Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 40 - 18 de marzo de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro II, Sesión 40

18 de marzo de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: Si os parece, voy a hacer una afirmación, para que la corrijáis. Trato de establecer un modelo simple de la parte del universo en que nos encontramos. Partiendo del sublogos, nuestro sol, tenemos la luz blanca que emana de él, compuesta de frecuencias que abarcan del rojo al violeta. Supongo que esa luz blanca incluye las experiencias a través de todas las densidades, y cuando entramos en la octava densidad nos internamos en un agujero negro que pasa a ser, al otro lado, otro Logos o sol, y comienza otra octava de experiencia. ¿Podéis comentar esta parte de mi afirmación?

Ra: Soy Ra. Podemos comentarla hasta cierto punto. El concepto de la luz blanca del sublogos que se descompone con el prisma para después ser reabsorbida en el último estadio es básicamente correcto. Sin embargo, algunas sutilezas son más que semánticas.

La luz blanca que emana y forma el sublogos articulado comienza en lo que puede considerarse metafísicamente como oscuridad. La luz nace en esas tinieblas y las transforma, lo que tiene como resultado que el caos se organice y pase a ser reflectivo o radiante. Así comienzan a existir las dimensiones.

A la inversa, la oscuridad del agujero negro, desde el punto de vista metafísico, es una concentración de luz blanca que se reabsorbe sistemáticamente en el Creador. Esa absorción en el Creador único prosigue hasta que toda la infinidad de las creaciones alcanza la suficiente masa espiritual para formar de nuevo el gran sol central, por representarlo así, de la infinidad inteligente que espera la potenciación por el libre albedrío. Así, la transición de la octava es un proceso que puede ser visto como la entrada a una intemporalidad de naturaleza inimaginable. Tratar de medirlo en vuestras propias magnitudes de tiempo resultaría inútil.

Por lo tanto, el concepto de atravesar el agujero negro de máxima gravedad espiritual y entrar inmediatamente en la siguiente octava omite el subconcepto o corolario de esa parte del proceso que es intemporal.

Interrogador: Nuestros astrónomos han observado que la luz procedente de las galaxias espirales es aproximadamente setenta veces menor de lo que debiera ser, teniendo en cuenta el cálculo de la masa de la galaxia. Me pregunto si ello se debe al aumento de la masa espiritual de lo que llamamos «estrellas enanas blancas».

Ra: Soy Ra. Básicamente, así es, y forma parte del modo o proceso del ciclo de la creación.

Interrogador: Gracias. Me pregunto también si la primera densidad se corresponde de alguna manera con el color rojo, la segunda con el color naranja, la tercera con el color amarillo, y así sucesivamente a través de las densidades, existiendo una posible correspondencia con los colores, de modo que la vibración básica por la que se forma el fotón que integra el núcleo de todas las partículas atómicas guarda relación con el color de la densidad, y si esta vibración se incrementa en las densidades segunda, tercera y cuarta en correspondencia con el incremento vibratorio de los colores. ¿Hay alguna realidad en esto?

Ra: Soy Ra. Hay mayor realidad de la que habéis expresado. En primer lugar, estáis en lo cierto al plantear el postulado de que un cuanto es la naturaleza de cada densidad, y tenéis razón al suponer que las naturalezas vibratorias de esos cuantos se corresponden con los colores, tal como entendéis el término. No obstante, también es cierto, como habéis sospechado pero no habéis preguntado, que cada densidad es del complejo metafísico característico de su propio rayo. Así, en primera densidad el rayo rojo es la base para todo lo que está por venir. En segunda densidad, el rayo naranja es el del movimiento y el crecimiento del individuo, y tiende hacia el rayo amarillo, que es el de la manifestación de la conciencia del yo, tanto de naturaleza social como individual; en tercera densidad ocurre algo equivalente, y así sucesivamente, cada densidad es principalmente de su propio rayo, junto con las aspiraciones del rayo siguiente que la atraen hacia la evolución y, en cierta medida, colorean o matizan su color principal.

Interrogador: Suponiendo que un individuo evoluciona en línea continua de la primera a la octava densidad, ¿sus centros de energía corporales se activarían completamente si todo se desarrollara como debiera? ¿Cada chakra sería activado completamente y hasta su mayor intensidad hacia el fin de la experiencia de cada densidad?

