Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro III, Sesión 57 - 12 de junio de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro III, Sesión 57

12 de junio de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: Para empezar, ¿podríais indicarnos cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. El instrumento sufre un grave ataque psíquico, pero lo resiste bien gracias a unas energías vitales fortalecidas y a la distorsión hacia ese sentido de la proporción que vosotros llamáis «sentido del humor».

El ataque podría interrumpir este contacto durante un breve periodo de vuestro espacio/tiempo.

Interrogador: ¿Hay algo concreto que podamos hacer, además de lo que hacemos ya para mitigar este ataque?

Ra: Soy Ra. No hay nada que podáis hacer para mitigarlo, aunque comprender su mecanismo podría ser útil.

Interrogador: ¿Podéis explicar su mecanismo?

Ra: Soy Ra. El Grupo de Orión no puede interferir de manera directa, sino únicamente a través de distorsiones ya existentes en los complejos mente/cuerpo/espíritu.

Es así como, en este caso, esta entidad quiso agarrar un objeto pesado con una sola mano, y esa acción mal calculada ha provocado una deformación o distorsión de la estructura esquelética/muscular de una de sus extremidades.

Vuestra ayuda puede ser útil para el instrumento, al proporcionarle el cuidado adecuado para esa distorsión, que equivale a lo que llamáis vuestro «estado postoperatorio», cuando los huesos todavía no están firmemente soldados. Este instrumento debe tomar conciencia de la atención necesaria para evitar este tipo de acciones mal calculadas, y se aprecia y alienta vuestro apoyo en este estado de conciencia.

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer en concreto para aliviar este problema que ya se ha producido?

Ra: Soy Ra. Esta información es inofensiva, por lo que la compartimos aunque su importancia sea relativa, pues no es una norma general y únicamente proporciona un efecto transitorio.

La zona de la muñeca debería vendarse como si hubiera ocurrido lo que conocéis como «esguince», y en el lado derecho del complejo corporal podría utilizarse durante un periodo diurno lo que llamáis un «cabestrillo». En ese momento se examinarán de nuevo los síntomas, como los llamáis, y se repetirá el mismo procedimiento hasta que mejore la distorsión.

El trabajo de sanación en el que cada uno de vosotros es un aprendiz puede utilizarse como se desee.

Cabe recalcar que se dispone de un cristal.

Interrogador: ¿Qué cristal?

Ra: Soy Ra. El cristal imperfecto, pero suficiente, que descansa sobre uno de los dedos de la mano derecha del instrumento.

Interrogador: ¿Podéis explicar cómo utilizar ese cristal para estos fines?

Ra: Soy Ra. Esta es una pregunta que requiere una respuesta extensa.

En primer lugar, como complejo mente/cuerpo/espíritu que sois, debéis equilibrar y polarizar el yo, conectando la luz interior con la luz universal que afluye en espiral ascendente. Habéis hecho ejercicios para regularizar los procesos necesarios; tenedlos en cuenta a la hora de preparar el ser cristalizado.

Tomad el cristal y sentid que vuestra energía polarizada, potenciada y equilibrada se canaliza a través de vuestro ser hacia el rayo verde de la sanación, penetrando y activando la regularidad cristalina de luz «congelada» que es el cristal. El cristal resonará con la luz cargada de amor encarnado, y la energía luminosa comenzará a irradiarse de forma concreta, resplandeciendo en vibraciones luminosas y precisas de energía sanadora enfocada e intensificada hacia el campo magnético del complejo mente/cuerpo/espíritu que debe sanar. La entidad que requiere esos cuidados abrirá entonces la totalidad del escudo vibratorio protector del rayo violeta/rojo. De esa forma, los campos vibratorios internos, de centro a centro en mente, cuerpo y espíritu, pueden interrumpirse y ajustarse momentáneamente, ofreciendo así al que debe sanar la oportunidad de escoger un complejo interior de campos de energía y de relaciones vibratorias menos distorsionado.

Interrogador: ¿Debería sostenerse el cristal en la mano derecha del sanador?

