Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 41 - 20 de marzo de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro II, Sesión 41

20 de marzo de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: Tengo una pregunta de logística con la que comenzar. Sé que es una pregunta tonta, pero debo hacerla para asegurarme. Existe la posibilidad de que nos mudemos a otro lugar. ¿Tendrá esto algún efecto sobre nuestro contacto con Ra?

Ra: Soy Ra. No es una pregunta tonta. La ubicación no tiene importancia, pues ¿no estamos en la creación? Sin embargo, deberéis escoger cuidadosamente el lugar de trabajo para que sea de los niveles vibratorios adecuados, o bien se sugerirá que realicéis la purificación del lugar y una profunda meditación con anterioridad al trabajo inicial. Esto último podría implicar tareas mundanas, como la limpieza o la pintura de superficies que podáis considerar que no se encuentran en perfectas condiciones.

Interrogador: Conozco el Ritual Menor de Destierro del Pentagrama, y quisiera saber si sería útil al preparar el lugar para este tipo de trabajo.

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Al tratar de elaborar un medio de comprensión desde el inicio, por así decir, partiendo de la infinidad inteligente y llegando a nuestra condición actual de ser, creo que deberíamos volver atrás e investigar nuestro sol, pues es el sublogos que crea todo lo que experimentamos en este sistema planetario concreto.

¿Podéis dar una descripción de nuestro sol?

Ra: Soy Ra. No es sencillo dar una respuesta en vuestro lenguaje, pues el sol tiene aspectos diversos en relación con la infinidad inteligente, la energía inteligente y cada densidad de cada planeta, como llamáis a esas esferas. Además, esas diferencias se extienden en el aspecto metafísico, o tiempo/espacio de vuestra creación.

En relación con la infinidad inteligente, el cuerpo solar forma parte de esa infinidad, al igual que todos los elementos de la creación infinita.

En cuanto a la infinidad inteligente potenciada que utiliza la energía inteligente, digamos que es la progenie del Logos para un número mucho más elevado de sublogos. La relación es jerárquica, en cuanto el sublogos utiliza la energía inteligente en formas establecidas por el Logos, y emplea su libre albedrío para cocrear, digamos, la totalidad de los matices de vuestras densidades tal como las experimentáis.

Por lo que respecta a las densidades, el cuerpo solar puede ser visto físicamente como un gran cuerpo de elementos gaseosos sometidos a los procesos de fusión e irradiación de calor y luz.

Metafísicamente, el sol alcanza significado de la cuarta a la séptima densidad, según las capacidades crecientes de las entidades de esas densidades para comprender la naturaleza de la creación y de la coentidad viviente, o prójimo, de ese cuerpo solar. Así, hacia la sexta densidad, el sol puede ser visitado y habitado por los que moran en el tiempo/espacio y puede ser incluso parcialmente creado de un momento a otro mediante los procesos de las entidades de sexta densidad en su evolución.

Interrogador: ¿Queréis decir que las entidades de sexta densidad crean realmente manifestaciones del sol en su densidad? ¿Podríais explicarlo?

Ra: Soy Ra. En esa densidad, algunas entidades cuyo medio de reproducción es la fusión pueden escoger llevar a cabo esa porción de la experiencia como parte de la cualidad de ser del cuerpo solar. Así, podéis ver ciertas partes de la luz que recibís como la progenie de la expresión generatriz del amor de sexta densidad.

Interrogador: Entonces, ¿podría decirse que las entidades de sexta densidad están utilizando ese mecanismo para ser más estrechamente cocreadoras con el infinito Creador?

Ra: Soy Ra. Así es exactamente, como se observa en los últimos estadios de la sexta densidad, que aspiran a las experiencias de la densidad de la puerta de acceso.

Interrogador: Gracias. Ahora quisiera investigar lo que ocurre cuando se forma la primera densidad, y cómo se forman los centros energéticos por primera vez en los seres. ¿Tiene sentido preguntaros si el propio sol tiene una densidad, o está presente en todas las densidades?

