Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 82 - 27 de marzo de 1982
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 82

27 de marzo de 1982

Ra: Soy Ra. Amigos, os recibo en el amor y en la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podéis indicar cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. Es el mismo que se ha indicado anteriormente.

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer y que no estemos haciendo —aparte de de poner fin al contacto— para incrementar la energía física del instrumento?

Ra: Soy Ra. Existe la posibilidad/probabilidad de que la corriente de agua sobre la columna vertebral erecta altere en cierta medida la distorsión hacia el dolor que esta entidad experimenta en la región dorsal de forma constante. A su vez, esto podría contribuir a una distorsión que incremente la energía física en cierta medida.

Interrogador: Quisiera considerar las condiciones que existían en el momento anterior al inicio de esta octava de experiencia. Supongo que justo antes del inicio de esta octava, la infinidad inteligente había creado y experimentado ya una o más octavas, ¿es así?

Ra: Soy Ra. La suposición es correcta. No obstante, la frase sería más reveladora si expresara que la inteligencia infinita había experimentado octavas anteriores.

Interrogador: ¿Ra tiene conocimiento del número de octavas precedentes; en su caso, cuántas?

Ra: Soy Ra. Por lo que sabemos, estamos en una creación infinita en la que no se puede contabilizar.

Interrogador: Imaginaba que diríais algo así. ¿Es correcta mi suposición de que al inicio de esta octava las semillas de un número infinito de sistemas galácticos como la Vía Láctea surgieron y crecieron simultáneamente en forma espiral a partir de lo que llamaría un «vacío» del espacio?

Ra: Soy Ra. Hay dos puntos de posible confusión. En primer lugar, el concepto básico se ha enunciado correctamente; ahora, pasemos a las confusiones: la naturaleza de la verdadera simultaneidad es tal que, efectivamente, todo es simultáneo. Sin embargo, en vuestros modelos de percepción, podríais quizá ver más apropiadamente la semilla de la creación como un crecimiento iniciado desde el centro o el núcleo, hacia el exterior. La segunda confusión radica en el término «vacío». Nosotros lo sustituiríamos por «plenitud».

Interrogador: Entonces, si observara el inicio de la octava en ese momento a través de un telescopio, pongamos por caso desde esta posición, ¿lo que vería aparecer sería el centro de innumerables galaxias, y cada una de ellas en expansión hacia el exterior en un movimiento en espiral, durante lo que consideraríamos miles de millones de años y a aproximadamente el mismo ritmo, de forma que todas estas galaxias comenzarían en el mismo punto de luz al mismo tiempo y se extenderían prácticamente con la misma cadencia?

Ra: Soy Ra. La pregunta contiene puntos de confusión. El infinito tiene un centro, desde el cual todo se extiende. Por tanto, existen centros en la creación, en las galaxias, en los sistemas solares, en los sistemas planetarios, y en la conciencia. En cada caso, puede verse el desarrollo desde el centro al exterior. Así, podéis ver que el concepto de vuestra pregunta se ha generalizado ampliamente.

Interrogador: Si tuviéramos en cuenta únicamente el inicio de nuestra Vía Láctea, supongo que lo primero que podríamos observar con nuestro aparato físico es una estrella de naturaleza semejante a nuestro sol, ¿es así?

Ra: Soy Ra. En el caso de los sistemas galácticos, la primera manifestación del Logos es un conglomerado de sistemas centrales que generan energías en un remolino en expansión que producen, a su vez, nuevos centros de energía para el Logos, o lo que llamaríais estrellas.

Interrogador: ¿Estas creaciones centrales originales o conglomerados son lo que llamamos estrellas?

Ra: Soy Ra. Así es. Sin embargo, cuanto más cerca del inicio de la manifestación del Logos esté la estrella, mayor es su participación en el pensamiento original.

Interrogador: ¿Por qué esa participación en el pensamiento original tiene un gradiente radialmente dirigido hacia el exterior? Así es como entiendo vuestro enunciado.

