Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro III, Sesión 64 - 26 de julio de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro III, Sesión 64

26 de julio de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podéis indicar cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. Es como hemos indicado anteriormente, con la excepción de una distorsión pasajera que disminuye el libre fluir de la energía vital.

Interrogador: ¿Podéis especificar cuál es esa distorsión pasajera?

Ra: Soy Ra. Se trata de una información marginal.

Interrogador: Entonces no preguntaremos sobre ello.

¿Podéis explicar los principios básicos que operan en el ritual que llevamos a cabo para iniciar el contacto, y que yo llamaría los «principios básicos de protección de la magia blanca»?

Ra: Soy Ra. Dada vuestra serie de preguntas, advertimos que es adecuado incluir la causa de la distorsión temporal de la energía vital de este instrumento. La causa es una tendencia al anhelo de expresión de la devoción al Creador en el culto en grupo.

Esta entidad ha anhelado de forma sumamente consciente esa protección (pues responde a los complementos de tal expresión, al ritual, a los colores y a su significado), que proporciona el sistema de distorsión que llamáis «la iglesia», los cánticos de alabanza, las oraciones combinadas de gratitud y, sobre todo, y lo que podéis considerar como la magia central, la ingesta de alimentos que no son de esta dimensión, sino que han sido transmutados en alimento metafísico mediante lo que esta distorsión de expresión denomina la «sagrada comunión».

Pero la razón subconsciente, la más poderosa de ese anhelo, ha sido la toma de conciencia de que tal expresión, cuando una entidad la considera la transmutación en la presencia del Creador, constituye una gran protección de la entidad a medida que avanza en el camino del servicio al prójimo.

El principio que opera tras todo ritual cuya naturaleza es de magia blanca es el de configurar los estímulos que descienden al tronco de la mente, de forma que su disposición provoque la aparición de una emoción, o amor, disciplinados y purificados, que pueden ser entonces a la vez una protección y la llave para la puerta de acceso a la infinidad inteligente.

Interrogador: ¿Podéis explicar por qué el pequeño error cometido en el ritual con que se inicia esta comunicación, hace dos sesiones, ha permitido la intrusión de una entidad de Orión?

Ra: Soy Ra. Este contacto se mantiene en una banda estrecha, y sus condiciones previas son precisas. El prójimo que ofrece su servicio en el camino negativo tiene también la capacidad de esgrimir sus armas. En este contacto abordáis fuerzas de gran intensidad que se vierten en un recipiente tan delicado y cristalino como un copo de nieve.

El lapsus más insignificante puede perturbar el orden de la disposición de energías que forman el canal para estas transmisiones.

Para vuestra información, podemos resaltar que nuestra pausa se debió a la necesidad de estar totalmente seguros de que el complejo mente/cuerpo/espíritu del instrumento se encontraba a salvo en la configuración adecuada de luz o de densidad antes de que pudiéramos abordar la situación. Es mucho mejor permitir que la envoltura se torne inviable que permitir que el complejo mente/cuerpo/espíritu esté mal situado, por decirlo así.

Interrogador: ¿Podéis describir los rituales o las técnicas empleadas por Ra para su búsqueda encaminada al servicio?

Ra: Soy Ra. Hablar de la labor llevada a cabo por los complejos de memoria social de sexta densidad para progresar es, en el mejor de los casos, desviarse de la comunicación simple, pues es mucho lo que se pierde en la transmisión de conceptos de una densidad a otra, y la exposición sobre la sexta densidad está muy deformada, inevitablemente.

Sin embargo, trataremos de responder a vuestra pregunta pues es útil, por cuanto nos permite expresar de nuevo la total unidad de la creación. Buscamos al Creador a un nivel de experiencia compartida que a vosotros os es desconocido, y en lugar de envolvernos de luz, nos hemos convertido en luz. Nuestra comprensión es que no existe otra materia más que la luz. Nuestros rituales, como los llamáis, son una prolongación infinitamente sutil de los procesos de equilibrio que vosotros estáis comenzando a experimentar.

