Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro III, Sesión 67 - 15 de agosto de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro III, Sesión 67

15 de agosto de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estoy en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podríais indicar el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. Las energías vitales se encuentran más ajustadas a la distorsión habitual para esta entidad que cuando se nos preguntó por última vez, mientras que los niveles de energía del complejo físico son algo más débiles. El elemento del ataque psíquico es excepcionalmente poderoso en esta confluencia particular.

Interrogador: ¿Podéis describir lo que llamáis «el elemento del ataque psíquico» y explicar por qué es tan poderoso en este momento?

Ra: Soy Ra. Preferimos no volver sobre información dada anteriormente, sino señalar que el ataque psíquico a este instrumento se mantiene a un nivel constante mientras prosigue este servicio particular.

Las variaciones en la distorsión de la intensidad del ataque se producen debido a las oportunidades que presenta la entidad en un estado de debilidad. En esta confluencia particular, la entidad ha sufrido la distorsión que llamáis «dolor» durante un periodo de vuestro tiempo. Ello tiene un efecto debilitante y acumulativo en sus niveles de energía física y crea una ocasión particularmente favorable para la entidad de la que ya hemos hablado, que la ha aprovechado para tratar de servir a su propio modo. Afortunadamente para la vitalidad futura de este contacto, este instrumento posee una gran fuerza de voluntad, con poca tendencia hacia la distorsión que llamáis «histeria», pues los efectos de los mareos de este ataque han sido constantes, y a veces perturbadores durante varios de vuestros periodos diurnos.

Pero el instrumento se adapta bien a la situación, sin presentar distorsiones hacia el temor; por ello, el ataque psíquico no llega a cumplir su objetivo, aunque ejerza cierta influencia debilitante sobre él.

Interrogador: Voy a preguntar si mi análisis es correcto. Consideremos que la entidad que realiza este ataque psíquico ofrece su servicio respecto a su distorsión en nuestra condición polarizada actual, para que podamos apreciar mejor su propia polaridad, y apreciamos el hecho y agradecemos a esta entidad su intento de servir a nuestro Creador al aportarnos conocimiento en un sentido, digamos, más completo, ¿es correcto?

Ra: Soy Ra. El razonamiento no es correcto ni incorrecto. Es la expresión de una visión equilibrada y polarizada positivamente de las acciones de polaridad negativa, cuyo efecto es debilitar la fortaleza de dichas acciones.

Interrogador: Consideramos como bien recibidos los servicios de la entidad que realiza lo que llamaría, erróneamente, un ataque, puesto que no lo veo como una agresión, sino como un servicio que ofrece, y acogemos favorablemente ese ofrecimiento de servicio, pero creo que podríamos hacer mejor uso de él si no provocara una pequeña perturbación física en el instrumento, pues con una mejor capacidad física estaría en mejores condiciones de apreciarlo. Agradeceríamos profundamente que este servicio se ofreciera de forma que pudiéramos recibirlo con todavía más amor que en este momento; supongo que esa clase de servicio no provocaría los vértigos.

Trato de comprender el mecanismo del servicio que presta la entidad que parece acompañarnos constantemente, así como su origen y su forma de abordarnos. Voy a decir algo que probablemente no sea exacto, debido a mi limitación extrema para comprender las demás densidades y su funcionamiento. Supongo que esta entidad particular pertenece a la Confederación de Orión, que probablemente estará encarnada en un cuerpo de la densidad apropiada, imagino que la quinta, y mediante disciplina mental ha sido capaz de proyectar una parte o la totalidad de su conciencia sobre nuestras coordenadas presentes, por decirlo así; probablemente, sea uno de los siete cuerpos que constituyen su complejo mente/cuerpo/espíritu. ¿Mi afirmación tiene alguna exactitud; podéis decir en qué punto es incorrecta?

Ra: Soy Ra. La afirmación es esencialmente correcta.

Interrogador: ¿Preferiríais no proporcionar información específica respecto a lo que he expuesto?

Ra: Soy Ra. No hemos percibido una pregunta específica. Por favor, reformuladla.

