Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 36 - Sesión 65, 8 de agosto de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 36

Sesión 65, 8 de agosto de 1981

Jim: El siguiente material retoma la esfera de la información transitoria en general —y en concreto, una parte de la teoría de la conspiración— como un resultado secundario de nuestras preguntas en torno a las profecías, los cambios terrestres, el futuro probable y su efecto sobre la búsqueda de la verdad. Puede observarse que esta vez no nos extendimos demasiado en ello.

Carla: En el contexto de este pequeño volumen de fragmentos que no hemos incluido en los cuatro primeros volúmenes de La Ley del Uno, creo que es importante que observemos sin complacencia la tendencia que han tenido algunos seguidores del tema ovni y el público en general a ver conspiraciones y traiciones por todas partes. Cuando comencé a leer libros sobre estos temas, hacia finales de los años sesenta, algunos profetas auguraban un futuro cercano en el que reinarían la guerra, las catástrofes y la desolación. En los años posteriores no ha cambiado nada en ese escenario, excepto las fechas. Esas grandes perturbaciones se anuncian siempre para los dos próximos años, y se recomienda renunciar a todo lo que no sea la preparación para ese periodo de tribulaciones. He conocido a gente de buen juicio que tenía los muros de sus casas hasta arriba de alimentos liofilizados para poder hacer frente a un supuesto desastre. Llamémoslo el «síndrome del refugio contra las bombas».

Lo que quiero recalcar es que esos pensamientos perjudican al inocente futuro; absorben la energía de los acontecimientos inmediatos del día a día, y la impregnan de temor crónico y de planificación basada en ese temor. No cabe duda de que los desastres ocurren. Y cuando llegan, lo único que podemos hacer es afrontarlos con elegancia. En esos momentos, las personas que hayan aprendido a vivir con un corazón amoroso serán las más útiles, y no los que se oculten bajo las barricadas de un patrón mental basado en el temor.

Sesión 65, 8 de agosto de 1981

Interrogador: ¿Estáis diciendo entonces que esa posible situación de guerra podría extenderse sobre la superficie del globo mucho más ampliamente que ningún otro acontecimiento que hayamos experimentado en el pasado, y que por lo tanto ese catalizador alcanzaría a un mayor porcentaje de la población?

Ra: Soy Ra. Es correcto. Hay quienes están experimentando con una de las principales armas de ese escenario, que es el tipo de dispositivos llamados «psicotrónicos», que se están empleando de manera experimental para causar tales alteraciones en los vientos y en la atmósfera que den lugar a una hambruna. Si ese programa no se contrarresta y se muestra experimentalmente satisfactorio, los métodos de ese escenario se harán públicos. Entonces se produciría una invasión por parte de los efectivos de quienes llamáis «rusos», que esperan sea una invasión sin derramamiento de sangre, en este país y en cualquier otro lugar que se considere conveniente. Pero los pueblos de vuestra cultura tienen poca propensión a rendirse sin derramamiento de sangre.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 36 - Sesión 65, 8 de agosto de 1981

Copyright © 2017 L/L Research