Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 77 - 10 de febrero de 1982
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 77

10 de febrero de 1982

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: ¿Podríais indicar cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. Es el que se ha indicado anteriormente.

Interrogador: ¿El instrumento ha sufrido un ataque psíquico justo antes de esta sesión?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer para contribuir a la protección del instrumento frente a estos ataques previos a la sesión?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: ¿Qué podríamos hacer?

Ra: Soy Ra. Vuestro grupo podría evitar continuar manteniendo este contacto.

Interrogador: ¿Es lo único que podemos hacer?

Ra: Soy Ra. Es lo único que podríais hacer, que no hayáis intentado ya con todas vuestras fuerzas.

Interrogador: Tengo tres preguntas que el instrumento me ha pedido que os formule, con las que quisiera empezar. Desea saber si la preparación para su ingreso hospitalario podría mejorar si tuviera que repetirse en el futuro.

Ra: Soy Ra. Todo se hizo correctamente, con una excepción. El instrumento recibió instrucciones para pasar el espacio/tiempo contemplando su yo en calidad de Creador. Esta misma práctica, realizada con mayor determinación, sería beneficiosa en los momentos en que el complejo mental se ve debilitado por graves ataques a las distorsiones hacia el dolor del complejo corporal. No hay necesidad de crear formas-pensamiento negativas, a pesar de las distorsiones hacia el dolor. Su eliminación impide que los elementales negativos y otras entidades negativas puedan utilizar esas formas-pensamiento para empeorar las distorsiones habituales de alegría/ansiedad del complejo mental del instrumento.

Interrogador: El instrumento también querría saber si lo que llamamos «sintonización» podría mejorar durante los periodos en los que no nos comunicamos con Ra.

Ra: Soy Ra. Lo que se ha dicho en relación a la pregunta anterior bastará para indicar el camino a seguir respecto a esta pregunta.

Interrogador: Finalmente, desea saber por qué hace unos días su ritmo cardiaco aumentó a 115 pulsaciones por minuto, y por qué sintió un dolor agudo en el estómago. ¿Fue un debido a una presencia de Orión?

Ra: Soy Ra. Aunque esa experiencia haya sido acentuada por el grupo de Orión, los acontecimientos mencionados, así como otros más graves, han sido provocados, sobre todo, por la ingestión de ciertos alimentos en la forma que denomináis «comprimidos».

Interrogador: ¿Podéis especificar qué comprimidos, exactamente?

Ra: Soy Ra. Examinamos esta pregunta en el marco de la Ley de la Confusión y vemos que nos hallamos cerca de sus límites, pero todavía dentro de un margen aceptable.

La sustancia que ha provocado la reacción corporal del aumento de pulsaciones cardíacas se llama «Pituitone» por los que la fabrican. Lo que ha ocasionado la dificultad semejante a calambres en la musculatura baja del abdomen, pero en realidad de naturaleza más orgánica, es una sustancia llamada «Spleentone».

Este instrumento habita un complejo corporal físico de equilibrios complejos que permiten su existencia física. Si ciertas funciones y sustancias químicas que se encuentran en un complejo corporal sano faltaran en este y tuvieran que ser repuestas, la ingestión de las numerosas sustancias que ha iniciado el instrumento sería apropiada. Sin embargo, este vehículo físico particular se ha mantenido dinámico durante alrededor de veinticinco de vuestros años gracias al espíritu, a la mente y a la voluntad armoniosamente dedicadas al cumplimiento del servicio que ha escogido ofrecer.

Por tanto, las técnicas de sanación física no son adecuadas, mientras que las técnicas de sanación mental y espiritual le benefician.

Interrogador: ¿Hay alguna técnica que pudiéramos emplear y que no hayamos empleado todavía que resultara beneficiosa para el instrumento en este caso?

Ra: Soy Ra. Podríamos sugerir dos, sin tapujos. En primer lugar, que el instrumento elimine la posibilidad de continuar ingiriendo ese grupo de alimentos.

En segundo lugar, cada miembro del grupo puede hacerse más consciente de la voluntad. No podemos dar instrucciones sino solamente indicar, como hemos hecho anteriormente, que esta es una clave vital para la evolución del complejo mente/cuerpo/espíritu.

