, que vibre principalmente en la activación del rayo verde, puede variar de un extremo a otro de dicho rayo en pequeña o gran medida respecto a la activación de energía, o si es primordialmente del rayo verde.

Ra: Soy Ra. Comprendemos la novedad de la materia sobre la que preguntáis. No era tan evidente, pues pensábamos que ya habíamos cubierto este tema. La parte que se ha cubierto es esta: la activación del rayo verde es siempre vulnerable al rayo amarillo o al rayo naranja de la posesión, que pertenece principalmente al rayo amarillo, pero con frecuencia se aproxima al rayo naranja. El temor de la posesión, el deseo de poseer, el miedo a ser poseído, el deseo de ser poseído: estas son las distorsiones que provocan la desactivación de la transferencia de energía del rayo verde.

El nuevo material es este: una vez que se activa el rayo verde, la capacidad de la entidad para activar el rayo azul es inmediata, y depende únicamente de los esfuerzos que realice. El rayo índigo solo puede abrirse mediante disciplina y práctica considerables, en su mayor parte relativas a la aceptación del yo, no solo como ser polarizado y equilibrado, sino como el Creador, como una entidad de valor infinito. Así comienza a activarse el rayo índigo.

Interrogador: Gracias.

Ra: Soy Ra. ¿Tenéis alguna pregunta breve antes de que finalicemos?

Interrogador: Creo que cualquier pregunta requeriría una respuesta demasiado extensa, así que solo preguntaré si hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto.

Ra: Soy Ra. Todo está en orden. Recomendamos no solo a este instrumento, sino a cada uno de vosotros, que vigile las energías vitales necesarias para que no se agote el instrumento ni disminuya el nivel del contacto. Sois sumamente concienzudos, amigos. Estaremos con vosotros. Os dejo ahora en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 32 - 27 de febrero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research