Ra: Soy Ra. El sublogos es de la octava completa, y no es una entidad que experimenta el aprendizaje/enseñanza de entidades como las vuestras.

Interrogador: Voy a hacer una afirmación de lo que entiendo, que espero corrijáis. Intuitivamente, considero que el ser de primera densidad está formado por un centro energético, que es un vórtice. Ese vórtice da lugar al movimiento vibratorio en torbellino que he mencionado ya, que es luz y que comienza luego a condensarse en los materiales de primera densidad, ¿es correcto?

Ra: Soy Ra. Así es, hasta donde alcanza vuestro razonamiento. Sin embargo, cabe señalar que el Logos tiene ya el plan de todas las densidades de la octava en totalidad potencial antes de entrar en la continuidad del espacio/tiempo de primera densidad. Por ello, los centros de energía existen incluso antes de que se manifiesten.

Interrogador: Entonces, ¿cuál es ser más simple que se manifiesta? Supongo que podría ser un organismo unicelular, o algo similar. ¿Cómo opera en relación con los centros de energía?

Ra: Soy Ra. El ser más simple manifestado es la luz, o lo que habéis llamado «fotón». En relación con los centros de energía, puede considerarse como el centro o fundamento de todos los campos de energía articulados.

Interrogador: Cuando se forma la primera densidad tenemos fuego, aire, tierra y agua. En un momento dado se produce el primer tránsito o individualización de la vida en una parte de conciencia con capacidad de movimiento. ¿Podríais describir ese proceso de creación, y cuál es su tipo de centro energético?

Ra: Soy Ra. La primera densidad, o la densidad del rayo rojo, aunque se vea atraída hacia el crecimiento, no se encuentra en la vibración adecuada para las condiciones conducentes a lo que podríais llamar «la chispa» de la conciencia. A medida que las energías vibratorias avanzan del rojo al naranja, el entorno vibratorio estimula las sustancias químicas que hasta ese momento habían estado inertes, para combinarlas de tal forma que el amor y la luz comiencen la función del crecimiento.

La suposición que habéis expresado antes relativa a las entidades unicelulares, como los dinoflagelados polimorfos, es correcta. El mecanismo es el de la atracción de la luz que asciende en espiral. No existe nada aleatorio en ninguna parte de la evolución.

Interrogador: Si no recuerdo mal, los dinoflagelados polimorfos poseen una célula basada en el hierro, y no en el cobre. ¿Podéis comentar eso?

Ra: Soy Ra. Esa información no es de importancia fundamental. Digamos que la base de cualquier metabolismo es la que se puede hallar en las sustancias químicas del entorno de origen.

Interrogador: Lo comentaba porque poseen movimiento, propio de nuestra vida animal, basada en células que contienen cobre, pero sus células se basan en el hierro de la vida vegetal, lo que indica una posible transición desde la vida vegetal a la vida animal. ¿Estoy en lo cierto? Mi memoria está algo confusa respecto a este tema.

Ra: Soy Ra. No es que no estés en lo cierto, pero no deberían sacarse conclusiones de este tipo de información. Existen muchos tipos diferentes de bases para las entidades conscientes, no solamente sobre esta esfera planetaria, sino en una medida mucho más elevada en las formas que se encuentran en esferas planetarias de otros sublogos. El vehículo químico es el que más convenientemente alberga la conciencia. El funcionamiento de la conciencia es el objeto de interés, antes que la composición química del vehículo físico.

Hemos observado que los que llamáis «científicos» han tratado de comprender las diferencias y las diversas relaciones en distintos niveles, tipos y condiciones de formas de vida. Ello no es una materia que pueda dar fruto, pues depende de la selección que en un momento dado realiza vuestro sublogos.