Ra: Soy Ra. No es correcto. Se recomienda hacerlo de dos formas.

En la primera, una cadena rodea el cuello para colocar el cristal en la posición física del centro energético del rayo verde. En la segunda, la cadena cuelga de la mano derecha, quedando extendida y enrollada alrededor de la mano de forma que el cristal pueda balancearse para efectuar los ajustes sensibles.

Ofrecemos esta información sabiendo que se requiere mucha práctica para utilizar de modo efectivo estas energías del yo. Sin embargo, cada cual tiene la capacidad de hacerlo, y no es una información que si se sigue convenientemente pudiera resultar perjudicial.

Interrogador: ¿Un cristal sin imperfección sería considerablemente más efectivo que el cristal con el que contamos, que no es del todo perfecto?

Ra: Soy Ra. Sin tratar de estimar las prioridades que podríais escoger, podemos decir que la entidad de configuración regularizada o cristalizada es tan decisiva como la perfección del cristal empleado.

Interrogador: ¿El tamaño del cristal guarda alguna relación con la efectividad de la sanación?

Ra: Soy Ra. En algunas aplicaciones relacionadas con la sanación planetaria, es un elemento a tener en cuenta. Pero para trabajar con un complejo mente/cuerpo/espíritu concreto, el único requisito es que el cristal esté en armonía con el ser cristalizado. Existe quizá un límite inferior al tamaño de lo que podríais llamar un cristal de múltiples facetas, pues la luz que penetra a través del cristal debe propagarse en la totalidad del espectro del que debe recibir los cuidados. Además, cabe destacar que el agua también es un tipo de cristal eficaz, aunque no puede suspenderse tan fácilmente de una cadena en vuestra densidad.

Interrogador: Al colocar el extremo de este lápiz sobre mi ombligo, ¿la punta representa el lugar preciso donde debe suspenderse el cristal para actuar sobre el rayo verde? ¿Es correcta esa posición?

Ra: Soy Ra. Examinamos vuestras dimensiones. El punto óptimo se sitúa entre 2 y 5,4 centímetros del corazón.

Interrogador: Entonces, si utilizo como medida esta pieza de madera, podría determinar, a partir de mi ombligo, que la posición correcta está en la parte superior de la misma, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Qué relación tiene la sanación que acabáis de explicar con la realizada en la Cámara del Rey de la pirámide de Giza?

Ra: Soy Ra. Llevar a cabo la tarea en esa configuración de formas y dimensiones presenta dos ventajas.

En primer lugar, se detiene automáticamente la acción del escudo protector violeta/rojo.

En segundo lugar, la luz se configura por la propia colocación de esta posición en los siete índices vibratorios de energía o de color, permitiendo así que la energía pase a través del ser cristalizado, focalizado con el cristal, para manipular con gran facilidad la paleta intacta y cuidadosamente delineada de energías o colores, tanto en el espacio/tiempo como en el tiempo/espacio. De esa forma el ser sin escudo puede ser ajustado rápidamente. Esto es preferible en algunos casos, especialmente cuando el escudo es la parte donde hay mayor posibilidad para la actividad continuada del complejo corporal en esta densidad. De ese modo se reduce el trauma de la interrupción de esa vibración del escudo.

Aprovechamos esta oportunidad de ejercer nuestro honor/deber, al haber creado algunas de las formas piramidales, para señalar que no es necesario en modo alguno recurrir a esa estructura para llevar a cabo la sanación, pues la prioridad de vibración permite que los complejos vibratorios de los complejos mente/cuerpo/espíritu que deben sanarse sean menos vulnerables al trauma de la interrupción del escudo.

Además, como hemos dicho, si se utiliza el poderoso efecto de la pirámide (con su interrupción inevitable del escudo), sin el ser cristalizado, con la intención errónea o en la configuración inadecuada, puede dar como resultado mayores distorsiones en las entidades, lo que equivale quizá a algunas de vuestras sustancias químicas que provocan interrupciones en los campos energéticos de una forma similar.

