Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 76 - 3 de febrero de 1982
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 76

3 de febrero de 1982

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podríais indicar cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. Este instrumento se encuentra en un estado de agotamiento del complejo físico, que ha persistido durante cierto tiempo, tal como lo medís. Las energías vitales son las normales, con una fuerte contrapartida del complejo espiritual, y prestarán su sustancia a los niveles de energía del complejo mente/cuerpo/espíritu.

Interrogador: ¿Nuestra comunicación continuada con Ra puede ser negativa para las energías físicas del instrumento?

Ra: Soy Ra. Podemos responder de dos formas. En primer lugar, si el instrumento estuviera dedicado a este uso sin transferencia de energía del complejo físico, ello comenzaría a repercutir sobre la energía vital y, en medida considerable, sería nefasto para el complejo mente/cuerpo/espíritu si ese complejo desea prolongar su experiencia en la ilusión que ahora distorsiona.

En segundo lugar, si se toman precauciones, como son: la primera, controlar los parámetros externos del instrumento; después, transferir energía física mediante la transferencia sexual y la protección mágica; y finalmente, mediante los desplazamientos energéticos de formas-pensamiento que vigorizan al instrumento durante el contacto, no hay ninguna dificultad, pues así no se produce el empeoramiento de las distorsiones de fortaleza/debilidad de su complejo mente/cuerpo/espíritu.

Cabe señalar que el instrumento, al dedicarse a este servicio, atrae el tipo de presencias que ya conocéis. Esto es un inconveniente pero, si se toman las precauciones debidas, no debe ser nefasto de forma perdurable ni para el instrumento, ni para el contacto.

Interrogador: De las tres cosas que habéis mencionado que podríamos hacer por el bien del instrumento, ¿podríais aclarar la última? No entendí completamente lo que queríais decir.

Ra: Soy Ra. Si la entidad que sois permite a su ser estar en empatía con cualquier otro ser, entonces puede escoger compartir con el prójimo las energías que pueden ser saludables para él. El mecanismo de estas transferencias de energía es el pensamiento o, más concretamente, la forma-pensamiento, pues todo pensamiento es una forma o un símbolo, un objeto, en referencia al tiempo/espacio.

Interrogador: ¿El uso que hacemos del Ritual de Destierro del Pentagrama Menor ha tenido alguna utilidad; cuál es su efecto?

Ra: Soy Ra. El uso que hace este grupo del Ritual de Destierro del Pentagrama Menor está siendo cada vez más eficaz. Su efecto es la purificación, la limpieza y la protección del lugar de trabajo.

La eficacia de este ritual comienza a darse, digamos, en los escalones inferiores de la auténtica magia. Al llevar a cabo el trabajo, los que aspiran a la aptitud han completado el equivalente al comienzo del trabajo escolar, a muchas clases preparatorias. Esto no debe desalentar al estudiante inteligente; antes al contrario, debe alentarse el trabajo práctico, la lectura, la escritura, la aritmética, como podríais llamar metafóricamente a los pasos elementales hacia estudio del ser. Es el ser el que da forma el trabajo, y no al revés. Por tanto, podemos dejaros proseguir con el trabajo que ya habéis comenzado.

Interrogador: ¿Es oportuno que llevemos a cabo el ritual de destierro en esta sala con más frecuencia?

Ra: Soy Ra. Es oportuno trabajar regularmente en este lugar.

Interrogador: Siento que haya transcurrido un lapso de tiempo tan extenso entre la última sesión y la actual; supongo que no ha podido ser de otra forma. ¿Podéis explicar cuál es el origen del tarot?

