Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 47 - 18 de abril de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro II, Sesión 47

18 de abril de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podríais indicar cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. Es el mismo que se ha indicado anteriormente.

Interrogador: Al final de la última sesión quería formular la siguiente pregunta: ¿Qué valor para la evolución o la experiencia, con respecto al Creador que se conoce a Sí mismo, tienen los complejos de memoria social positivos y negativos que se forman al inicio de la cuarta densidad, y por qué ha sido planificado de esa manera por el Logos?

Ra: Soy Ra. Vuestra pregunta contiene inexactitudes; no obstante, podemos responder al punto principal.

La inexactitud radica en asumir que los complejos de memoria social han sido planificados por el Logos o el sublogos. No es así, pues la unidad del Creador existe dentro de la parte más pequeña de cualquier materia creada por el Amor, y especialmente en un ser consciente de sí.

Sin embargo, la distorsión del libre albedrío hace que el complejo de memoria social parezca posible una vez alcanzado cierto estado de evolución mental. La finalidad, o la consideración que origina que las entidades formen tales complejos de memoria social es una extensión muy simple de la distorsión básica hacia el conocimiento del Creador de Sí mismo, pues cuando un grupo de mentes/cuerpos/espíritus se torna capaz de formar un complejo de memoria social, toda la experiencia de cada entidad está disponible a la totalidad del complejo. Así, el Creador conoce más de Su creación en cada entidad cuando forma parte de esa comunión de entidades.

Interrogador: Habéis proporcionado los valores de más del 50% de servicio al prójimo para la cuarta densidad positiva, y de más del 95% de servicio al yo para los complejos de memoria social de cuarta densidad negativa. ¿Estos valores corresponden al mismo índice, por así decir, de vibración?

Ra: Soy Ra. Percibo vuestra dificultad para expresar la pregunta. Vamos a responder para tratar de esclarecer la cuestión.

Los índices vibratorios no deben entenderse por igual en la orientación positiva y en la negativa. Deben entenderse como poseedores del poder de aceptar y trabajar con la infinidad inteligente hasta cierto grado o intensidad.

Debido al hecho de que el color primario o energía azul está ausente del sistema de poder de orientación negativa, las energías vibratorias verde/azul no se observan en los planos o patrones de índices vibratorios negativos de cuarta y quinta densidad.

Por su parte, el sistema positivo incluye el espectro completo de patrones vibratorios de los verdaderos colores de tiempo/espacio, con un modelo o plan vibratorio variable. Cada uno de ellos es capaz de ejecutar el trabajo de cuarta densidad. Ese es el criterio para la cosecha.

Interrogador: ¿Habéis dicho que el azul está ausente de la cuarta densidad negativa?

Ra: Soy Ra. Aclaremos ese punto. Como hemos manifestado anteriormente, todos los seres tienen en potencia la totalidad de índices vibratorios posibles. Por tanto, el potencial de activación de los centros energéticos verde y azul está precisamente allí donde debe estar en una creación de Amor. Sin embargo, la entidad de polaridad negativa habrá alcanzado la aptitud para la cosecha por el uso sumamente eficiente de los centros rojo y amarillo/naranja, avanzando directamente a la puerta de acceso del centro índigo, canal de energía inteligente por el que afluye la infinidad inteligente.

Interrogador: Entonces, en la graduación de la cuarta a la quinta densidad, ¿existe algo semejante a los porcentajes de polaridad que habéis proporcionado, necesarios para la graduación de tercera a cuarta densidad?