Interrogador: No pretendía perder tiempo con esta pregunta, pero acabáis de mencionar esos organismos unicelulares en particular. ¿Estos dinoflagelados polimorfos cuentan con un centro de energía naranja?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Este centro de energía, a una escala muy pequeña, está relacionado con el centro de energía naranja del hombre?

Ra: Soy Ra. El color verdadero es precisamente el mismo. Sin embargo, la conciencia de la segunda densidad inicial es primitiva, y el uso del rayo naranja está limitado a la expresión del yo que puede considerarse como del movimiento y la supervivencia.

En el momento actual de tercera densidad, los que se aferran al rayo naranja tienen un sistema mucho más complejo de distorsiones a través de las que se manifiesta ese rayo. Es bastante complicado, y vamos a esforzarnos por simplificarlo.

El verdadero color apropiado para la tercera densidad es, como habéis constatado, el amarillo. Sin embargo, las influencias del verdadero color verde, que actúan sobre las entidades del rayo amarillo, han causado que muchas entidades vuelvan a considerar el yo antes que avanzar en la consideración del prójimo, o del rayo verde. Esto no debe juzgarse como propio de una naturaleza polarizada negativamente, pues la entidad de polaridad negativa trabaja muy intensamente con las manifestaciones más profundas del grupo de energías del rayo amarillo, especialmente con las correspondientes a las manipulaciones del prójimo para el servicio al yo. Los que retornan al rayo naranja, y podríamos añadir que son muchos en vuestro plano en este momento, son los que sienten las vibraciones del verdadero color verde y, por lo tanto, responden rechazando las actividades gubernamentales y sociales como tales, y buscan una vez más el yo.

Sin embargo, al no haber desarrollado adecuadamente el rayo amarillo, de forma que equilibre los índices vibratorios personales de la entidad, esta se enfrenta a la tarea de activar y equilibrar aún más el yo en relación con el yo, de ahí las manifestaciones del rayo naranja en esta confluencia de espacio/tiempo.

Así pues, en el verdadero color naranja no hay diferencia. Sin embargo, las manifestaciones de este o de cualquier otro rayo pueden considerarse muy variadas según los niveles y los equilibrios vibratorios de la mente y el cuerpo, o de los complejos mente/cuerpo/espíritu que expresan esas energías.

Interrogador: ¿Podríais decir cuál es la primera entidad más simple que ha tenido a la vez los centros energéticos naranja y amarillo?

Ra: Soy Ra. En vuestra esfera planetaria, las entidades que han tenido las primeras experiencias del rayo amarillo son los de naturaleza animal y vegetal que hallan la necesidad de reproducción por mecanismos sexuales, o que dependen de algún modo de otros seres para la supervivencia y el desarrollo.

Interrogador: Y entonces, ¿cuál sería la entidad más simple que tendría activados los rayos rojo, naranja, amarillo y verde?

Ra: Soy Ra. Esa información se ha proporcionado en una sesión anterior. Quizá, para simplificar vuestra pregunta, puede considerarse que cada centro está potencialmente activado en tercera densidad; las entidades de segunda densidad avanzada tienen la capacidad, si realizan un uso eficaz de la experiencia, de hacer vibrar y activar el centro de energía del rayo verde.

El ser de tercera densidad, al tener el potencial de la plena conciencia de sí, lo tiene también para la activación mínima de todos los centros de energía. En las densidades cuarta, quinta y sexta se refinan los centros de energía superiores. La séptima densidad es la densidad de la consecución y de la orientación hacia la intemporalidad o eternidad.

Interrogador: Entonces, ¿un animal de segunda densidad tiene de algún modo todos los centros de energía en su ser, pero no están activados?

Ra: Soy Ra. Así es, exactamente.

Interrogador: Puesto que el animal de segunda densidad se compone de luz, como todas las cosas, trato de comprender la relación entre la luz que compone los diversos cuerpos del animal, y los centros de energía que están activos y los que no lo están, y cómo se relaciona todo esto con el Logos. Es una pregunta difícil de formular. ¿Podéis proporcionar alguna respuesta?