Ra: Soy Ra. El origen de este sistema de estudio y de adivinación es doble: en primer lugar, existe una influencia en forma distorsionada, procedente de aquellos que fueron sacerdotes que trataron de enseñar la Ley del Uno en Egipto y que dieron forma al conocimiento, si podéis aceptar este término impropio, que habían recibido. Estas formas pasaron a ser una parte regular de los aprendizajes/enseñanzas del iniciado. La segunda influencia es la de aquellas entidades de las tierras que llamáis Ur, Caldea y Mesopotamia y que, desde tiempos antiguos, habían recibido la información de los cielos. Por tanto, hallamos dos métodos de adivinación combinados en uno solo, con resultados distintos; la astrología, como la llamáis, y la forma combinada para sugerir lo que podría llamarse «correspondencias», típicas de las distorsiones que podéis ver como tentativas de visualizar los arquetipos.

Interrogador: Entonces, estoy en lo cierto al suponer que los sacerdotes de Egipto, al tratar de convertir los conocimientos que habían recibido inicialmente por parte de Ra en una simbología comprensible, elaboraron e iniciaron el concepto del tarot, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Es correcto, con la adición de la influencia sumeria.

Interrogador: ¿Las enseñanzas de Ra estaban centradas en los arquetipos para este Logos, y en los métodos de alcanzar un estrecho acercamiento a la configuración arquetípica?

Ra: Soy Ra. Es correcto sin ser del todo cierto. Nosotros, los de Ra, somos humildes mensajeros de la Ley del Uno. Pretendemos enseñar/aprender esta única ley. Durante el espacio/tiempo del aprendizaje/enseñanza egipcios, estuvimos trabajando para llevar el complejo mental, el complejo corporal, y el complejo espiritual a un estado iniciado en el que la entidad pudiera contactar con la energía inteligente y así convertirse ella misma en instructor/alumno, para poder ofrecer a todos el arte de la sanación y los frutos del estudio. El estudio de las raíces de la mente es una parte de la vivificación del complejo mental y, como hemos señalado, el estudio profundo de esa parte de las raíces de la mente llamada «arquetípica» es interesante y necesario como parte del proceso en su conjunto.

Interrogador: En opinión de Ra, ¿hay algún valor en la actualidad en el uso del tarot como herramienta para el proceso evolutivo?

Ra: Soy Ra. Vamos a reiterar información. Es oportuno estudiar en profundidad una forma de distorsión elaborada y organizada de la mente arquetípica, para tornarse capaz de llegar a ser y de experimentar los arquetipos a voluntad. Tenéis tres elecciones básicas. Podéis escoger la astrología, los doce signos, como llamáis a esa parte de la red de energía de vuestro planeta, y lo que se han llamado los diez planetas. Podéis escoger el tarot con sus denominados veintidós Arcanos Mayores. Podéis escoger el estudio de lo que se ha denominado el Árbol de la Vida, con sus diez Sefiroth y las veintidós relaciones entre las estaciones.

Es justo investigar cada disciplina, no como mero aficionado, sino como alguien que busca la piedra de toque, que desea sentir la fuerza de atracción del imán. Uno de estos estudios será más atractivo para el aspirante a adepto. Dejad pues estudiar al buscador la mente arquetípica valiéndose, esencialmente, de una de estas tres disciplinas. Tras un periodo de estudio, cuando la disciplina se ha dominado lo suficiente, el buscador puede entonces completar el paso más importante: esto es, avanzar más allá de lo escrito, para expresar de una forma única su propia comprensión, si podéis perdonar de nuevo este término impropio, de la mente arquetípica.

Interrogador: ¿Sería correcto afirmar que los arquetipos de este Logos particular son en cierta forma únicos en relación con el resto de la creación? Los sistemas de estudio que acabamos de mencionar no se prestan a una traducción rápida o sencilla en otras partes de la Creación. Esta es una pregunta compleja de formular. ¿Podéis dilucidar esta cuestión?

Ra: Soy Ra. De las afirmaciones que habéis hecho, podemos extraer la cuestión que creemos que planteas. Os rogamos que volváis a plantear la pregunta, si no la hemos interpretado correctamente. La mente arquetípica es esa mente particular del Logos bajo cuya influencia estáis distorsionando vuestras experiencias en este espacio/tiempo. No existe otro Logos cuya mente arquetípica sea igual, de la misma forma que no hay estrellas que parezcan las mismas desde un planeta de otra galaxia. De ahí podéis inferir correctamente que los Logos más cercanos están también, de hecho, más próximos en sus arquetipos.

