Skip Navigation Links
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 79

24 de febrero de 1982

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podríais indicar cuál es la condición del instrumento?

Ra: Soy Ra. Es la que se ha indicado anteriormente.

Interrogador: El instrumento quisiera preguntar si existe algún riesgo por recibir demasiada transferencia de energía en su condición actual.

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: Quisiera saber también qué función cumple la transferencia de energía durante la Sesión.

Ra: Soy Ra. Esta transferencia de energía es sumamente útil, pues refuerza el canal por el que se recibe el contacto. En sí mismo, este contacto controla el estado del instrumento y cesa la comunicación cuando sus distorsiones comienzan a fluctuar hacia la debilidad o el dolor. Sin embargo, durante el contacto, y gracias a la transferencia de energía que habéis mencionado, puede incrementarse la fuerza del canal a través del cual fluye.

Interrogador: Antes de la sesión hemos concluido nuestro ritual de destierro mediante un gesto que nos libera de la personalidad mágica. Me pregunto si deberíamos mantener esa personalidad y omitir ese gesto mientras recorremos el Círculo del Uno, y renunciar a la personalidad mágica solamente después de haber formado el círculo, o bien tras la Sesión. ¿Qué sería lo más apropiado?

Ra: Soy Ra. La práctica del trabajo mágico requiere la honestidad más absoluta. Si estimáis que vuestra capacidad es tal que podéis mantener la personalidad mágica a lo largo de toda la sesión de trabajo, no hay ningún problema en ello; ahora bien, si os cabe la menor duda, no es aconsejable. En cualquier caso, lo apropiado es que el instrumento se desprenda de su personalidad mágica, en lugar de permanecer en ella durante el estado de trance, pues carece de la capacidad mágica necesaria para operar en esa circunstancia, y sería mucho más vulnerable que cuando la personalidad despierta se ofrece como canal. En efecto, este trabajo es de naturaleza mágica en un sentido básico, pero no vale la pena querer llegar más lejos de lo que los pies permiten.

Interrogador: Quisiera preguntar acerca de la experiencia de tercera densidad de las entidades justo antes de la extensión original de la primera distorsión a los sublogos, destinada a crear la separación de las polaridades. ¿Podéis describir, de manera general, las diferencias entre la experiencia de tercera densidad de estos mente/cuerpo/espíritu y los que evolucionan sobre este planeta en el momento actual?

Ra: Soy Ra. Esta materia ha sido abordada con anterioridad. Os rogamos que preguntéis algo más concreto.

Interrogador: Concretamente, en la experiencia de tercera densidad donde solo evolucionó la polaridad del servicio al prójimo, ¿se retiró el velo que cubría el conocimiento de las encarnaciones anteriores, etc., a aquellas entidades?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: ¿El proceso de reencarnación era como el que experimentamos aquí, en el que las entidades ocupan y dejan un cuerpo de tercera densidad numerosas veces durante el ciclo?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Es posible establecer la duración óptima de la encarnación, respecto a nuestros años, y podéis hacerlo, en su caso?

Ra: Soy Ra. El periodo óptimo para la encarnación se aproxima a la medida de tiempo que llamáis un milenio. Esta es una constante, podría decirse, con independencia de otros factores de la experiencia de tercera densidad.

Interrogador: Antes de la extensión de la primera distorsión, el velo o la pérdida de conciencia no tenía lugar. De ahí infiero que este velo o pérdida del recuerdo consciente de lo que ocurrió antes de la encarnación fue la primera herramienta para extender la primera distorsión, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Vuestra exactitud es limitada. Esa fue la primera herramienta.

Interrogador: De lo que decís deduzco que el Logos, para conseguir su objetivo, concibió primero una herramienta que permitiera separar el consciente del inconsciente en el curso de los que llamamos encarnaciones físicas, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: Igualmente, de ello deduzco que se concibieron muchas otras herramientas que se emplearon después de aplicar la primera, el denominado «velo», ¿es así?

Ra: Soy Ra. Hubo perfeccionamientos.

Interrogador: Antes de la puesta en práctica de la herramienta del velo, ¿la mente arquetípica del Logos era lo que yo consideraría menos compleja que en la actualidad, posiblemente con menor número de arquetipos?

Ra: Soy Ra. Debemos pediros paciencia. Percibimos un súbito recrudecimiento de la distorsión conocida como dolor en el brazo izquierdo y en las manos del instrumento. Os rogamos que no le toquéis. Vamos a examinar el complejo mental y a tratar de recolocar la extremidad para que la sesión pueda continuar. Después, repetid la pregunta.

