Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro III, Sesión 66 - 12 de agosto de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro III, Sesión 66

12 de agosto de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: Quisiera investigar el mecanismo de sanación que utiliza un terapeuta cristalizado. Voy a hacer una afirmación que os agradecería que corrigieseis.

Creo que una vez que el sanador ha equilibrado y desbloqueado adecuadamente los centros energéticos, le es posible actuar de alguna forma como receptor y focalizador de luz, de manera análoga al funcionamiento de la pirámide, captando la luz a través de la mano izquierda y emitiéndola con la mano derecha, lo que permite de alguna manera penetrar la envoltura vibratoria de los chakras primero y séptimo y reajustar los centros energéticos de la entidad que debe ser sanada. Seguro que no estoy totalmente en lo cierto en este punto, y posiblemente esté muy alejado de la verdad. ¿Podríais corregir lo que he dicho, para que adquiera sentido?

Ra: Soy Ra. Estás en lo cierto al suponer que el terapeuta cristalizado consigue un efecto similar al de la Cámara del Rey de la pirámide, aunque podemos sugerir algunas puntualizaciones.

En primer lugar, la energía empleada llega al complejo del campo del terapeuta a través de la mano extendida, utilizada en un sentido polarizado. No obstante, esta energía circula a través de los diferentes puntos energéticos hasta la base de la espina dorsal y, en ciertos casos, hasta los pies, avanzando por los principales centros energéticos del terapeuta en una espiral que atraviesa los pies; desde el centro energético rojo gira a una espiral situada en el centro energético amarillo y atraviesa el centro energético verde, en un microcosmos que representa la configuración energética de prana de la Cámara del Rey; seguidamente continúa la tercera espiral a través del centro energético azul y desde allí es enviada a través de la puerta de acceso de regreso a la infinidad inteligente.

El centro verde es desde donde el prana sanador penetra la mano derecha polarizada de la sanación, y desde ahí llega al que debe ser sanado.

Podemos señalar que algunos emplean la configuración del rayo amarillo para transferir energía, lo cual es posible, pero los efectos son cuestionables e inciertos respecto a las relaciones entre el sanador, la energía sanadora y el que ha iniciado la búsqueda, debido a la inclinación de este último a continuar solicitando tales transferencias de energía sin que tenga lugar verdaderamente ninguna sanación en ausencia del sanador, ya que no se ha penetrado el escudo protector mencionado.

Interrogador: Un Errante cuyo origen sea la quinta o la sexta densidad puede intentar esa sanación sin obtener resultados, o con poco éxito. ¿Podéis indicar qué facultades ha perdido, y por qué es necesario que recobre ciertos equilibrios y capacidades para perfeccionar su capacidad de sanación?

Ra: Soy Ra. Podéis considerar al Errante como un niño pequeño que trata de pronunciar vuestros complejos de sonido. La memoria de la capacidad para comunicarse se encuentra en el complejo mental no desarrollado del menor, pero la capacidad de poner en práctica o de manifestar lo que se denomina «el discurso» no es inmediata, debido a las limitaciones del complejo mente/cuerpo/espíritu que ha escogido para participar en esta experiencia.

Así ocurre también con el Errante quien, al recordar la facilidad con la que pueden realizarse los ajustes en la densidad de la que procede, y al hallarse en tercera densidad, no puede manifestar esa memoria debido a la limitación de la experiencia escogida. Las posibilidades de que un Errante sea capaz de ejercitar la sanación en tercera densidad son superiores a los nativos de la misma, únicamente porque el deseo de servir puede ser superior y porque haya escogido esa forma de servicio.

Interrogador: ¿Y qué ocurre con los que poseen cuerpos de activación dual de tercera y de cuarta densidad, que han sido cosechados desde otros planetas de tercera densidad? ¿Pueden ejercitar la sanación utilizando las técnicas que hemos comentado?

Ra: Soy Ra. En muchos casos es así, pero como principiantes de cuarta densidad, el deseo podría no estar presente.

Interrogador: Supongamos que tenemos un Errante que trata de aprender las técnicas de sanación pero que se encuentra, por decirlo así, «atrapado» en tercera densidad. Supongo que se preocupará, principalmente, de equilibrar y desbloquear los centros energéticos. ¿Es correcta mi suposición?

Ra: Soy Ra. Es correcta, pero es solamente cuando el terapeuta se ha equilibrado a sí mismo cuando puede ser un canal para el equilibrio del prójimo. La sanación se practica primero sobre el yo, por decirlo con otras palabras.