Ra: Soy Ra. La respuesta es redirigir vuestros procesos de pensamiento a partir de no importa qué punto de vista mecanicista de la evolución. La voluntad del Logos plantea los potenciales al alcance de la entidad en evolución. La voluntad de la entidad, en su camino de evolución, es la única medida del grado y de las exigencias de la activación y el equilibrio de los diversos centros de energía.

Interrogador: Gracias. En la sesión de anteayer mencionasteis una velocidad variable de rotación o de actividad de los centros de energía. ¿Qué queríais decir con eso?

Ra: Soy Ra. Cada centro de energía tiene una amplia gama de velocidad rotatoria o, como podéis ver más claramente en relación con el color, de brillo. Cuanto más fuertemente se concentra la voluntad de la entidad y se refina o purifica cada centro de energía, más brillantes o rotatoriamente activos se tornan. No es necesario que los centros de energía estén activados en orden sucesivo en el caso de la entidad consciente de sí. Así pues, las entidades pueden tener centros de energía sumamente brillantes, mientras que pueden estar bastante desequilibradas en el aspecto del rayo violeta debido a la falta de atención a la totalidad de la experiencia.

La clave del equilibrio puede verse en la respuesta no estudiada, espontánea y honesta de las entidades a las experiencias, aprovechándolas así al máximo, aplicando después los ejercicios de equilibrado y adoptando la actitud correcta para el espectro más purificado de manifestaciones de los centros energéticos en el rayo violeta. Es por eso por lo que el brillo o la velocidad de rotación de los centros de energía no se considera más importante que el aspecto equilibrado, o la manifestación del rayo violeta de una entidad por lo que concierne a la aptitud para la cosecha, pues las entidades que no están equilibradas, especialmente respecto a los rayos primarios, no serán capaces de soportar el impacto del amor y la luz de la infinidad inteligente en la medida necesaria para la cosecha.

Interrogador: ¿Podríais indicar la diferencia entre espacio/tiempo y tiempo/espacio?

Ra: Soy Ra. En vuestras propias palabras, la diferencia es la que existe entre lo visible y lo invisible, o entre lo físico y lo metafísico. En términos matemáticos, como expresa el que llamáis Larson, la diferencia es la que existe entre s/t y t/s.

Interrogador: En la última sesión mencionasteis el concepto del ayuno para eliminar formas pensamientos no deseadas. ¿Podéis ampliar la información sobre ese proceso y explicar algo más profundamente cómo se produce?

Ra: Soy Ra. Esta, como todas las técnicas de sanación, debe utilizarse por un ser consciente; esto es, un ser consciente de que la eliminación de la materia en exceso y no deseada del complejo corporal es análoga a la eliminación de la materia en exceso o no deseada de la mente o del espíritu. Así, la disciplina o negación de la parte no deseada como parte adecuada del yo, es conducida a través del árbol de la mente hasta la base del tronco, a niveles subconscientes donde se opera la conexión, de forma que el cuerpo, la mente y el espíritu, al unísono, expresan la negación de la materia espiritual o mental que se encuentra en exceso o que no es deseable como parte de la entidad.

De esa forma, todo se desprende y la entidad, aunque comprende y reconoce, por así decir, la naturaleza de la materia rechazada como parte del gran yo, por la acción de la voluntad purifica y refina el complejo mente/cuerpo/espíritu, haciendo manifestar la actitud deseada del complejo mental o del complejo espiritual.

Interrogador: Entonces, ¿esto sería como una reprogramación consciente del catalizador? Por ejemplo, para algunas entidades el catalizador lo programa el yo superior para crear experiencias de forma que la entidad pueda liberarse de inclinaciones no deseadas. ¿Sería esto análogo a la entidad que programa conscientemente esta liberación y utiliza el ayuno como método de comunicación consigo misma?

