Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 30 - Sesión 49, 27 de abril de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


PayPal - The safer, easier way to pay online!

Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 30

Sesión 49, 27 de abril de 1981

Jim: De los tres, yo era el más interesado en preguntar sobre mis propias experiencias. Puesto que también había sido un aficionado a las teorías conspiracionistas, puede entenderse como el resultado de una curiosidad excesivamente activa y sensacionalista. Las preguntas sobre Carla eran siempre de tipo «mantenimiento», tratando de comprender el mejor modo de mantener su vehículo físico en las mejores condiciones posibles, y Don raramente preguntaba algo sobre sí mismo. Los siguientes comentarios de Ra amplían la noción de la función sacramental que puede alcanzar la relación sexual en el viaje individual de la búsqueda de la verdad. Con el correcto equilibrio de mente y cuerpo, que para cada entidad se determina de manera única, el orgasmo puede servir como un tipo de mecanismo desencadenante para activar el complejo espiritual y funcionar como una especie de lanzadera, permitiendo así a la entidad contactar con lo que Ra llama infinidad inteligente.

La «información pertinente» relativa a la zona de los lóbulos frontales del cerebro de la que habla Ra guarda relación con el hecho de que nadie sabe con total certeza qué funciones realiza esa parte del cerebro. Todas las cualidades que nos distinguen como seres humanos se atribuyen a los cinco octavos posteriores del cerebro reptiliano y mamífero. Los precursores que estudian esta parte del cerebro han planteado la posibilidad de que los lóbulos frontales se encuentren en estado latente en la mayoría de las personas, y de que puedan activarse eliminando los diversos bloqueos de los centros energéticos inferiores que las experiencias de la niñez han causado, dependiendo de qué lecciones se haya escogido aprender durante la encarnación, antes de la misma. Cuando esos bloqueos han desaparecido —es decir, cuando las lecciones se han aprendido— los lóbulos frontales pueden activarse en algún grado y puede experimentarse un salto cuántico de la conciencia durante periodos variables de tiempo, normalmente bastante breves excepto en el caso de los verdaderos yoguis, santos y místicos. Esa es la teoría. Sin embargo, Jim está siempre «a la espera», se podría decir.

Carla: La fascinación que Jim ha mostrado siempre por las posibles conspiraciones de carácter político, económico y metafísico era algo que tenía en común con gran número de personas interesadas en los ovnis y en sus mensajes. De alguna manera, la mente que giraba en torno al misterio de los ovnis era también vulnerable a las sensacionalistas y elaboradas teorías que implicaban a los poderes secretos gubernamentales y a los de las corporaciones internacionales. Cuando comencé a canalizar por primera vez, en 1974, tales cuestiones eran muy comunes. Necesité varios años de experiencia de canalización y de observación sobre cómo percibía la energía del grupo, para determinar satisfactoriamente que preguntar cuestiones sobre ese tipo de materias enfocadas al miedo era verdaderamente nefasto para la correcta sintonización del contacto, y por tanto para la validez de la información recibida. En los últimos años, admito e incluso invito a preguntas que pueden abordar cuestiones específicas para la persona que las plantea, pero advierto también de que la respuesta que se reciba no será específica. Confiero un gran valor al buen contacto que podemos seguir manteniendo, y vigilo cuidadosamente su correcta sintonización.

La experiencia de Jim relativa a su investigación de los lóbulos frontales cambió su vida. Pareció ser el hecho que le hizo descubrir un estilo de vida campestre, un modo de vida indudablemente solitario y sobrio, pero que le acoplaba como un guante. Aunque yo no alcance a comprender gran cosa de esa investigación, puedo ver que para él es muy útil. Sin embargo, el hombre que inició y promulgó esa investigación era una persona cada vez más centrada sobre cuestiones específicas cuando sus alumnos comenzaron a canalizar. Así que creo que Jim aprendió a la fuerza que todo canal puede corromperse cuando las preguntas planteadas son demasiado específicas y se centran sobre cuestiones terrenales, en lugar de sobre valores eternos.

Sesión 49, 27 de abril de 1981

Interrogador: En primer lugar, tengo una pregunta de parte de Jim, que dice así: «Durante los últimos nueve años he tenido lo que llamo experiencias de los lóbulos frontales en el estado del sueño inmediatamente anterior al de vigilia, cuando me despierto por la mañana. Es una combinación de placer y de presión que comienza en los lóbulos frontales y que se extiende como en pulsaciones a todo el cerebro, dando la sensación de un orgasmo cerebral. He tenido más de 200 veces esa experiencia, y con frecuencia se acompaña de voces y de visiones que raramente tienen sentido para mí. ¿Cuál es la fuente de esas experiencias de los lóbulos frontales?».

Ra: Soy Ra. Examinamos al que plantea la pregunta y hallamos cierta información pertinente ya disponible, relativa a la disposición fisiológica de esa parte particular del cerebro. Las experiencias descritas y experimentadas son experiencias de síntesis que pueden sobrevenir tras un esfuerzo de concentración sobre la apertura de la puerta de acceso o complejo mental índigo, de manera que pueda producirse una experiencia sagrada o del rayo violeta. Esas experiencias son el inicio de lo que, a medida que el cuerpo, la mente y el espíritu se integran en la puerta de acceso o nivel índigo, puede desencadenar no solamente la experiencia del gozo, sino también de la comprensión de la infinidad inteligente que la acompaña. Así, el orgasmo del complejo corporal y el orgasmo del complejo mental se integran, y a continuación pueden seguir la puerta de acceso apropiada para la integración del complejo espiritual y su utilización como lanzadera para el sacramento de la presencia plenamente experimentada del infinito Creador. Así, es mucho lo que puede esperar quien plantea la pregunta.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 30 - Sesión 49, 27 de abril de 1981

Copyright © 2017 L/L Research