Interrogador: Pongamos por caso que el sanador se ofrezca a otro ser para sanarle. En esa situación, el prójimo podría haber programado un catalizador que haya creado la condición que se pretende curar. ¿Cuál es la situación, y qué ramificaciones presenta la acción del terapeuta sobre la condición del catalizador programado para llevar a cabo la sanación? ¿Tengo razón al suponer que al llevar a cabo la sanación, el catalizador programado es útil para el que sana, pues en ese momento toma conciencia de lo que deseaba tomar conciencia al programar el catalizador?

Ra: Soy Ra. No puede decirse que vuestro razonamiento sea totalmente incorrecto, pero muestra una rigidez que no se hace patente durante el uso del catalizador.

El sanador desempeña el papel de ofrecer la posibilidad de reajuste, de ser un auxilio para el reajuste de los centros energéticos, o bien para la conexión entre las energías de la mente y del cuerpo, del espíritu y de la mente, o del espíritu y del cuerpo. Este último caso es muy poco frecuente.

El aspirante tiene entonces la oportunidad de aceptar una nueva visión del yo, una variante en la disposición de los patrones de afluencia de energía. Si el deseo de la entidad, no importa a qué nivel, es permanecer en la configuración de distorsión que parece necesitar de sanación, así lo hará. Si, por otra parte, el aspirante escogiera la nueva configuración, ello se realiza mediante el libre albedrío.

Esta es la gran dificultad de otras formas de transferencia de energía: no siguen el proceso del libre albedrío, pues este proceso no se origina en el rayo amarillo.

Interrogador: Desde el punto de vista filosófico, ¿cuál es la diferencia entre un complejo mente/cuerpo/espíritu que se cura a sí mismo a través de una configuración mental, por llamarlo así, y otro que se cura mediante un sanador?

Ra: Soy Ra. La pregunta parte de una idea errónea. El sanador no sana. El sanador cristalizado es un canal para la energía inteligente que ofrece a la entidad la oportunidad de sanarse a sí misma.

En ningún caso existe otra descripción de la sanación. Por lo tanto, no existe ninguna diferencia siempre que el terapeuta no sea el que tome la iniciativa frente a quien no haya solicitado su ayuda previamente. Lo mismo es de aplicación a los terapeutas convencionales de vuestra cultura, y si pudieran darse cuenta plenamente de que su única responsabilidad es ofrecer la oportunidad de la sanación, y no la sanación en sí, muchas de esas entidades se liberarían de una enorme carga de responsabilidad mal entendida.

Interrogador: Cuando un complejo mente/cuerpo/espíritu desea curarse, en algunos casos busca una fuente de energía luminosa concentrada y enfocada. Esa fuente podría ser otro complejo mente/cuerpo/espíritu suficientemente cristalizado para llevar a cabo esa función, la forma piramidal, o quizá alguna otra cosa, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Sí; esas son algunas de las formas en las que una entidad puede buscar la sanación.

Interrogador: ¿Podéis explicar otros medios por los que una entidad puede buscar la sanación?

Ra: Soy Ra. Quizá el mayor terapeuta se encuentre en el interior del yo, y pueda captarse mediante la meditación continuada, tal como hemos aconsejado.

Existen numerosas formas de efectuar la curación al alcance de vuestros pueblos… cada una de ellas tiene virtudes y puede considerarse apropiada para todo buscador que desee modificar de esa forma las distorsiones del complejo físico o alguna conexión entre las diversas partes del complejo mente/cuerpo/espíritu.

Interrogador: He observado numerosas actividades, conocidas como «cirugía psíquica» en la región de las islas Filipinas. He supuesto que estos curanderos proporcionan lo que yo llamaría una ayuda a la formación, o un medio de crear una reconfiguración de la mente del paciente, mientras que este, en su relativa ingenuidad, observa la acción del curandero, ve que se materializa la sangre, etc., y reconfigura las raíces de la mente para creer, por así decir, que la curación se ha efectuado y, de esa forma, se cura a sí mismo. ¿Es correcto mi análisis?

Ra: Soy Ra. Así es. Podemos decir algo más al respecto.

