Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 35 - 6 de marzo de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro II, Sesión 35

6 de marzo de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: Quisiera decir que para nosotros es un gran privilegio estar haciendo este trabajo, y esperamos formular las preguntas de modo provechoso para los lectores de este material. He pensado que en esta sesión sería útil analizar los efectos sobre los rayos de los centros energía de diversos personajes célebres de la historia para ayudar a comprender la forma en que el catalizador de la ilusión produce el crecimiento espiritual. He confeccionado una lista que creo que podríamos utilizar para examinar los puntos fuertes del funcionamiento de los catalizadores sobre estos individuos, comenzando por el que conocemos como Franklin D. Roosevelt. ¿Podríais decir algo sobre esa entidad?

Ra: Soy Ra. Cabe advertir que al hablar de personajes célebres entre vosotros existe la posibilidad de que la información se considere específica de una entidad, cuando en realidad el diseño general de la experiencia es, en gran medida, idéntico para todas las entidades. Es teniendo esto en cuenta como desearíamos comentar las diferentes fuerzas de la experiencia que han ofrecido un catalizador al individuo.

Además, cabe recalcar que en el caso de las entidades encarnadas recientemente puede haber mucha distorsión, debido a informaciones e interpretaciones erróneas de los pensamientos y del comportamiento de la entidad.

Ahora vamos a proceder a hablar de los parámetros básicos del conocido como Franklin. Cuando una entidad encarna en tercera densidad, cada uno de sus centros de energía se potencia, pero debe activarlos el yo, haciendo uso de la experiencia.

El conocido como Franklin avanzó muy rápidamente a través de los rayos rojo, naranja, amarillo y verde, y comenzó a trabajar en el centro de energía del rayo azul a una edad temprana, como diríais. Este rápido avance fue debido, en primer lugar, a logros previos en la activación de los rayos; en segundo lugar, al relativo confort y tiempo libre que gozó al principio de su existencia; finalmente, y en tercer lugar, al fuerte deseo por parte de la entidad de avanzar. Esta entidad se emparejó con otra cuyas vibraciones del rayo azul eran más enérgicas que las suyas propias, adquiriendo así el catalizador para un mayor avance en ese ámbito, que persistiría a lo largo de toda la encarnación.

Esta entidad tuvo dificultades con la actividad ininterrumpida del rayo verde, debido a la energía excesiva que se destinó a actividades relativas al prójimo en su distorsión hacia la adquisición de poder. Ello afectó al vehículo físico, como podéis decir. La limitación del movimiento de una parte del vehículo físico le abrió una vez más la oportunidad de concentrarse sobre los aspectos más universales o idealistas, digamos, del poder; esto es, el uso no abusivo del poder. Así, al comienzo de una acción bélica, esta entidad perdió parte de polaridad positiva debido al uso excesivo de las energías de los rayos naranja y amarillo a expensas de las energías de los rayos verde y azul, pero después recobró la polaridad gracias a los efectos catalíticos de la dolorosa limitación del complejo físico.

Esta entidad no era de naturaleza belicosa; al contrario, durante el conflicto siguió vibrando en el rayo verde y trabajando con las energías del rayo azul. La entidad que fue su instructora operó también en gran medida durante ese periodo como activadora del rayo azul, no solo para su compañero, sino también en una expresión más universal. Esta entidad polarizó constantemente de manera positiva en sentido universal mientras que, en un sentido menos universal, desarrolló un patrón de lo que podría llamarse karma, en relación con distorsiones de la relación no armoniosa que mantuvo con la entidad compañera/instructora.

Interrogador: Quisiera aclarar dos cosas. La primera, si la entidad instructora de Franklin era su mujer.

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: La segunda, ¿impuso el propio Franklin esta limitación física sobre su cuerpo?

Ra: Soy Ra. Es correcto en parte. Las directrices básicas para las lecciones y los objetivos de la encarnación habían sido establecidos cuidadosamente antes de la misma por la totalidad del complejo mente/cuerpo/espíritu. Si el conocido como Franklin hubiera evitado el gozo o el apego excesivos por la competitividad, que puede considerarse inherente a los procesos de su ocupación, no hubiera desarrollado esa limitación.

Sin embargo, el deseo de servir y de avanzar era poderoso en esta programación, y cuando las oportunidades comenzaron a disminuir debido a esas distorsiones hacia el ansia de poder, es cuando se activó el factor limitante de la entidad.

Interrogador: Quisiera recibir el mismo tipo de información respecto a Adolf Hitler, que ya habéis proporcionado en parte. No es necesario que repitáis lo que ya se ha dicho. ¿Podríais completar esa información?

Ra: Soy Ra. Tenemos cierta dificultad para hablar del que llamáis Adolf, debido a la confusión considerable presente en los patrones de vida de esta entidad, así como a la gran confusión que acoge todo intercambio de información sobre ella.

