Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 23 - Sesión 38, 13 de marzo de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 23

Sesión 38, 13 de marzo de 1981

Jim: Servir como instrumento para el contacto Ra era muy agotador para Carla. Solía perder entre uno y un kilo y medio por sesión, y el componente del ataque psíquico del contacto con frecuencia intensificaba las distorsiones artríticas, hasta el punto en que su movimiento a todos los niveles quedó gravemente restringido. Por eso, Don y yo esperábamos que o uno u otro pudiéramos ocupar su lugar cada cierto tiempo para darle un descanso, pero ninguno de nosotros estaba adecuadamente preparado para ese servicio. Así pues, el reposo necesario se consiguió espaciando las sesiones, contentándonos con pensar que era el precio a pagar por poder ofrecer ese tipo de servicio. Carla soportaba la mayor parte de ese precio.

Carla: No puedo expresar el inmenso placer que sentí al poder servir de esa manera. Ver a Donald feliz e inspirado constituía una profunda satisfacción que me llegaba a lo más hondo. Adoraba a Don, y deseaba que se sintiera cómodo y feliz. Pero él no estaba cómodo en este mundo, y con frecuencia se sentía dolorosamente solo y aislado, aunque nunca lo mencionara ni lo exteriorizara de algún modo. Por alguna razón, su dolor y soledad estuvieron siempre muy presentes para mí, y apelaban a mi más profunda compasión y a mi deseo de remediarlos. Los dias del contacto Ra fueron verdaderamente dorados. Moriría feliz realizando una última sesión, y en realidad lo esperaba así y lo aceptaba libremente, pero la muerte de Don llegó en primer lugar. ¡Así que aquí estoy! Los años transcurridos desde su muerte me han abierto un maravilloso camino de servicio, los lectores me escriben y me he convertido en consejera y amiga de muchos de ellos, repartidos por todo el mundo. Es como si hubiera recibido una segunda vida, pues verdaderamente cuando Donald murió, la Carla que fui también murió con él. Había tomado a una joven de 25 años y la moldeó de acuerdo a sus necesidades, con mi ayuda consentida. Me convertí verdaderamente en su criatura. Cuando desperté de aquella vida, 16 años después, ya no era ni aquella mujer de 25 años ni pertenecía a Don. Realmente, tuve que empezar de cero para descubrir mi naturaleza actual.

Sesión 38, 13 de marzo de 1981

Interrogador: ¿Podéis decirnos si hay alguna esperanza o utilidad en que Jim o yo ocupemos el lugar del instrumento y en que intentemos entrar en trance?

Ra: Soy Ra. Esa información roza el límite de la transgresión del libre albedrío, aunque suponemos que deseáis poder hablar de cuestiones algo más allá de los límites establecidos por las directrices de la Confederación, por así decir.

En esta confluencia de espacio/tiempo ninguno de los llamados Don o Jim está preparado para realizar este trabajo. El llamado Don, con la práctica de los mecanismos del contacto y el servicio al prójimo mediante la canalización, sería capaz de realizar este trabajo pasado un tiempo. Para el llamado Jim sería difícil convertirse en un canal de este tipo sin más práctica, también durante un periodo de tiempo más prolongado, momento en que deberíamos experimentar los armónicos desarrollados por esa práctica, lo que es aplicable en ambos casos.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 23 - Sesión 38, 13 de marzo de 1981

Copyright © 2017 L/L Research