En algunas ocasiones, el mal a tratar carece de interés emocional, mental o espiritual para la entidad, y se origina únicamente por una disposición genética aleatoria. En estos casos, lo que aparentemente se ha desmaterializado permanecerá desmaterializado y cualquier observador podrá observarlo así. Por su parte, el mal que comporta una carga emocional, mental, o espiritual es susceptible de seguir materializado en cuanto a la presentación del referente objetivo al observador. Sin embargo, si el buscador aprovecha la oportunidad, ese mal aparente del complejo físico variará respecto a la salud real, como llamáis a esa distorsión, por cuanto no se experimentarán las distorsiones que el referente objetivo sugeriría que siguen presentes.

Por ejemplo, de este instrumento se extrajeron tres pequeños quistes, material sin interés para la entidad. Por tanto, estos quistes permanecieron desmaterializados tras la experiencia de la cirugía psíquica. En otra cirugía psíquica, los riñones del instrumento fueron cuidadosamente dispuestos en una nueva configuración que la entidad aceptó. Sin embargo, esos miembros concretos del complejo mente/cuerpo/espíritu llevaban consigo una gran carga emocional, mental y espiritual, pues su disfunción había ocasionado una grave enfermedad en cierta configuración de hechos que culminaron con la decisión consciente de la entidad de prestar su servicio. Por tanto, cualquier examen objetivo del complejo renal de esta entidad mostraría el mismo aspecto de disfunción extrema que antes de la experiencia de la cirugía psíquica, como la llamáis.

La clave no está en que se mantenga la desmaterialización de la distorsión a los ojos del observador, sino en escoger la nueva configuración materializada en el tiempo/espacio.

Interrogador: ¿Podríais explicar mejor ese último comentario acerca de la configuración en el tiempo/espacio?

Ra: Soy Ra. La sanación se realiza en la parte del complejo mente/cuerpo/espíritu que pertenece al tiempo/espacio, se adopta por el cuerpo etérico o el que da la forma, y a continuación pasa a la ilusión física del espacio/tiempo para su uso en el complejo mente/cuerpo/espíritu de activación amarilla. La clave de lo que llamáis «salud» es la adopción de tal configuración por parte del cuerpo etérico en el tiempo/espacio, y no un hecho que ocurra en el espacio/tiempo. En el proceso podéis ver el aspecto transdimensional de lo que llamáis «voluntad», pues es la voluntad, la búsqueda, el deseo de la entidad, lo que causa que el cuerpo índigo adopte la nueva configuración y vuelva a dar forma al cuerpo que existe en el espacio/tiempo. Esto se lleva a cabo en un instante, y puede decirse que opera con independencia del tiempo. Podemos observar que en el caso de los niños más pequeños suele haber una sanación que aparentemente realiza el sanador sin la participación de la joven entidad. Este nunca es el caso, pues el complejo mente/cuerpo/espíritu del tiempo/espacio es siempre capaz de desear las distorsiones que escoge para la experiencia, no importa la edad aparente, como la llamáis, de la entidad.

Interrogador: ¿Ese deseo y esa voluntad que operan a través de esa parte del tiempo/espacio están en función únicamente de la entidad que es sanada, o también del sanador cristalizado?

Ra: Soy Ra. Aprovechamos la ocasión para afirmar que es la actividad del Creador. Por contestar específicamente a vuestra pregunta, el sanador cristalizado no tiene voluntad. Ofrece la posibilidad sin apego por el resultado, pues es consciente de que todo es uno y de que el Creador se está conociendo a Sí mismo.

Interrogador: Entonces, para que la sanación ocurra, debe existir un deseo poderoso en el complejo mente/cuerpo/espíritu que la solicita, ¿no es así?

Ra: Soy Ra. Es correcto a un nivel u otro. Una entidad podría no pretender conscientemente la sanación, y sin embargo, subconscientemente, reconocer la necesidad de experimentar el nuevo conjunto de distorsiones que resulta de la misma. De manera similar, una entidad podría desear consciente y vehementemente la sanación, pero en el interior de su ser, a algún nivel, hallar alguna causa por la que ciertas configuraciones que parecen muy distorsionadas se consideren, de hecho, adecuadas.

Interrogador: Supongo que la razón para considerar adecuadas esas distorsiones es que ayudarían a la entidad a alcanzar su objetivo último, que es avanzar a lo largo del camino de la evolución en la polaridad deseada, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Entonces, una entidad que llegara a ser consciente de su polaridad en el servicio al prójimo podría hallarse en la paradójica situación de no ser totalmente capaz de servirle, debido a las distorsiones escogidas para alcanzar la comprensión alcanzada. En ese punto, la entidad que ha adquirido conciencia de tal mecanismo podría quizá, mediante la meditación, comprender la configuración mental necesaria para aliviar la distorsión física, y de esa manera ser de gran servicio a los demás. En esta confluencia particular, ¿es correcto mi razonamiento?

