Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro III, Sesión 69 - 29 de agosto de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro III, Sesión 69

29 de agosto de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador.

Antes de continuar, permitidnos solicitaros algo para las próximas sesiones. En esta sesión particular hay una ligera interferencia en el contacto debido al cabello del instrumento. Antes de comenzar la sesión, sugerimos peinar este material, semejante a una antena, para darle una configuración más ordenada.

Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: Una pregunta que no llegué a formular en la sesión anterior y que ahora me veo obligado a hacer es si el estado de trance es el único en que el complejo mente/cuerpo/espíritu de una entidad positiva puede verse atraído por un adepto o una entidad de orientación negativa a la configuración negativa del tiempo/espacio.

Ra: Soy Ra. Ese concepto no se ha entendido correctamente. El complejo mente/cuerpo/espíritu que abandona libremente el complejo físico de tercera densidad es vulnerable cuando no dispone de la protección adecuada. Si prestáis atención, podéis ver que muy pocas de las entidades que escogen dejar sus complejos físicos realizan un trabajo cuya naturaleza llame la atención de entidades de orientación negativa. El riesgo para la mayoría de los que se encuentran en estado de trance, como llamáis al momento en que se abandona el complejo físico, radica en que se toque el complejo físico de tal forma que atraiga al complejo mente/cuerpo/espíritu hacia sí de nuevo, o bien que pueda perjudicar el medio de regreso de lo que llamáis el «ectoplasma».

Este instrumento es anómalo, pues aunque lo conveniente es que no se le toque ni se le ilumine artificialmente durante el estado de trance, interioriza la actividad ectoplásmica. Como sabéis, el mayor problema es el posible desplazamiento negativo de la entidad en virtud de su libre albedrío, que ya se ha explicado.

Que esto pueda ocurrir solo en el estado de trance no es del todo incuestionable, pero es muy probable que en otra experiencia fuera del cuerpo, como la que ocurre con la muerte, la entidad aquí examinada, al igual que las entidades polarizadas más positivamente, cuente con una gran protección de compañeros, guías y partes del yo que serían conscientes del paso que llamáis «muerte física».

Interrogador: Entonces, estáis diciendo que se dispondría de la ayuda de entidades protectoras en cualquier condición, excepto en la que llamamos el estado de trance, que parece una anomalía respecto a las demás, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Por qué el estado de trance es diferente; por qué no se dispone de la ayuda de otras entidades en ese estado particular?

Ra: Soy Ra. El carácter único de esa situación no radica en la ausencia de compañeros que ayuden, pues esta entidad, como todas las entidades, tiene sus propios guías o presencias angélicas y, gracias a la polarización, cuenta también con maestros y amigos. La característica única del trabajo que el complejo de memoria social Ra y vuestro grupo ha comenzado es la intención de servir al prójimo con la mayor pureza posible que como compañeros podemos alcanzar.

Esto ha alertado a un seguidor de polaridad negativa que posee mucha más determinación y cuyo interés es acabar con esta ocasión concreta.

Podemos hacer dos puntualizaciones: en primer lugar, estuvimos buscando durante mucho tiempo para hallar un canal o instrumento apropiado, así como un grupo de apoyo adecuado. Si esta oportunidad llegara a su fin, estaremos agradecidos por lo que se ha logrado ya, aunque los vórtices de posibilidad/probabilidad que apuntan a esa configuración son débiles. En segundo lugar, os estamos agradecidos, pues sabemos lo que sacrificáis para poder hacer lo que deseáis como grupo.

En la medida de lo posible, no deseamos agotar a este instrumento. Hemos tratado de explicar que podría agotarse si presta excesiva dedicación a la tarea. Todas estas cosas y todo lo que hemos dicho ha sido escuchado. Os lo agradecemos. En la situación actual, damos las gracias también a las entidades que se hacen llamar Latwii.

Interrogador: Según entiendo, entonces la muerte, ya sea por medios naturales o accidentales, o por suicidio, daría lugar a una idéntica condición posterior que permite a la entidad disfrutar de la protección de sus amigos, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Deducimos que queréis saber si en la experiencia de la muerte, con independencia de la causa, los seguidores negativos no son capaces de apartar a la entidad de su camino. Es correcto en gran parte, pues la entidad sin apego al complejo físico del espacio/tiempo es mucho más consciente y carece de la credulidad que, de algún modo, caracteriza a los que aman de corazón.