Interrogador: Gracias. Quisiera volver al plan de este Logos para Su creación, y examinar la base filosófica de lo que ha sido creado en esta creación local, y la filosofía del plan para la experiencia. Supongo que tengo razón al afirmar que el fundamento, como ya se ha repetido muchas veces, es la primera distorsión. Y después, ¿cuál es el plan en sentido filosófico?

Ra: Soy Ra. No podemos responder, debido a una parte de vuestra pregunta que se ha omitido; es decir: ¿hablamos de este Logos particular?

Interrogador: Así es. Mi pregunta se refiere a este sublogos particular, nuestro sol.

Ra: Soy Ra. Esta pregunta tiene fundamento. Comenzaremos por observar una serie de complejos de conceptos que os son familiares, como el tarot.

La filosofía ha sido la de crear una base, primero para el complejo mental, después para el complejo corporal, y después para el complejo espiritual. Estos complejos de conceptos que llamáis «tarot» se agrupan en tres grupos de siete: el ciclo de la mente, que engloba del uno al siete; el ciclo del complejo físico, del ocho al catorce; el ciclo del complejo espiritual, del quince al veintidós. El último complejo conceptual puede denominarse, más correctamente, «La Elección».

Sobre la base de la transformación de cada complejo, con el libre albedrío guiado por los complejos de base ofrecidos en estos ciclos, el Logos ha ofrecido a esta densidad la arquitectura básica de un edificio, y la construcción y la síntesis de los datos que culminan en La Elección.

Interrogador: Entonces, por sintetizar lo que habéis dicho, entiendo que el significado es que hay siete fundamentos filosóficos básicos para la experiencia mental, siete para la experiencia corporal, siete para la experiencia espiritual, y que todo ello produce la polarización que experimentamos en cierto momento en el curso del ciclo de tercera densidad, ¿es correcto?

Ra: Soy Ra. Es correcto, por cuanto percibís el contenido de nuestra declaración anterior con exactitud. Lo incorrecto es que no habéis mencionado la localización, digamos, de estos complejos de conceptos; es decir, que existen en las raíces de la mente, y que es a partir de este recurso cuando puede detectarse su influencia de orientación y sus leitmotivs.[1] Igualmente, podéis observar que cada fundamento no está aislado, sino que constituye un complejo de conceptos. Además, existen relaciones entre la mente, el cuerpo y el espíritu de la misma localización en una octava (por ejemplo: uno, ocho y quince), y relaciones en el interior de cada octava, que son útiles en la consecución de la Elección que realiza el complejo mente/cuerpo/espíritu. El Logos en virtud del cual se establecen estos fundamentos es de libre albedrío. Así, estos fundamentos pueden considerarse como poseedores de facetas y de relaciones únicas para cada complejo mente/cuerpo/espíritu. Solamente el veintidós, La Elección, es relativamente fijo y aislado.

Interrogador: Probablemente tengo un problema con el concepto del tiempo, pues parece que el Logos era consciente de la elección de polaridad. Parece que la elección de polaridad al final de la tercera densidad es un importante plan filosófico para la experiencia más allá de la tercera densidad. ¿Estoy en lo cierto al suponer que este es un proceso para crear experiencias apropiadas o deseables que tendrán lugar en la creación una vez completada la tercera densidad?

Ra: Soy Ra. Estos fundamentos filosóficos son los de tercera densidad. Por encima de esta densidad existe el reconocimiento de la arquitectura del Logos, pero sin los velos que forman parte integral del proceso de elección propio de la tercera densidad.

Interrogador: Mi pregunta, concretamente, era que me parece que la elección fue planificada para crear una polarización intensa tras la tercera densidad, con el fin de que la experiencia sea también intensa una vez pasada la tercera densidad, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Si nuestra interpretación de vuestros complejos vibratorios de sonido es la apropiada, no es correcto. La intensidad de la cuarta densidad radica en el refinamiento de una escultura toscamente labrada. De hecho, esto es ya de por sí bastante intenso, pues motiva que el complejo mente/cuerpo/espíritu se oriente más hacia el interior y avance más en su búsqueda de una expresión más completa. Sin embargo, en tercera densidad la estatua se forja a fuego. Este es un tipo de intensidad que no es propia de las densidades cuarta, quinta, sexta o séptima.

