Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 80 - 27 de febrero de 1982
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 80

27 de febrero de 1982

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador.

Antes de iniciar esta sesión de trabajo, deseamos corregir un error que hemos hallado en material anterior. El Arquetipo Cinco, al que habéis llamado El Sumo Sacerdote, es el Significante del complejo Mental.

Este instrumento sufre súbitas crisis de la distorsión conocida como «dolor». Percibimos vuestros concienzudos esfuerzos por aliviarlo, pero no conocemos otra acción posible para el grupo de apoyo que la aplicación de la terapia del agua sobre la columna vertebral del complejo corporal físico, que ya hemos mencionado anteriormente.

Las distorsiones físicas de este instrumento no descartan nunca, por así decir, tales crisis durante estos periodos de mayor distorsión del complejo corporal. En esos momentos nuestro contacto puede tornarse momentáneamente confuso. Por tanto, pedimos que cualquier información que parezca confusa se cuestione, pues deseamos que este contacto permanezca lo menos distorsionado posible en la medida en que lo permitan las limitaciones de lenguaje, mentalidad y sensibilidad.

Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: Gracias. ¿Podríais indicar cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. Este instrumento experimenta ligeras fluctuaciones del complejo de energía física, lo que ocasiona cambios repentinos, que abarcan desde un déficit hasta un pequeño nivel de energía física. Ello se debe a numerosas oraciones y afirmaciones, como las llamáis, ofrecidas al instrumento y por el instrumento, contrarrestadas por los constantes ataques psíquicos que lleva a cabo la entidad de quinta densidad que ya conocéis siempre que le resulta posible.

En otros aspectos, el instrumento se mantiene en la condición descrita anteriormente.

Interrogador: Después de finalizar el ritual de destierro, he tenido que salir de la sala para ir a buscar algo que había olvidado. ¿Esa acción ha tenido algún efecto nocivo sobre el ritual o la sesión?

Ra: Soy Ra. Si esta hubiera sido la única sesión de trabajo, el lapsus hubiera sido grave. Pero existe suficiente energía residual de naturaleza protectora en este lugar de trabajo para que ese pequeño lapsus, aunque desaconsejable, no represente una amenaza a la protección que ofrece el ritual mencionado.

Interrogador: ¿Nuestro visitante de quinta densidad ha visto mermada su capacidad de afectar al instrumento durante las últimas sesiones?

Ra: Soy Ra. Vamos a contestar en dos partes. En primer lugar, durante las sesiones la acción de la entidad ha sido contenida en gran medida. En segundo lugar, en las circunstancias generales de la experiencia de vuestro espacio/tiempo, la entidad de quinta densidad es capaz de atacar el complejo físico del instrumento con la misma eficacia que al inicio de su contacto con este grupo, debido a diversas distorsiones del complejo físico del instrumento.

Sin embargo, el instrumento se ha hecho más capaz, mental y espiritualmente, de recibir a esta entidad con amor, reduciendo así el elemento de temor, que para la entidad es un arma importante en su intento por poner fin, en cualquier grado, al contacto con Ra.

Interrogador: ¿Cuál es la razón para que la entidad sea capaz de actuar a través de distorsiones físicas ya existentes, por oposición a su incapacidad de actuar sobre otra entidad que no presente ninguna distorsión física?

Ra: Soy Ra. La clave de esta pregunta radica en el propio término «distorsión». Toda distorsión, ya sea en su naturaleza del complejo físico, mental, o espiritual, puede acentuarse por la sugestión que origina quien es capaz de trabajar con la magia; es decir, de causar cambios en la conciencia. El instrumento tiene muchas distorsiones físicas; cada uno de los miembros del grupo tiene diversas distorsiones mentales, de diversa naturaleza. Cuando menos equilibrada esté la distorsión mediante el conocimiento de sí mismo, más hábilmente podrá la entidad acentuar dicha distorsión para debilitar el correcto funcionamiento y la armonía del grupo.