Interrogador: ¿Qué cuerpo, en relación con los colores, ha utilizado esta entidad para llegar hasta nosotros?

Ra: Soy Ra. La respuesta a esta pregunta es compleja, debido a la naturaleza transdimensional, no solo del espacio/tiempo respecto al tiempo/espacio, sino también de una densidad a otra. Se recurre a la luz del tiempo/espacio, o cuerpo de quinta densidad, mientras el cuerpo de quinta densidad del espacio/tiempo permanece en dicha densidad. Es correcta la suposición de que la conciencia se proyecta de ese modo, y que ese vehículo consciente ligado al complejo físico de quinta densidad del espacio/tiempo es el que opera en este servicio particular.

Interrogador: Sin duda, plantearé preguntas infundadas. No obstante, trataba de comprender ciertos conceptos que tienen que ver con la ilusión, por así decir, de la polarización que parece existir en ciertos niveles de densidad de la creación, y cómo opera el mecanismo de interacción de la conciencia. Me parece que la polarización de nuestro grupo atrae de alguna forma a la entidad de quinta densidad, como si fuésemos un faro para ella, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Básicamente es correcto, aunque los esfuerzos de esta entidad se ponen de manifiesto con reticencia. Como hemos dicho, las tentativas lanzadas habitualmente contra las entidades o grupos de orientación positiva están subordinados a los líderes de quinta densidad de Orión; estos son de cuarta densidad. La táctica habitual del ataque de cuarta densidad es tentar a la entidad o al grupo de entidades lejos de la polarización total hacia el servicio al prójimo, y acercarlos hacia el engrandecimiento del yo o de las organizaciones sociales con las que ese yo se identifica. En el caso de este grupo particular, se ha tentado a cada uno de sus miembros a dejar de prestar servicio a los demás y al infinito Creador. Cada entidad ha declinado esa opción y, en su lugar, ha proseguido sin desviación significativa desde ese deseo de orientación de servicio puramente al prójimo. En ese punto, una de las entidades de quinta densidad, constatando estos procesos de descoordinación, ha determinado que era necesario poner fin al grupo mediante lo que podríais llamar «medios mágicos», tal como entendéis la magia ritual. Hemos hablado previamente del potencial de eliminar a uno de los miembros de este grupo mediante tal ataque, y hemos observado que el miembro más vulnerable, con diferencia, es el instrumento, debido a las distorsiones del complejo físico que acarrea desde antes de la encarnación.

Interrogador: Para que este grupo continúe estando totalmente al servicio del Creador, puesto que reconocemos a esta entidad de quinta densidad también como el Creador, debemos tratar de servirle de cualquier modo posible. ¿Es posible que nos comuniquéis los deseos de esta entidad, si es que desea algo más que no sea, sencillamente, que dejemos de recibir y difundir la información que nos proporcionáis?

Ra: Soy Ra. Esta entidad tiene dos deseos. El primero y principal es situar a uno o a más de uno de los integrantes de este grupo en una orientación negativa, para que escoja el camino del servicio al yo. El objetivo que debe anteceder a este es acabar con la viabilidad del complejo físico de uno de los integrantes del grupo cuando su complejo mente/cuerpo/espíritu esté en una configuración controlable. Permitidnos decir que nosotros, los de Ra, tenemos una comprensión limitada, y creemos que mandar a esta entidad amor y luz, que es lo que cada miembro del grupo está haciendo, es el catalizador más útil que el grupo puede ofrecerle.

Interrogador: Para nosotros... lo siento; continuad, por favor.

Ra: Soy Ra. Íbamos a decir que esta entidad ha sido neutralizada en la medida de lo posible por este ofrecimiento de amor y, de ese modo, la persistencia de su presencia es quizá el límite comprensible para cada polaridad de las diversas vías del servicio que cada uno puede dar al otro.

Interrogador: Nos encontramos en una situación paradójica respecto al servicio al Creador. Aquellos a los que servimos en esta densidad nos solicitan información de Ra; por el contrario, desde otra densidad nos solicitan no difundir esta información. Ciertas partes del Creador solicitan a este grupo dos actividades aparentemente opuestas. Sería muy útil que pudiéramos alcanzar el estado del servicio pleno, de forma que sirviéramos al Creador con cada pensamiento y cada acción de la mejor manera posible. ¿Podéis vosotros o la entidad de quinta densidad que ofrece este servicio resolver la paradoja que planteo?

