Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 48 - 22 de abril de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro II, Sesión 48

22 de abril de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: ¿Podéis indicarnos el estado del instrumento, y si mejora con el tiempo?

Ra: Soy Ra. La energía vital del instrumento mejora con el tiempo, tal como lo medís, aunque su energía física es menor que cuando preguntasteis la última vez.

Interrogador: Gracias. Si vosotros, Ra, como entidad individualizada, estuvierais encarnados en la Tierra en este momento, con plena conciencia y memoria de lo que sabéis ahora, ¿qué actividad sería vuestro objetivo sobre la Tierra?

Ra: Soy Ra. La pregunta parece implicar que lo que se ha aprendido ha sido poco útil. Sin embargo, si tuviéramos que volver a ser lo bastante ingenuos para pensar que nuestra presencia física sería más eficaz que el amor/luz que os enviamos y que el tesoro de este contacto, haríamos lo mismo que hicimos. Seríamos, y nos ofreceríamos, como instructores/alumnos.

Interrogador: Solo unas cuantas personas asistieron a mi conferencia de ayer. Si hubiera sido organizada durante una oleada de avistamientos de ovnis, hubiera acudido mucha más gente. Puesto que las entidades de Orión provocan estas oleadas, ¿cuál es su interés por la visibilidad, puesto que crean cada vez mayores oportunidades para la propagación de información de este tipo en este momento?

Ra: Soy Ra. La suposición de partida es errónea. Las oleadas de avistamientos provocan numerosos temores entre vuestra población, muchos rumores, desconfianza relacionada con complots, simulaciones, mutilaciones, matanzas y otras impresiones negativas. Incluso aquellos informes supuestamente positivos que consiguen atención popular hablan de acontecimientos funestos. Vosotros mismos podéis comprender que estaríais en minoría en cuanto a los conceptos que deseáis difundir, por decirlo así.

Hay otro punto que podemos plantear. En gran medida, la audiencia que congrega la publicidad del tipo de Orión no abunda en prioridad de vibración. El público que recibe la enseñanza/aprendizaje sin el estímulo de la publicidad estará mucho más orientado hacia la iluminación. Por lo tanto, olvidad el recuento.

Interrogador: Gracias. Eso aclara muy bien la cuestión. ¿Podéis indicar cómo se utilizan las polaridades positiva y negativa en cuarta y quinta densidad para trabajar sobre la conciencia?

Ra: Soy Ra. Es muy poco el trabajo que se realiza sobre la conciencia en las densidades cuarta y quinta, en comparación con el trabajo que se realiza en tercera densidad. En cuarta densidad positiva se completa el trabajo gracias al cual el complejo de memoria social de polaridad positiva, al haberse integrado armoniosamente a lo largo de lentos estadios, se pone al servicio de aquellos de orientación menos positiva que buscan su ayuda. Así, su servicio es su trabajo y por esa dinámica entre el yo social y el prójimo, que es el objeto de amor, se alcanzan cada vez mayores intensidades de comprensión o de compasión. Esa intensidad continúa hasta que pueda recibirse la intensidad apropiada de luz. Esa es la cosecha de cuarta densidad.

En cuarta densidad positiva existe menor cantidad de catalizadores de distorsión del complejo espiritual y mental durante el proceso de armonización, hasta formar el complejo de memoria social, lo que provoca la aparición de ciertos pequeños catalizadores y de cierto trabajo; pero el gran trabajo de cuarta densidad reside en el contacto entre el yo social y el otro yo, menos polarizado.

En cuarta densidad negativa el trabajo es mucho más intenso durante la lucha por una posición, lo que precede al inicio del complejo de memoria social. Existen oportunidades para polarizar negativamente mediante el control del prójimo. Durante el periodo propio del complejo de memoria social de cuarta densidad negativa la situación es la misma. El trabajo tiene lugar a través de la sociedad que alcanza a los otros yoes menos polarizados, para ayudar a la polarización negativa.

En quinta densidad positiva y negativa el concepto del trabajo realizado a través de la diferencia de potencial no es particularmente útil, pues las entidades de quinta densidad, de nuevo, se intensifican antes que se potencian.