Ra: Soy Ra. Ese es el plan del infinito Creador. El Pensamiento Original es la cosecha de toda experiencia anterior, por utilizar ese término, del Creador por el Creador. A medida que decide conocerse a Sí mismo se engendra a Sí mismo en esa plenitud colmada de la gloria y del poder del infinito Creador que se manifiesta a vuestra percepción como espacio o espacio exterior. Cada generación de ese acto de conocimiento engendra conocimientos que tienen la capacidad, por medio del libre albedrío, de escoger los métodos que Le permiten conocerse. Por tanto, el Creador puede conocerse gradualmente, paso a paso, y ciertas partes del Creador participan de forma menos pura del poder del verbo o pensamiento original. Propiamente, el Creador no crea tanto como experimenta de Sí mismo.

Interrogador: ¿Cuál ha sido la forma, la condición o la experiencia de la primera división de la conciencia que se ha producido al inicio de esta octava, de esta experiencia galáctica?

Ra: Soy Ra. Ahí abordamos material anterior. La cosecha de la octava precedente fue el Creador de Amor manifestado en mente, cuerpo y espíritu. Esa forma del Creador experimentándose a Sí mismo puede quizá considerarse la primera división.

Interrogador: Concretamente, me interesaba saber cómo surgió esa primera división en esta octava. Quisiera saber si hizo la transición a través de las densidades primera, segunda, tercera, cuarta, etc. Quisiera volver a los primeros complejos mente/cuerpo/espíritu y trazar su experiencia desde el inicio hasta el momento presente para poder comprender mejor el estado en que nos encontramos, al compararlo con el crecimiento original. ¿Podríais decirme exactamente cómo se formaron los planetas y el avance a través de las densidades, si es que ocurrió así?

Ra: Soy Ra. Vuestras preguntas parecen más confusas que vuestras distorsiones mentales básicas en este ámbito. Hablemos en general y quizá podáis encontrar un método menos confuso y más simple de obtener esa información.

Una parte muy importante de la creación se ha manifestado sin hacer uso de los conceptos implicados en la conciencia tal como la conocéis. La propia creación es una forma de conciencia unificada, siendo el Logos el único gran corazón de la creación. Es muy importante tener en cuenta el proceso evolutivo a lo largo de este periodo, que puede parecer intemporal, pues en el contexto de esta unidad esencial del tejido de la creación es donde encontramos el desarrollo último de los Logos que han escogido emplear esa parte de la conciencia cosechada del Creador para avanzar en el proceso de conocimiento del yo. Como se halló eficaz el uso de diversas densidades, que son constantes en cada octava, para crear las condiciones en las que pudieran existir sublogos conscientes de sí mismos, esto se ha llevado a cabo a través de todo el campo floreciente en expansión, como sugiere vuestra comparación, de la creación infinita.

Los primeros seres de mente, cuerpo y espíritu no eran complejos. La experiencia de los seres de mente/cuerpo/espíritu al comienzo de esta octava de experiencia fue singular. No existía el olvido propio de tercera densidad; no había velo. Las lecciones de tercera densidad se encuentran predestinadas por la propia naturaleza de los índices vibratorios experimentados durante esta densidad particular y por la naturaleza del salto cuántico a las experiencias vibratorias de cuarta densidad.

Interrogador: Entonces, ¿estoy en lo cierto al suponer que las primeras experiencias de los seres de mente/cuerpo/espíritu, a medida que la galaxia siguió su desarrollo, fueron las que avanzaron a través de las densidades; esto es, el proceso que hemos comentado resultante de la segunda densidad? Por ejemplo, tomemos un planeta particular, uno de los primeros planetas formados cerca del centro de la galaxia. Supongo que el planeta se solidificó durante la primera densidad, que la vida surgió en segunda densidad, y que todos los complejos mente/cuerpo/espíritu de tercera densidad avanzaron desde la segunda densidad en ese planeta y evolucionaron en tercera densidad, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Como hipótesis, es correcto.

