Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 83 - 5 de abril de 1982
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 83

5 de abril de 1982

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estoy en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podríais indicar la condición del instrumento?

Ra: Soy Ra. Es la misma que se indicó anteriormente.

Interrogador: ¿Podríais indicar por qué últimamente el instrumento está ganando peso después de cada sesión, en lugar de perderlo?

Ra: Soy Ra. Es erróneo suponer que el complejo corporal físico del instrumento gana peso debido a la sesión de trabajo con Ra. Para que pueda producirse este contacto, ya no es necesario emplear material físico del instrumento en ninguna medida apreciable, gracias a la determinación del grupo de que el instrumento no utilice la energía vital que pudiera necesitar ya que el nivel del complejo energético físico se encuentra muy bajo. La energía para estos contactos es producto de una transferencia de energía, y por tanto el instrumento no debe seguir pagando ese precio físico. Por esa razón el instrumento no está perdiendo peso.

No obstante, su aumento de peso es producto de dos factores. El primero es la mayor sensibilidad de este vehículo físico hacia todo lo que tiene ante él, incluyendo elementos hacia los que presenta distorsiones que llamaríais «alérgicas». El segundo factor es la dinamización de esas dificultades.

Afortunadamente para este contacto y para la encarnación de esta entidad, no presenta distorsión hacia un exceso de alimentación, pues la carga excesiva de este complejo físico tan distorsionado anularía incluso la más ferviente de las afirmaciones de salud/enfermedad, y haría al instrumento más proclive a las distorsiones de enfermedad/salud o, en el caso extremo, a la muerte física.

Interrogador: Gracias. Voy a plantear una pregunta larga y compleja, y pediría que la respuesta se dé por partes, en caso de que exista una diferencia significativa entre antes y después del velo, de forma que pueda hacerme una idea de cómo lo que experimentamos actualmente favorece una mayor polarización.

Durante la encarnación en tercera densidad, ¿cuál fue la diferencia significativa entre antes y después de la implantación del velo en los siguientes puntos: sueño, actividad onírica, dolor físico, sufrimiento mental, sexo, enfermedad, programación del catalizador, catalizador aleatorio, relaciones, comunicación con el yo superior o con la totalidad de mente/cuerpo/espíritu, o cualquier otra función de mente, cuerpo o espíritu?

Ra: Soy Ra. En primer lugar, aclaremos que tanto antes como después del velo existían las mismas condiciones en el tiempo/espacio; esto es, el proceso del velo es un fenómeno propio del espacio/tiempo.

En segundo lugar, el carácter de la experiencia se alteró drásticamente por el proceso de implantación del velo. En algunos casos, como para los sueños y el contacto con el yo superior, la experiencia fue cuantitativamente diferente, debido al hecho de que el velo es una de las primeras causas del valor de los sueños, y es también la única puerta ante la cual el yo superior debe aguardar su entrada. Antes del velo, los sueños no tenían como finalidad emplear el inconsciente para reforzar el uso de los catalizadores, sino que se utilizaban para aprender/enseñar de instructores/alumnos de planos interiores así como de origen exterior de una densidad superior. Puesto que vuestra experiencia incluye todos los temas de los que habéis hablado, podéis observar que durante el proceso de implantación del velo no se produce un cambio cuantitativo en la experiencia, sino un cambio cualitativo.

Tomemos como ejemplo vuestras actividades sexuales de transferencia de energía. Si deseáis tratar otras materias en detalle, no dudéis en indicarlo inmediatamente. Para los que no estaban tras el velo, cada actividad sexual era una transferencia. Había algunas transferencias de fuerza, aunque debido a la ausencia del velo el poder de la transferencia quedaba bastante atenuado.

En tercera densidad las entidades tratan de aprender los caminos del amor. Si se es capaz de reconocer que todos son un mismo ser, se torna más difícil para la personalidad no disciplinada escoger una pareja y, por lo tanto, iniciarse en un programa de servicio. Es mucho más probable que la energía sexual se disipe más aleatoriamente, sin grandes alegrías ni tristezas según las experiencias.