Ra: Soy Ra. Es correcto, aunque podríamos señalar que con frecuencia existen razones complejas para la programación de un patrón físico distorsionado. En cualquier caso, la meditación ayuda siempre a conocer al yo.

Interrogador: ¿La posición vertical de la espina dorsal es útil durante la meditación?

Ra: Soy Ra. Lo es, en cierta forma.

Interrogador: ¿Podríais enumerar las polaridades del cuerpo que guardan relación con el proceso de equilibrado de los centros energéticos de los distintos cuerpos de la entidad no manifestada?

Ra: Soy Ra. En esta pregunta subyace un gran razonamiento, que agradecemos. Es posible que la pregunta en sí misma pueda favorecer la meditación sobre este tema en particular. Cada ser no manifestado es único. Las polaridades básicas guardan relación con los índices vibratorios equilibrados y con las relaciones entre los tres primeros centros de energía y, en menor medida, con cada uno del resto de centros energéticos.

¿Podemos contestar más específicamente?

Interrogador: Posiblemente ampliaremos esa información en la próxima sesión.

Quisiera formular ahora la siguiente pregunta. ¿Cuál es la estructura y el contenido de la mente arquetípica, y cómo opera para dar forma sustancial a la intuición y a la mente consciente de un particular complejo mente/cuerpo/espíritu?

Ra: Soy Ra. Debéis comprender que hemos ofrecido estos conceptos para que podáis ampliar vuestro propio conocimiento del ser a través de su cuidadosa consideración. Preferiríamos, especialmente en cuanto a esta última pregunta, escuchar las observaciones que sobre este tema particular puede hacer quien estudia estos ejercicios, y a partir de ahí sugerir otros caminos para el perfeccionamiento de estas preguntas. Creemos que de ese modo seríamos de mayor ayuda.

Interrogador: Habéis mencionado que toda pirámide emite una espiral vigorizante desde su cúspide, y que es beneficioso colocarla bajo la cabeza durante un periodo máximo de treinta minutos. ¿Podéis explicar cómo ejerce su beneficio esta espiral, y qué tipo de ayuda proporciona a la entidad que lo recibe?

Ra: Soy Ra. Hay sustancias que podríais ingerir que hacen que el vehículo físico experimente distorsiones hacia un incremento de energía. Estas sustancias no han sido procesadas y operan bastante rudamente sobre el complejo corporal, incrementando el flujo de adrenalina.

La vibración que ofrece la espiral vigorizante de la pirámide es tal que cada célula, tanto en el espacio/tiempo como en el tiempo/espacio, se carga como si estuviera conectada a vuestra electricidad. La agudeza mental, la energía física y sexual del cuerpo, y la armonización de la voluntad del espíritu se ven afectados por esa influencia vigorizante. Puede emplearse en cualquiera de estas formas. También es posible recargar en exceso una batería, y por eso advertimos a todo aquel que utilice las energías de la pirámide, que la retire una vez ha recibido esa recarga.

Interrogador: ¿Hay algún material que sea más indicado, o un tamaño óptimo para esta pequeña pirámide que debe colocarse bajo la cabeza?

Ra: Soy Ra. Dado que las proporciones deben ser tales como para desarrollar las espirales de la pirámide de Giza, el tamaño más indicado para el uso bajo la cabeza debe ser en general lo suficientemente pequeño para que no resulte incómodo colocarla bajo un almohadón.

Interrogador: ¿Hay algún material que sea mejor?

Ra: Soy Ra. Hay materiales que son mejores y que, en vuestro sistema de intercambio, son bastante apreciados, aunque no son mucho mejores que los materiales que hemos mencionado antes. Los únicos materiales que no son adecuados son los metales más viles.

Interrogador: Habéis mencionado ciertos problemas con las actividades llevadas a cabo en la Cámara del Rey de una pirámide como la de Giza. Supongo que si usáramos la misma configuración geométrica que se utiliza en la pirámide de Giza, sería perfectamente correcto que la pirámide estuviera situada bajo la cama, pues no estaríamos utilizando la irradiación de la Cámara del Rey, sino solo la tercera espiral procedente de la cúspide, y me pregunto también si sería mejor utilizar un ángulo de 60° en el vértice en lugar de un ángulo mayor. ¿Proporcionaría una mejor fuente de energía?