En la polaridad positiva, el complejo de quinta densidad utiliza a los instructores/estudiantes de sexta densidad para estudiar los conceptos más iluminados de la unidad, tornándose así cada vez más sabios. Los complejos de memoria social de quinta densidad positiva escogerán dividir su servicio al prójimo de dos formas: en primer lugar, irradiando luz sobre la creación; en segundo lugar, enviando grupos de ayuda como instrumentos de luz, como los que conocéis a través de los canalizadores.

En quinta densidad negativa, el servicio al yo ha pasado a ser sumamente intenso, y el yo se ha encogido o compactado, de forma que los diálogos con los instructores/estudiantes se utilizan exclusivamente para ganar en sabiduría. Existen muy pocos Errantes de quinta densidad negativa, pues temen someterse al proceso del olvido. Igualmente, hay poquísimos miembros de Orión de quinta densidad, pues ya no perciben ninguna virtud en el prójimo.

Interrogador: Gracias. Pongamos como ejemplo una entidad que, antes de nacer, ocupe un lugar suficientemente elevado en la lista de prioridad para la polarización positiva y la posible aptitud para la cosecha al final de este ciclo. Quisiera poder seguir el ciclo completo de su experiencia antes de la encarnación: qué cuerpo está activado, cuál es el proceso por el que encarna, cómo se activa el cuerpo físico de tercera densidad, cuál es el proceso a medida que el cuerpo atraviesa esta densidad y los catalizadores actúan sobre él, el proceso de la muerte y cómo se activan los diversos cuerpos, de forma que se complete el circuito a partir de un punto anterior a la encarnación. Quisiera recorrer el proceso de encarnación y muerte; en fin, un ciclo de encarnación en esta densidad. ¿Sería posible?

Ra: Soy Ra. Hay gran distorsión en vuestra pregunta, pues asume que las creaciones son similares. Cada complejo mente/cuerpo/espíritu tiene sus propios patrones de activación y sus propios ritmos para el despertar. Lo importante en la cosecha es el equilibrio armónico entre los diversos centros de energía del complejo mente/cuerpo/espíritu, cuya importancia relativa cabe señalar. Comprendemos la idea central de vuestra pregunta, y vamos a dar una respuesta muy general, haciendo hincapié en la poca trascendencia de este tipo de generalizaciones arbitrarias.

Digamos que antes de la encarnación, la entidad mora en el lugar apropiado del tiempo/espacio. El verdadero color de ese lugar dependerá de las necesidades de la entidad. Por ejemplo, las entidades Errantes que tienen el verde, el azul o el índigo en el núcleo de su complejo mente/cuerpo/espíritu, reposarán en ese lugar.

La entrada en la encarnación exige la activación del rayo índigo o cuerpo etérico, pues este es «el que da la forma». El complejo físico mente/cuerpo/espíritu joven o pequeño tiene los siete centros de energía en potencia antes del proceso de nacimiento. Igualmente, existen analogías en el tiempo/espacio de estos centros de energía que corresponden a los siete centros de energía en cada una de las siete densidades de colores verdaderos. Así, en el microcosmos existe toda la experiencia que se ha preparado; es como si el bebé contuviese el universo.

Los patrones de activación de una entidad de alta prioridad avanzan indudablemente con cierta rapidez hasta el nivel del rayo verde, que es el trampolín hacia el azul primario. Siempre existe cierta dificultad para penetrar en la energía azul primaria, pues eso exige algo que escasea mucho entre vosotros; esto es, honestidad. El rayo azul es el rayo de la libre comunicación con el yo y con el prójimo. Habiendo aceptado que una entidad apta o prácticamente apta para la cosecha trabaje desde este trampolín del rayo verde, se puede plantear en principio que las experiencias del resto de la encarnación estarán centradas en la activación del rayo azul primario de la comunicación libremente entablada, del rayo índigo de la energía inteligente libremente compartida y, en lo posible, avanzando por esa puerta de acceso, en la penetración de la infinidad inteligente del rayo violeta. Esto puede manifestarse mediante cierto sentido de la naturaleza sagrada o santa de las creaciones y de las actividades cotidianas.