Por esa razón, la transferencia de energía del rayo verde, que se daba prácticamente sin excepción en la transferencia de energía sexual antes del velo, era débil y sin cristalización significativa. Las transferencias y los bloqueos de energía sexual después del velo han sido abordados anteriormente. Puede verse que se trata de un estudio más complejo, pero muy eficaz para la cristalización de los que aspiran al centro energético del rayo verde.

Interrogador: Puesto que estamos con el tema del sexo, tomemos la relación antes y después del velo, de las enfermedades, y en particular de las enfermedades venéreas. ¿Este tipo de enfermedades existía antes del velo?

Ra: Soy Ra. Existe lo que se ha llamado enfermedad de este tipo y de otros, antes y después de este gran experimento. Sin embargo, como las enfermedades venéreas dependen en gran medida de formas-pensamientos de naturaleza distorsionada y asociadas a bloqueos de la energía sexual, las enfermedades venéreas son casi enteramente producto de interacciones entre complejos mente/cuerpo/espíritu después del velo.

Interrogador: Habéis mencionado que existían en pequeña medida antes del velo. ¿Cuál era la fuente de su desarrollo en ese momento?

Ra: Soy Ra. La fuente era tan aleatoria como la naturaleza de las distorsiones de enfermedad en general. Cada parte del complejo corporal se encuentra en un estado de crecimiento en todo momento. La situación contraria se considera enfermedad y cumple la benigna función de poner fin a la encarnación en la confluencia apropiada de espacio/tiempo. Esa fue la naturaleza de la enfermedad, incluyendo las que llamáis venéreas.

Interrogador: Voy a hacer una exposición que espero corrijáis.

Tal como veo la naturaleza de la acción de la enfermedad antes del velo, creo que el Logos decidió un programa en el que el ser individual de mente/cuerpo/espíritu continuara desarrollando su mente, y donde el cuerpo sería un equivalente de tercera densidad de esa mente. El desarrollo sería continuo, a menos que hubiera una incapacidad, por alguna razón, para que la mente continuara los modelos de crecimiento. Si ese crecimiento se ralentizaba o se detenía, actuaba lo que llamamos enfermedad, hasta poner fin a esa experiencia física para que una nueva pudiera comenzar, después de examinar el proceso en su totalidad entre las encarnaciones. ¿Podéis aclarar mi razonamiento?

Ra: Soy Ra. El razonamiento es bastante lúcido en este tema.

Interrogador: Puesto que no había velo, no entiendo por qué la revisión de la encarnación al finalizar esta contribuiría al proceso, pues creo que la entidad ya debía ser consciente de lo que ocurría. Posiblemente esto guarde relación con la naturaleza del espacio/tiempo y del tiempo/espacio. ¿Podéis dilucidar esta cuestión?

Ra: Soy Ra. Es cierto que la naturaleza del tiempo/espacio es tal que el periodo de una vida puede parecer tan completo como un libro o un archivo, y las páginas pueden ser estudiadas, hojeadas y releídas. Sin embargo, el valor del análisis es el de mero examen, y no el de estudio. En el examen, cuando es verdadero, las destilaciones de todo estudio se hacen evidentes.

Durante el proceso de estudio, que podríais llamar encarnación, con independencia de la conciencia de la entidad en que tenga lugar ese proceso, el material es difuso y se presta demasiada atención al detalle, inevitablemente.

El examen tras el cese del estado encarnado no implica la memorización correcta de numerosos detalles. Este examen consiste más bien en la observación del yo por el yo, a menudo con ayuda, como hemos dicho. En esta observación se ve la suma de todo el estudio detallado; y ello es una actitud o un complejo de actitudes que afecta a la conciencia de mente/cuerpo/espíritu.

