Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 81 - 22 de marzo de 1982
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 81

22 de marzo de 1982

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podríais indicar cuál es la condición del instrumento?

Ra: Soy Ra. En esta confluencia particular de espacio/tiempo hay un déficit de energía del complejo físico, debido a la intensificación psíquica prolongada de distorsiones ya existentes. El resto de niveles del complejo energético se mantiene como se ha descrito anteriormente.

Interrogador: ¿Es por esa razón que el instrumento siente una fatiga constante?

Ra: Soy Ra. En ciertas partes de vuestro espacio/tiempo podría decirse que esto es sintomático de la reacción al ataque psíquico. Sin embargo, la fatiga permanente no se debe a ese ataque, sino que es consecuencia inevitable de este contacto.

Interrogador: ¿Por qué es una consecuencia inevitable? ¿Cuál es el mecanismo de este contacto que ocasiona la fatiga?

Ra: Soy Ra. El mecanismo que ocasiona la fatiga es la conexión entre la densidad en la que el complejo mente/cuerpo/espíritu del instrumento se mantiene resguardado durante las sesiones, y la densidad totalmente distinta en la que habita el complejo corporal físico del instrumento en este espacio/tiempo. A medida que el instrumento adquiere mayor coloración de la densidad de reposo, la experiencia de tercera densidad parece cada vez más pesada y fatigante. Esto ha sido aceptado por el instrumento, pues deseaba servir; por lo tanto, aceptamos también ese efecto, sobre el que no puede hacerse nada, que sepamos.

Interrogador: ¿Ese efecto está en función del número de sesiones, y ha alcanzado un nivel máximo, o seguirá en aumento?

Ra: Soy Ra. Este efecto de fatiga continuará, pero no debería confundirse con los niveles de energía física, que solo conciernen a la experiencia de la vida cotidiana, como diríais. En esta esfera, lo que ya se sabe que puede ayudar al instrumento seguirá siendo beneficioso. No obstante, observaréis un aumento gradual de la transparencia, por así decir, de las vibraciones del instrumento.

Interrogador: No he comprendido esto último; ¿podéis explicarlo?

Ra: Soy Ra. La fatiga cuya naturaleza es del tiempo/espacio puede verse como una reacción de las vibraciones transparentes o puras con un entorno impuro, confuso, u opaco.

Interrogador: ¿Ese efecto se hace sentir sobre los otros dos miembros de este grupo?

Ra: Soy Ra. Totalmente correcto.

Interrogador: Entonces, deberíamos experimentar también una fatiga constante a consecuencia de este contacto, ¿no es así?

Ra: Soy Ra. Por la propia naturaleza del contacto, el instrumento es quien está más expuesto a este efecto. Cada miembro del grupo de apoyo, al ofrecer el amor y la luz del infinito Creador en su apoyo incondicional durante estas sesiones, y en transferencias de energía a los fines de las mismas, experimenta entre un 10 y un 15 por ciento, aproximadamente, de este efecto. Es acumulativo e idéntico en la naturaleza constante de su manifestación.

Interrogador: ¿Cuál podría ser el resultado a largo plazo de esta fatiga constante?

Ra: Soy Ra. Planteáis una pregunta general con infinidad de respuestas. Vamos a generalizar para tratar de contestar.

Un grupo podría caer en la tentación de terminar con el propio contacto, que es lo que origina esa molestia. Ahí se pondría el punto final.

Otro grupo podría ser más resistente al principio, pero sin mantenerse firme ante las dificultades. Ahí también se pondría el punto final.

Otro grupo podría escoger la vía del martirio en su totalidad, y hacer uso del instrumento hasta que su complejo físico se colapsara bajo el peso del alto precio exigido al agotarse toda la energía.

En esta confluencia particular, este grupo concreto trata de conservar la energía vital del instrumento; trata de equilibrar el amor del servicio y la sabiduría del servicio, y es fiel al servicio frente a la dificultad. La tentación todavía no ha dado fin a la historia de este grupo.