(Pausa de noventa segundos.)

Soy Ra. Podéis continuar.

Interrogador: Gracias. Antes de extender la aplicación de la primera distorsión, ¿cuántos arquetipos existían?

Ra: Soy Ra. Nueve.

Interrogador: Supongo que esos nueve eran tres de la mente, tres del cuerpo, y tres del espíritu, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Supongo que en el sistema del tarot, esos arquetipos corresponderían aproximadamente, en cuanto a la mente, al Mago, al Emperador y al Carro, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No es correcto.

Interrogador: ¿Podéis decir a qué corresponden?

Ra: Soy Ra. El cuerpo, la mente y el espíritu contenían y operaban bajo la égida de la matriz, el potenciador y el significante. El significante de la mente, el cuerpo y el espíritu no es el mismo que el significante de los complejos mental, corporal y espiritual.

Interrogador: Ahora comprendo lo que queríais decir en la sesión anterior, cuando decíais que para extender el libre albedrío el significante debe convertirse en complejo. Parece que el significante se ha convertido en el complejo que comprende el tercero, el cuarto, el quinto, el sexto y el séptimo de la mente, el décimo del cuerpo, y el decimoséptimo del espíritu, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No es correcto.

Interrogador: ¿Podéis decir qué entendéis por «el significante debe convertirse en complejo»?

Ra: Soy Ra. Ser complejo es estar constituido de más de un elemento o concepto característico.

Interrogador: Quisiera tratar de comprender los arquetipos de la mente de este Logos antes de la extensión de la primera distorsión. Creo que es un enfoque lógico para comprender mejor lo que experimentamos ahora.

Como habéis dicho, tenemos la matriz, el potenciador y el significante. Entiendo que la matriz es lo que llamamos la mente consciente, pero puesto que también constituye la mente, no termino de comprender estos tres términos, especialmente por lo que respecta al momento anterior a la división de la conciencia. ¿Podéis explicar en mayor profundidad los conceptos de Matriz de la Mente, Potenciador de la Mente, y Significante de la Mente, en qué se diferencian, y cuáles son sus relaciones?

Ra: Soy Ra. La Matriz de la Mente es aquello de lo que todo proviene. Es inmóvil, y sin embargo es el activador en potencia de toda actividad mental. El Potenciador de la Mente es ese gran recurso que puede considerarse como el mar en que se sumerge la conciencia cada vez más profundamente para crear, idear y hacerse más consciente de sí misma.

El Significante de cada mente, cuerpo y espíritu puede considerarse un concepto simple y unificado. La Matriz del Cuerpo puede considerarse como un reflejo de los opuestos de la mente; es decir, el movimiento sin restricción. Finalmente, el Potenciador del Cuerpo es el que regula la actividad.

Es difícil caracterizar la Matriz del Espíritu, dado que la naturaleza del espíritu es menos móvil. Las energías y los movimientos del espíritu son, con diferencia, los más profundos; sin embargo, al guardar una relación más estrecha con el tiempo/espacio, carecen de las características del movimiento dinámico. Así pues, puede verse esta Matriz como la oscuridad más profunda, y el Potenciador del Espíritu como la influencia más súbita de despertar, de iluminación y de influencia generadora.

Esta es la descripción de los Arquetipos Uno a Nueve antes del inicio de la influencia del cocreador o del reconocimiento del libre albedrío por el sublogos.

Interrogador: El primer cambio a que condujo esta extensión del libre albedrío fue que la comunicación entre la Matriz y el Potenciador de la Mente fuera relativamente imposible durante la encarnación, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Quizá calificaríamos ese estado de «relativamente más lleno de misterio» que de «relativamente imposible».

Interrogador: La idea fue entonces la de levantar cierto tipo de velo entre la Matriz y el Potenciador de la Mente, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Por tanto, ese velo se encuentra entre lo que llamamos ahora la mente inconsciente y la mente consciente, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Probablemente, la intención del Logos fue permitir a la mente consciente una mayor libertad en virtud de la primera distorsión, al separarla, por así decir, del Potenciador o inconsciente, que tenía una mayor comunicación con la totalidad de la mente; por tanto, permitía el nacimiento de «partes no instruidas», por utilizar un término poco apropiado, de la conciencia, ¿es así?

Ra: Soy Ra. En general, así es.

Interrogador: ¿Podríais especificarlo o esclarecerlo más?

Ra: Soy Ra. Para poder hacerlo, hay material intermedio que debe ser explicado antes.

Interrogador: De acuerdo. Entonces, ¿este experimento simple fue llevado a cabo y su producto observado antes de tratar de conseguir mayor complejidad?