Interrogador: Antes del velo, la entidad era consciente de cuándo experimentaba una enfermedad. ¿Podríais dar, si conocéis algún caso, el ejemplo de una enfermedad que pudiera experimentar una entidad antes del velo, cómo hubiera reaccionado, y qué efecto hubiera tenido sobre ella?

Ra: Soy Ra. Al igual que el universo se compone de una infinidad de entidades, existe también una infinidad de respuestas a los estímulos. Si observáis vuestros pueblos, descubriréis una gran variedad de respuestas a una misma distorsión hacia la enfermedad. En consecuencia, no podemos responder a vuestra pregunta con la esperanza de proporcionar juicios de valor útiles, puesto que el grado de generalización necesaria es demasiado amplio.

Interrogador: ¿Había uniformidad o funciones similares de las sociedades o las organizaciones sociales antes del velo?

Ra: Soy Ra. La tercera densidad es social en esencia. Hay sociedades en las que existen entidades conscientes del yo y conscientes del prójimo, y dotadas de la inteligencia adecuada para procesar la información que apunta a las ventajas de la combinación comunitaria de las energías. Las estructuras sociales antes y después del velo fueron variadas. Sin embargo, las sociedades antes del velo no descansaban, en ningún caso, sobre la esclavitud intencional de unos en beneficio de otros, pues esa posibilidad no se contempla cuando todos se consideran uno. No obstante, también existía la falta de armonía suficiente para producir diversos experimentos en lo que podéis llamar estructuras gubernamentales o sociales.

Interrogador: En nuestra ilusión actual, y al estar tan alejados de la experiencia anterior al velo, sin duda hemos perdido la perspectiva de las técnicas de sumisión que se emplean. Estoy seguro de que muchos orientados al servicio al prójimo están empleando técnicas de sumisión, aun cuando no sean conscientes de ello, simplemente porque han evolucionado durante un periodo demasiado prolongado de tiempo y nos hallamos tan profundamente sumidos en la ilusión, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No es correcto.

Interrogador: ¿Queréis decir entonces que no hay casos en los que las entidades orientadas al servicio al prójimo empleen técnicas de sumisión resultantes de la evolución de nuestras estructuras sociales?

Ra: Soy Ra. Habíamos entendido que la pregunta hacía referencia a las condiciones anteriores al velo. En aquel momento no existía una esclavitud inconsciente, como llamáis a esa condición. En el espacio/tiempo actual, las condiciones de esclavitud no intencional y con buena finalidad son tan numerosas que no podemos siquiera enumerarlas.

Interrogador: Supongo entonces que para una entidad orientada al servicio al prójimo la meditación sobre la naturaleza de estas formas insospechadas de sumisión podría favorecer la polarización.

Ra: Soy Ra. Totalmente correcto.

Interrogador: Diría que un gran porcentaje de las leyes y restricciones que forman lo que llamamos nuestro sistema jurídico son precisamente de esa naturaleza esclavizadora, ¿no os parece?

Ra: Soy Ra. Es necesario equilibrar la intención de la ley, que es proteger, para que el resultado englobe una distorsión igual hacia la esclavitud. Por tanto, podemos decir que vuestra suposición es correcta. Esto no es para denigrar a los que, en las energías de los rayos verde y azul, han aspirado a liberar a un pueblo pacífico de los vínculos del caos, sino solamente para señalar las consecuencias inevitables de la codificación de la respuesta que no reconoce la unicidad de todas y cada una de las situaciones en el seno de vuestra experiencia.

Interrogador: ¿El velo es supuestamente lo que yo calificaría de «semipermeable»?

Ra: Soy Ra. Efectivamente.

Interrogador: ¿Cuáles son las técnicas y los métodos de penetración del velo que se han previsto; hay alguna otra?