Ra: Soy Ra. En vuestro pensamiento existen respuestas que podemos dar, y vamos a darlas. No obstante, lo importante es que tenga lugar la graduación de una densidad a otra. La polaridad positiva/negativa es algo que, llegados al sexto nivel, sencillamente pasa a ser historia. Por lo tanto, hablamos de una continuidad temporal ilusoria cuando comentamos estadísticas de la cosecha positiva frente a la negativa para la quinta densidad. Un gran porcentaje de entidades de cuarta densidad negativa prosiguen el camino negativo en el paso de cuarta a quinta densidad pues, sin sabiduría, la compasión y el deseo de ayudar al prójimo no están intensamente bien fundados. Así, aunque se pierda aproximadamente un 2% al pasar del camino negativo al positivo durante la experiencia de cuarta densidad, hallamos aproximadamente un 8% de graduaciones a la quinta densidad procedentes del camino negativo.

Interrogador: Lo que en realidad quería saber es: si se necesita el 50% para la graduación de tercera a cuarta densidad positiva, y el 95% para la graduación negativa, ¿estas cifras deben acercarse lo máximo posible al 100% para ambas graduaciones al pasar de cuarta a quinta densidad? ¿La entidad debe polarizar negativamente en un 99%, y quizá positivamente en un 80% para alcanzar la graduación?

Ra: Soy Ra. Ahora comprendemos la pregunta.

Proporcionar esa información en vuestras propias palabras sería inducir a error, pues en cuarta densidad se dispone de apoyos visuales a la información o a la formación, que ayudan automáticamente a la entidad en su proceso de polarización, aunque reducen significativamente el rápido efecto del catalizador. Así, la densidad superior a la vuestra requiere más espacio/tiempo.

El porcentaje de servicio al prójimo de las entidades orientadas positivamente se aproximará armoniosamente al 98% en intención. No obstante, las cualificaciones para la quinta densidad implican discernimiento, por lo que este pasa a ser la cualificación primordial para el paso de la cuarta a la quinta densidad. Para alcanzar esa graduación, la entidad debe ser capaz de comprender las acciones, el movimiento y la danza. No existe un porcentaje descriptivo que mida esa comprensión, pues es una medida de eficacia de la percepción. Puede medirse por la luz. La capacidad de amar, aceptar y emplear cierta intensidad de luz crea así el requisito de una cosecha tanto positiva como negativa para la quinta densidad.

Interrogador: ¿Podéis definir lo que queréis decir por «entidad cristalizada»?

Ra: Soy Ra. Hemos empleado ese término particular porque tiene un significado bastante preciso en vuestro lenguaje. Cuando se forma una estructura cristalina de vuestro material físico, los elementos de cada molécula se enlazan de forma regular con los elementos de cada una de las demás moléculas. Como resultado, la estructura es regular, y cuando ha cristalizado total y perfectamente tiene determinadas propiedades. No se escinde o se rompe; es muy fuerte sin esfuerzo, e irradia traduciendo la luz en una hermosa refracción que proporciona placer visual a muchas entidades.

Interrogador: En nuestra literatura esotérica se describen diversos cuerpos. He enumerado el cuerpo físico, el etérico, el emocional, y el astral. ¿Podéis decirme si esta enumeración es apropiada, así como los usos, finalidades y efectos, etc., de cada uno de estos cuerpos, y de cualquier otro que pueda incluir nuestro complejo mente/cuerpo/espíritu?

Ra: Soy Ra. Para responder plenamente a la pregunta serían necesarias muchas sesiones como esta, pues las relaciones entre los diversos cuerpos y los efectos de cada uno de ellos en diversas situaciones es un estudio muy extenso. No obstante, comenzaremos remitiendo vuestras mentes de nuevo al espectro de colores verdaderos y al uso de ese conocimiento al captar las diversas densidades de vuestra octava.

El número siete se repite en estructura y experiencia desde el macrocosmos al microcosmos. Por lo tanto, sería de esperar la existencia de siete cuerpos básicos, que quizá sería mejor que denominásemos cuerpo del rayo rojo, etc. Sin embargo, somos conscientes de que deseáis hacer corresponder dichos cuerpos con los colores de los rayos. Esto dará lugar a confusión, pues diversos maestros han ofrecido su enseñanza/aprendizaje con diversos términos, de forma que uno de ellos puede denominar a un cuerpo sutil de una manera, y otro darle otro nombre.

