Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 49 - 27 de abril de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro II, Sesión 49

27 de abril de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: ¿Podríais indicarnos el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. Es como se ha indicado anteriormente.

Interrogador: Me preguntaba lo siguiente: en una sesión anterior mencionasteis los sonidos en el oído izquierdo y el derecho, y que el cerebro izquierdo y el derecho guardan cierta relación con las polaridades del servicio al yo y el servicio al prójimo. ¿Podríais explicarlo?

Ra: Soy Ra. Podemos.

Interrogador: Explicad entonces esa información, por favor.

Ra: Soy Ra. Los lóbulos de vuestro complejo cerebral físico utilizan energía eléctrica débil de modo similar. Por lo que respecta a la polaridad, la entidad que se rige por la intuición y el impulso equivale a la entidad gobernada por el análisis racional. Ambos lóbulos pueden utilizarse para el servicio al yo o para el servicio al prójimo. Puede parecer que la mente racional o analítica tendría mayor posibilidad de seguir con éxito la orientación negativa debido al hecho de que, en nuestra comprensión, demasiado orden es, por esencia, negativo. Sin embargo, esa misma capacidad para estructurar conceptos abstractos y analizar los datos de la experiencia puede ser la clave para una rápida polarización positiva. Puede decirse que aquellos en los que predominan las capacidades analíticas tienen, en cierta forma, más trabajo para la polarización.

La función de la intuición es guiar a la inteligencia. En vuestra ilusión, el predominio de una intuición desenfrenada tiende a impedir que la entidad alcance mayor polaridad, debido a los caprichos de la percepción intuitiva. Como podéis ver, estos dos tipos de estructura cerebral deben estar equilibrados para que la suma neta del catalizador de la experiencia sea la polarización y la iluminación, pues sin la aceptación por la mente racional del valor de la facultad de la intuición, se ahogan los aspectos creativos que facilitan la iluminación.

Existe una correspondencia entre derecha e izquierda y entre positivo y negativo. La red de energía que rodea vuestros cuerpos contiene polarizaciones bastante complejas. La zona izquierda de la cabeza y del hombro superior es considerada más generalmente de polarización negativa, mientras que la derecha lo es de polarización positiva, en términos magnéticos. Esta es la razón del significado de esos sonidos para vosotros.

Interrogador: ¿Podríais detallar las polaridades positivas y negativas en general, y cómo se aplican a los individuos, los planetas, etc.? Creo que existe una correlación, pero no estoy seguro.

Ra: Soy Ra. Efectivamente, existe una correlación entre el campo energético de una entidad de vuestra naturaleza y los cuerpos planetarios, pues toda la materia se construye por medio de la tensión dinámica del campo magnético. En ambos casos, las líneas de fuerza pueden considerarse perfectamente como las espirales entrelazadas de una trenza de cabello. De esta forma, lo positivo y lo negativo se entrelazan para formar relaciones geométricas en los campos energéticos, tanto de las personas, como llamaríais a los complejos mente/cuerpo/espíritu, como de los planetas.

El polo negativo es el polo sur, o inferior. El polo norte, o superior, es el polo positivo. El cruce de estas energías en espiral forma los centros energéticos primarios, secundarios y terciarios. Estáis familiarizados con los centros de energía primarios del complejo corporal físico, mental y espiritual. Alrededor de algunos de ellos giran los puntos secundarios del cruce de los centros de orientación positiva y negativa. Puede considerarse que el centro del rayo amarillo tiene centros de energía secundarios en el codo, la rodilla y en los cuerpos sutiles a una ligera distancia del vehículo físico, en puntos que describen diamantes en la zona umbilical que rodea el cuerpo de la entidad.

Puede examinarse cada uno de los centros energéticos secundarios. Algunos de vosotros trabajan con estos centros de energía, y a esto lo llamáis «acupuntura». Sin embargo, cabe hacer notar que con frecuencia se producen anomalías en la ubicación de dichos centros de energía, de forma que la precisión científica de esta práctica queda en tela de juicio. Como la mayoría de los intentos de precisión científica, no tiene en cuenta las cualidades únicas de cada creación.

El concepto más importante que debe comprenderse sobre el campo de energía es que el polo inferior, o negativo, atraerá la energía universal hacia él desde el cosmos. A partir de ahí avanza para reencontrarse y reaccionar con la energía positiva en espiral que desciende desde el interior. La medida del nivel de actividad del rayo en una entidad es la posición en la que la energía exterior del polo sur se encuentra con la espiral de energía interior positiva.

A medida que la entidad se polariza, ese punto se desplazará hacia la parte superior. Vosotros habéis llamado a este fenómeno «la kundalini». Sin embargo, valdría más pensar en ello como el lugar de encuentro de la comprensión vibratoria, digamos, cósmica e interna. Tratar de elevar el punto de ese encuentro sin comprender los principios metafísicos del magnetismo del que depende es invitar a un gran desequilibrio.