Interrogador: Lo que realmente trato de comprender, puesto que estas veintiuna bases filosóficas culminan en la veintidós, que es la Elección, es por qué esa elección es tan importante, por qué el Logos parece poner tanto énfasis en la elección, y cuál es precisamente la función de esta elección de polaridad en la evolución o en la experiencia de lo que ha sido creado por el Logos.

Ra: Soy Ra. La polarización o la elección de cada mente/cuerpo/espíritu es necesaria para la aptitud de la cosecha de tercera densidad. Las densidades superiores operan en función de la polaridad obtenida en esa elección.

Interrogador: ¿Sería posible llevar a cabo este trabajo de nuestra densidad si todos los sublogos escogieran la misma polaridad en cualquier expresión o evolución particular de un Logos? Supongamos que nuestro sol, a través de la primera distorsión, solo hubiera creado la polaridad positiva; que no hubiera otro producto más que la polaridad positiva. En tal caso, ¿el trabajo de las densidades cuarta y superiores se realizaría en función solamente de la polarización positiva que hubiera evolucionado a partir de la creación original de nuestro sublogos?

Ra: Soy Ra. Ciertos elementos de esta pregunta ilustran la razón por la que ha sido imposible responder a vuestra pregunta anterior sin tener conocimiento del Logos implicado. Para volver a vuestra pregunta, existen Logos que han escogido poner en práctica un plan de activación de los complejos mente/cuerpo/espíritu a través de cada cuerpo de color verdadero, sin recurrir a la aplicación previa del libre albedrío. Por lo que sabemos, no es más que en ausencia del libre albedrío cuando se aplican las condiciones de las que habláis. En tal tipo de progresión a través de las densidades, encontráis una tercera densidad extraordinariamente extensa, tal como medís el tiempo; igualmente ocurre para la cuarta densidad. Después, a medida que las entidades comienzan a reconocer al Creador, se produce una progresión muy rápida, tal como medís el tiempo, hacia la octava densidad. Esto se debe al hecho de que quien no conoce, tampoco tiene inquietudes.

Pongamos un ejemplo al observar la armonía y la cualidad de estabilidad relativa de existencia en cada una de vuestras tribus primitivas, como las llamáis. Las entidades tienen el concepto de lo que es válido y lo que es tabú, pero la ley es inexorable y todos los hechos ocurren como están predestinados. No existe concepto de «bueno» y «malo», «correcto» e «incorrecto». Es una cultura monocroma. En ese contexto, podéis ver al que llamáis Lucifer como al verdadero iluminador, en el sentido de que es el conocimiento del bien y del mal el que ha precipitado a los complejos mente/cuerpo/espíritu de este Logos fuera de las condiciones edénicas de una satisfacción continua, y el que ha proporcionado el ímpetu para avanzar, trabajar y aprender.

Estos Logos cuyas creaciones han sido establecidas sin libre albedrío no han dado al Creador la calidad y la diversidad de experiencias de Sí mismo que aquellos Logos que han incorporado la predominancia del libre albedrío. Así pues, estos Logos atraviesan estados de intemporalidad hasta alcanzar lo que consideraríais un espacio/tiempo más tardío, para escoger la característica del libre albedrío al elucidar las bases de cada Logos.

Interrogador: Me parece que, bajo la primera distorsión, fue del libre albedrío del Logos escoger la evolución sin libre albedrío, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Los Logos que escogieron este tipo de evolución eligieron tanto el camino del servicio al yo como del servicio al prójimo, o escogieron únicamente uno de estos caminos?

Ra: Soy Ra. Los Logos que podríais llamar iniciales, que escogieron los fundamentos sin libre albedrío en toda medida, sin excepción, son los del camino del servicio al prójimo. La saga de la polaridad, digamos, con sus consecuencias y sus límites, no se imaginó antes de ser experimentada.