El cuerpo del rayo rojo es vuestro cuerpo químico. Sin embargo, no es el cuerpo que os reviste en el plano físico. Es el material no construido del cuerpo, el cuerpo elemental sin forma. Es importante comprender este cuerpo material básico sin forma, pues pueden llevarse a cabo ciertas sanaciones por la mera comprensión de los elementos presentes en el vehículo físico.

El cuerpo del rayo naranja es el complejo del cuerpo físico. Este complejo corporal tampoco es el cuerpo en que habitáis, sino más bien el cuerpo formado sin conciencia propia, el cuerpo que se encuentra en el útero antes de que el complejo espíritu/mente entre en él. Este cuerpo puede vivir sin ser habitado por los complejos mental y espiritual. No obstante, raramente es así.

El cuerpo del rayo amarillo es vuestro vehículo físico, el que conocéis en este momento y en el que experimentáis el catalizador. Este cuerpo tiene las características de mente/cuerpo/espíritu, y equivale a la ilusión física, como la habéis llamado.

El cuerpo del rayo verde es el que puede verse en una sesión de espiritismo, cuando se forma lo que llamáis un «ectoplasma». Se trata de un cuerpo más ligero, más densamente lleno de vida. Podéis llamarlo «cuerpo astral», según ciertas enseñanzas; otras lo han llamado «cuerpo etérico». No obstante, esto no es correcto en el sentido de que el cuerpo etérico es el cuerpo de entrada a la puerta de acceso, en el que la energía inteligente es capaz de moldear el complejo mente/cuerpo/espíritu.

El cuerpo de luz, o del rayo azul, puede denominarse «cuerpo devacánico». Existen muchos otros nombres para este cuerpo, especialmente en vuestros escritos denominados Sutras indios, pues estos pueblos han explorado esos ámbitos y conocen los diversos tipos de cuerpos devacánicos. Existen muchos, muchos tipos de cuerpos en cada densidad, incluida la vuestra.

El cuerpo del rayo índigo, que preferimos llamar «cuerpo etérico» es, como hemos dicho, el cuerpo de la puerta de acceso. En este cuerpo, la forma es sustancia, y no podéis verlo sino como un cuerpo de luz, pues puede moldearse a sí mismo como desee.

El cuerpo del rayo violeta puede, sin duda, ser entendido como el que llamáis el cuerpo de Buda, o el cuerpo completo.

Cada uno de estos cuerpos tiene un efecto sobre vuestro complejo mente/cuerpo/espíritu en vuestra cualidad de vida. Las interrelaciones, como hemos dicho, son numerosas y complejas.

Quizá puede hacerse la siguiente indicación: el cuerpo del rayo índigo puede utilizarse por el sanador una vez que logra colocar su conciencia en ese estado etérico. El cuerpo del rayo violeta, o cuerpo de Buda, es de una eficacia equivalente para el sanador, pues en dicho cuerpo existe un sentido de totalidad que es sumamente cercano a la unidad con todo lo que existe. Estos cuerpos forman parte de cada entidad, y su uso y comprensión apropiados son útiles para el adepto, aunque sea una tarea muy avanzada desde el punto de vista de la cosecha de tercera densidad.

Interrogador: ¿Qué cuerpos mantenemos inmediatamente tras la muerte física, a partir de este cuerpo del rayo amarillo en el que me encuentro en este momento?

Ra: Soy Ra. Tenéis todos los cuerpos en potencial.

Interrogador: Entonces, el cuerpo del rayo amarillo en potencia se utiliza para crear este ajuste químico que tengo ahora como cuerpo físico, ¿es así?

Ra: Soy Ra. La única inexactitud a esto es que en vuestra encarnación actual el cuerpo del rayo amarillo no está en potencia, sino activado, siendo el cuerpo que se manifiesta.