En este momento, seguimos nuestro camino de búsqueda sin polaridad. Así, no invocamos ningún poder que no proceda del interior, pues nuestra búsqueda se ha interiorizado a medida que nos hemos convertido en luz/amor y en amor/luz. Estos son los equilibrios que pretendemos, los equilibrios entre la compasión y la sabiduría, que permiten cada vez más nuestra comprensión de la experiencia de ser informados del hecho de que nos acercamos más a la unidad con el Creador que tan gozosamente buscamos.

En vuestro nivel de progreso, vuestros rituales contienen el concepto de polarización, que es de la mayor importancia en vuestro particular espacio/tiempo.

Podemos desarrollar más esta respuesta, si tenéis preguntas específicas.

Interrogador: ¿Sería útil que Ra describiera las técnicas que utilizó mientras estaba en tercera densidad para evolucionar en mente, cuerpo y espíritu?

Ra: Soy Ra. Esta pregunta supera los límites de la Ley de la Confusión.

Interrogador: Siempre que la respuesta a esta pregunta no supere los límites de la Ley de la Confusión, ¿cómo fue la experiencia de cuarta densidad de Ra?

Ra: Soy Ra. También los supera. Permitidnos expresar un pensamiento. Ra no es una élite. Hablar de nuestras experiencias concretas a un grupo que nos hace honor es guiar hasta el punto de dar un consejo específico. Nuestro trabajo fue el mismo que el vuestro, experimentar el catalizador de las alegrías y de las penas, aunque nuestras circunstancias fueron algo más armoniosas. Podemos decir que cualquier entidad o grupo puede crear la más espléndida armonía en cualquier atmósfera exterior. Las experiencias de Ra no representan más que las vuestras. La vuestra es una danza en este espacio/tiempo durante la cosecha de tercera densidad.

Interrogador: Recientemente ha surgido la cuestión relativa a los posibles registros dejados cerca o bajo la Gran Pirámide de Giza. No tengo idea de si esta información será de alguna utilidad. Tan sólo quisiera saber si vale la pena investigar en esa dirección.

Ra: Soy Ra. Lamentamos parecer tan reservados a la hora de proporcionar información, pero todo lo que se diga sobre este tema en particular podría transgredir el libre albedrío.

Interrogador: En una sesión anterior, mencionasteis que la puerta de acceso a la magia para el adepto se abre en ciclos de dieciocho días. ¿Podríais ampliar esa información?

Ra: Soy Ra. El complejo mente/cuerpo/espíritu nace bajo una serie de influencias, tanto lunares, planetarias y cósmicas, como en algunos casos kármicas. En el momento del nacimiento en esta ilusión comienzan los ciclos que hemos mencionado.

El ciclo espiritual o del adepto es de dieciocho días, y opera con las características de la onda sinusoidal. Por tanto, hay algunos días excelentes en el lado positivo de la curva; es decir, los primeros nueve días del ciclo —exactamente el cuarto, el quinto y el sexto— cuando los trabajos son llevados a cabo más adecuadamente, dado que la entidad no controla todavía de forma totalmente consciente la distorsión/realidad de su mente/cuerpo/espíritu.

La parte más interesante de esta información, como la de cada ciclo, es la de observar el punto crítico que se produce con el paso del noveno día al décimo, y del decimoctavo a los primeros días del ciclo, en los que el adepto experimentará cierta dificultad, especialmente cuando existe coincidencia con la transición de otro ciclo. En el nadir de cada ciclo el adepto estará en su nivel menos poderoso, pero no estará tan expuesto a las dificultades como en los momentos críticos.

Interrogador: Entonces, para hallar los ciclos, hay que partir del momento del nacimiento, el de la llegada del bebé a esta densidad, comenzar el ciclo en ese instante y proseguirlo a lo largo de la vida, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Es correcto en gran parte. No es necesario identificar el instante concreto del nacimiento. El ciclo diurno en el que se desarrolla este hecho es satisfactorio para todos los trabajos, salvo para los más delicados.