Ra: Soy Ra. En cuanto a la energía que fluye a través del ángulo de la cúspide, la pirámide de Giza ofrece un modelo excelente. Simplemente, hay que asegurarse de que la pirámide sea suficientemente pequeña para que no exista entidad de tamaño tan reducido como para poder introducirse en ella.

Interrogador: Supongo que esta energía en espiral de luz es absorbida de alguna manera por el campo energético del cuerpo. ¿Guarda esto alguna relación con el centro energético del rayo índigo? ¿Es correcta mi idea?

Ra: Soy Ra. No es correcta. Las propiedades de esta energía permiten que pueda desplazarse en el interior del campo del complejo físico e irradiar cada célula del cuerpo del espacio/tiempo y, a medida que esto ocurre, irradiar también el equivalente en el tiempo/espacio, que está íntimamente alineado con el cuerpo del rayo amarillo del espacio/tiempo. Ello no está en función del cuerpo etérico o del libre albedrío; es una irradiación muy similar a la de vuestros rayos solares, y debe utilizarse con precaución.

Interrogador: ¿Cuántas aplicaciones de un máximo de treinta minutos serían adecuadas durante un ciclo diurno?

Ra: Soy Ra. En la mayoría de los casos, no más de una. En algunos casos, especialmente cuando la energía va a emplearse para el trabajo espiritual, puede experimentarse con dos periodos de tiempo más breves, pero cualquier sensación de repentino cansancio sería un signo seguro de que la entidad ha recibido demasiada irradiación.

Interrogador: ¿Esta energía puede ayudar de algún modo a la sanación de las distorsiones físicas?

Ra: Soy Ra. No existe una aplicación para la sanación directa que utilice esta energía, aunque si se utiliza en combinación con la meditación, puede ofrecer a cierto porcentaje de entidades alguna ayuda en esa actividad meditativa. En la mayoría de los casos, es muy útil para mitigar el cansancio y para estimular la actividad física o sexual.

Interrogador: En la transición de la tercera a la cuarta densidad tenemos otras dos posibilidades, además de la que estamos experimentando ahora. Tenemos la posibilidad de una cosecha de polaridad totalmente positiva, y la posibilidad de una cosecha de polaridad totalmente negativa, que según tengo entendido ha ocurrido en otras partes del universo muchas veces. Cuando hay una cosecha de polaridad totalmente negativa, el conjunto del planeta que ha polarizado negativamente hace la transición de la tercera a la cuarta densidad. ¿En ese caso, el planeta experimenta la distorsión hacia la enfermedad que este planeta está experimentando, antes de la transición?

Ra: Soy Ra. Eres perspicaz. La cosecha negativa produce una intensa falta de armonía, a la que el planeta da expresión.

Interrogador: En el último estadio de tercera densidad el planeta tiene cierto conjunto de condiciones, distinto al de la cuarta densidad inicial. ¿Podríais dar un ejemplo de un planeta de polaridad negativa y explicar sus condiciones al final de la tercera densidad y al inicio de la cuarta, para ver cómo cambian?

Ra: Soy Ra. Las vibraciones de la tercera a la cuarta densidad cambian en un planeta de orientación negativa, al igual que lo hacen en un planeta de orientación positiva. Con la cuarta densidad negativa llegan muchas capacidades y posibilidades que os son familiares. La cuarta densidad es más densa y es mucho más difícil ocultar las verdaderas vibraciones del complejo mente/cuerpo/espíritu. Ello permite a las entidades de cuarta densidad, tanto positivas como negativas, formar complejos de memoria social. Permite también a las entidades de orientación negativa un conjunto diferente de parámetros con el que mostrar su poder sobre los demás y prestar servicio al yo. Por lo que respecta a las vibraciones, las condiciones son las mismas.

Interrogador: Me refería a la cantidad de distorsiones físicas, enfermedades y condiciones similares que pueden darse en tercera densidad negativa justo antes de la cosecha, y en la cuarta densidad negativa justo después, o durante la transición. ¿Cuáles son las condiciones de los problemas físicos, las enfermedades, etc., en los últimos estadios de la tercera densidad negativa?