Interrogador: ¿Existe actualmente algún uso beneficioso de la forma piramidal?

Ra: Soy Ra. La respuesta es positiva, siempre que ese uso se haga con precaución.

Puede utilizarse la pirámide para mejorar el estado meditativo, siempre que su forma sea tal que la entidad o entidades situadas en la Cámara de la Reina estén en una configuración equilibrada alrededor de ese punto central.

La pequeña forma piramidal, situada bajo una parte del complejo corporal, puede dinamizarlo. Esto debería llevarse a cabo únicamente durante breves períodos, no superiores a 30 de vuestros minutos.

El uso de la pirámide para equilibrar las energías planetarias sigue operando en pequeña medida pero, debido a los cambios terrestres, las pirámides ya no tienen la alineación adecuada para cumplir esa función.

Interrogador: ¿Cuál es la ayuda o el mecanismo para la ayuda que recibe una entidad en meditación que estuviera situada en la Cámara de la Reina?

Ra: Soy Ra. Considerad la polaridad de los complejos mente/cuerpo/espíritu. La luz interior es la del corazón del ser. Su fuerza equivale a vuestra fuerza de voluntad para buscar la luz. La colocación o posición equilibrada de un grupo intensifica la magnitud de esa voluntad, la magnitud de la toma de conciencia de la luz interior necesaria para atraer la luz que afluye en espiral ascendente desde el polo sur magnético del ser.

Por ello, esa es la posición del iniciado, pues numerosos elementos o distorsiones no deseables abandonarán a la entidad a medida que intensifica su búsqueda, de forma que pueda convertirse en uno con esa luz entrante, centrada y purificada.

Interrogador: Entonces, si se utiliza una forma piramidal, supongo que tendría que ser del tamaño suficiente para que la Cámara de la Reina estuviera situada a una distancia suficiente de la Cámara del Rey. De esa forma podría utilizarse esa posición energética sin ser afectado por la posición energética de la Cámara del Rey, ¿es así?

Ra: Soy Ra. En esta aplicación, una forma piramidal puede ser más pequeña si el ángulo de la cúspide es menor, lo que no permite que haya lugar a la ubicación de la Cámara del Rey. Son igualmente eficaces para esta aplicación las formas siguientes: la del silo, el cono, la bóveda y el tipi.

Interrogador: ¿Esas formas que acabáis de mencionar tienen alguno de los efectos de la Cámara del Rey, o solo el de la Cámara de la Reina?

Ra: Soy Ra. Estas formas tienen el efecto de la Cámara de la Reina. Cabe resaltar que una entidad fuertemente cristalizada es, en efecto, un emplazamiento «portátil» de la Cámara del Rey.

Interrogador: Entonces, ¿queréis decir que no hay ninguna necesidad, uso o ventaja en el efecto de la Cámara del Rey en este momento de nuestra evolución planetaria?

Ra: Soy Ra. Si aquellos que han deseado ser terapeutas hubieran alcanzado una naturaleza cristalina y rogaran todos ellos una menor distorsión, la pirámide sería, como siempre, un conjunto cuidadosamente establecido de parámetros para distribuir la luz y su energía y ayudar así en el catalizador de la terapia.

Sin embargo, hemos visto que vuestros pueblos no tienen la inclinación hacia un deseo de pureza en la medida suficiente para recibir este don poderoso y potencialmente peligroso. Por consiguiente, sugerimos que no se utilice para la sanación en la configuración tradicional, por decirlo así, de la Cámara del Rey, que dimos con toda ingenuidad a vuestros pueblos solo para ver su utilización extremadamente distorsionada y perdidas nuestras enseñanzas.

Interrogador: ¿Cuál sería el ángulo adecuado de la cúspide para la forma del tipi, a los fines de nuestros usos?

Ra: Soy Ra. El que prefiráis. El principio de las formas circulares, redondeadas o en pico es que el centro actúa a modo de bobina de inducción. Así, los patrones de energía son en espiral y en círculo. De ahí que la elección de la configuración más cómoda sea vuestra; el efecto es relativamente el mismo.