Interrogador: ¿Estoy en lo cierto al suponer que cualquiera que fuera la magia que el adepto llevara a cabo, sería más efectiva en ese momento positivo del ciclo, o correspondería más con sus intenciones que la que se lleva a cabo en los momentos menos oportunos del ciclo?

Ra: Soy Ra. Este ciclo es una herramienta útil para el adepto pero, como hemos dicho, a medida que el adepto gana en equilibrio los trabajos planificados dependen cada vez menos de estos ciclos de oportunidad, y su eficacia es cada vez más regular.

Interrogador: No tengo la capacidad de juzgar hasta qué punto el nivel de las destrezas del adepto llegaría a ser independiente de esta acción cíclica. ¿Podéis dar una indicación del nivel de aptitud que sería necesario alcanzar para lograr esa independencia?

Ra: Soy Ra. No podemos hablar de manera específica sobre ese punto, dado el trabajo de este grupo, pues hablar parecería juzgar. Sin embargo, podemos decir que podéis considerar este ciclo desde la misma perspectiva que los denominados equilibrios astrológicos dentro de vuestro grupo; es decir, son interesantes, pero no determinantes.

Interrogador: Gracias. He leído que las últimas investigaciones indican que el ciclo normal de sueño para las entidades de este planeta se completa una hora más tarde cada periodo diurno, de forma que tenemos un ciclo de 25 horas, en lugar de un ciclo de 24 horas. ¿Es correcta esta información; en su caso, por qué es así?

Ra: Soy Ra. Es correcta en algunos casos. Las influencias planetarias que recuerdan los procedentes de Marte ejercen cierto efecto sobre estos complejos corporales de tercera densidad. Esta raza ha legado su material genético a muchos cuerpos en vuestro plano.

Interrogador: Gracias. Ra ha mencionado a (nombre) y a (nombre) en una sesión anterior. Son miembros de lo que llamamos la profesión médica. ¿Cuál es el valor de las técnicas de la medicina moderna para aliviar las distorsiones corporales, teniendo en cuenta la finalidad de dichas distorsiones y de lo que podríamos llamar «karma»?

Ra: Soy Ra. Esta pregunta es compleja. No obstante haremos algunas observaciones, en lugar de tratar de proporcionar una respuesta demasiado coherente, pues el carácter alopático de algunas de vuestras prácticas de sanación con frecuencia presenta dos caras.

En primer lugar, debéis observar la posibilidad/probabilidad de que cada uno de los terapeutas alopáticos es, de hecho, un sanador. En vuestro nexo cultural, esta formación se considera el medio apropiado de perfeccionar las capacidades de sanación. En el sentido más básico, todo terapeuta alopático puede ser considerado, probablemente, como aquél cuyo deseo es el servicio al prójimo mediante la mitigación de las distorsiones del complejo corporal y las del complejo mental/emocional, de forma que la entidad que debe ser sanada pueda experimentar su catalizador durante un periodo de tiempo más extenso de la que llamáis «vida». Este es un gran servicio al prójimo cuando se realiza adecuadamente, gracias a la acumulación de distorsiones hacia la sabiduría y el amor que puede crear el uso de la continuidad de espacio/tiempo de vuestra ilusión.

Al observar el concepto alopático del complejo corporal como una máquina, podemos percibir la sintomatología del complejo social aparentemente entregado al deseo más intransigente de distorsiones de distracción, anonimato y sueño. Este es el resultado, y no la causa, del pensamiento social sobre vuestro plano.

A su vez, este concepto mecánico del complejo corporal ha creado la constante proliferación de distorsiones hacia lo que llamaríais «mala salud», debido a los fuertes elementos químicos utilizados para controlar y ocultar las distorsiones corporales. Muchos entre vosotros se dan cuenta de que existen sistemas más eficaces de terapia, sin excluir la alopatía, pero incluyendo también muchos otros medios de sanación.