No podemos conocer el futuro, pero hay una gran probabilidad de que esta situación continúe durante un periodo relativamente sustancial de vuestro espacio/tiempo. El factor significativo es la voluntad del instrumento y del grupo para servir. Esa es la única causa que permite equilibrar la fatiga que aumenta lentamente y que continuará distorsionando vuestras percepciones. Sin esa voluntad, el contacto podría ser posible, pero parecería a fin de cuentas un esfuerzo demasiado elevado.

Interrogador: El instrumento quisiera saber por qué siente que su energía vital se ha incrementado.

Ra: Soy Ra. Dejamos esa respuesta al instrumento.

Interrogador: Querría saber si tiene mayor sensibilidad a los alimentos.

Ra: Soy Ra. Este instrumento tiene una mayor sensibilidad a todos los estímulos. Es oportuno que obre con prudencia.

Interrogador: Volviendo a la Sesión anterior, y al arquetipo Diez, que es el Catalizador del Cuerpo, la Rueda de la Fortuna representa la interacción con el prójimo. ¿Es correcta esta afirmación?

Ra: Soy Ra. Puede considerarse una afirmación correcta en términos generales, pues cada catalizador concierne a la naturaleza de las experiencias que entran en la red de energías y de percepciones vibratorias del complejo mente/cuerpo/espíritu. Lo que cabe añadir es que el estímulo externo de la Rueda de la Fortuna es lo que ofrece experiencias tanto positivas como negativas.

Interrogador: El arquetipo Once sería entonces la Experiencia del Cuerpo, que representa el catalizador que ha sido procesado por el complejo mente/cuerpo/espíritu y se denomina la Hechicera o la Fuerza, porque produce nuevas oportunidades de crecimiento, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Hemos hablado ya del Significante, así que voy a pasar al número Trece. La Transformación del Cuerpo es denominada Muerte, pues con la muerte el cuerpo se transforma en un cuerpo de vibración más elevada para llevar a cabo un nuevo aprendizaje, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es, y también es correcto que cada momento y cada periodo diurno de la encarnación ofrece muerte y renacimiento al que se esfuerza por utilizar el catalizador que se le ofrece.

Interrogador: Finalmente, el arquetipo Catorce, la Vía del Cuerpo, se denomina el Alquimista o la Templanza, puesto que hay una infinidad de tiempo en el que pueden actuar los diversos cuerpos para aprender las lecciones necesarias para la evolución, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No es totalmente correcto, pues la Gran Vía del Cuerpo debe verse, como todos los arquetipos del cuerpo, como el reflejo de la imagen que proyecta la actividad mental. El cuerpo es la criatura de la mente y el instrumento mediante el cual se manifiestan los frutos de la mente y del espíritu. Por tanto, podéis ver el cuerpo como el hornillo de atanor [1] a través del cual el Alquimista llega a manifestar el oro.

Interrogador: Supongo que la forma de adquirir una mejor comprensión de los arquetipos es comparar lo que experimentamos ahora, una vez implantado el velo, con lo que se experimentaba antes de ese momento, posiblemente desde el inicio de esta octava de experiencia; de esa forma podemos ver cómo hemos llegado a la condición en que nos encontramos ahora. Si es posible, me gustaría remontarme hasta el inicio de esta octava de experiencia para investigar las condiciones de mente, cuerpo y espíritu a medida que evolucionaron en esta octava.

Ra: Soy Ra. El enfoque de las preguntas os corresponde a vosotros.

Interrogador: Ra afirma que su conocimiento se limita a esta octava, pero parece que su conocimiento de esta octava es completo.

¿Podéis decir por qué es así?

Ra: Soy Ra. Para empezar, no tenemos conocimiento completo de esta octava. Hay partes de la séptima densidad que, aunque nuestros maestros nos las han descrito, para nosotros siguen siendo un misterio. En segundo lugar, hemos experimentado una gran cantidad de catalizador purificador que brinda esta octava, y nuestros maestros han trabajado con nosotros muy concienzudamente para que pudiéramos ser uno con todo, de forma que nuestro retorno futuro a la gran totalidad de la creación sea completo.