Interrogador: ¿Ocurrió efectivamente así en algunos de los planetas o en un gran porcentaje de los planetas cercanos al centro de la galaxia?

Ra: Soy Ra. Nuestro conocimiento es limitado. Sabemos cómo fue el comienzo, pero no podemos asegurar las experiencias precisas de lo que ocurre ante nosotros. Conocéis la naturaleza de la enseñanza histórica. En nuestro nivel de aprendizaje/enseñanza podemos esperar poca distorsión, pero no podemos decir con total certeza que no hay distorsión cuando hablamos de hechos de los que no hemos tomado parte consciente. Lo que creemos es que vuestra suposición es correcta. Así pues, nosotros también planteamos hipótesis.

Interrogador: En concreto, trato de comprender el proceso de la experiencia en tercera densidad antes del velo para poder entender mejor el proceso presente. Tal como lo entiendo, los seres de mente/cuerpo/espíritu atravesaban el proceso que en esta densidad llamamos encarnación física, pero sin el proceso de olvido. ¿Cuál era la ventaja o la finalidad de la encarnación física sin ese proceso de olvido?

Ra: Soy Ra. La finalidad de la encarnación en tercera densidad es aprender los caminos del amor.

Interrogador: Creo que no me he expresado del todo bien. Lo que quiero decir es que, puesto que no había olvido, puesto que los seres de mente/cuerpo/espíritu tenían plena conciencia durante lo que llamamos encarnación física, sabían exactamente lo mismo que si no estuvieran en estado encarnado. ¿Cuál era el mecanismo de enseñanza de los caminos del amor en la tercera densidad física antes de que se implantara el proceso de olvido?

Ra: Soy Ra. Solicitamos permiso para contestar a esta pregunta de forma indirecta, pues percibimos un ámbito en el que podríamos ser de ayuda.

Interrogador: Por supuesto.

Ra: Soy Ra. Vuestras preguntas parecen sugerir la posibilidad/probabilidad de que los mecanismos de la experiencia de tercera densidad son diferentes cuando el que realiza la experiencia es un ser de mente/cuerpo/espíritu, o cuando se trata de un complejo mente/cuerpo/espíritu. La naturaleza de tercera densidad es constante. Sus caminos deben ser aprendidos de la misma forma, ahora y siempre. Así pues, poco importa la forma en que la entidad afronte esas lecciones: las lecciones y los mecanismos son siempre los mismos. El Creador aprende a partir de Sí mismo. Cada entidad posee partes no manifestadas de aprendizaje y, lo que es más importante, aprendizaje que implica al prójimo.

Interrogador: Con anterioridad al proceso del olvido no existía otro concepto más que la polarización de servicio al prójimo. ¿Qué tipo de sociedad y de experiencias de tercera densidad se crearon y evolucionaron en esa situación?

Ra: Soy Ra. Según nuestro conocimiento, esas condiciones crearon una situación de confluencia experimental muy descolorida, en la que las lecciones se acopiaban a la velocidad de la tortuga respecto al guepardo.

Interrogador: ¿Esas sociedades evolucionaron con tecnologías de naturaleza compleja, o permanecieron en un estado de sencillez?; ¿podéis proporcionar una idea general de desarrollo en función de lo que llamaríamos la actividad intelectual?

Ra: Soy Ra. Existe una diversidad infinita en las sociedades, no importa bajo qué circunstancias. Hubo muchas sociedades muy avanzadas tecnológicamente, que se desarrollaron gracias a la facilidad para producir cualquier resultado deseado. Al morar en lo que podría considerarse un estado constante de inspiración potencial, y dada la naturaleza no compleja de sus entidades, incluso las estructuras sociales más sofisticadas carecían de lo que podríais llamar voluntad o, por emplear un término más prosaico, entusiasmo o impulso vital.

