Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 36 - 10 de marzo de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro II, Sesión 36

10 de marzo de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En el curso de comunicaciones precedentes, habéis hablado de la totalidad del complejo mente/cuerpo/espíritu. ¿Podríais darnos una definición de esa totalidad?

Ra: Soy Ra. Existe una dimensión en la que el tiempo no interviene. En esa dimensión, el complejo mente/cuerpo/espíritu puede ser visto en totalidad en su eterna danza en el presente, y antes de que pase a formar parte del complejo de memoria social y sea absorbido voluntariamente en la completitud del Creador, la entidad se conoce a sí misma en su totalidad.

Esa totalidad del complejo mente/cuerpo/espíritu opera, digamos, como un recurso para lo que quizá llamaríais el «yo superior». El yo superior, a su vez, es un recurso para examinar la experiencia sublimada de tercera densidad y para programar nuevas experiencias. Esto ocurre también en las densidades cuarta, quinta y sexta, hasta que la totalidad del complejo mente/cuerpo/espíritu adquiere conciencia en el curso de la séptima densidad.

Interrogador: Entonces, ¿la totalidad del complejo mente/cuerpo/espíritu sería responsable de la programación de las variaciones en los catalizadores durante una experiencia de tercera densidad del complejo mente/cuerpo/espíritu, de forma que se agregara el catalizador adecuado cuando cambiaran las condiciones para el complejo durante dicha experiencia?

Ra: Soy Ra. No es correcto. El yo superior, como lo llamáis; es decir, ese yo que existe en total comprensión de la acumulación de experiencias de la entidad, la ayuda a conseguir la sanación de las experiencias que no han sido aprendidas adecuadamente y asiste, tal como habéis indicado, en la programación de nuevas experiencias vitales, como podríais decir.

La totalidad del complejo mente/cuerpo/espíritu es aquella a la que puede apelar el aspecto del yo superior, de la misma forma que el complejo mente/cuerpo/espíritu apela al yo superior. En ese caso tenéis una situación estructurada en la continuidad del espacio/tiempo, en la que el yo superior dispone de la totalidad de las experiencias acopiadas por una entidad y de una comprensión muy firme de las lecciones que deben aprenderse en esta densidad.

La totalidad del complejo mente/cuerpo/espíritu se asemeja a las dunas cambiantes y es, es en cierta medida, un conjunto de desarrollos paralelos de la misma entidad. Esta información se hace accesible al aspecto del yo superior, que puede entonces utilizar esos vórtices proyectados de probabilidad/posibilidad con el fin de servir de mayor ayuda a lo que llamaríais la programación de la vida futura.

Interrogador: En el Material de Seth hallamos una afirmación en la que manifiesta que cada entidad sobre la Tierra es una parte o un aspecto de un yo superior, o Alma Suprema, que consta de muchos aspectos o partes en muchas dimensiones, todas las cuales aprenden lecciones que permiten al yo superior progresar en equilibrio. ¿Debo inferir de esto que existen muchas experiencias similares a la que experimentamos en tercera densidad, que rige un único yo superior?

Ra: Soy Ra. La exactitud de esa afirmación es variable. Cuanto mayor equilibrio alcanza una entidad, menor necesidad hay de explorar los vórtices de posibilidad/probabilidad en experiencias paralelas.

Interrogador: ¿Debo entonces concluir que el yo superior, o Alma Suprema, puede dividirse en numerosas unidades si se precisa lo que llamaríamos la experiencia simultánea de diferentes tipos de catalizadores y el examen de esas experiencias?

Ra: Soy Ra. No podemos afirmarlo ni negarlo, debido a las confusiones de lo que llamáis tiempo. La verdadera simultaneidad solo es posible cuando se da la percepción de que todas las cosas ocurren a la vez, lo cual eclipsa el concepto del que habláis. El concepto de que varias partes del ser viven simultáneamente experiencias de naturaleza diversa no es precisamente exacto, pues para vosotros ello indicaría que ocurren en realidad al mismo tiempo. Ese no es el caso.

El caso es de un universo a otro, y las existencias paralelas pueden programarse por el yo superior, según la información disponible a partir de la totalidad del complejo mente/cuerpo/espíritu respecto a los vórtices de probabilidad/posibilidad en no importa qué punto crucial.

Interrogador: ¿Podríais proporcionar un ejemplo de la forma en que esta programación por el yo superior permite instruir a través de experiencias paralelas?

Ra: Soy Ra. Quizá el ejemplo más simple de esta aparente simultaneidad de existencia de dos yoes, que son en realidad uno solo en el mismo tiempo/espacio, es esta: el Alma Suprema, como la llamáis, o yo superior, parece existir simultáneamente con el complejo mente/cuerpo/espíritu al que asiste. Realmente, no existe simultaneidad, pues el yo superior se aproxima al complejo mente/cuerpo/espíritu según sea necesario desde una posición del desarrollo de la entidad que sería considerada como su futuro.

Interrogador: Entonces, el yo superior opera desde el futuro, tal como entendemos las cosas. En otras palabras, mi yo superior operaría desde lo que yo considero mi futuro, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Desde el punto de vista de vuestro espacio/tiempo, así es.