Ra: Soy Ra. Es perfectamente posible.

Interrogador: Entonces, ¿cómo la resolvemos?

Ra: Soy Ra. Considerad que no tenéis ninguna capacidad de no servir al Creador, puesto que todo es el Creador. Si prestáis atención a las voces que escucháis, veréis sencillamente que no tenéis dos solicitudes opuestas de información o de ausencia de información de esta fuente. Todas son una sola voz con la cual estáis en armonía en cierta frecuencia. Esta frecuencia determina vuestra elección de servicio al Creador. Resulta que los patrones vibratorios de este grupo y los de Ra son compatibles y nos permiten hablar a través de este instrumento, con vuestro apoyo. Esta es una función del libre albedrío.

Según parece, entre los vuestros hay una parte del Creador que se regocija de vuestra elección de formularnos preguntas acerca de la evolución del espíritu; otra parte aparentemente distinta desearía respuestas múltiples a una gran variedad de preguntas de naturaleza específica; otra parte, aparentemente diferente desearía que cesara esta correspondencia a través de este instrumento, pues lo percibe como de naturaleza negativa. En muchos otros planos de existencia, existen quienes se regocijan totalmente por nuestro servicio, y otros, como la entidad de la que habéis hablado, que no desean más que poner fin a la vida de este instrumento en el plano de tercera densidad. Todos son el Creador. Existe una vasta gama de inclinaciones y distorsiones, colores y matices, e infinidad de disposiciones. En el caso de los que, como entidades y como grupo, no están en armonía con vosotros, les deseáis amor, luz, paz, gozo y bien. No podéis hacer más que eso, pues vuestra parte del Creador es la que es, y vuestra experiencia y ofrecimiento, para ser valiosos, deben ser una representación cada vez más perfecta de quienes verdaderamente sois. ¿Podríais, pues, servir a una entidad negativa al ofrecer la vida del instrumento? Es poco probable que lo considerarais un verdadero servicio. Por tanto, podéis ver en muchos casos cómo se alcanza un equilibrio de amor: se ofrece el amor, se emite la luz, y se reconoce con gratitud al tiempo que se rechaza el servicio de la entidad orientada al servicio al yo, pues ese servicio no es útil en vuestro propio periplo en este momento. Así es como servís al Creador sin paradoja.

Interrogador: El servicio de esta entidad particular es capaz de crear un efecto de vértigo sobre el instrumento. ¿Podríais describir su mecanismo?

Ra: Soy Ra. En los primeros años de su encarnación, este instrumento sufrió una distorsión en la zona del complejo auditivo, en forma de numerosas infecciones que causaron grandes dificultades a una tierna edad. Las cicatrices de esas distorsiones permanecen, y de hecho, lo que llamáis el sistema de senos continúa deformado. Por tanto, la entidad trabaja con estas distorsiones para producir una pérdida de equilibrio y una ligera ausencia de la capacidad de utilizar el aparato óptico.

Interrogador: Me pregunto acerca de los principios mágicos utilizados por la entidad de quinta densidad que presta este servicio y su capacidad para prestarlo. ¿Por qué es capaz de utilizar estas distorsiones físicas particulares desde un punto de vista filosófico o mágico?

Ra: Soy Ra. Digamos que esta entidad es capaz de penetrar en la configuración de tiempo/espacio del campo de esta entidad particular. Ha atravesado la cuarentena sin vehículo alguno, y ha podido así escapar a toda detección por la red de los Guardianes.

Esta es la gran virtud del trabajo mágico, por el cual la conciencia es enviada sin ningún vehículo, como luz. La luz actuaría instantáneamente sobre un individuo no armonizado, por sugestión: por ejemplo, para que caminara delante del tráfico, pues la sugestión es que no existe tráfico. Esta entidad, como cada uno de los miembros de este grupo, está suficientemente disciplinada en las vías del amor y de la luz para no ser demasiado influenciable. Sin embargo, existe una predisposición del complejo físico del instrumento que esta entidad aprovecha al máximo, esperando, por ejemplo, que al aumentar sus vértigos el instrumento caiga o incluso camine delante del tráfico a causa de la deficiente visión.