Interrogador: ¿Qué proceso sería recomendable para el correcto despertar de la kundalini, y qué valor tendría?

Ra: Soy Ra. La metáfora de la serpiente enroscada que es atraída hacia la parte superior es sumamente apropiada para que recapacitéis sobre ella. Es lo que tratáis de hacer cuando buscáis. Existen, como hemos afirmado, grandes malentendidos relativos a esa metáfora y a la naturaleza de la consecución de ese objetivo. Debemos generalizar y solicitaros que comprendáis el hecho de que esto, en efecto, resta utilidad a lo que compartimos con vosotros; sin embargo, como cada entidad es única, las generalidades son nuestra carga necesaria cuando nos comunicamos con vosotros para vuestra posible iluminación.

Tenemos dos tipos de energía. Como entidades de no importa qué color verdadero de esta octava, tratamos de desplazar el lugar de encuentro de las naturalezas interior y exterior a un punto cada vez más avanzado, o más elevado, de los centros energéticos. Los dos sistemas de enfocar esta tarea con un método práctico son, en primer lugar, la fijación en el interior del yo de las experiencias que son atraídas hacia la entidad desde el polo sur. Cada experiencia deberá observarse, experimentarse, equilibrarse, aceptarse y asentarse en el interior del individuo. A medida que la entidad gana en autoaceptación y toma de conciencia del catalizador, la localización de la fijación confortable de estas experiencias elevará a la nueva entidad de verdadero color. La experiencia, no importa la que sea, será fijada en el rayo rojo y considerada en función de su contenido de supervivencia, y así sucesivamente.

Cada experiencia será secuencialmente comprendida por el complejo mente/cuerpo/espíritu, primero en términos de supervivencia, después en términos de identidad personal, después en términos de relaciones sociales, después en términos de amor universal, después en términos de cómo la experiencia puede engendrar la comunicación espontánea, después en términos relativos a la forma en que la experiencia puede relacionarse con las energías universales, y finalmente en términos de la naturaleza sacramental de cada experiencia.

Mientras tanto, el Creador se encuentra en el interior. En el polo norte, la corona se encuentra ya sobre la cabeza, y la entidad es un dios en potencia. Esta energía se suscita por su humilde confianza y aceptación mediante la meditación y la contemplación del yo y del Creador.

El punto donde confluyen estas energías es donde la serpiente habrá alcanzado su cima. Cuando esta energía desenroscada se aproxima al amor universal y al ser radiante, la entidad alcanza un estado en el que la aptitud para la cosecha está a punto de producirse.

Interrogador: ¿Recomendáis una técnica particular de meditación?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: ¿Tiene mejores resultados para la meditación dejar la mente tan vacía como sea posible, y dejar que agote su actividad, por así decir, o es mejor concentrarse en la meditación sobre algún objeto o concepto?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última cuestión de esta sesión de trabajo.

Cada uno de los dos tipos de meditación es útil por una razón específica. La meditación pasiva que implica una mente serena y vaciar la maraña característica de la actividad de vuestro complejo mental es eficaz para aquellos cuyo objetivo es alcanzar un silencio interior como base desde la que escuchar al Creador. Es una herramienta útil y práctica, y con diferencia, el tipo de meditación más generalmente utilizado, frente a la contemplación o a la oración.

El tipo de meditación que podría denominarse «visualización» no tiene como objetivo lo que se contempla en la meditación misma. La visualización es la herramienta del adepto. Los que aprenden a mantener imágenes visuales en la mente desarrollan un poder interno de concentración que puede trascender el aburrimiento y la incomodidad. Cuando esa capacidad ha cristalizado en el adepto, este puede entonces polarizarse conscientemente, sin una acción externa, lo que puede tener un efecto en la conciencia planetaria. Esa es la razón de la existencia de la denominada «magia blanca». Solo los que desean trabajar en la consecución de la elevación consciente de la vibración planetaria hallarán la visualización como un tipo de meditación particularmente satisfactorio.

La contemplación o la consideración en un estado meditativo de una imagen o de un texto inspirador también es sumamente útil entre vosotros, y la facultad de la voluntad llamada «oración» lo es igualmente en potencia. Que sea una actividad útil o no depende totalmente de las intenciones y de los objetivos del que ora.

¿Tenéis alguna pregunta breve en este momento?

Interrogador: Solo voy a preguntar si hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto, y si continúa siendo posible realizar dos sesiones por semana.

Ra: Soy Ra. Os pedimos que seáis meticulosos con la colocación del apoyo cervical de esta entidad, que suele desatenderse. Sois muy cuidadosos y vuestras alineaciones son correctas. El calendario de sesiones, si podemos utilizar esa expresión, es básicamente correcto. No obstante, os aconsejamos que observéis si existe fatiga en el círculo y que os abstengáis de llevar a cabo la labor a menos que estéis todos en amor, armonía y energía vital, como un solo ser; ello es y continuará siendo sumamente útil.

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 49 - 27 de abril de 1981

Copyright © 2017 L/L Research