Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 28 - Sesión 46, 15 de abril de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 28

Sesión 46, 15 de abril de 1981

Jim: Al preguntar sobre cómo ayudar lo mejor posible a dos de nuestros gatos, que debían someterse a una anestesia en el veterinario, y sobre cómo reducir las influencias negativas que pudieran hallar una vía de entrada en ese momento, descubrimos que cuando un ser de segunda densidad ha sido revestido de cualidades con éxito, atrae hacia sí el complejo espiritual. Y la presencia del complejo espiritual le hace vulnerable a los mismos procesos de ataque psíquico que puede experimentar cualquier entidad de tercera densidad, si se dan las circunstancias para ello. Las frases rituales que se mencionan se refieren al Libro de Oración Común de la iglesia episcopal.

Carla: Cuando era una joven de 17 años, me imaginaba una vida en el hogar y rodeada de niños. Pero la vida nunca me ofreció eso. En su lugar, he llevado una vida consagrada a Don y al Creador. En lugar de niños, he tenido la alegría de ser la amiga y la consejera de numerosas almas valientes e indagadoras... y de gatos, ¡muchos gatos! No puedo recordar haber estado sin gatos en ningún momento de mi vida. Me encantan, y su compañía es siempre un placer. Para nosotros son como niños, y de hecho absorben buena parte de mi instinto maternal.

Gandalf era un gato excepcionalmente cariñoso. Le encantaba estar en nuestro regazo o ir a buscar cosas para Don, recogiendo los envoltorios de los caramelos de menta que Don lanzaba, para después depositarlos en sus zapatos. Cuando envejeció y empezaron a pesarle los años se volvió todavía más cariñoso, e incluso cuando ya no era capaz de andar, si me olvidaba de llevarlo conmigo se arrastraba por el suelo poco a poco para acercarse a mí. No hace falta decir que no lo olvidábamos muchas veces, y sigue estando vivo en entrañables recuerdos.

Sesión 46, 15 de abril de 1981

Interrogador: La cuestión que nos preocupa, que he pensado plantear en la meditación, es quizá una pregunta poco apropiada, pero creo que debo formularla, porque tiene una importancia capital para la condición mental del instrumento y la nuestra. Tiene que ver con los dos gatos a los que debemos llevar a operar hoy para la limpieza de los dientes y para la extracción de un pequeño tumor en la pata de Gandalf. Tengo la impresión de que podría ser un punto de entrada para el grupo de Orión, y principalmente quería saber si podemos hacer algo para proteger a estos dos gatos. Quizá la pregunta esté fuera de lugar, pero creo que debo formularla. ¿Podéis dar información sobre esa cuestión?

Ra: Soy Ra. La entidad, complejo mente/cuerpo/espíritu, Gandalf, que es cosechable para tercera densidad, es vulnerable al mismo tipo de ataque psíquico que recibís vosotros. Por lo tanto, a través del mecanismo de imágenes y de ensueños, es potencialmente posible ofrecer conceptos negativos a este complejo mente/cuerpo/espíritu, con sus posibles resultados nocivos. La entidad Fairchild, aunque también es cosechable, no es vulnerable a las agresiones en tan gran medida, debido a la ausencia de actividad del complejo mental hacia la distorsión de la devoción consciente.

Para la protección de ambas entidades podemos indicar dos posibilidades. En primer lugar, la meditación que consiste en colocar una armadura de luz. En segundo lugar, la repetición de breves frases rituales que este instrumento conoce a través de la institución que distorsiona su unidad espiritual. El conocimiento del instrumento bastará. Ello ayudará al poner en alerta a las numerosas entidades descarnadas que también conocen esas frases rituales. La meditación es apropiada en el momento de la actividad sobre estas entidades. El ritual puede repetirse eficazmente desde este momento hasta que estén sanos y salvos, a intervalos oportunos.

Interrogador: No conozco las frases del ritual. Si el instrumento las conoce, no es necesario que respondáis, pero ¿de qué frases habláis?

(Silencio. No hay respuesta de Ra.)

Interrogador: Supongo que el instrumento las conoce.

Ra: Soy Ra. Es correcto.

Interrogador: ¿Podéis decir algo sobre el pequeño tumor en la pata de Gandalf, y si supone un peligro para él?

Ra: Soy Ra. La causa de ese crecimiento anormal ya se ha comentado antes. El peligro para el complejo físico corporal es leve, dada la ausencia del estímulo repetido de la ira.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 28 - Sesión 46, 15 de abril de 1981

Copyright © 2017 L/L Research