Interrogador: Como Ra sabe bien, la información que recogemos aquí servirá para iluminar a un porcentaje muy reducido de los que pueblan este planeta, simplemente porque son muy pocos los que pueden comprenderla. Sin embargo, parece que nuestro visitante de quinta densidad se opone totalmente a esta comunicación. ¿Podéis decir por qué esta labor es tan importante para esta entidad, ya que el efecto sobre la cosecha de este planeta será tan limitado, o así creo?

Ra: Soy Ra. La pureza no termina con la cosecha de tercera densidad. La fidelidad de Ra en su intento por eliminar las distorsiones es total. Esto constituye una aceptación de responsabilidad para el servicio al prójimo, de relativa pureza. El instrumento a través del cual hablamos y su grupo de apoyo muestran un grado de fidelidad similar y, sin tener en cuenta ningún impedimento personal, les motiva su deseo de servir al prójimo. Debido a la naturaleza del grupo, las preguntas que este nos formula han conducido rápidamente a esferas de comentario algo abstrusos. Ese contenido no atenúa la pureza subyacente del contacto. Esa pureza es como una luz, y tal intensidad de luz llama la atención.

Interrogador: ¿Qué espera obtener nuestro visitante de quinta densidad si consigue su objetivo de eliminar este contacto?

Ra: Soy Ra. Como hemos dicho anteriormente, la entidad espera adquirir una parte de esa luz; esto es, el complejo mente/cuerpo/espíritu del instrumento. A falta de ello, la entidad pretende apagar la luz.

Interrogador: Lo entiendo hasta cierto punto, que es el siguiente: si la entidad consiguiera cualquiera de esas dos opciones, ¿qué beneficio le reportaría su acción? ¿Incrementaría sus aptitudes?; ¿incrementaría su polaridad?; ¿mediante qué mecanismo?

Ra: Soy Ra. Después de haber intentado conseguirlo durante un plazo de vuestro espacio/tiempo, sin resultados duraderos, esta entidad puede estar planteándose la misma pregunta. En caso de triunfo, el premio es un incremento de polaridad negativa para la entidad, pues habrá eliminado una fuente de emisión de luz y, de esa forma, habrá ofrecido a este espacio/tiempo la oportunidad de la oscuridad allí donde una vez hubo luz. En caso de que consiguiera esclavizar el complejo mente/cuerpo/espíritu del instrumento, hubiera esclavizado a una entidad bastante poderosa, aumentando así su propio poder.

Interrogador: Pido disculpas por mi falta de comprensión de estos mecanismos, y por formular algunas preguntas bastante tontas, pero creo que este es un punto esencial para lo que estamos tratando de entender. Algunas de las preguntas que voy a plantear a continuación pueden ser rematadamente tontas, pero quisiera tratar de comprender cuál es este poder que nuestro visitante busca, y cómo lo utiliza. Creo que esto es esencial para la mente y su evolución.

A medida que nuestro visitante incrementa su poder con estas intervenciones, ¿cuál es el poder que aumenta; podéis describirlo?

Ra: Soy Ra. El poder del que habláis es un poder espiritual. Los poderes de la mente, como tal, no comprenden este tipo de trabajos. Quizá os sea útil reflexionar sobre las posibilidades del reflejo de la luna. Sabéis que hemos descrito la Matriz del Espíritu como una Noche. La luz de la luna ofrece, pues, ya sea una imagen auténtica vista en penumbras, o bien quimeras y falsedad. El poder de la falsedad es profundo, como lo es el poder de discernir la verdad de entre las sombras. La sombra de las cosas ocultas es una profundidad infinita en la que se almacena el poder del infinito Creador.

Así pues, el adepto trabaja con el poder de las cosas ocultas, iluminado por lo que puede ser falso o verdadero. Aceptar la falsedad, conocerla, buscarla, y hacer uso de ella proporciona un poder de los más grandes. Esa es la naturaleza del poder de vuestro visitante, y puede también arrojar alguna luz sobre el poder del que busca con la intención de servir al prójimo, pues los pasos falsos en la noche se dan, ¡ay!, con tanta facilidad.

Interrogador: ¿Queréis decir que este es un poder del espíritu, y no de la mente o del cuerpo?