Interrogador: Supongamos que se produce una distorsión corporal en una entidad particular, que tiene entonces la opción de solicitar ayuda alopática, o bien de experimentar el catalizador de la distorsión sin pretender corregir la distorsión. ¿Podéis comentar esas dos posibilidades que se presentan a la entidad, y analizar cada una de ellas?

Ra: Soy Ra. Si la entidad está polarizada hacia el servicio al prójimo, el análisis sigue entonces las líneas que consideran qué camino ofrece las mayores oportunidades para tal servico.

Para la entidad de polaridad negativa, el caso es el contrario.

Para la entidad no polarizada, las consideraciones son aleatorias, y más probablemente enfocadas hacia la distorsión del confort.

Interrogador: Según creo, (nombre) trajo el otro día el molde de una huella de bigfoot, de cuatro dedos. ¿Podéis decir a qué forma de bigfoot pertenecía ese molde?

Ra: Soy Ra. Podemos.

Interrogador: Sé que esta cuestión no es de importancia, pero como un servicio a (nombre), pensé que podríamos preguntar esa información.

Ra: Soy Ra. Esa entidad pertenecía a un pequeño grupo de formas-pensamientos.

Interrogador: Preguntó también —sé que tampoco es importante— por qué no se hallaban restos de los bigfoot una vez que estas entidades morían en la superficie. ¿Podríais contestar a esa pregunta? Sé que no es de gran trascendencia, pero lo pregunto por serle útil.

Ra: Soy Ra. Puede sugerirse que la exploración de las cuevas que se encuentran bajo algunas de las regiones montañosas de la costa oeste de vuestro continente algún día ofrecerán esos restos. No serán comprendidos generalmente, en caso de que esta cultura sobreviva el tiempo suficiente en su forma presente (en vuestra medida del tiempo) para que se manifieste ese vórtice de probabilidad/posibilidad.

En este momento hay suficiente energía para plantear una cuestión más.

Interrogador: En los ejercicios de sanación, cuando decís que hay que examinar las sensaciones del cuerpo, ¿hacéis referencia a las sensaciones que el cuerpo puede experimentar a través de los cinco sentidos, en relación con las funciones naturales del cuerpo, tales como el tacto, el amor, el intercambio sexual y la compañía, o habéis querido decir algo totalmente diferente?

Ra: Soy Ra. Quien realiza las preguntas puede percibir su propio complejo corporal en este momento. Está experimentando sensaciones. La mayoría de estas sensaciones o, en este caso, casi todas ellas, son pasajeras y sin importancia. Sin embargo, el cuerpo es la criatura de la mente. Ciertas sensaciones son importantes debido a la carga de poder que siente la mente sobre la experiencia de dicha sensación.

Por ejemplo, en esta confluencia de espacio/tiempo una sensación acarrea una carga poderosa que puede examinarse. Es la sensación de lo que llamáis la distorsión hacia la incomodidad, que se debe a la posición de limitación del complejo corporal durante esta sesión de trabajo. Al equilibrarla, podríais explorar esa sensación. ¿Por qué esa sensación es poderosa? Porque se escogió para que la entidad pudiera estar al servicio del prójimo, al dar energía a este contacto.

Deberá examinarse cada sensación que deja un regusto significativo sobre la mente, que deja un gusto en la memoria. Esas son las sensaciones de las que hablamos.

¿Tenéis alguna pregunta breve antes de que dejemos al instrumento?

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo, o para mejorar el contacto?

Ra: Soy Ra. Continuad verificando los ajustes. Sois muy concienzudos y conscientes de los medios para cuidar del instrumento en sus distorsiones presentes relativas a las muñecas y a las manos. Como siempre, el amor es la mayor protección.

Soy Ra. Os dejo, amigos, en la gloria del amor y el regocijo de la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro III, Sesión 64 - 26 de julio de 1981

Copyright © 2017 L/L Research