Interrogador: Entonces, Ra tiene conocimiento del inicio de esta octava a través de su experiencia presente, y de lo que podría llamar el conocimiento directo o experimental a través de la comunicación con esos espacio/tiempos y tiempo/espacios, pero todavía no ha evolucionado o penetrado en el séptimo nivel. ¿Es correcto, en términos generales?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: ¿Por qué Ra no tiene conocimiento de lo que existía antes del inicio de esta octava?

Ra: Soy Ra. Podemos comparar las octavas con islas. Quizá los habitantes de una isla no estén solos en una esfera planetaria, pero si no se ha inventado todavía un vehículo que recorra los océanos y en el que pueda sobrevivirse, el verdadero conocimiento de otras islas solo será posible cuando una entidad llegue hasta los habitantes de esa isla y les diga: «vengo de otro lugar». Es una comparación aproximada. Sin embargo, tenemos una prueba de ese tipo, tanto de la creación anterior como de la siguiente, tal como observamos estos hechos aparentemente no simultáneos en el flujo del espacio/tiempo y el tiempo/espacio.

Interrogador: Actualmente nos hallamos en la galaxia de la Vía Láctea, de unos 200.000 millones de estrellas, y hay millones y millones de estas grandes galaxias diseminadas a lo largo de lo que llamamos el espacio. Según el conocimiento que tiene Ra, puedo suponer que el número de estas galaxias es infinito, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Es totalmente exacto, y un punto importante.

Interrogador: El hecho es que tenemos la unidad, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Lo percibís correctamente.

Interrogador: Entonces, ¿qué lugares de esas galaxias conoce Ra?; ¿ha experimentado conciencia en muchas de ellas?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: ¿Ra ha tenido alguna experiencia o información sobre alguna de estas galaxias?; ¿ha viajado de una u otra forma a alguna de ellas?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: Aunque no sea una información muy importante, ¿a cuántas de estas galaxias ha viajado Ra?

Ra: Soy Ra. Hemos abierto nuestros corazones en irradiación de amor a la creación entera. Aproximadamente el 90 por ciento de la creación es capaz de reconocerlo a cierto nivel, y de responder. Todos los Logos infinitos son uno en la conciencia del amor. Este es el tipo de contacto que disfrutamos, más que viajar.

Interrogador: Para poder formarme una pequeña idea de lo que hablamos, ¿cuáles son los límites de los viajes de Ra en cuanto a la experiencia directa o a la observación de las actividades en diversos lugares? ¿Los lleva a cabo únicamente en esta galaxia y, si ese es el caso, en qué partes de esta galaxia? ¿Incluye también otras galaxias?

Ra: Soy Ra. Aunque podríamos desplazarnos a voluntad a lo largo de toda la creación de este Logos; es decir, la galaxia de la Vía Láctea, como se la conoce, hemos acudido allí donde se ha solicitado nuestro servicio. Estos lugares son «locales», por decirlo así, e incluyen Alpha Centauri, planetas de vuestro sistema solar que llamáis el Sol, Cepheus, y Zeta Reticuli. Hemos llegado a dichos sublogos al ser llamados.

Interrogador: En estos casos, ¿el llamamiento lo realizaron seres de tercera densidad, o de otras densidades?

Ra: Soy Ra. En general, esta última suposición es correcta. En el caso particular del sublogos solar, el llamamiento procedía de tercera densidad.

Interrogador: Entonces, Ra nunca se ha desplazado a otras galaxias mayores, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Ra tiene conocimiento de alguna otra galaxia principal, o bien sabe algo de esas galaxias?

Ra: Soy Ra. Suponemos que habláis de la posibilidad de conocer otras galaxias principales. Existen Errantes procedentes de otras galaxias que se ven atraídos por las necesidades específicas de un llamamiento concreto. Entre nuestro complejo de memoria social los hay que se han convertido en Errantes en otras galaxias. Por tanto, ha habido conocimiento de otras galaxias, pues para aquellos cuya personalidad o complejo mente/cuerpo/espíritu ha cristalizado, el universo es un único lugar, y no existe restricción para los viajes. Sin embargo, interpretamos vuestra pregunta como relativa al complejo de memoria social que viaja a otra galaxia mayor. No lo hemos hecho, ni consideramos la posibilidad de hacerlo, pues podemos llegar en el amor con nuestros corazones.