Interrogador: Entonces, tras la muerte que sigue a esta encarnación, seguimos manteniendo el cuerpo del rayo amarillo en potencia pero, en el caso general de nuestra población planetaria, ¿se manifiesta normalmente el cuerpo del rayo verde después de la muerte?

Ra: Soy Ra. No inmediatamente. El primer cuerpo que se activa tras la muerte es «el que da la forma», o el cuerpo del rayo índigo. Ese cuerpo permanece —lo habéis llamado el «ka»— hasta que se penetra el plano etéreo y se alcanza la comprensión por la totalidad mente/cuerpo/espíritu; una vez que se consigue esto, si el cuerpo apropiado que debe ser activado es el del rayo verde, así ocurrirá.

Interrogador: Voy a hacer una afirmación, y os pido que me digáis si es correcta. Tras la muerte, si una entidad no es consciente de su estado, podría convertirse en un espíritu encadenado a la Tierra hasta que sea capaz de tomar conciencia en la medida necesaria para la activación de uno de sus cuerpos. ¿Sería posible entonces activar cualquiera de los cuerpos, del rojo al violeta?

Ra: Soy Ra. Así es, si se produce el estímulo apropiado.

Interrogador: ¿Qué estímulo crearía lo que llamamos un espíritu encadenado a la Tierra, o un alma errabunda?

Ra: Soy Ra. El estímulo es la facultad de la voluntad. Si la voluntad de mente/cuerpo/espíritu del rayo amarillo es más fuerte que el impulso progresivo de la muerte física hacia la realización de lo que está por llegar; es decir, si la voluntad se concentra suficientemente sobre la experiencia previa, el caparazón de rayo amarillo de la entidad, aunque ya no esté activado, tampoco puede desactivarse por completo, y hasta que no se libere la voluntad se retiene el complejo mente/cuerpo/espíritu. Como sabéis, esto se produce con frecuencia en el caso de la muerte súbita, así como en el caso de preocupación extrema por algo o por un prójimo.

Interrogador: Entonces, ¿la activación del rayo naranja tras la muerte se produce con frecuencia en este planeta?

Ra: Soy Ra. Es bastante poco frecuente, debido a que esta manifestación particular no se produce por la voluntad. Ocasionalmente, un prójimo solicita a la forma del que pasa por la muerte física que pueda permanecer alguna apariencia de ese ser. Esta es del rayo naranja. Ocurre raramente, pues por lo general si una entidad desea lo suficiente a otra para llamarla, esta entidad tendrá el deseo correspondiente de ser llamada. Así, la manifestación sería propia del caparazón del rayo amarillo.

Interrogador: ¿Qué activa el mayor porcentaje de la población de la Tierra cuando atraviesa el plano físico?

Ra: Soy Ra. Este va a ser el último punto de esta sesión de trabajo.

El procedimiento habitual, cuando se trasciende armoniosamente la manifestación corporal del rayo amarillo, es que la mente y el espíritu descansen en el cuerpo etérico o índigo, hasta el momento en que la entidad comienza su preparación para la experiencia encarnada en un lugar, que se manifiesta por la energía etérica que la moldea en activación y en manifestación. Este cuerpo índigo, al ser energía inteligente, tiene la capacidad de ofrecer al recién fallecido, como lo llamáis, una perspectiva y un lugar desde el que observar la experiencia manifestada más recientemente. ¿Hay alguna pregunta breve que podamos contestar?

Interrogador: Lo único que voy a preguntar es si hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto.

Ra: Soy Ra. Los complementos se han medido conscientemente por la vista y el espíritu. Sois muy cuidadosos. Todo está bien. Observad a este instrumento para asegurar un aumento continuo de las energías vitales. Deberá trabajar sobre sus propias energías físicas, pues esta debilidad ha sido provocada por el libre albedrío del yo.

Soy Ra. Os dejamos ahora en el amor y la luz del infinito Creador. Id pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 47 - 18 de abril de 1981

Copyright © 2017 L/L Research