Ra: Soy Ra. El trabajo del adepto se basa en el trabajo previo con la mente y el cuerpo, pues de otra forma no sería posible realizar cualquier otro trabajo con el espíritu sobre una base fiable. Con este comentario podemos asegurar la exactitud de vuestra suposición.

Interrogador: El arquetipo Quince es la Matriz del Espíritu y ha sido llamado El Diablo. ¿Podéis explicar por qué?

Ra: Soy Ra. No es nuestra intención ser superficiales en una cuestión tan central, pero podríamos señalar que la naturaleza del espíritu es tan infinitamente sutil que, con mucha frecuencia, la influencia fertilizante de la luz sobre la gran oscuridad del espíritu no es tan evidente como la propia oscuridad. El avance escogido por muchos adeptos se torna una vía confusa cuando cada uno de ellos se esfuerza por utilizar el Catalizador del Espíritu. Son pocos los que consiguen captar la luz del sol. La gran mayoría de adeptos sigue andando a tientas en el reflejo lunar y, como hemos dicho, esa luz puede engañar, así como revelar los misterios ocultos. Por tanto, la melodía, digamos, de esa matriz parece a menudo negativa y de naturaleza maligna, como diríais.

También cabe resaltar que un adepto es quien se ha liberado cada vez más de las limitaciones del pensamiento, opiniones y vínculos de otros. Ya sea que esto se haga así para el servicio al prójimo o para el servicio al yo, forma parte necesaria del despertar del adepto. Esa libertad es vista por los que no se han liberado como lo que llamaríais «maligna» o «negra». Se reconoce la magia, pero no así su naturaleza, como ocurre con frecuencia.

Interrogador: ¿Podría decirse, entonces, que implícito en el proceso que permite convertirse en adepto, existe la aparente polarización hacia el servicio al yo, ya que el adepto se desvincula de buena parte de su entorno?

Ra: Soy Ra. Es probable que así ocurra. Lo que obviamente ocurre es una desvinculación: si la verdad es la del servicio al yo, se produce la consecuente desvinculación del prójimo; si la verdad es la del servicio al prójimo, se produce una verdadera relación con el corazón de todos los prójimos, y una desvinculación únicamente de los caparazones ilusorios que impiden al adepto percibir correctamente al yo y al prójimo como uno.

Interrogador: ¿Queréis decir entonces que este efecto de desvinculación en el adepto del servicio al prójimo es un escollo o un proceso ralentizador para alcanzar el objetivo a que aspira?

Ra: Soy Ra. No es correcto. Desvincularse de la miasma de la ilusión y de la falsa representación de cada una de las distorsiones es una parte absolutamente necesaria en el camino del adepto. Otros podrían considerarlo desafortunado.

Interrogador: Entonces, desde el punto de vista del arquetipo Quince, en este proceso se produce una incursión en la Matriz del Espíritu. ¿Tiene sentido lo que digo?

Ra: Soy Ra. La incursión de la que habláis y el proceso de desvinculación suelen estar ligados al arquetipo que denomináis Esperanza, y que nosotros preferiríamos llamar Fe. Ese arquetipo es el Catalizador del Espíritu y, debido a las iluminaciones del Potenciador del Espíritu, comienza a ocasionar esos cambios en el punto de vista del adepto.

Interrogador: No pretendía llegar demasiado lejos en mi cuestionamiento. El adepto de polaridad positiva o negativa construye entonces el potencial que le permite extraer su poder directamente del espíritu, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Sería más acertado decir que el adepto hace un llamamiento directo al universo a través del espíritu por su poder, pues el espíritu es la lanzadera.

Interrogador: Creo que la única diferencia significativa entre los adeptos positivos y negativos que utilizan esa lanzadera es el modo en que polarizan. ¿Existe una relación entre los arquetipos del espíritu y el carácter positivo o negativo de la polaridad? Por ejemplo, ¿el adepto positivo realiza el llamamiento a través del arquetipo Dieciséis, y el negativo a través del arquetipo Quince? Esto es muy confuso para mí, e imagino que la pregunta es anodina o sin sentido. ¿Podéis responder a mi pregunta?