No obstante, si la muerte sobreviene de forma natural, sin duda será más armoniosa; la muerte por asesinato desorienta a la entidad, que necesita entonces de cierto tiempo/espacio para orientarse, por así decir; la muerte por suicidio da lugar a la necesidad de una gran labor de sanación y, digamos también, de la entrega a la tercera densidad para una nueva oportunidad de aprender las lecciones establecidas por el Yo Superior.

Interrogador: ¿Esto es aplicable también a condiciones inconscientes debidas a accidente, anestesia médica, o drogas?

Ra: Soy Ra. En ese caso, dado que la entidad no trata de servir tal como hacemos particularmente en este momento, las entidades de orientación negativa no tendrían la posibilidad de apartar al complejo mente/cuerpo/espíritu. Como hemos dicho, la única característica que entraña peligro es la voluntad del complejo mente/cuerpo/espíritu de abandonar el complejo físico de tercera densidad a los fines del servicio al prójimo; en cualquier otra situación, esa circunstancia no tendría efecto.

Interrogador: ¿Ello está en función de la acción de equilibrio de la primera distorsión?

Ra: Soy Ra. La pregunta no ha quedado demasiado clara; por favor, reformuladla más concretamente.

Interrogador: Simplemente, suponía que la voluntad del complejo mente/cuerpo/espíritu del cuerpo de tercera densidad de realizar un deber o un servicio particular al prójimo crearía una situación respecto a la primera distorsión donde se brindara la oportunidad de equilibrar este servicio mediante el servicio negativo y, por tanto, sería mágicamente posible la intrusión de la polaridad contraria. ¿Mi suposición es correcta?

Ra: Soy Ra. No. El libre albedrío del instrumento es, de hecho, parte necesaria de la oportunidad que proporciona el Grupo de Orión. Sin embargo, ese libre albedrío y la primera distorsión se aplican únicamente al instrumento. La mayor esperanza del Grupo de Orión es infringir el libre albedrío sin perder polaridad; por tanto, si es una entidad sabia la que representa a ese grupo, se esforzará por ser de la mayor astucia.

Interrogador: ¿Algún Errante ha sido alguna vez objeto de tal transgresión por parte de un adepto negativo y ha sido llevado al tiempo/espacio negativo?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Podéis explicar la situación en la que se encuentra el Errante y el camino de regreso; por qué ese camino no puede ser consistir en un simple retroceso al tiempo/espacio positivo?

Ra: Soy Ra. El camino de retorno depende, en primer lugar, de la reticencia del Yo Superior a entrar en el espacio/tiempo negativo, que puede constituir una parte significativa de la extensión de ese camino. En segundo lugar, cuando una entidad de orientación positiva encarna en un entorno rigurosamente negativo, debe aprender/enseñar las lecciones del amor al yo, pasando a ser así uno con sus semejantes.

Una vez se ha conseguido esto, la entidad puede escoger liberar la diferencia de potencial y cambiar de polaridad.

Sin embargo, el proceso de aprendizaje de las lecciones sucesivas del amor al yo puede ser bastante extenso. Además la entidad, al aprender estas lecciones, puede perder gran parte de su orientación positiva en el proceso, y la elección del cambio de polaridad puede retrasarse hasta los estadios intermedios de sexta densidad. Todo esto requiere tiempo, en vuestras propias dimensiones, aunque el resultado final sea siempre positivo.

Interrogador: ¿Es posible que digáis aproximadamente cuántos Errantes que han venido a este planeta durante este ciclo maestro han experimentado este desplazamiento a un tiempo/espacio negativo?

Ra: Soy Ra. Podemos indicar las veces en que ha ocurrido. Solo ha habido una. En virtud de la Ley de la Confusión, no podemos revelar cuál es esa entidad.

Interrogador: Habéis dicho que el Yo Superior es reacio a entrar en el espacio/tiempo negativo, ¿es así?

Ra: Soy Ra. El proceso de encarnación implica encarnar desde el tiempo/espacio al espacio/tiempo; así es.

Interrogador: Os pido que confirméis si lo que voy a exponer es correcto. Cuando ha sido llevada a un tiempo/espacio de polaridad negativa, la entidad positiva no experimenta otra cosa más que oscuridad. Después, mediante la encarnación en el espacio/tiempo negativo por el Yo Superior, experimenta un entorno de espacio/tiempo negativo junto con otras entidades de polaridad negativa, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Creo que esta sería una situación sumamente difícil para la entidad de polaridad positiva, y que el proceso de aprendizaje sería sumamente traumático, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Digamos que el individuo polarizado positivamente es un mal estudiante de las lecciones del amor al yo, y por ello requiere mucho más tiempo que los nativos de ese patrón vibratorio.