Ra: Soy Ra. En el primer gran experimento no se previó ninguna. Como todos los experimentos, ha descansado sobre la desnudez de la hipótesis. No se conocía previamente el resultado. Por la experiencia y empíricamente se descubrió que había tantos medios de penetrar el velo como la imaginación de los complejos mente/cuerpo/espíritu podía proporcionar. El deseo de los complejos mente/cuerpo/espíritu de conocer lo desconocido provocó los sueños y la apertura gradual al buscador de todos los mecanismos de equilibrio conducentes a la aptitud y a la comunicación con los instructores/alumnos que podían atravesar ese velo.

Se descubrió que diversas actividades no manifestadas favorecían hasta cierto punto la penetración del velo. En general, podemos decir que las oportunidades más vivaces e incluso extravagantes que permiten atravesar el velo resultan de la interacción de entidades polarizadas.

Interrogador: ¿Podríais detallar lo que entendéis por «interacción de entidades polarizadas» para penetrar el velo?

Ra: Soy Ra. Vamos a enunciar dos puntos que cabe señalar. El primero es el extremo potencial de polarización que se produce en la relación de dos entidades polarizadas y que se embarcan en la vía del servicio al prójimo o, bien, en algunos casos, en la vía del servicio al yo. En segundo lugar, quisiéramos señalar el efecto que hemos aprendido a llamar «de duplicado». Los que son de mentalidad semejante y buscan juntos encuentran con mucha más facilidad.

Interrogador: Específicamente, ¿mediante qué proceso dos entidades polarizadas positiva o negativamente buscarían penetrar el velo? ¿Mediante qué técnica podrían penetrarlo?

Ra: Soy Ra. La penetración del velo tiene sus raíces en la generación de la actividad del rayo verde, ese amor que es todo compasión y que no exige nada a cambio. Si se sigue ese camino, los centros energéticos superiores se activan y cristalizan hasta que brota el adepto. En el interior del adepto se halla el potencial de desmantelar el velo en mayor o menor medida para que todo pueda ser visto de nuevo como uno. El prójimo es el catalizador principal en esta vía particular de penetración del velo.

Interrogador: ¿Cuál fue el mecanismo del primer proceso de implantación del velo? No sé si podéis contestar a esta pregunta, ¿es posible?

Ra: Soy Ra. El mecanismo de implantación del velo entre la parte consciente y la inconsciente de la mente siguió a la declaración de que la mente era compleja. Esto, a su vez, causó que el cuerpo y el espíritu también se hicieran complejos.

Interrogador: ¿Podéis dar algún ejemplo de una actividad corporal que ahora sea compleja y que no lo fuera antes del velo?

Ra: Soy Ra. Con anterioridad al gran experimento, el conjunto mente/cuerpo/espíritu era capaz de controlar la presión arterial, el ritmo cardíaco, la intensidad de la sensación que conocéis como dolor y todas las funciones que ahora se consideran involuntarias o inconscientes.

Interrogador: Cuando tuvo lugar la implantación del velo por primera vez, parece que el Logos hubiera seguido una lista de las funciones que iban a volverse inconscientes y de las que se mantendrían controladas conscientemente. Supongo que si fue así hubo una buena razón para estas divisiones. ¿Tengo alguna razón en esto?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: ¿Podéis corregirme?

Ra: Soy Ra. Hubo muchas experiencias mediante las que diferentes funciones o distorsiones del complejo corporal quedaron veladas, y otras no. Un gran número de estos experimentos resultó en complejos corporales no viables o solo parcialmente viables. Por ejemplo, no es un mecanismo orientado a la supervivencia que los receptores nerviosos eliminen inconscientemente toda distorsión hacia el dolor.

Interrogador: Antes del velo, la mente podía suprimir el dolor. Entiendo, pues, que la función del dolor en aquel entonces era enviar al cuerpo la señal para tomar una configuración diferente en la que desapareciera la fuente del dolor, y entonces el sufrimiento podría eliminarse mentalmente. ¿Es correcto; había otra función propia del dolor antes del velo?

Ra: Soy Ra. La suposición es correcta. La función del dolor en aquel momento era la de servir de mecanismo de disparo de la alarma que indica el fuego a los que no pueden oler el humo.