Ra: Soy Ra. Es un reto responder a tal pregunta, pues existe confusión en su planteamiento. No obstante, vamos a tratar de desarrollar esta cuestión.

El adepto, ya sea positivo o negativo, tiene la misma Matriz. El Potenciador también es idéntico. Debido al Catalizador de cada adepto, este puede determinar y escoger lo que va a examinar más profundamente. Así pues, la Experiencia del Espíritu, que llamáis La Luna es, con mucha diferencia, la influencia más manifiesta sobre la polaridad del adepto. Incluso la experiencia más desafortunada que parezca ocurrir en el Catalizador del adepto, desde el punto de vista del espíritu y con la discriminación posible en la penumbra, puede servir para trabajar sobre ella hasta que la luz semejante a la claridad más brillante del mediodía descienda sobre el adepto y se produzca una iluminación positiva o del servicio al prójimo. El adepto que presta el servicio al yo se contentará con las sombras y, si capta la luz del día, apartará la cara en amarga risa, pues prefiere la oscuridad.

Interrogador: Supongo que el arquetipo Diecinueve del espíritu es el Significante del Espíritu, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Cómo describiríais el Significante del Espíritu?

Ra: Soy Ra. En respuesta a la pregunta anterior, es lo que pasamos a explicar. El Significante del Espíritu es la entidad viviente que o bien irradia o bien absorbe el amor y la luz del infinito Creador; lo irradia hacia los demás o lo reabsorbe para sí.

Interrogador: Entonces, ¿este proceso de irradiación o de absorción, puesto que tenemos lo que llamaría un «flujo» o «índice de flujo», es la medida del adepto?

Ra: Soy Ra. Puede considerarse como una apreciación razonablemente adecuada.

Interrogador: En cuanto al arquetipo Veinte, supongo que se trata de la Transformación del Espíritu, probablemente semejante a la fusión de las vías de sexta densidad, ¿es correcto?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: Disculpadme. ¿Podéis decir qué significa el arquetipo Veinte?

Ra: Soy Ra. Lo que llamáis El Sarcófago o El Juicio en vuestro sistema puede considerarse el mundo material. El espíritu transforma ese mundo material en algo infinito y eterno. La infinidad del espíritu es una realización todavía mayor que la infinidad de la conciencia, pues la conciencia que ha sido disciplinada por la voluntad y la fe es la conciencia que puede entrar en contacto directo con la infinidad inteligente. Hay muchas cosas que van cayendo en las numerosas etapas que atraviesa el adepto. Nosotros, los de Ra, todavía recorremos esas etapas y alabamos al infinito Creador en cada transformación.

Interrogador: Supongo entonces que el arquetipo Veintiuno representaría el contacto con la infinidad inteligente, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es, aunque también puede verse reflejado este contacto y el contacto con la energía inteligente, que es el Universo o, como lo habéis llamado en cierta forma provincianamente, el Mundo.

Interrogador: ¿Podéis dar un ejemplo de lo que sería tal contacto con la infinidad inteligente y con la energía inteligente? ¿Podéis explicar cómo sería el resultado de ese tipo de experiencia?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última cuestión que se aborde en esta sesión de trabajo. Hemos hablado de las posibilidades de contacto con la energía inteligente, pues esta energía es la energía del Logos, y por tanto la energía que cura, construye, elimina, destruye y transforma a todo prójimo, así como al yo.

El contacto con la infinidad inteligente es más probable que produzca una dicha indescriptible en la entidad que lo experimenta. Si deseáis preguntar más concretamente sobre este tema, os invitamos a hacerlo en una próxima sesión de trabajo. ¿Tenéis alguna pregunta breve antes de que finalicemos la sesión?

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer para mejorar el contacto o para que el instrumento esté más cómodo?

Ra: Soy Ra. Los ajustes son muy cuidadosos, y os lo agradecemos. La entidad que sirve de instrumento presenta cierta distorsión hacia la condición que llamáis «rigidez» de las zonas dorsales; la manipulación de esa zona sería útil.

Soy Ra. Amigos, os dejo en la gloria de la luz y el amor del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 80 - 27 de febrero de 1982

Copyright © 2017 L/L Research