Los principios mágicos pueden traducirse vagamente en vuestro sistema de magia, en el que se utilizan, trazan y visualizan símbolos para desarrollar el poder de la luz.

Interrogador: ¿Queréis decir que esta entidad de quinta densidad visualiza ciertos símbolos? Supongo que estos símbolos son de tal naturaleza que su uso continuado confiere cierto poder o energía, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es. En quinta densidad, la luz es una herramienta tan visible como el lápiz con el que escribes.

Interrogador: Entonces, ¿estoy en lo cierto al suponer que esta entidad configura la luz en una simbología, que es lo que llamaríamos una presencia física?

Ra: Soy Ra. No es correcto. La luz se emplea para crear un entorno de pureza suficiente para que la entidad coloque su conciencia en un vehículo de luz cuidadosamente creado, que mediante la herramienta de la luz lleva a cabo su trabajo. La voluntad y la presencia son las de la entidad que lo lleva a cabo.

Interrogador: La entidad de quinta densidad que habéis mencionado ha atravesado la cuarentena. ¿Lo ha hecho a través de alguna de las ventanas, o por sus habilidades mágicas, por llamarlo así?

Ra: Soy Ra. Lo ha hecho gracias a una ventana muy leve que las entidades o los grupos de orientación mágica menos elevada no hubieran podido aprovechar.

Interrogador: El punto principal de esta línea de preguntas tiene que ver con la primera distorsión y con el hecho de que exista esa ventana. ¿Ha sido como resultado del efecto aleatorio, y estamos experimentando el mismo tipo de proceso de equilibrio al recibir el ofrecimiento de esta entidad, como el planeta lo recibe en general a causa del efecto de la ventana?

Ra: Soy Ra. Exactamente. A medida que la esfera planetaria acepta mayor número de entidades o grupos de orientación positiva y más evolucionados que tienen información que ofrecer, la misma oportunidad debe ofrecerse a entidades o grupos de orientación negativa y sabiduría similar.

Interrogador: Entonces, en esta aparente dificultad estamos experimentando la sabiduría de la primera distorsión, y por esa razón debemos aceptar totalmente la experiencia. Es mi visión personal. ¿Corresponde también a la de Ra?

Ra: Soy Ra. En nuestra opinión, quizá iríamos aún más lejos, expresando la apreciación de esta oportunidad. Se trata de una oportunidad intensa pues sus efectos son muy marcados, tanto los reales como los potenciales, y ello afecta a las distorsiones del instrumento hacia el dolor y a otras dificultades, como los vértigos, lo que le permite escoger constantemente el servicio al prójimo y al Creador.

De manera similar, supone una oportunidad constante para cada uno de los miembros del grupo de expresar su apoyo en las circunstancias más distorsionadas o difíciles a un prójimo que experimenta la crudeza de este ataque, siendo así capaces de demostrar el amor y la luz del infinito Creador y escogiendo, además, sesión a sesión, seguir sirviendo como mensajeros para estas informaciones que tratamos de ofrecer y mediante las cuales servimos al Creador.

Así, las oportunidades son evidentes, tanto como las distorsiones causadas por esta circunstancia.

Interrogador: Gracias. ¿Este ataque también se nos ofrece a mí y a (nombre), además de al instrumento?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Personalmente, no he tenido conciencia de ningún efecto. ¿Os es posible decir cómo se nos ofrece ese servicio?

Ra: Soy Ra. Al que formula las preguntas se le ha ofrecido el servicio de dudar de sí mismo y de desanimarse por diversas distorsiones de naturaleza personal. Esta entidad no ha escogido hacer uso de esas oportunidades, por lo que la entidad de Orión ha cesado, fundamentalmente, de interesarse por mantener una vigilancia constante sobre ella.