A la muerte del complejo corporal, como llamáis a esa transición, la entidad volverá inmediatamente, una ver consciente de su estado, al cuerpo índigo creador de formas y permanecerá en él hasta que tenga lugar la siguiente ubicación adecuada.

Y aquí tenemos la anomalía de la cosecha, pues la entidad transferirá su cuerpo índigo a la manifestación del rayo violeta tal como es visto en el verdadero color amarillo. Esto tiene como finalidad sondear la aptitud para la cosecha de la entidad. Una vez que esta actividad anómala se ha completado cuidadosamente, la entidad volverá al cuerpo índigo y se situará en la ubicación correcta de color verdadero del espacio/tiempo y el tiempo/espacio, en cuyo momento se completa la sanación y el aprendizaje/enseñanza necesario y se determinan las necesidades de la encarnación siguiente.

Interrogador: ¿Quién supervisa la determinación de las necesidades de la encarnación y establece la prioridad para la misma?

Ra: Soy Ra. Esta pregunta tiene dos respuestas.

En primer lugar, hay seres que están directamente bajo la supervisión de los Guardianes, responsables de los patrones de encarnación de los que encarnan de manera automática; es decir, sin haber tomado conciencia individual del proceso de evolución espiritual. Podéis llamar a esos seres «ángeles», si lo preferís. Son, digamos, «locales», o de vuestra propia esfera planetaria.

La prioridad de vibración es similar a la colocación de diversos grados de líquidos en un mismo recipiente. Algunos llegarán a la parte superior, mientras que otros se hundirán hacia el fondo. Capas y capas de entidades se suceden. A medida que se aproxima la cosecha, los que albergan mayor cantidad de luz y de amor estarán en primera línea, digámoslo así, para la experiencia de la encarnación, gracias a su propia naturaleza, y sin necesidad de supervisión.

Cuando la entidad toma conciencia por sí misma, en la totalidad de su complejo mente/cuerpo/espíritu, del mecanismo para la evolución espiritual, dispondrá y ubicará las lecciones y las entidades necesarias para el máximo crecimiento y expresión de polaridad en la experiencia de encarnación antes de que sobrevenga el proceso de olvido. La única desventaja de este total libre albedrío de las entidades prioritarias que escogen la forma que adoptarán las experiencias de su encarnación es que algunas entidades tratan de aprender tanto durante la encarnación, que la intensidad del catalizador desorganiza a la entidad polarizada y en consecuencia la experiencia no es de la máxima utilidad, como se pretendió.

Interrogador: Una comparación podría ser la del estudiante que se inscribe en más cursos que los que es capaz de asimilar durante el periodo en que se impartirán, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Podríais indicar cómo se relacionan los diversos cuerpos, del rojo al violeta, con los centros de energía, también del rojo al violeta?; ¿guardan alguna relación entre sí?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última cuestión para esta sesión de trabajo.

Como hemos indicado, cada una de las densidades de color verdadero consta de los siete centros de energía, y cada entidad contiene todo ello en potencial. Mientras se está en el rayo amarillo, la activación de la infinidad inteligente del rayo violeta es el pasaporte para la siguiente octava de experiencia. Existen adeptos que han penetrado muchos, muchos de los centros de energía y algunos de los colores verdaderos. Esto debe realizarse con la mayor prudencia mientras se está en el cuerpo físico pues, como hemos señalado al hablar de los peligros de asociar el circuito rojo/naranja/amarillo con el circuito del color azul verdadero, el potencial de desorganización del complejo mente/cuerpo/espíritu es elevado. Sin embargo, la entidad que penetra la infinidad inteligente es básicamente capaz de recorrer el universo sin trabas.

¿Tenéis alguna otra pregunta breve antes de que dejemos a este instrumento?

Interrogador: Simplemente, si hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto.

Ra: Soy Ra. Todo está bien. Como hemos dicho, este instrumento se encuentra físicamente débil y las sesiones de trabajo prolongadas aumentan esa debilidad. El contacto prolongado ayuda también a que aumente la energía vital del instrumento, y también ayuda la integración y la energía vital del grupo como unidad. La elección es vuestra. Estamos satisfechos. Todo está bien. Sois concienzudos; continuad así.

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id pues, amigos míos, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 48 - 22 de abril de 1981

Copyright © 2017 L/L Research