Vemos aquí un ejemplo de alguien que, al tratar de activar los rayos de energía superiores, pero careciendo todavía de la clave del rayo verde, se excluyó a sí mismo de toda polarización, tanto positiva como negativa. Esta entidad era fundamentalmente negativa; sin embargo, su confusión era tal que la personalidad se desintegró, dejando así al complejo mente/cuerpo/espíritu sin aptitud para la cosecha y en gran necesidad de sanación.

Esta entidad siguió el patrón de polaridad negativa, lo que sugiere la consecución de una élite y un estado de esclavitud, que la entidad considera útil para la estructura social. Sin embargo, al pasar de la polarización consciente a lo que podríais llamar un «mundo crepuscular», en el que la quimera ocupó el lugar de los acontecimientos de vuestra continuidad de espacio/tiempo, fracasó en su intento de servir al Creador en un grado cosechable a lo largo del camino del servicio al yo. Así, vemos la locura que puede surgir con frecuencia cuando una entidad trata de polarizarse antes de poder integrar la experiencia.

En comunicaciones precedentes hemos aconsejado y sugerido prudencia y paciencia, y así volvemos a hacerlo al emplear a esta entidad como ejemplo de la apertura demasiado precipitada de polarización sin la debida atención al complejo mente/cuerpo/espíritu sintetizado e integrado. Conocerse a sí mismo es asentar las bases sobre un suelo firme.

Interrogador: Gracias. Creo que es un ejemplo importante. Me preguntaba si alguno de los subordinados de Adolf de aquel entonces fue capaz de polarizar negativamente hasta alcanzar la aptitud para la cosecha.

Ra: Soy Ra. Solo podemos nombrar a dos entidades que podrían ser cosechables en sentido negativo, pues otros continúan todavía encarnados: a una de ellas la conocéis como Hermann; la otra, como prefería llamarse, Himmler.

Interrogador: Gracias. Hemos hablado anteriormente de Abraham Lincoln como un caso prácticamente único. ¿Es posible que nos digáis por qué un ser de cuarta densidad utilizó el cuerpo de Abraham Lincoln, cuál era su orientación, y cuándo se produjo este hecho en relación a las actividades que tuvieron lugar en la sociedad de esa época?

Ra: Soy Ra. Es posible.

Interrogador: ¿Os parece que sería útil para los lectores saberlo?

Ra: Soy Ra. Debéis formular vuestras preguntas según vuestro propio discernimiento.

Interrogador: En ese caso, quisiera saber el motivo de la utilización del cuerpo de Abraham Lincoln en ese momento.

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última cuestión tratada a fondo en esta sesión, pues las energías vitales del instrumento se encuentran muy débiles.

El conocido como Abraham tenía extrema dificultad en muchos aspectos y, debido a su dolor físico, mental y espiritual, se encontraba cansado de la vida, aunque sin una orientación hacia la autodestrucción. En el año 1853 de vuestro tiempo, esta entidad fue contactada durante el sueño por un ser de cuarta densidad que se ocupaba de las batallas entre las fuerzas de la luz y las de la oscuridad, que han sido libradas en cuarta densidad durante muchos de vuestros años.

Esta entidad aceptó el honor/deber de completar los planes kármicos del conocido como Abraham, quien descubrió que esa entidad iba a intentar conseguir lo que él deseaba hacer, pero para lo que no se sentía con fuerzas. Así es como se realizó el intercambio.

La entidad, Abraham, fue llevada a un plano de suspensión hasta la muerte de su vehículo físico, algo así como si nosotros, los de Ra, acordáramos con este instrumento permanecer en su vehículo al salir del estado de trance y operar como si fuera él, dejando a su complejo mental y espiritual en suspensión.

En ese momento, las energías planetarias estaban en lo que esta entidad percibió como un punto crítico, pues lo que conocéis como libertad había ganado aceptación como una posibilidad entre muchos de vuestros pueblos. Esta entidad observó que el trabajo llevado a cabo por los que iniciaron el concepto democrático de libertad, como lo llamáis, estaba en peligro de ser limitado o sustituido por la creencia creciente en el uso del principio de la esclavitud, un concepto negativo de naturaleza demasiado grave en vuestra densidad. Por tanto, emprendió lo que consideró la batalla por la luz, por la sanación de una brecha en el concepto de libertad.

La entidad no ganó ni perdió karma por estas actividades, debido a su desapego por cualquier resultado. Su actitud fue siempre de servicio al prójimo, y más especialmente hacia los oprimidos y esclavizados. La polaridad quedó algo debilitada, aunque no gravemente, debido a los sentimientos acumulados y a las formas pensamiento que se crearon por la gran cantidad de entidades que abandonaron el plano físico en el trauma de la batalla.

¿Es esta la información que habéis solicitado, o necesitáis ampliarla?

Interrogador: Durante la siguiente sesión de trabajo, que debería tener lugar en unos cuatro días, formularé más preguntas. No deseamos agotar al instrumento; solo voy a preguntar si hay algo que podamos hacer para que esté más cómodo, o para mejorar el contacto.

Ra: Soy Ra. Todo está bien. Os dejo, amigos míos, en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 35 - 6 de marzo de 1981

Copyright © 2017 L/L Research