Interrogador: En ese caso, mi yo superior tendría una ventaja inmensa al conocer todo lo necesario pues sabría, por lo que a mí respecta, lo que iba a ocurrir, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No es así, dado que esto supondría una anulación del libre albedrío. El aspecto del yo superior es consciente de las lecciones aprendidas a lo largo de la sexta densidad. El índice de progreso está bastante bien comprendido. Las elecciones que deben realizarse para alcanzar al yo superior tal como es, provienen del propio complejo mente/cuerpo/espíritu.

De ese modo, el yo superior es como el mapa en el que se conoce el destino; los caminos se conocen muy bien, pues han sido diseñados por la infinidad inteligente que opera a través de la energía inteligente. Sin embargo, el aspecto del yo superior puede programar únicamente las lecciones y ciertas limitaciones que predisponen, si lo desea; el resto queda por completo a la libre elección de cada entidad. Existe un perfecto equilibrio entre lo conocido y lo desconocido.

Interrogador: Siento la profunda confusión con estos conceptos, pero resultan muy difíciles, no cabe duda, de traducir a nuestra comprensión y a nuestro lenguaje. Algunas de mis preguntas pueden parecer bastante ridículas, pero ¿cuenta este yo superior con algún tipo de vehículo, como nuestro vehículo físico? ¿Tiene un complejo corporal?

Ra: Soy Ra. Así es. El yo superior ha realizado ya cierta progresión en sexta densidad y camina hacia la séptima; una vez que la franquea, el complejo mente/cuerpo/espíritu pasa a ser tan absolutamente la totalidad del complejo mente/cuerpo/espíritu, que comienza a acumular masa espiritual y a aproximarse a la octava densidad. Es en ese punto cuando deja de mirar atrás.

Interrogador: ¿La naturaleza del yo superior de cada entidad es de sexta densidad?

Ra: Soy Ra. Así es. Es un honor/deber del yo hacia el yo a medida que la entidad se aproxima a la séptima densidad.

Interrogador: Permitidme comprobar que lo he entendido bien. Hemos hablado de ciertos individuos concretos; por ejemplo, de George Patton, en una sesión anterior. Entonces, su yo superior en el momento de su encarnación como George Patton, hace unos cuarenta años, era de sexta densidad, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es. Subrayamos que cada entidad cuenta con varios seres a los que puede apelar para recibir apoyo interior. La entidad puede considerar a cualquiera de ellos como la totalidad del complejo mente/cuerpo/espíritu; sin embargo, no es este el caso. La totalidad del complejo mente/cuerpo/espíritu es un conjunto nebuloso de todo lo que puede ser objeto de comprensión; el propio yo superior es una proyección o manifestación de esa totalidad, que puede comunicarse con el complejo mente/cuerpo/espíritu durante la etapa no encarnada de un ciclo de renacimiento o durante la encarnación, si están abiertos los canales adecuados a través de las raíces de la mente.

Interrogador: Entonces, esos canales se abrirían mediante la meditación, y supongo que la intensa polarización ayudaría a ello, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Es correcto en parte. La polarización intensa no desarrolla necesariamente, en el complejo mente/cuerpo/espíritu, la voluntad o necesidad de contactar con el Alma Suprema. Cada camino de experiencia vital es único. No obstante, dada la polarización, la voluntad resulta muy reforzada, y viceversa.

Interrogador: Permitidme tomar como ejemplo el que habéis mencionado, llamado Himmler. De ese ejemplo damos por hecho que su yo superior era de sexta densidad, y se ha afirmado que Himmler escogió el camino negativo. Entonces, ¿su yo superior reside en una situación de sexta densidad de tipo negativo? ¿Podéis ampliar este concepto?

Ra: Soy Ra. No hay seres negativos que hayan alcanzado la manifestación del Alma Suprema, que es el honor/deber de la totalidad del complejo mente/cuerpo/espíritu de sexta densidad avanzada, como la llamaríais en vuestra propia medida del tiempo. Estos complejos mente/cuerpo/espíritu de orientación negativa tienen una dificultad que, a nuestro parecer, nunca ha sido superada, pues tras la graduación a quinta densidad se dispone de la sabiduría, pero esta debe corresponderse con una cantidad equivalente de amor. Este amor/luz es sumamente difícil de conseguir en unidad cuando se sigue el camino negativo, y durante la primera parte de la sexta densidad los complejos sociales de orientación negativa escogerán liberar su potencial y dar el salto a la sexta densidad positiva.

Por lo tanto, el Alma Suprema que hace disponible su comprensión a todos los que están preparados para recibir esa ayuda, se orienta positivamente. Sin embargo, el libre albedrío del individuo es de importancia crucial, y cualquier guía que proporcione el yo superior puede considerarse en la polaridad positiva o en la negativa, dependiendo de la elección del complejo mente/cuerpo/espíritu.