El que deja constancia escrita se encuentra bajo vigilancia constante y se le han ofrecido numerosas oportunidades de intensificar distorsiones mentales/emocionales y, en algunos casos, matrices de conexión entre los complejos mental/emocional y su homólogo del complejo físico. Como esta entidad se ha dado cuenta de estos ataques, se ha vuelto mucho menos influenciable. Esta es la causa concreta de la gran intensificación y constancia de la vigilancia sobre el instrumento, pues es el eslabón más débil debido a factores que quedan fuera de su control en su encarnación actual.

Interrogador: ¿Queda dentro del ámbito de la primera distorsión que indiquéis por qué el instrumento ha experimentado tantas distorsiones físicas durante los primeros años de su encarnación física?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: En ese caso, ¿podéis indicar por qué el instrumento ha experimentado tantas durante sus primeros años?

Ra: Soy Ra. Afirmamos la exactitud de vuestra suposición de que tales respuestas transgredirían la Ley de la Confusión. No es apropiado que tales respuestas se den ya preparadas, como se prepara una mesa para la cena. Lo adecuado es que se consideren los complejos de oportunidad implicados.

Interrogador: Entonces, no existe otro servicio en este momento que podamos ofrecer a esta entidad de quinta densidad del Grupo de Orión que nos acompaña constantemente. Tal como lo veo en este momento, no hay nada que podamos hacer por ella, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es. Hay un gran humor en vuestro intento de ofrecer un servicio polarizado a la polaridad opuesta. Existe una dificultad natural para ello, puesto que sabéis que esta entidad considera vuestro servicio como una ausencia de servicio. Cuando enviáis a esta entidad amor y luz y le deseáis bien, pierde su polaridad y necesita reagruparse.

Por tanto, esta entidad no consideraría vuestro servicio como tal. Por otra parte, si le permitís servir al eliminar a este instrumento de vuestro entorno, sois vosotros quienes podríais percibirlo como una ausencia de servicio. Tenéis aquí una visión equilibrada y polarizada del Creador: se ofrecen dos servicios, mutuamente rechazados, y un estado de equilibrio en el que se preserva el libre albedrío y donde cada cual es libre de seguir su propia vía de experimentar al infinito Creador.

Interrogador: Gracias. Al cerrar esta parte del diálogo, quisiera únicamente decir que si hay algo que podamos hacer por esta entidad particular, dentro de nuestras posibilidades —comprendo que existen muchas cosas como las que acabáis de mencionar que no están dentro de nuestras posibilidades—, si en el futuro quisierais comunicarnos sus peticiones, al menos podríamos considerarlas, puesto que nos gustaría servir en todo caso. ¿Os parece bien?

Ra: Soy Ra. Vemos que no hemos sido capaces de esclarecer vuestro servicio frente a su deseo de servicio. En nuestra humilde opinión, debéis ver el humor de la situación y renunciar a vuestro deseo de servir cuando no se solicita ningún servicio. El imán atrae o repele. Ved la gloria de la fuerza de vuestra polarización y permitid a otros de polaridad opuesta hacer lo mismo, contemplando el gran humor de esta polaridad y sus complicaciones desde la perspectiva de la unificación de ambas vías en sexta densidad.

Interrogador: Muchas gracias. En este punto tengo que hacer un comentario, y os pediría que explicarais su exactitud. En general, la mente arquetípica es una representación de las facetas de la Única Creación Infinita. El arquetipo del Padre corresponde al aspecto masculino o positivo de la energía electromagnética y es activo, creativo y radiante, como nuestro sol local. El arquetipo de la Madre corresponde al aspecto femenino o negativo de la energía electromagnética y es receptivo o magnético, como nuestra Tierra cuando recibe los rayos del sol y da la vida a través de la fertilidad de tercera densidad. El arquetipo del Hijo Pródigo corresponde a cada entidad que parece haberse desviado de la unidad y que aspira a retornar al infinito Creador. El arquetipo del Diablo representa la ilusión del mundo material y de la apariencia del mal, pero es más exactamente el que proporciona el catalizador para el crecimiento de cada entidad en la ilusión de tercera densidad. El Mago, el Santo, el Sanador o el Adepto corresponde al Yo Superior y, por el equilibrio en el interior de sus centros energéticos, logra penetrar la ilusión para contactar con la infinidad inteligente y demuestra así su maestría del catalizador de tercera densidad. El arquetipo de la Muerte simboliza la transición de una entidad desde el cuerpo del rayo amarillo al cuerpo del rayo verde, ya sea de forma temporal entre las encarnaciones o de forma permanente, en el tiempo de la cosecha.