Ra: Soy Ra. No solo es correcto, sino que además puede llevarse más lejos. El yo, si es lo suficientemente consciente de la forma de operar de ese catalizador y de las técnicas de programación puede, mediante la concentración de la voluntad y por la única facultad de la fe, provocar una reprogramación sin la correspondencia del ayuno, la dieta u otras disciplinas análogas del complejo corporal.

Interrogador: Tengo un libro, Initiation, en el que la autora describe la iniciación. ¿Conocéis el contenido de ese libro?

Ra: Soy Ra. Así es; examinamos vuestra mente.

Interrogador: Solo he leído una parte de él, pero me preguntaba si las enseñanzas del libro respecto al proceso de equilibrado eran las de Ra.

Ra: Soy Ra. Es básicamente correcto, con distorsiones que pueden apreciarse cuando se coteja ese material con el que hemos ofrecido.

Interrogador: ¿Por qué los centros de energía rojo, amarillo y azul se denominan centros primarios? De material anterior, creo que lo entiendo, pero ¿podemos remontarnos en estos colores primarios hasta la infinidad inteligente más profundamente de lo que lo hemos hecho?

Ra: Soy Ra. No podemos decir lo que parece profundo a una entidad. Los rayos rojo, amarillo y azul son primarios porque implican actividad de naturaleza primaria.

El rayo rojo es la base; el rayo naranja el movimiento hacia el rayo amarillo, el de la conciencia de sí y la interacción. El rayo verde es el movimiento a través de diversas experiencias de intercambio de energías relativas a la compasión y al amor que todo lo perdona, hasta el rayo primario azul, que es el primer rayo de radiación del yo, con independencia de cualquier acción de otro.

La entidad de rayo verde no da lugar a ningún resultado o efecto frente a un bloqueo derivado del prójimo. La entidad de rayo azul es cocreadora. Esto puede ser quizá una simple reafirmación de la actividad precedente, pero si consideráis la función del Logos como representante del infinito Creador al efectuar el conocimiento del Creador por el propio Creador, podéis quizá ver las etapas por las cuales puede conseguirse.

Os pedimos que formuléis una última pregunta antes de finalizar esta sesión de trabajo.

Interrogador: Quizá esta pregunta requiera una respuesta demasiado extensa para esta sesión, pero la voy a formular, y si es así, podemos continuar en otro momento. ¿Podéis decir cuál es el desarrollo del complejo de memoria social Ra, desde sus inicios, y qué catalizadores empleó para llegar hasta el punto en que se encuentra ahora respecto a la activación de los rayos?

Ra: Soy Ra. La pregunta no requiere una respuesta extensa, pues hemos experimentado densidades vibratorias sobre la esfera planetaria que llamáis Venus, y hemos sido afortunados por poder evolucionar en armonía con las vibraciones planetarias, con una graduación armoniosa hacia las densidades segunda, tercera y cuarta, y una experiencia sumamente acelerada de cuarta densidad.

Permanecimos mucho tiempo/espacio en quinta densidad, equilibrando la profunda compasión que habíamos adquirido en cuarta densidad. De nuevo, la graduación fue armoniosa y nuestro complejo de memoria social, que se había cimentado muy firmemente en cuarta densidad, mantuvo su naturaleza sumamente fuerte y útil.

Nuestro trabajo de sexta densidad también se vio acelerado gracias a la armonía de nuestro complejo de memoria social, de forma que fuimos capaces de integrarnos entre los miembros de la Confederación para alcanzar todavía más rápidamente la graduación a séptima densidad. No obstante, nuestra armonía ha sido una triste fuente de ingenuidad para el trabajo con vuestro planeta. ¿Tenéis alguna pregunta breve antes de que dejemos a este instrumento?

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo, o para mejorar el contacto?

Ra: Soy Ra. Todo está bien. Os dejo, amigos míos, en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 41 - 20 de marzo de 1981

Copyright © 2017 L/L Research