Ra: Soy Ra. Como hemos dicho, ha habido un gran número de experimentos sucesivos.

Interrogador: Me preguntaba esto, puesto que parece ser el quid de la cuestión, el gran punto de giro entre ninguna extensión de la primera distorsión y su extensión, ¿cuál fue el resultado de esa experiencia original, qué se creó a partir de ella?

Ra: Soy Ra. Esta materia se ha cubierto anteriormente. El resultado de estas experiencias ha sido una experimentación más rica, variada e intensa del Creador por parte del Creador.

Interrogador: Es lo que pensaba. Posiblemente no he formulado la pregunta correctamente; es difícil de plantear. No sé si vale la pena proseguir con ello, pero a donde quería llegar es: cuando tuvo lugar este primer experimento con el proceso del velo, ¿dio como resultado una polarización del servicio al yo?

Ra: Soy Ra. Los «primeros» Logos, por utilizar ese término, produjeron complejos mente/cuerpo/espíritu de servicio al yo y del servicio al prójimo de manera inmediata. La aptitud para la cosecha de estas entidades no fue tan rápida, y así se desarrollaron rápidamente los refinamientos de los arquetipos.

Interrogador: Ahora estamos llegando a lo que trataba de determinar. ¿En ese punto seguía habiendo solo nueve arquetipos y acababa de correrse el velo entre la Matriz y el Potenciador de la Mente?

Ra: Soy Ra. Había nueve arquetipos y numerosas sombras.

Interrogador: Por «sombras», ¿queréis decir lo que yo calificaría de «nacimiento de pequeñas inclinaciones arquetípicas»?

Ra: Soy Ra. Más bien, describiríamos esas sombras como pensamientos incipientes de estructuras útiles, no completamente concebidas todavía.

Interrogador: ¿Existía la Elección en ese momento, durante la creación de la primera polaridad del servicio al yo?

Ra: Soy Ra. El concepto de elección está implícito en la puesta en práctica del velo o de la separación de los arquetipos. Los refinamientos de ese concepto han requerido numerosas experiencias.

Interrogador: Siento tener tanta dificultad para plantear las preguntas, pero es una materia que me resulta muy compleja.

Me parece interesante que la primera experiencia de aplicación del velo entre la Matriz y el Potenciador de la Mente, y viceversa, creara la polaridad del servicio al yo. Este parece un punto filosófico muy importante en el desarrollo de la creación, y posiblemente el comienzo de un sistema de lo que llamaríamos magia, no concebido anteriormente.

Quisiera plantear una pregunta. Antes de la extensión de la primera distorsión, ¿el potencial mágico de las densidades superiores era tan elevado como en la actualidad, cuando se ha alcanzado el máximo potencial de conciencia para cada densidad? La formulación no es sencilla. Lo que quiero decir es: ¿al final de la cuarta densidad, antes de la extensión del libre albedrío, lo que llamamos potencial mágico era tan elevado como lo es ahora al final de la cuarta densidad?

Ra: Soy Ra. Tal como entendéis la magia, el potencial mágico en tercera y cuarta densidad, era entonces mucho mayor que tras el cambio. Sin embargo, había mucho menos deseo o voluntad de utilizar este potencial.

Interrogador: Para estar seguro de que os he entendido bien: antes del cambio y de la extensión del libre albedrío, y, por ser específico, al final de la cuarta densidad, el potencial mágico en el momento en que no existía más que la polaridad del servicio al prójimo era mucho mayor que después de la separación de las polaridades y de la extensión del libre albedrío, ¿es así?

Ra: Soy Ra. La capacidad mágica es la capacidad de utilizar conscientemente lo que se denomina el inconsciente. Por tanto, existía la máxima capacidad antes de la innovación del libre albedrío de los sublogos.

Interrogador: Entiendo. Actualmente, estamos experimentando los efectos de un número más complejo o mayor de arquetipos, y supongo que los que experimentamos ahora en la mente son los siguientes: tenemos el Mago y la Suma Sacerdotisa, que corresponden a la Matriz y al Potenciador, con el velo que se ha corrido entre ellos, que es el primer creador de la extensión de la primera distorsión, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No podemos contestar a esa pregunta sin haber abordado antes el material intermedio correspondiente.

Interrogador: De acuerdo; lo siento.

El siguiente arquetipo, la Emperatriz, es el Catalizador de la Mente, el que actúa sobre la mente consciente para cambiarla. El cuarto arquetipo es el Emperador, la Experiencia de la Mente, que es el material almacenado en el inconsciente, el que crea sus tendencias continuas, ¿es correcto mi análisis?