Interrogador: Puesto que Ra evolucionó inicialmente en Venus, es del mismo origen arquetípico que el que experimentamos aquí, ¿no es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Pero supongo que Ra no utilizó los conceptos del tarot y los conceptos mágicos del Árbol de la Vida, etc. Supongo que, posiblemente, alguna forma de astrología ha sido en origen un concepto de Ra, pero es solo una suposición. ¿Estoy en lo cierto?

Ra: Soy Ra. Expresar los métodos de estudio de Ra de la mente arquetípica en el sistema de distorsiones que pudimos disfrutar sería influenciar vuestro propio juicio sobre lo que es adecuado al sistema de distorsiones que forma las condiciones en las cuales aprendéis/enseñáis. Por tanto, debemos invocar la Ley de la Confusión.

Interrogador: Voy a formular algunas preguntas que quizá se desvíen algo del centro que tratamos de alcanzar. No estoy seguro, porque, con estas preguntas, trato de dilucidar algo que considero fundamental para lo que estamos haciendo. Perdonad mi falta de habilidad al formular estas preguntas, ya que este es un concepto difícil para mí.

¿Podéis indicar aproximadamente la duración que tuvieron la primera y la segunda densidad en este planeta?

Ra: Soy Ra. No existe un método de calcular el tiempo/espacio antes de que la eternidad cediera el paso a vuestra primera densidad. En los inicios de vuestro tiempo, la medida sería inmensa, y sin embargo esta inmensidad carece de significado. A partir de la entrada en la estructura del espacio/tiempo, vuestra primera densidad levantó un puente de espacio/tiempo y de tiempo/espacio, de quizá dos mil millones de vuestros años.

La segunda densidad es más fácil de calcular, y representa vuestra densidad más larga en términos de extensión del espacio/tiempo. Podemos calcular este tiempo en aproximadamente 4.600 millones de años. Estas aproximaciones son sumamente generales, debido al desarrollo algo desigual, característico de las creaciones que se alzan sobre la piedra de base del libre albedrío.

Interrogador: ¿Habéis dicho que la segunda densidad fue de unos 4.600 millones de años?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Entonces tenemos una tercera densidad que es, comparativamente hablando, un abrir y cerrar de ojos, el chasquido de un dedo en el tiempo, en comparación con las dos primeras. ¿Por qué el ciclo de tercera densidad es tan breve en comparación con el de la primera y la segunda?

Ra: Soy Ra. La tercera densidad es una elección.

Interrogador: Entonces, la tercera densidad, en comparación con el resto de densidades, de todas ellas, no es más que un único y breve periodo de lo que consideramos tiempo, y sirve a los fines de la elección.

¿Es correcto?

Ra: Soy Ra. Totalmente correcto. El preludio a la elección debe comprender la implantación de la base, el establecimiento de la ilusión y la viabilidad de lo que puede ser factible espiritualmente. El resto de las densidades es un refinamiento constante de la elección. Esto también se prolonga en gran medida, como diríais. La elección es, como decís, el resultado de un momento, pero es el eje sobre el que gira la creación.

Interrogador: ¿Esta elección de tercera densidad es la misma a través de toda la creación de la que tenéis conciencia?

Ra: Soy Ra. Tenemos conciencia de creaciones en las que la tercera densidad es más extensa, y donde se concede más espacio/tiempo para la elección. Sin embargo, las proporciones siguen siendo las mismas, pues todas las dimensiones palidecen y están, en cierta medida, atenuadas por el Logos con el fin de tener una experiencia variante del Creador. Para nosotros esta creación es muy intensa.