Interrogador: Gracias. En esta línea de preguntas trato de establecer una base para comprender la esencia, no solamente de nuestra experiencia actual, sino también de cómo se forma y cómo se relaciona con el resto de experiencias a través de parte de la octava, tal como la entendemos. Supongo que todas estas galaxias, este número infinito de galaxias que estamos comenzando solamente a conocer gracias a nuestros telescopios, pertenecen a la misma octava, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Me preguntaba si alguno de los Errantes pertenecientes a Ra, al acudir a algunas de las otras galaxias mayores; esto es, al dejar este sistema de alrededor de 200.000 millones de estrellas lenticulares y llegar a otro conglomerado de miles de millones de estrellas y hallar su camino hasta una ubicación planetaria, encontraría la polaridad dual que tenemos aquí: la polaridad del servicio al yo y la del servicio al prójimo.

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Antes habéis dicho que hacia el centro de esta galaxia se encuentra lo que llamáis la parte «más antigua», por utilizar un término poco exacto, donde no hay polarización de servicio al yo. ¿Es correcta mi suposición de que esto es también así para las otras galaxias donde tienen su experiencia Errantes de Ra? ¿En el centro de dichas galaxias solo existe la polaridad del servicio al prójimo, siendo esta experiencia más propia del borde exterior de la galaxia?

Ra: Soy Ra. Diversos Logos y sublogos han seguido diferentes métodos para llegar a descubrir la eficacia del libre albedrío e intensificar la experiencia del Creador por el Creador. Sin embargo, en cada caso este ha sido el modelo.

Interrogador: Queréis decir entonces que según ese modelo la polarización del servicio al yo surgió más lejos del centro de la espiral galáctica.

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: De ello deduzco que desde el inicio de la octava tuvimos el núcleo en formación de numerosas espirales galácticas. Aunque sé que desde el punto de vista de la intemporalidad no es correcto lo que voy a decir, a medida que se formó la espiral en esta octava particular, el proceso de la implantación del velo y de la extensión del libre albedrío debe haber comenzado más o menos simultáneamente en numerosos sistemas galácticos en formación. ¿Es correcto en alguna medida mi razonamiento?

Ra: Soy Ra. Totalmente correcto. Este instrumento se encuentra más débil de lo normal en este espacio/tiempo, y ha agotado gran parte de la energía transferida. Os invitamos a formular una última cuestión para esta sesión de trabajo.

Interrogador: De hecho, no tengo mucho más que preguntar sobre este tema, excepto que supongo que debe haber cierto tipo de comunicación a través de toda la octava de modo que, cuando la primera experiencia se implantó, podría decirse que ese conocimiento se extendió rápidamente a través de la octava y se reprodujo en otras espirales galácticas en formación, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Efectivamente. Tener conciencia de la naturaleza de esta comunicación es tener conciencia de la naturaleza del Logos. Gran parte de lo que llamáis la creación no se ha separado nunca del Logos Único de esta octava y reside en el infinito Creador. La comunicación en tal entorno es la comunicación de las células del cuerpo; lo que una aprende es aprendido por todas. De esa forma, los sublogos han estado en posición de perfeccionar los descubrimientos de lo que podrían llamarse los primeros sublogos. ¿Tenéis alguna otra pregunta breve para esta sesión de trabajo?

Interrogador: Únicamente, si hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto.

Ra: Soy Ra. Somos conscientes de que es difícil determinar los niveles de energía del instrumento y del grupo de apoyo. Sin embargo, recomendamos que se trate por todos los medios de iniciar cada sesión de trabajo con las configuraciones energéticas más deseables posible. Amigos, todo está bien. Sois muy diligentes y los ajustes son correctos.

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

 

[1] atanor: horno; fuego; horno para transmitir calor a la digestión alquímica, empleado antiguamente en la alquimia para mantener un calor uniforme y constante.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 81 - 22 de marzo de 1982

Copyright © 2017 L/L Research