Interrogador: Supongo que ese desplazamiento debe estar en función de su libre albedrío de algún modo, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Totalmente correcto.

Interrogador: Este es un punto que me resulta confuso.

Está en función del libre albedrío de la entidad de orientación positiva entrar en el tiempo/espacio negativo; sin embargo, también es producto de la falta de comprensión de lo que está haciendo. Estoy seguro de que si la entidad tuviera plena conciencia de lo que está haciendo, no lo haría. El prójimo de polaridad negativa crea una situación por la que la entidad positiva se ve atraída a esa configuración. ¿Cuál es el principio respecto a la primera distorsión que permite que esto ocurra, puesto que tenemos dos partes del Creador, cada una de ellas de valor o potencial equivalente pero de polaridad opuesta, de la que resulta esta situación; podríais explicar el principio filosófico tras esta acción concreta?

Ra: Soy Ra. Hay dos puntos importantes al respecto. En primer lugar, podemos mostrar la situación en la que una entidad recibe una hoja de ruta mal indicada y que, de hecho, no es correcta. La entidad parte hacia su destino. Solo desea llegar a él pero, al confundirse a causa de la fuente de información incorrecta, y al desconocer el terreno por el que transcurre su trayecto, se pierde irremediablemente.

El libre albedrío no significa que no existan circunstancias en las que los cálculos salgan mal. Así es en todos los aspectos de la experiencia vital; aunque no hay errores, hay sorpresas.

En segundo lugar, lo que hacemos conjuntamente en el curso de sesiones de trabajo como esta conlleva una carga mágica, si queréis utilizar ese término con frecuencia mal entendido; quizá podríamos hablar de un poder metafísico. Los que llevan a cabo un trabajo de poder están abiertos a la intercomunicación con entidades de poder equivalente. Afortunadamente, la entidad de Orión carece del poder innato de este grupo, pero tiene gran disciplina, mientras que este grupo carece de la sutileza correspondiente a su poder. Cada uno trabaja en conciencia, pero el grupo no ha iniciado un trabajo grupal. El trabajo individual es útil, pues el grupo es una ayuda mutua, de unos a otros.

Interrogador: Este instrumento lleva a cabo servicios que implican canalizar a otros miembros de la Confederación. Somos reacios a continuarlos por la posibilidad de que pueda entrar en trance y recibir los servicios de la entidad o el adepto de polaridad negativa. ¿Existen medios de protección para crear una situación en la que no pueda entrar en trance más que cuando esté resguardado por un marco como el presente en este momento?

Ra: Soy Ra. Hay tres. En primer lugar, el instrumento debe mejorar el disciplinado tabú subconsciente de no llamar a Ra. Esto implica una reflexión cotidiana consciente y seria. La segunda forma de protección es abstenerse de exponer al instrumento a preguntas y respuestas, por el momento. La tercera parece bastante tosca, pero basta para mantener al instrumento en su complejo físico: se le puede sostener la mano.

Interrogador: ¿Queréis decir que simplemente sujetando la mano del instrumento durante las sesiones de canalización se impediría que entrara en trance?

Ra: Soy Ra. Ello impediría alcanzar los niveles de meditación que preceden necesariamente al estado de trance. Además, en el caso poco probable de que la entidad fuera capaz de abandonar el complejo físico, la intrusión en el aura y la presión táctil operarían de forma que el complejo mente/cuerpo/espíritu se abstendría de partir.

Podemos señalar que una práctica extensa del arte que cada uno de los presentes intuye sería útil. No podemos hablar de una metodología, pues infringiríamos en gran medida. No obstante, hablar de esfuerzos grupales, según nuestra observación de cada uno de vosotros, es una simple confirmación de lo ya sabéis, y por tanto podemos hacerlo.

Queda energía para otra pregunta breve.

Interrogador: Hay muchas técnicas y formas de practicar lo que se denomina las artes mágicas. ¿Los rituales establecidos por un grupo particular para su propio uso son también adecuados o incluso mejores que los practicados por grupos como el de la Orden de la Aurora Dorada y otros grupos que practican la magia?

Ra: Soy Ra. Aunque no podemos hablar con precisión sobre este tema, sí podemos señalar con cierta satisfacción que el que plantea las preguntas ha captado lo esencial de un formidable sistema de servicio y de disciplina.

Soy Ra. Permitidnos agradeceros de nuevo, amigos, vuestra gran diligencia. Todo está bien. Os dejamos en el regocijo del poder y la paz del infinito Creador. Id pues gozosos. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro III, Sesión 69 - 29 de agosto de 1981

Copyright © 2017 L/L Research