Interrogador: No he entendido lo que queríais decir con «para nosotros es muy intensa». ¿Qué queréis decir exactamente?

Ra: Soy Ra. Esta creación ha sido más condensada por su Logos respecto a lo que otros Logos han escogido. De ese modo, cada experiencia del Creador por el Creador en este sistema de distorsiones es, relativamente hablando, más viva o, como hemos dicho, más intensa.

Interrogador: Supongo que cuando este planeta entró en la tercera densidad, no existía la enfermedad en ninguna de sus formas, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No es correcto.

Interrogador: ¿Qué enfermedad o forma de enfermedad existía, y por qué, al comienzo de la tercera densidad?

Ra: Soy Ra. En primer lugar, lo que llamáis enfermedad es una parte funcional del complejo corporal que ofrece a dicho complejo la oportunidad de poner fin a su viabilidad. Esta es una función deseable del complejo corporal. La segunda parte de la respuesta guarda relación con los prójimos de segunda densidad de tamaño microscópico, como diríais, que han existido durante mucho tiempo en algunas formas y que llevan a cabo su servicio ayudando al complejo del cuerpo físico con la función de acabar con su viabilidad en el espacio/tiempo adecuados.

Interrogador: Lo que trato de comprender es la diferencia entre el plan del Logos para estas entidades de segunda densidad y la generación de lo que imagino que es, más o menos, una serie impetuosa de retroalimentación que permite crear diversos problemas físicos que actúan como catalizadores en nuestras condiciones presentes de tercera densidad. ¿Podríais dar una indicación de la medida en que mi razonamiento es correcto?

Ra: Soy Ra. El complejo del cuerpo físico de este instrumento se está distorsionando más hacia el dolor. Por tanto, trataremos este tema como la última cuestión de esta sesión de trabajo. Vuestra pregunta presenta cierta confusión interna que requiere que la respuesta sea tal vez más general de lo que se esperaba. Os invitamos a que, en su caso, especifiquéis más la pregunta.

El Logos ha planificado que las entidades con un complejo mente/cuerpo/espíritu adquieran experiencia en la medida en que esa experiencia sea suficiente para una encarnación. Esta no ha variado más que ligeramente respecto a las entidades de segunda densidad, cuyos complejos mente/cuerpo existen a los fines de experimentar el crecimiento y la búsqueda de la conciencia. Cuando la tercera densidad ha sobrevenido en vuestro planeta, como se ha dicho, la necesidad de hacer cesar el complejo corporal físico se ha enfocado con mayor rapidez, debido a los catalizadores intensificados y obtenidos con mayor celeridad. Este catalizador no estaba siendo asimilado adecuadamente. Por tanto, los periodos de vida, por así decir, tuvieron que acortarse para que el aprendizaje pudiera continuar teniendo lugar en el ritmo y en la medida adecuados. De ese modo, se han ofrecido cada vez más oportunidades para la enfermedad, a medida que vuestra densidad ha ido avanzando. ¿Tenéis alguna otra pregunta breve antes de que finalicemos?

Interrogador: Tengo una pregunta que quizá no tenga importancia. No es necesario que os explayéis en ello; el caso es que hay una mujer cerca de Toronto que tiene en su posesión un cráneo de cristal. Quizá pueda ser de algún valor en relación con esta comunicación con Ra, puesto que creo que Ra está en el origen de ello. ¿Podéis decirme algo al respecto? Además, ¿hay algo que podamos hacer para mejorar el contacto, o para que el instrumento esté más cómodo?

Ra: Soy Ra. Aunque vuestra pregunta desvela material interesante, no podemos responder debido al potencial de influir vuestras acciones. Los accesorios están adecuadamente colocados, y se toman las precauciones necesarias. Os lo agradecemos. Todo está bien.

Soy Ra. Os dejo, amigos, en el amor y la luz del infinito Creador. Id pues, en la gloria y el regocijo del poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 76 - 3 de febrero de 1982

Copyright © 2017 L/L Research