Ra: Soy Ra. Hipotéticamente hablando, así es. Sin embargo, los seres plenamente activados son escasos. Se hace hincapié en la armonía y en el equilibrio de los individuos. Para poder pasar de una densidad a otra es necesario que los centros primarios de energía operen de tal forma que se comuniquen con la infinidad inteligente y se aprecie y se penetre esa luz en toda su pureza. Sin embargo, activar completamente cada centro de energía es algo que pocos dominan, pues cada uno de ellos tiene una velocidad variable de rotación o actividad. La observación importante que cabe hacer una vez que se han activado todos los centros al nivel mínimo necesario es la armonía y el equilibrio entre ellos.

Interrogador: Gracias. Tomando como ejemplo la transición de la segunda a la tercera densidad, ¿en ese momento la frecuencia vibratoria que forma el fotón (el núcleo de todas las partículas de la densidad) aumenta a partir de una frecuencia correspondiente a la segunda densidad, o al color naranja, hasta la frecuencia que medimos como la del color amarillo? Lo que quiero decir es si todas las vibraciones que constituyen la densidad, las vibraciones básicas del fotón, se incrementan de manera cuántica en un periodo de tiempo relativamente corto.

Ra: Soy Ra. Así es. Podéis ver en cada densidad el aumento gradual de niveles vibratorios.

Interrogador: Esto es una conjetura: ¿La frecuencia que pasa de la segunda a la tercera densidad se incrementa a partir de la frecuencia intermedia del color naranja, hasta la frecuencia intermedia del color amarillo?

Ra: Soy Ra. La pregunta es imprecisa; vamos a intentar ayudar. La frecuencia básica de cada densidad es lo que puede llamarse «el color verdadero». Este término es imposible de definir, dado vuestro sistema de sensibilidades y medidas científicas, pues el color tiene características vibratorias tanto en el espacio/tiempo como en el tiempo/espacio. El color verdadero está solapado y matizado por el arcoíris de los diversos niveles vibratorios de esa densidad y por las vibraciones que atraen a la siguiente densidad de color verdadero.

Interrogador: ¿Cuánto duró el periodo de transición de la segunda a la tercera densidad? Creo que habéis dicho una generación y media, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es, es un tiempo cuya medida en vuestros años sería de aproximadamente 1.350.

Interrogador: Entonces, ¿cuál será el periodo de transición en este planeta de la tercera a la cuarta densidad?

Ra: Soy Ra. Es difícil de calcular, debido a las anomalías de esta transición. En esta confluencia de espacio/tiempo hay seres encarnados que han iniciado el trabajo de cuarta densidad. Sin embargo, el clima de tercera densidad de la conciencia planetaria está retardando el proceso. En esta confluencia particular, los vórtices de posibilidad/probabilidad indican un periodo de transición de entre 100 y 700 de vuestros años. En realidad no puede precisarse, debido a vuestra imprevisibilidad en este espacio/tiempo.

Interrogador: ¿Se ha incrementado ya la frecuencia vibratoria del fotón?

Ra: Soy Ra. Así es. Esa es la influencia que ha comenzado a provocar que los pensamientos se conviertan en objetos. Como ejemplo, podéis observar los pensamientos de ira transformándose en esas células del complejo corporal físico que quedan fuera de control para convertirse en lo que llamáis «cáncer».

Interrogador: Supongo que este incremento vibratorio comenzó entre hace unos veinte o treinta años, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Los primeros signos se dieron hace aproximadamente cuarenta y cinco de vuestros años, cuando las energías comenzaron a vibrar más intensamente durante el periodo de cuarenta años que precede al movimiento final de la materia vibratoria, digamos, por el salto cuántico, como lo llamáis.

Interrogador: Desde ese momento, hace cuarenta y cinco años, y abarcando todo el incremento vibratorio que experimentaremos en este cambio de densidad, ¿en qué porcentaje de incremento respecto al cambio vibratorio nos encontramos en este momento, aproximadamente?