Interrogador: ¿Varía el efecto de algún modo según los materiales de construcción o de su grosor? ¿Se trata simplemente de la geometría de la forma, o guarda relación con algún otro factor?

Ra: Soy Ra. La geometría, como la llamáis, o las relaciones de estas formas en su configuración es el gran factor a tener en cuenta. Es mejor evitar materiales de estaño o de plomo, u otros materiales de metales más comunes. Pueden considerarse apropiados la madera, el plástico, el cristal y otros materiales.

Interrogador: Si se colocara una forma piramidal debajo de una entidad, ¿cómo debería hacerse? ¿Podría colocarse bajo la cama? No estoy muy seguro de cómo dinamizar a la entidad «colocando la pirámide por debajo». ¿Podéis explicar cómo hacerlo?

Ra: Soy Ra. Vuestra suposición es correcta. Si la forma es del tamaño apropiado, puede colocarse directamente bajo al almohadón de la cabeza o bajo el soporte sobre el que descansa el complejo corporal.

De nuevo, advertimos que se tenga cuidado, pues la tercera espiral de luz ascendente, la que se emite desde la cúspide de esa forma, es sumamente nociva para una entidad si se recibe en exceso y no debería utilizarse por tiempo prolongado.

Interrogador: ¿Cuál sería la altura, en centímetros, de una de esas pirámides para que su funcionamiento fuera óptimo?

Ra: Soy Ra. No importa. Lo importante es la proporción de la altura desde la base a la cúspide, en relación con el perímetro de la base.

Interrogador: ¿Cuál es la proporción correcta?

Ra: Soy Ra. Como podéis observar, esa proporción debe ser de 1,16.

Interrogador: ¿Queréis decir que la suma de los cuatro lados de la base debería corresponder al 1,16 de la altura de la pirámide?

Ra: Soy Ra. Exactamente.

Interrogador: Al afirmar que la Cámara de la Reina era el lugar de iniciación, ¿podéis explicar qué entendéis por ello?

Ra: Soy Ra. Esta pregunta requiere una respuesta extensa. No podemos describir la iniciación en su sentido específico, debido a nuestra distorsión hacia la creencia/comprensión de que el proceso que ofrecimos hace tantos años no fue equilibrado.

No obstante, sois conscientes del concepto de iniciación, y sabéis que exige que el ser se centre en la búsqueda del Creador. Esperamos haber equilibrado esta comprensión enunciando la Ley del Uno; esto es, que todas las cosas son el Creador único. Así, la búsqueda del Creador se lleva a cabo no simplemente en la meditación y en el trabajo del adepto, sino en la confluencia de experiencia de cada momento.

La iniciación de la Cámara de la Reina guarda relación con el abandono del yo al deseo de conocer completamente al Creador, hasta el punto de que la luz afluyente purificada se ve atraída de forma equilibrada a través de todos los centros energéticos, llegando hasta el índigo y abriendo la puerta de acceso a la infinidad inteligente. De esa forma, la entidad experimenta la verdadera vida o, como lo llamáis, la resurrección.

Interrogador: Habéis mencionado también que la pirámide se utilizó para el aprendizaje. ¿Era el mismo proceso, o hay alguna diferencia?

Ra: Soy Ra. Hay una diferencia.

Interrogador: ¿Cuál es esa diferencia?

Ra: Soy Ra. La diferencia es la presencia de otros seres manifestándose en el espacio/tiempo y, tras algunos estudios, en el tiempo/espacio, a los fines de enseñanza/aprendizaje. En el sistema que habíamos creado, las escuelas estaban aparte de la pirámide y las experiencias eran solitarias.

Interrogador: No acabo de comprender lo que queréis decir, ¿podéis explicarlo mejor?

Ra: Soy Ra. Se trata de un tema muy amplio. Por favor, reformulad la pregunta más concretamente.

