Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 50 - 6 de mayo de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro II, Sesión 50

6 de mayo de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: ¿Podríais indicar cuál es el estado actual del instrumento?

Ra: Soy Ra. Es el que se ha indicado anteriormente.

Interrogador: En la última sesión afirmasteis que las experiencias son atraídas hacia la entidad a través de su polo sur. ¿Es posible explicar y proporcionar una definición de lo que entendéis por esto?

Ra: Soy Ra. Es necesaria cierta reflexión para adoptar la perspectiva correcta desde la que comprender el sentido de la información mencionada. El polo sur o negativo atrae lo magnetizado hacia él; así ocurre también con el complejo mente/cuerpo/espíritu. La afluencia de experiencias proviene del polo sur, aunque esta podría pareceros una explicación simplista.

Lo único que cabe especificar es que el rayo rojo, centro energético fundamental o raíz del vehículo físico, al estar situado en la parte inferior, tendrá la primera oportunidad de reaccionar ante cualquier experiencia. Solo de esta forma podéis ver un punto físico del polo sur identificado con el centro energético raíz. En cada faceta de la mente y del cuerpo, la raíz o el fundamento recibirá la oportunidad de operar en primer lugar.

¿Cuál es la oportunidad, sino la supervivencia? Esa es la posible respuesta de la raíz, característica de las funciones básicas tanto para la mente como para el cuerpo. Descubriréis que ese instinto es el más poderoso, y una vez que ha sido equilibrado se produce una gran apertura para el que busca. El polo sur deja entonces de bloquear los datos de la experiencia y los centros energéticos superiores de la mente y del cuerpo reciben la oportunidad de hacer uso de la experiencia atraída hacia él.

Interrogador: ¿Por qué decís que la experiencia es atraída hacia la entidad?

Ra: Soy Ra. Lo decimos por nuestra comprensión de que tal es la naturaleza del fenómeno del catalizador de la experiencia y de su entrada en la conciencia del complejo mente/cuerpo/espíritu.

Interrogador: ¿Podríais poner un ejemplo de cómo la entidad establece una condición para atraer una experiencia catalizadora concreta, y de cómo se proporciona o se aprende ese catalizador?

Ra: Soy Ra. Puede ponerse ese ejemplo.

Interrogador: Hacedlo, por favor.

Ra: Soy Ra. Hemos hecho una pausa para examinar la conciencia de (nombre) y utilizar su experiencia catalítica como ejemplo. Podemos continuar.

Este es un ejemplo, y puede extrapolarse a otras entidades que son conscientes del proceso evolutivo. Antes de la encarnación, esta entidad escogió los medios por los que tuviera gran probabilidad de obtener el catalizador. Esta entidad deseaba el proceso de expresar amor y luz sin esperar nada a cambio. Programó también los medios para procurar llevar a cabo el trabajo espiritual y para disfrutar de compañía en la realización de dicho trabajo.

Previamente a la encarnación se establecieron ciertos acuerdos; el primero, con los padres y hermanos de la entidad, lo que proporcionó la experiencia catalizadora propia de la situación de ofrecer la irradiación del ser sin esperar nada a cambio. El segundo programa implicó acuerdos con otras entidades, que han proporcionado y proporcionarán, en vuestra continuidad de tiempo/espacio y de espacio/tiempo, oportunidades para la experiencia catalizadora del trabajo y de la camadería.

Ciertos acontecimientos formaban parte del programa para esta entidad únicamente, por cuanto se trataba de determinados vórtices de posibilidad/probabilidad relativos a vuestra cultura social. Estos acontecimientos incluyen la naturaleza o el estilo de vida, el tipo de relaciones formadas en el marco de vuestro sistema legal, y el clima social vivido durante la encarnación. Se partía de la base de que la encarnación iba a tener lugar en la cosecha.

Digamos que estos datos se aplican a millones de los vuestros, los que son conscientes de la evolución y sienten un gran deseo de alcanzar el núcleo del amor y del resplandor que dan la comprensión con independencia de las lecciones programadas. Estas guardan relación con el prójimo, no con hechos; implican dar, no recibir, pues las lecciones del amor son de esta naturaleza, tanto para el camino positivo como el negativo. Los que son aptos para la cosecha en sentido negativo son los que pueden verse esforzándose por compartir su amor por el yo.