Interrogador: Pongamos por caso que en aquel entonces una entidad se quemara la mano por descuido. Inmediatamente, retiraría la mano del objeto candente y después, para dejar de sentir el dolor, su mente lo cortaría en seco hasta que la mano curara, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: En nuestra ilusión actual eso equivaldría a eliminar cierta cantidad del catalizador que acelera nuestra evolución, ¿es así?

Ra: Soy Ra. La actitud hacia el dolor varía de un complejo mente/cuerpo/espíritu a otro. Vuestra verbalización de la actitud hacia la distorsión conocida como «dolor» genera distorsiones útiles para el proceso evolutivo.

Interrogador: Lo que trataba de indicar es que el plan del Logos al implantar un velo entre la mente consciente y la inconsciente, de forma que el dolor no pudiera controlarse tan fácilmente, debe haber creado un sistema de catalizadores que no eran productivos con anterioridad. ¿Es correcto, en general?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: Parece que en algunos casos ese uso del catalizador es casi una condición de huida para algunas entidades, pues experimentan mucho más dolor del que pueden utilizar provechosamente respecto a su naturaleza catalítica. ¿Podéis comentar este punto?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última cuestión que abordemos en esta sesión de trabajo. En ciertos casos podéis ver que una entidad ha desarrollado, ya sea por elección antes de la encarnación, o por la reprogramación constante durante la misma, un ávido programa de catalizadores. Tal entidad está deseosa de hacer uso de ellos y ha determinado para su propia satisfacción lo que podríais llamar «un gran letrero» que tener siempre presente para captar la atención del yo. En estos casos puede parecer que existe un gran despilfarro del catalizador del dolor, y una distorsión hacia un sentimiento de tragedia ante tanto dolor experimentado por el prójimo. Sin embargo, cabe esperar que el prójimo capte lo que se ha preocupado por ofrecerse a sí mismo; es decir, el catalizador que desea emplear a los fines de la evolución. ¿Podemos preguntar si tenéis alguna otra pregunta breve?

Interrogador: He observado que habéis empezado esta Sesión con las palabras «Estoy en comunicación con vosotros», cuando habitualmente decís «estamos en comunicación con vosotros». ¿Hay algún significado particular o alguna diferencia al respecto; además, hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto?

Ra: Soy Ra. Somos Ra. Podéis observar las dificultades gramaticales de vuestra estructura lingüística al tratar con un complejo de memoria social. Por lo que respecta a Ra, no existe distinción entre la primera persona del singular y del plural en vuestro lenguaje.

Ofrecemos la siguiente información, no con ánimo de transgredir vuestro libre albedrío, sino porque este instrumento ha solicitado información específica relativa a su sustento y el grupo de apoyo procede según su petición. Podemos indicar que el instrumento tiene dos fuentes de distorsión potencial; ambas pueden aminorarse corporalmente mediante la ingestión de alimentos que el instrumento encuentre deseables. No sugerimos ningún régimen estricto, aunque sí podemos sugerir la conveniencia de los líquidos. El instrumento ha aumentado su capacidad de percibir lo que puede favorecer a su complejo corporal. Las afirmaciones positivas le están ayudando, así como la luz, que es el alimento de la densidad de reposo.

Podríamos pedir al grupo de apoyo que vigile como siempre al instrumento para que, en caso de desear proteínas más complejas, pueda ofrecérsele lo que presenta menor distorsión al complejo corporal, que efectivamente en este momento es susceptible de mayor distorsión.

Soy Ra. Amigos, os agradecemos vuestra constante diligencia en la manifestación del deseo de servir al prójimo. Sois muy concienzudos. Los elementos accesorios se encuentran perfectamente alineados.

Soy Ra. Amigos, os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id, pues, y regocijaros alegremente en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 83 - 5 de abril de 1982

Copyright © 2017 L/L Research