Ra: Soy Ra. Aunque el análisis es demasiado rígido, percibes las relaciones correctas. Hay muchas interrelaciones dinámicas entre estos cuatro primeros arquetipos.

Interrogador: ¿El Sumo Sacerdote es una especie de regulador o gobernador de estos efectos, de forma que crea las asimilaciones adecuadas por el inconsciente de lo que llega a través del consciente?

Ra: Soy Ra. Aunque reflexiva, la suposición no es correcta en su fondo.

Interrogador: Entonces, ¿qué representa el Sumo Sacerdote?

Ra: Soy Ra. Por su naturaleza, el Sumo Sacerdote es el Significante del Cuerpo [la Mente [1]]. Podemos señalar que las características de las que habláis guardan relación con el Significante de complejo Mental, pero no están en su fondo. El fondo del complejo mental es la entidad dinámica que absorbe, busca y trata de aprender.

Interrogador: Entonces, ¿podríamos decir que el Sumo Sacerdote es el vínculo entre la mente y el cuerpo?

Ra: Soy Ra. Hay un fuerte vínculo entre los significantes de la mente, el cuerpo y el espíritu. Vuestra indagación es demasiado vaga.

Interrogador: De momento, voy a dejar el concepto del Sumo Sacerdote, porque realmente no lo comprendo, y voy a preguntar si los Enamorados representan la fusión del consciente y del inconsciente, o la comunicación entre consciente e inconsciente.

Ra: Soy Ra. De nuevo, aunque no pueda decirse que no eres perceptivo, no llegas al fondo de este arquetipo particular, que puede llamarse más apropiadamente la Transformación de la Mente.

Interrogador: Transformación de la mente, ¿en qué?

Ra: Soy Ra. Si observáis el Arquetipo Seis, podéis ver al estudiante de los misterios, transformado por la necesidad de escoger entre la luz y la oscuridad de la mente.

Interrogador: Entonces, el Conquistador, o el Carro, ¿representa la culminación de la acción de los seis primeros arquetipos en una conquista de los procesos mentales, incluso posiblemente de la desaparición del velo?

Ra: Soy Ra. La percepción es correcta. El Arquetipo Siete es muy difícil de enunciar. Podemos llamarlo el Camino, la Vía, o la Gran Vía de la mente. Su fundamento es un reflejo y una recapitulación sustancial de los Arquetipos Uno a Seis.

Igualmente, puede considerarse que la Vía de la Mente muestra el reino de los frutos del viaje apropiado a través de la mente, en el sentido de que la mente continúa avanzando majestuosamente a través del material que concibe como un carro arrastrado por leones o corceles reales.

En este momento sugeriríamos una pregunta más, pues este instrumento está sufriendo algunas distorsiones hacia el dolor.

Interrogador: Entonces voy a preguntar simplemente sobre uno de los arquetipos, el que soy menos capaz de comprender en este momento. Sigo en completa oscuridad, por así decir, respecto al Sumo Sacerdote y a lo que representa. ¿Podéis darme alguna indicación al respecto?

Ra: Soy Ra. Habéis mostrado mucho interés en el Significante que debe convertirse en complejo. El Sumo Sacerdote es el arquetipo original de la mente que se ha tornado complejo por los movimientos sutiles del consciente y del inconsciente. Las complejidades de la mente fueron una evolución, más que la combinación de la experiencia entre el Potenciador y la Matriz.

La propia mente se convirtió en un actor en posesión del libre albedrío y, más especialmente, de la voluntad. Como Significante de la mente, el Sumo Sacerdote tiene la voluntad de saber, pero ¿qué hará de su saber, y por qué razón lo busca? Los potenciales de un significante complejo son múltiples.

¿Tenéis alguna otra pregunta breve?

Interrogador: Únicamente, si hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo, o para mejorar el contacto.

Ra: Soy Ra. Todo está bien. Durante una pequeña parte de vuestro futuro, sería oportuno recomendar al instrumento que utilice esa ayuda para la comodidad de las manos que hasta ahora no ha utilizado. Se ha producido un traumatismo en manos y brazos y, por tanto, hemos tenido que acortar en cierta medida esta sesión de trabajo.

Soy Ra. Amigos, sois muy diligentes. Os dejamos en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del Glorioso Creador Infinito. Adonai.

 

[1] Ra corrigió este error en la Sesión 80. El Sumo Sacerdote es el Significante de la Mente.

  Skip Navigation Links

Copyright © 2017 L/L Research