Cada arquetipo presenta un aspecto de la Única Creación Infinita para enseñar al complejo mente/cuerpo/espíritu individual en función de la atracción o de la configuración electromagnética de la mente de la entidad. La enseñanza se realiza a través de la intuición. Si existe la configuración de búsqueda o mental adecuada, el poder de la voluntad emplea el espíritu como una lanzadera para entrar en contacto con el aspecto arquetípico necesario para la enseñanza/aprendizaje. Del mismo modo, se contacta con cada uno de los demás componentes de la intuición; estos son jerárquicos y avanzan desde el propio subconsciente de la entidad hasta la mente de grupo o planetaria, hasta los guías, hasta el Yo Superior, hasta la mente arquetípica, hasta la mente cósmica o la infinidad inteligente. Cada una de ellas es contactada por el espíritu, que sirve de lanzadera según la configuración electromagnética armonizada del buscador y según la información que se pretende hallar.

¿Podríais comentar la exactitud de estas observaciones, corregir los errores y subsanar cualquier omisión?

Ra: Soy Ra. La entidad ha estado empleando transferencia de energía durante la mayor parte de esta sesión, dados sus reducidos niveles psíquicos. Comenzaremos a dar esta respuesta bastante compleja que es interesante, pero no esperamos acabarla. Os pedimos que en una sesión posterior preguntéis sobre las partes que no hayamos respondido.

Interrogador: Quizá sería mejor comenzar la siguiente sesión con la respuesta a esta pregunta. ¿Sería mejor así, o la energía ya ha sido distribuida?

Ra: Soy Ra. La energía siempre es distribuida. La elección, como siempre, es vuestra.

Interrogador: En ese caso, continuad.

Ra: Soy Ra. Quizá el primer punto que abordemos sea el concepto del espíritu empleado como lanzadera entre las raíces y el tronco de la mente. Esta es una idea errónea, y vamos a permitir al que plantea las preguntas que considere más a fondo la función del espíritu, pues al trabajar con la mente trabajamos en el interior de un complejo y no hemos tratado todavía de penetrar la infinidad inteligente. Es correcto decir que los arquetipos son partes del Creador infinito, o aspectos de Su rostro. Sin embargo, es mucho mejor darse cuenta de que los arquetipos, aunque constantes en el complejo de energías generadoras que se ofrece, no rinden el mismo fruto que estos complejos a buscadores diferentes. Cada buscador experimentará cada arquetipo según las características que se encuentren en el interior del complejo de dicho arquetipo que sean más importantes para él. Un ejemplo sería la observación que ha hecho el que plantea las preguntas, según la cual el Loco se describe de tal o cual forma. Un gran aspecto de este arquetipo es el de la fe, el caminar en el espacio sin prestar atención a lo que llega después. Sin duda es una insensatez, pero forma parte de las características del neófito en espiritualidad. Que este aspecto no haya sido visto puede ser meditado por el que plantea las preguntas. En este momento os volvemos a pedir que se formule esta pregunta de nuevo en el transcurso de la siguiente sesión, y ahora vamos a dejar de utilizar a este instrumento. ¿Tenéis alguna otra pregunta breve antes de que concluyamos?

Interrogador: Únicamente, si hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo, o para mejorar el contacto.

Ra: Soy Ra. Continuad, amigos, en la fuerza de la armonía, el amor y la luz. Todo está bien. Agradecemos la meticulosa disposición de los ajustes.

Soy Ra. Os dejo, amigos, en la gloria del amor y de la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro III, Sesión 67 - 15 de agosto de 1981

Copyright © 2017 L/L Research