Existen otros cuyas lecciones son más aleatorias debido a su incapacidad actual para comprender la naturaleza y el mecanismo de la evolución de mente, cuerpo y espíritu. De ellos, podemos decir que el proceso es seguido de cerca por los que nunca cesan su atenta vigilancia para prestar servicio. No hay ninguna entidad que no reciba ayuda, ya sea mediante la propia conciencia de la unidad de la creación, o mediante los guardianes del yo que protegen a los complejos mente/cuerpo/espíritu menos sofisticados ante cualquier separación permanente de la unidad mientras prosiguen las lecciones de vuestra densidad.

Interrogador: ¿Podríais proporcionar un ejemplo de polarización negativa que comparta su amor del yo? Me parece que eso debe debilitar la polarización negativa. ¿Podéis ampliar este concepto?

Ra: Soy Ra. No podemos dar ejemplos de seres conocidos, pues supondría una transgresión. Por ello, tenemos que hablar en términos generales.

El ser de orientación negativa siente que ha encontrado un poder que da significado a su existencia, al igual que lo siente la polarización positiva. Esta entidad negativa se esfuerza por ofrecer ese conocimiento a otros seres, en la mayoría de los casos mediante el proceso de formación de una élite y unos discípulos, y enseñando la necesidad y el derecho de la esclavitud de otros seres para su propio beneficio. Estos otros seres son considerados dependientes de ese yo, y necesitados de su guía y sabiduría.

Interrogador: Gracias. ¿Cómo puede la capacidad de mantener imágenes visuales en la mente ayudar al adepto a polarizarse conscientemente sin una acción exterior?

Ra: Soy Ra. No es una pregunta simple, pues el adepto superará el rayo verde que señala la entrada a la aptitud para la cosecha. El adepto no solo aprovecha la energía inteligente como medio de aptitud para la cosecha, sino que aprovecha la energía inteligente y la infinidad inteligente a los fines de transmutar la conciencia planetaria y su capacidad para la cosecha.

Los medios para llevar a cabo ese trabajo residen en el interior. La clave es, primero, el silencio, y después, la unicidad de pensamiento. Así, una visualización que pueda mantenerse ante el ojo interno durante algunos minutos, en vuestra medida del tiempo, señalará el incremento de la capacidad del adepto para la unicidad de pensamiento, que el adepto positivo puede utilizar para trabajar en grupo las visualizaciones rituales con el fin de elevar la energía positiva, y el adepto negativo para incrementar su poder personal.

Interrogador: ¿Podéis decir lo que hace el adepto, tras haber podido mantener la imagen durante unos minutos, para influenciar la conciencia planetaria o repercutir en la polaridad positiva?

Ra: Soy Ra. Cuando el adepto de orientación positiva alcanza la infinidad inteligente desde su interior se realiza la conexión más poderosa, la conexión de la totalidad del microcosmos del complejo mente/cuerpo/espíritu con el macrocosmos. Esa conexión posibilita que se manifieste el rayo verde de color verdadero del tiempo/espacio en vuestro espacio/tiempo. En el rayo verde, los pensamientos son seres, lo que no es habitual en vuestra ilusión.

Los adeptos se convierten en canales vivientes para el amor y la luz, y son capaces de canalizar ese resplandor directamente a la red planetaria de nexos de energía. El ritual finaliza siempre con el anclaje de esa energía en alabanza y acción de gracias, y con su liberación en la totalidad del planeta.

Interrogador: ¿Podríais proporcionar mayor información sobre los campos de energía del cuerpo relacionados con los hemisferios cerebrales derecho e izquierdo, y si ello se relaciona de alguna manera con la forma de la pirámide respecto a la focalización de la energía? No sé muy bien cómo formular la pregunta, por lo que la planteo así.

Ra: Soy Ra. Nosotros tampoco sabemos cómo contestarla. Podríamos decir que la forma de la pirámide focaliza la afluencia de energía para que la utilicen las entidades que pueden tomar conciencia de ella. Podemos añadir que la forma de vuestro cerebro físico no es significativa para concentrar la energía entrante. En lo posible, preguntad más específicamente sobre la información que deseáis.

Interrogador: Durante la meditación, cada uno de nosotros siente cierta energía sobre diferentes puntos de la cabeza. ¿Podríais decir qué es, qué significa, y qué relación tienen los diversos puntos en que la sentimos?