Interrogador: ¿Esas sociedades tecnológicas desarrollaron el viaje a través de lo que llamamos espacio hasta otros planetas u otros sistemas planetarios? ¿Lo consiguió alguna de ellas?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Entonces, aunque desde nuestro punto de vista hubo una gran experiencia evolutiva, en algún momento el Logos en evolución consideró que era conveniente una mayor experimentación para incrementar la experiencia, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es, y ello merece un comentario. El Logos está al corriente de los requisitos de tercera densidad para lo que llamáis la graduación. Todos los experimentos anteriores, por decirlo así, aunque resultantes en diversas experiencias, carecían de lo que se consideraba el ingrediente esencial; esto es, la polarización. La inclinación a la experiencia de polarización por parte de las entidades era bastante débil, de manera que con frecuencia tenían que repetir numerosas veces los ciclos de tercera densidad. Se deseó hacer más accesible el potencial de polarización.

Interrogador: Dado que la única posibilidad en aquel momento particular, según lo entiendo, era la polaridad de servicio al prójimo, de vuestras palabras infiero que incluso aunque todos tenían conciencia de la necesidad del servicio al prójimo, no eran capaces de alcanzarla. ¿Cuál era la configuración mental de los seres de mente/cuerpo/espíritu en ese momento? ¿Por qué tuvieron tanta dificultad de servir al prójimo en la medida necesaria para la graduación, puesto que esa era la única polaridad posible?

Ra: Soy Ra. Podéis considerar la tendencia de los que son benditamente felices, como llamáis a esa distorsión, a tener poco impulso para alterar o mejorar su situación. Tal es el resultado del ser de mente/cuerpo/espíritu que no es complejo. Existe la posibilidad de amor y de servicio al prójimo, pero predomina la conciencia del Creador en el yo. La conexión con el Creador es la del cordón umbilical. La seguridad es total. Por lo tanto, ningún amor es terriblemente importante; ningún dolor es terriblemente espantoso; en consecuencia, no se hace ningún esfuerzo para servir por amor o para sacar algún provecho del temor.

Interrogador: Parece que podría hacerse una analogía en nuestra ilusión actual con aquellos que nacen en condiciones de riqueza y seguridad extremas, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Dentro de los límites estrictos de la comparación, lo percibís correctamente.

Interrogador: Actualmente, entre las encarnaciones físicas tenemos la actividad denominada proceso de sanación y revisión de la encarnación. ¿Con anterioridad a la implantación del velo existía algo de naturaleza similar?

Ra: Soy Ra. La estructura incipiente de este proceso estuvo siempre presente, pero allí donde no se ha producido una herida no hay necesidad de sanación. Esto también puede considerarse como una inquietud para los Logos que habían tomado conciencia de que sin la necesidad de discernir, el discernimiento sería dejado de lado para siempre. Os pedimos que perdonéis la utilización de este término impropio, pero vuestro lenguaje es muy pobre en complejos vibratorios de sonido para expresar este concepto general.

Interrogador: No comprendo muy bien la condición de la encarnación y el tiempo entre encarnaciones con anterioridad al velo. No entiendo cuál era la diferencia, aparte de la manifestación del cuerpo de rayo amarillo de tercera densidad. ¿Había alguna diferencia mental en lo que concierne a lo que llamamos la muerte? Puesto que el conocimiento no se veía interrumpido, no veo la necesidad de lo que hemos denominado la revisión de la encarnación. ¿Podéis aclarar ese punto?

Ra: Soy Ra. Ninguna parte del Creador revisa el curso, por emplear términos propios de vuestra experiencia particular. Cada encarnación tiene la finalidad de ser un curso para que el Creador se conozca a Sí mismo. Cada revisión o, digamos, por continuar con la metáfora, cada examen, es parte integral del proceso de conocimiento de Sí mismo del Creador. Cada encarnación finalizará con ese examen. Esto es así para que esa parte del Creador pueda asimilar las experiencias del cuerpo amarillo, físico, de tercera densidad, para que pueda evaluar las tendencias adquiridas y después pueda escoger, ya sea por los medios de la ayuda proporcionada automáticamente o por el propio yo, las condiciones de la siguiente encarnación.