Ra: Soy Ra. El color verdadero de la naturaleza vibratoria de vuestro entorno es el verde, que en este momento está fuertemente entrelazado con el rayo naranja de la conciencia planetaria. Sin embargo, la naturaleza de los cuantos es tal que el movimiento supera la frontera y se sitúa manifiestamente en el nivel vibratorio.

Interrogador: Habéis mencionado que los pensamientos de ira están causando cáncer. ¿Podéis explicar más profundamente este mecanismo de acción como catalizador, o su razón de ser?

Ra: Soy Ra. La cuarta densidad es una densidad de información revelada. Los yoes no se ocultan al propio yo o al prójimo. Los desequilibrios o distorsiones de naturaleza destructiva se muestran por tanto de manera obvia; el vehículo del complejo mente/cuerpo/espíritu actúa así como fuente de enseñanza para la revelación del yo. Estas enfermedades como el cáncer responden muy bien a la autocuración una vez que el mecanismo de influencia destructiva ha sido comprendido por el individuo.

Interrogador: Entonces, estáis diciendo que el cáncer puede curarse fácilmente por la mente, que por ello es un buen instrumento de enseñanza y que una vez que la entidad perdona al prójimo contra el que muestra su ira, el cáncer desaparece, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Es correcto en parte. La otra parte de la sanación corresponde al perdón del yo y a un gran respeto por el yo, que puede expresarse convenientemente prestando atención a la dieta; esto forma parte del proceso de curación y de perdón con mucha frecuencia. Vuestra premisa básica es correcta.

Interrogador: En materia de alimentación, ¿cuáles serían los alimentos que deberían incluirse y cuáles los que deberían excluirse de forma general para el mayor beneficio del propio complejo corporal?

Ra: Soy Ra. En primer lugar, subrayamos y hacemos hincapié en que esta información no debe tomarse al pie de la letra, sino como conexión o estímulo psicológico para el cuerpo, la mente y el espíritu. De hecho, lo verdaderamente importante es el cuidado y el respeto hacia el yo. A la luz de ello, podemos reiterar la información básica proporcionada para la dieta de este instrumento. Las verduras, las frutas, los cereales y, en la medida necesaria para el metabolismo individual, los productos animales. Estas son las sustancias que muestran respeto por el yo. Además, aunque no se haya mencionado, pues este instrumento no necesita pasar por un proceso de purificación, las entidades que necesitan «purgar» el yo de una forma pensamiento o de un complejo emocional tóxicos, hacen bien en seguir un programa de ayuno prudente, hasta que la forma pensamiento destructiva haya sido purgada, de manera análoga a como se eliminan los productos de desecho del vehículo físico. En este caso también podéis ver el beneficio no para el complejo corporal, sino como una conexión para la mente y el espíritu. Es así como el yo se revela al yo.

Interrogador: Gracias. Un concepto muy importante. ¿El hecho de que la vibración básica que experimentamos ahora sea de color verdadero verde, o de cuarta densidad, explica que haya tantos efectos mentales sobre objetos materiales, observables por primera vez de forma masiva, como el doblado de metales por la fuerza mental?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última pregunta de la sesión de trabajo. No es solo correcto, sino que además sugerimos que llevéis este concepto más lejos y comprendáis que la presencia de gran número de entidades que padece las denominadas enfermedades mentales está motivada por el efecto de este rayo verde de color verdadero sobre las configuraciones mentales de los que no están preparados mentalmente para afrontar el yo por primera vez.

¿Tenéis alguna otra pregunta antes de que finalicemos?

Interrogador: Tengo dos preguntas. Respecto a lo que acabáis de decir, ¿serían las personas que encarnan aquí por prioridad de vibración en el camino del servicio al yo las que experimentan extrema dificultad mental con esta vibración del rayo verde?

Ra: Soy Ra. No es correcto. Son los que han estado distraídos y todavía no están preparados para esta transición, los susceptibles a su influencia, los que pueden verse afectados.

Interrogador: Gracias. ¿Hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto?

Ra: El instrumento está en buenas condiciones. Sois muy escrupulosos. Los accesorios causan a este instrumento mayor confort en la distorsión del calor del complejo corporal. Soy Ra. Amigos, os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 40 - 18 de marzo de 1981

Copyright © 2017 L/L Research