Interrogador: Entonces, partiendo del ejemplo de Himmler, ¿en el momento en que encarnó en los años cuarenta, su yo superior era de sexta densidad positiva?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Tuvo Himmler alguna forma de contacto con su yo superior en el momento en que estuvo encarnado durante los años cuarenta?

Ra: Soy Ra. Os recordamos que el camino negativo es de separación. ¿Cuál es la primera separación?: la del yo del yo. El conocido como Himmler no escogió hacer uso de sus capacidades de voluntad y polarización para solicitar la guía de ninguna fuente, sino sus propios impulsos conscientes, escogidos por él mismo en la experiencia vital y alimentados por inclinaciones previas creadas en experiencias de otras vidas.

Interrogador: Pongamos por caso el momento en que Himmler alcance la sexta densidad negativa. ¿Descubrirá que su yo superior es de orientación positiva, y por tanto dará el salto desde la orientación negativa a la positiva?

Ra: Soy Ra. No es correcto. La entidad de sexta densidad negativa es sumamente sabia. Observa la entropía espiritual que se produce debido a la incapacidad para expresar la unidad de sexta densidad. Así, al amar al Creador y darse cuenta en un momento dado de que el Creador no es solamente el yo, sino el prójimo en tanto que yo, esa entidad escoge conscientemente una reorientación instantánea de la energía, de forma que puede continuar su evolución.

Interrogador: Entonces, la entidad de sexta densidad que ha alcanzado ese punto en su orientación positiva podría escoger convertirse en lo que llamamos un Errante, y retroceder. Me pregunto si esto ocurre alguna vez con una entidad de sexta densidad de orientación negativa. ¿Alguno de ellos retrocede como Errante?

Ra: Soy Ra. Una vez que la entidad de polaridad negativa ha alcanzado cierto punto en la densidad de la sabiduría, es muy improbable que escoja arriesgarse al proceso de olvido, pues esta polarización no es altruista, sino egoísta, y esa sabiduría le hace comprender los riesgos que experimentaría tal Errante. En alguna ocasión, una entidad de sexta densidad negativa se convierte en Errante en un esfuerzo por proseguir polarizando en sentido negativo, pero es sumamente improbable.

Interrogador: Entonces, ¿cuál es el mecanismo que esta entidad tan poco usual de sexta densidad desearía para polarizar más negativamente como Errante?

Ra: Soy Ra. El Errante tiene el potencial de acelerar enormemente la densidad de la que proviene en la evolución de su progreso, gracias a las intensas experiencias vitales y a las oportunidades de la tercera densidad. Así, el Errante de orientación positiva escoge exponerse al peligro del proceso de olvido para ser de servicio a otros al irradiar amor por ellos. Si se trasciende el olvido, la intensidad del catalizador de tercera densidad polarizará al Errante con mucha mayor eficacia que lo que cabría esperar en densidades más elevadas y armoniosas.

De manera similar, el Errante de orientación negativa se arriesga al olvido con el fin de poder acelerar su progreso en la evolución de su propia densidad, al servirse a sí mismo en tercera densidad ofreciendo al prójimo la oportunidad de recibir información relativa a la polarización negativa.

Interrogador: ¿Existen ejemplos en nuestra historia de Errantes de sexta densidad de orientación negativa?

Ra: Soy Ra. Esta información podría ser nociva. Nos la reservamos. Os rogamos que tratéis de ver a las entidades que os rodean como parte del Creador. No podemos dar más detalles.

Interrogador: En ocasiones, nos es muy difícil obtener más que un pequeño porcentaje de comprensión de algunos de estos conceptos, debido a la limitación de nuestro discernimiento, pero creo que meditar sobre la información de hoy nos ayudará a formular algunas preguntas sobre estos conceptos.

Ra: Soy Ra. ¿Tenéis alguna pregunta breve antes de que dejemos al instrumento?

Interrogador: Voy a hacer una pregunta breve antes de que terminemos. ¿Podéis indicar el porcentaje de Errantes que hay sobre la Tierra en la actualidad que han podido desbloquear el olvido y se han dado cuenta de quiénes son?; y finalmente: ¿hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto?

Ra: Soy Ra. Podemos dar una cifra aproximada del porcentaje de los que han entendido conscientemente su condición: entre un ocho y medio y un nueve y tres cuartos por cierto. Existe un grupo más numeroso, en cuanto al porcentaje, que tiene una sintomatología bastante bien definida, por así decir, que les indica que no pertenecen a esta «locura», llamémosla así. Este grupo corresponde a algo más del cincuenta por ciento restante. Prácticamente un tercio de los restantes son conscientes de que hay algo en ellos diferente; por tanto, podéis ver que hay muchos estadios dentro del proceso de despertar al conocimiento de ser un Errante. Podemos añadir que esta información tendrá sentido para los que pertenecen al primer y al segundo grupo.

El instrumento se encuentra bien. El lugar de descanso limita en parte la comodidad del lado dorsal de su vehículo físico; ya lo hemos mencionado antes.

Sois muy concienzudos. Os dejamos por ahora, amigos.

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros jubilosamente en el poder y la paz del Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 36 - 10 de marzo de 1981

Copyright © 2017 L/L Research