Interrogador: En otras palabras, estáis diciendo que originariamente, los Logos que no escogieron este camino del libre albedrío, lo hicieron sencillamente porque no lo concibieron, y los Logos que lo han seguido, extendiendo la primera distorsión más lejos en su evolución, lo experimentaron como un afloramiento o desarrollo de esa extensión de la primera distorsión, ¿estoy en lo cierto?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: Entonces, este Logos particular que experimentamos, planificó esta polaridad y conocía todo sobre ello antes de su plan. Sospecho que esto es lo que ocurrió.

Ra: Soy Ra. Exactamente.

Interrogador: En ese caso, como Logos, existiría la ventaja de seleccionar la forma de aceleración, podríamos decir, de la evolución espiritual, al planificar lo que llamamos los fundamentos filosóficos arquetípicos principales, haciéndolo como una función de la polaridad que puede adquirirse en tercera densidad, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Totalmente correcto.

Interrogador: Entonces, parece que un conocimiento profundo de la naturaleza precisa de estas bases filosóficas cobra importancia primordial en el estudio de la evolución de la mente, el cuerpo y el espíritu, y quisiera examinar cuidadosamente a cada uno de estos elementos, comenzando por la mente. ¿Está de acuerdo Ra?

Ra: Soy Ra. Sí, con dos peticiones que cabe hacer. En primer lugar, que se intente establecer la percepción del alumno de cada uno de los arquetipos; entonces podríamos comentar. No podemos enseñar/aprender hasta el punto de aprender/enseñar. En segundo lugar, pedimos que se tenga presente constantemente ante la mente, como una vela ante la vista, que cada complejo mente/cuerpo/espíritu debe percibir y, de hecho, percibirá cada arquetipo a su propio modo. Entonces veréis que el objetivo no es la precisión, sino la calidad de la percepción general del complejo conceptual.

Interrogador: Hay muchos conceptos generales que quisiera estar seguro de que percibimos claramente antes de avanzar más en el proceso, y ciertamente respetaremos las peticiones que acabáis de hacer.

Cuando nuestro Logos diseñó esta evolución particular de experiencia, decidió emplear un sistema del que hemos hablado, que permite la polarización a través del pleno libre albedrío. ¿En qué se diferencia del Logos que no lo hace así? Veo que el Logos crea la posibilidad de incrementar la vibración a través de las densidades. ¿Cómo se establecen las densidades por el Logos, si es posible responder a esta pregunta?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última cuestión que tratemos en esta sesión de trabajo. El ataque psíquico sobre este instrumento ha dejado cicatrices, por decirlo así, que pensamos que deben recibir atención para mantener al instrumento.

Observemos vuestra segunda densidad. Muchos llegan antes que otros a tercera densidad, no porque tengan una eficacia innata del uso del catalizador, sino por disfrutar de oportunidades inusuales de ser investidos por una entidad de tercera densidad. Exactamente de esta forma, las entidades de cuarta densidad pueden investir a la tercera, y los de quinta a la cuarta. Cuando se alcanza la quinta densidad, el proceso adquiere su propio impulso, basado en las características de sabiduría aplicada a las circunstancias. El propio Logos, en estos casos, proporciona oportunidades de «investidura», por utilizar ese término. ¿Podemos preguntaros sin tenéis alguna otra pregunta breve en este espacio/tiempo?

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer después de este contacto para disminuir los efectos del ataque psíquico, o para que el instrumento esté más cómodo y para mejorar el contacto en la situación actual?

Ra: Soy Ra. Pueden utilizarse las facultades de sanación que cada uno de vosotros comienza a reforzar. La entidad puede ser alentada a permanecer inmóvil durante cierto tiempo. Como no apreciará esta idea, sugerimos que se debata adecuadamente.

El accesorio físico llamado «incensario» estaba desplazado un grado, pero ese detalle no es demasiado significativo. Os pedimos, por razones de comodidad física del instrumento, que continuéis poniendo todo el cuidado posible en los ajustes. Sois muy concienzudos. Todo está bien.

Amigos, os dejamos en la gloria del amor y la luz del Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Soy Ra. Adonai.

 

[1] leitmotiv: Lit.: motivo conductor. En música: tema que se repite en una composición musical y que identifica siempre al mismo personaje, situación o emoción, con frecuencia utilizado en la ópera.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 77 - 10 de febrero de 1982

Copyright © 2017 L/L Research