Ra: Soy Ra. Cada experiencia planetaria es única. Los problemas derivados de las acciones bélicas son una fuente de preocupación más probable para las entidades de los últimos estadios de la tercera densidad negativa que las reacciones del planeta a la negatividad de la mente planetaria, pues con frecuencia es mediante tales actitudes bélicas a escala global como se alcanza la polaridad negativa necesaria.

Cuando llega la cuarta densidad, hay un nuevo planeta y un nuevo sistema de vehículo físico que se expresa de manera gradual, y los parámetros de las acciones bélicas pasan a ser los del pensamiento antes que los de las armas manifestadas.

Interrogador: En ese caso, la enfermedad física, tal como la conocemos hoy en este planeta, ¿se encuentra muy extendida en un planeta de tercera densidad negativa justo antes de la cosecha a la cuarta densidad negativa?

Ra: Soy Ra. Las distorsiones del complejo físico de las que habláis se hallan con menor frecuencia a medida que la cuarta densidad negativa comienza a tomar forma como probable elección de cosecha, debido al interés extremo en el yo que caracteriza a la entidad negativa de tercera densidad apta para la cosecha. Se presta mucha más atención al cuerpo físico, y se ofrece más disciplina al yo mentalmente; es una orientación de gran interés en sí mismo y de autodisciplina. Con todo, sigue habiendo casos de enfermedades asociadas a distorsiones del complejo mental de emociones negativas, como la ira; sin embargo, en una entidad apta para la cosecha, estas distorsiones emocionales son mucho más probables que se utilicen como catalizador en un sentido expresivo y destructivo respecto al objeto que causa la ira.

Interrogador: Trato de entender el modo en que se generan las distorsiones corporales y la enfermedad en referencia a la polaridad, tanto positiva como negativa. Parece que se generan en cierta forma para crear la bifurcación en la polaridad, y que intervienen en la creación de la polarización original que se produce en tercera densidad, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No es del todo correcto. Las distorsiones del complejo corporal o mental se hallan en los seres que tienen necesidad de experiencias para favorecer la polarización, y pueden tener lugar en entidades que han escogido ya el camino o la polaridad a seguir.

Es más probable que los individuos de orientación positiva experimenten distorsiones del complejo físico debido a la falta de verdadero interés en el yo y al énfasis en el servicio al prójimo. Además, en una entidad no polarizada, el catalizador de la distorsión de naturaleza física se generará aleatoriamente. El resultado que se pretende con ello es la elección original de polaridad, como has dicho. Con frecuencia, esta elección no se realiza, sino que el catalizador continúa generándose. En la entidad de orientación negativa es más probable que el cuerpo físico reciba mayor atención y que la disciplina mental combata la distorsión física.

Interrogador: Este planeta, a mi entender, parece ser lo que llamaría un «pozo negro» de distorsiones, lo que incluye todas las enfermedades y disfunciones del cuerpo físico en general. Me parece que, como término medio, este planeta estaría situado en los primerísimos puestos si solo tuviéramos en cuenta la incidencia global de estos problemas. ¿Es correcta mi suposición?

Ra: Soy Ra. Vamos a repasar material anterior.

El catalizador es ofrecido a la entidad. Si el complejo mental no hace uso de él, se acabará filtrando al complejo corporal y se manifestará como alguna forma de distorsión física. Cuanto más eficaz sea el uso del catalizador, menos distorsión física se producirá.

En el caso concreto de los que llamáis Errantes, no existe únicamente una dificultad innata para abordar los patrones vibratorios de tercera densidad, sino también un recuerdo, aunque sea vago, de que estas distorsiones no son necesarias o habituales en la vibración de origen.

Como siempre, estamos generalizando, pues en muchos casos existen decisiones anteriores al momento de la encarnación que resultan en limitaciones y distorsiones físicas o mentales, pero creemos que os estáis refiriendo a la cuestión de las distorsiones generalizadas hacia el sufrimiento de una forma u otra. De hecho, en algunas esferas planetarias de tercera densidad el catalizador ha sido empleado con mayor eficiencia. En el caso de vuestra esfera planetaria, existe un uso muy deficiente del catalizador y, por tanto, mayor distorsión física.

Queda suficiente energía para una pregunta más en esta sesión.

Interrogador: Entonces preguntaré si hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto.

Ra: Soy Ra. Continuad, como siempre, en el amor. Todo está bien. Sois muy concienzudos.

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro III, Sesión 66 - 12 de agosto de 1981

Copyright © 2017 L/L Research