Ra: Soy Ra. Olvidar la pirámide os ayudará en el estudio de estas experiencias. La afluencia de energía la perciben los centros de energía que necesitan la activación y están listos para ella. Por ello, los que sienten la estimulación en el nivel del rayo violeta reciben eso precisamente. Los que la sienten en la frente, entre las cejas, experimentan el rayo índigo, y así sucesivamente. Los que experimentan un hormigueo e imágenes visuales están teniendo algún bloqueo en el centro de energía en proceso de activación, y por ello el cuerpo eléctrico dispersa esa energía y su efecto se difumina.

Los que no reclaman sinceramente esta energía, aun así pueden sentirla si no están bien entrenados en defensa psíquica. Los que no desean experimentar estas sensaciones, activaciones y cambios incluso a un nivel subconsciente no experimentarán nada, debido a su capacidad de defensa y de resistencia al cambio.

Interrogador: ¿Es normal sentir dos estimulaciones simultáneamente?

Ra: Soy Ra. Para el adepto, lo más normal es lo siguiente: la estimulación índigo que activa esa gran puerta de acceso a la sanación, el trabajo mágico, la atención en la oración, el resplandor del ser; y la estimulación del rayo violeta, que es el dar y recibir de carácter espiritual del y hacia el Creador, de Creador a Creador.

Tal es la configuración deseable.

Podéis formular una pregunta más.

Interrogador: ¿Podéis ampliar el concepto según el cual es necesario que una entidad se polarice o interactúe adecuadamente con otras entidades durante la encarnación en el plano físico tal como lo conocemos, y por qué ello no es posible en el periodo entre encarnaciones, cuando la entidad es consciente de lo que desea hacer? ¿Por qué debe encarnar y perder el recuerdo consciente de lo que desea hacer, para actuar después en el modo que espera hacerlo?

Ra: Soy Ra. Pongamos el ejemplo del jugador que observa todas las manos de póquer y por tanto conoce el juego. Para él no será más que un juego de niños, ya que no entraña riesgo. Se conocen las otras manos. Se conocen las posibilidades, y la mano jugará correctamente, pero sin interés.

En el tiempo/espacio y en la densidad del verdadero color verde, las manos de todos están a la vista. Los pensamientos, los sentimientos, los problemas, todo eso puede verse. No existe engaño, ni deseo de tal. De esa forma, pueden conseguirse grandes cosas en armonía, pero la mente/cuerpo/espíritu no obtiene gran polaridad de tal interacción.

Reexaminemos esta metáfora y multipliquémosla en el mayor juego de póquer que podéis imaginar: una vida. Las cartas son «amor», «aversión», «limitación», «infelicidad», «placer», etc. Se distribuyen continuamente. Durante esta encarnación podéis comenzar —y hacemos hincapié en que es un comienzo— a conocer vuestras propias cartas. Podéis comenzar a hallar el amor que existe en vosotros y a equilibrar vuestro placer, vuestras limitaciones, etc.; sin embargo, vuestra única indicación de las cartas de los demás la obtenéis al mirarles a los ojos.

No podéis recordar vuestra mano de cartas, sus manos de cartas, quizá ni siquiera las reglas del juego. Este juego pueden ganarlo únicamente aquellos que pierden sus cartas en la influencia fusionadora del amor, aquellos que dejan sus placeres y sus limitaciones sobre la mesa, descubren sus cartas y se dicen a sí mismos: «Todos vosotros, los jugadores, cada prójimo, no importa cuál sea vuestra mano, os amo». Ese es el juego: conocer, aceptar, perdonar, equilibrar, y abrir el yo en amor. Ello no puede conseguirse sin el proceso de olvido, pues sin él nada sería de peso en la totalidad de la vida del ser de mente/cuerpo/espíritu.

¿Tenéis alguna pregunta breve antes de que dejemos a este instrumento?

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto?

Ra: Soy Ra. Sois muy cuidadosos, y vuestras alineaciones son meticulosas. Convendría vigilar que la nuca del instrumento repose cuidadosamente sobre su apoyo.

Soy Ra. Os dejo, amigos míos, en el amor y la luz del infinito Creador. Id pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 50 - 6 de mayo de 1981

Copyright © 2017 L/L Research