Interrogador: ¿Queréis decir que los maestros de vuestra vibración o densidad se manifestaron en la Cámara de la Reina para enseñar a los iniciados, o decís otra cosa?

Ra: Soy Ra. En nuestro sistema, las experiencias en la ubicación de la Cámara de la Reina eran solitarias. En la Atlántida y en Sudamérica, los instructores compartían la experiencia en la pirámide.

Interrogador: ¿Cómo se producía ese proceso de aprendizaje (aprendizaje o enseñanza) en la pirámide?

Ra: Soy Ra. ¿Cómo se enseña/aprende y cómo se aprende/enseña?

Interrogador: Actualmente sería peligroso utilizar una pirámide de cuatro lados, de tamaño suficiente para crear el efecto de la Cámara del Rey, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es, a lo que debe añadirse que el ángulo de 76° de la cúspide es el característico de una forma poderosa.

Interrogador: Entonces, supongo que no deberíamos utilizar una pirámide con un ángulo de 76° en la cúspide bajo ninguna circunstancia, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Es algo totalmente a vuestra discreción.

Interrogador: Voy a formular de nuevo la pregunta. Parto de la suposición de que sería peligroso utilizar una pirámide con un ángulo de 76°, y quisiera saber si el ángulo menor de 76° sería aproximadamente el primero que no produciría un efecto peligroso.

Ra: Soy Ra. Vuestra suposición es correcta. Podría ser cualquier ángulo menor de 70°.

Interrogador: Gracias. Quisiera continuar con más preguntas sobre la pirámide, pero deseo formular una pregunta de parte de (nombre), así que voy a hacerla ahora. ¿Podríais desarrollar el concepto de espacio/tiempo y tiempo/espacio, y de cómo superarlo, y en qué nivel de densidad estos conceptos dejan de afectar al individuo?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última cuestión de esta sesión de trabajo. A este instrumento le queda algo de energía vital, pero nos preocupa la distorsión creciente de su complejo corporal hacia el dolor.

Los conceptos de espacio/tiempo y de tiempo/espacio describen de forma tan matemática como es posible las relaciones de vuestra ilusión, aquello que es visible respecto a lo que no es visible. La descripción es algo simple, pero suficiente para esta tarea.

En las experiencias de búsqueda mística de la unidad, estos conceptos nunca deben ser tenidos en cuenta, pues no forman parte más que de un sistema ilusorio. El buscador busca al Uno. El Uno es el que debe ser buscado, como hemos dicho, por el yo equilibrado y que se acepta a sí mismo, consciente tanto de sus distorsiones aparentes como de su perfección total. Desde esa conciencia equilibrada la entidad abre el yo al universo que es. La energía de luz de todas las cosas puede entonces verse atraída por esta intensa búsqueda y, dondequiera que la búsqueda interior se encuentre con el prana cósmico que ha atraído, se producirá la realización del Uno.

La finalidad de compensar cada centro energético es permitir que ese lugar de encuentro se sitúe en la vibración del rayo índigo, entrando así en contacto con la infinidad inteligente y disipando toda ilusión. El servicio al prójimo es automático ante la liberación de la energía generada por ese estado de conciencia.

La distinción entre espacio/tiempo y tiempo/espacio, tal como las entendéis, no prevalece más que en tercera densidad. Sin embargo, las densidades cuarta, quinta y hasta cierto punto la sexta operan en cierto sistema de espacio/tiempo y tiempo/espacio polarizados.

Los cálculos necesarios para pasar de un sistema a otro a través de las dimensiones son algo complejos. Por esa razón, tenemos la máxima dificultad para compartir conceptos numéricos con vosotros, y aprovechamos esta ocasión para reiterar nuestra petición de que examinéis nuestras cifras y hagáis preguntas ante cualquier duda.

¿Tenéis alguna pregunta breve antes de que dejemos al instrumento?

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto?

Ra: Soy Ra. Todo está en armonía. Os saludamos a todos con alegría. Los ajustes son satisfactorios.

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro III, Sesión 57 - 12 de junio de 1981

Copyright © 2017 L/L Research