Interrogador: Antes del velo, durante la evisión de la encarnación, ¿había entidades conscientes de que trataban de conseguir polaridad suficiente para la graduación?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Entonces supongo que esa conciencia se vio en parte reducida cuando pasaron al estado encarnado del rayo amarillo de tercera densidad, aunque no hubiera velo, ¿es así?

Ra: Soy Ra. La suposición no es correcta.

Interrogador: De acuerdo. Este es el punto central y más importante. Creo que si la polarización era el punto obvio, más esfuerzo habría que poner en práctica para poder polarizar. Veamos si puedo expresarlo de otro modo: antes del velo, se tenía conciencia de la necesidad de polarización hacia el servicio al prójimo en tercera densidad por todas las entidades, ya fuera que estuvieran encarnadas en tercera densidad, en cuerpos del rayo amarillo, o en el periodo entre encarnaciones. Entonces supongo que la condición de la que hemos hablado antes, análoga a la de gran riqueza y abundancia, estaba presente en el espectro total de la experiencia, ya fuera en el periodo entre encarnaciones o durante ellas, y las entidades simplemente no podían manifestar el deseo de crear esa polarización necesaria para la graduación, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Comenzáis a captar la situación. Continuemos con la metáfora de la escolaridad, pero consideremos al estudiante como una entidad en los primeros años del proceso escolar. La entidad es alimentada, vestida y protegida con independencia de si logra cumplir los objetivos escolares o no. Por tanto, la entidad no hace sus deberes, sino que en su lugar prefiere jugar, alimentarse y relajarse. La mayoría de las entidades no se esforzará por sobresalir mientras no haya ninguna razón para desear hacerlo.

Interrogador: En una sesión bastante anterior habéis dicho que hace falta polarizar más del 50% en el servicio al prójimo para alcanzar la aptitud para la cosecha positiva de cuarta densidad. ¿Estas condiciones eran las mismas antes del velo?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última cuestión que se aborde en esta sesión de trabajo.

La respuesta no es sencilla, pues el concepto del servicio al yo no prevalecía antes de lo que hemos llamado el proceso de implantación del velo. La necesidad de graduación a la cuarta densidad es una capacidad para utilizar, recibir y disfrutar cierta intensidad de la luz blanca del infinito Creador. En los propios términos de vuestra confluencia de espacio/tiempo, esta capacidad puede medirse por vuestros porcentajes de servicio citados anteriormente.

Antes del proceso de implantación del velo, la medida era como el avance de una entidad que sube una de vuestras escaleras, cada una de las cuales estaba impregnada de cierta cualidad de luz. El peldaño sobre el que la entidad se detenía era de luz de tercera densidad o de cuarta densidad. Entre cada tramo de escalera hay un umbral. Cruzarlo es difícil. Existe una resistencia al borde, digamos, de cada densidad. La facultad de la fe o de la voluntad debe ser comprendida, alimentada, y desarrollada para que la entidad busque más allá de los límites de tercera densidad. Aquellas entidades que no han hecho sus deberes, aunque sean afables, no cruzarán. Fue la situación que afrontaron los Logos antes de la introducción del proceso del velo en la continuidad experimental de tercera densidad.

¿Tenéis alguna otra pregunta breve para esta sesión de trabajo?

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer para mejorar el contacto o para que el instrumento esté más cómodo?

Ra: Soy Ra. Todos los parámetros son correctos. Permaneced unidos en el amor y la gratitud. Os agradecemos vuestra diligencia respecto a los accesorios.

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del Infinito y Glorioso Creador. Id, pues, y regocijaros alegremente en el poder y la paz del Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 82 - 27 de marzo de 1982

Copyright © 2017 L/L Research