Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 85 - 26 de abril de 1982
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 85

26 de abril de 1982

Ra: Soy Ra. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: Antes de empezar, ¿podríais indicar cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. Antes de contestar a la pregunta, os pedimos permiso para saludaros como de costumbre.

Interrogador: Está bien.

Ra: Soy Ra. Os recibimos en el amor y la luz del infinito Creador. Tenemos dificultades con el canal por el que fluye la energía, debido a una crisis de dolor, como llamáis a esa distorsión del complejo corporal físico de este instrumento. Por tanto, ha sido necesario hablar lo más brevemente posible hasta transferir con seguridad su complejo mente/cuerpo/espíritu. Esperamos vuestra amable indulgencia por nuestra descortesía, que fue necesaria.

La condición del instrumento es la siguiente: la necesidad de llevar a cabo una estrecha vigilancia ha disminuido gracias al menor déficit del complejo de energía física. El potencial de distorsión continúa y sigue siendo recomendable prestar atención sobre la ingestión de sustancias alimenticias. Aunque en esta confluencia de espacio/tiempo el instrumento experimenta más distorsiones hacia el dolor de las habituales para su complejo mente/cuerpo/espíritu, la condición básica se encuentra menos distorsionada. Las energías vitales son las mismas que se ha indicado anteriormente.

Recomendamos la prudencia y la vigilancia del grupo.

Interrogador: ¿Cuál es la situación actual respecto a nuestro compañero de quinta densidad, polarizado al servicio al yo?

Ra: Soy Ra. Vuestro compañero nunca ha estado tan estrechamente vinculado a vosotros como en la confluencia actual. Podéis ver una especie de crisis que ocurre a nivel «mágico» en esta confluencia particular de espacio/tiempo.

Interrogador: ¿Cuál es la naturaleza de esa crisis?

Ra: Soy Ra. La naturaleza de esa crisis es la determinación de vuestra polaridad relativa y la de vuestro compañero. Os encontráis en la ilusión de tercera densidad y, en consecuencia, tenéis la capacidad mágica consciente y colectiva del neófito, mientras que vuestro compañero es todo un adepto. Sin embargo, este grupo ha empleado las facultades de la voluntad, la fe y la aspiración a la luz para impedir cualquier despolarización significativa del camino hacia el servicio al prójimo.

Si vuestro compañero es capaz de despolarizar a este grupo, debe hacerlo, y rápido, pues en este intento infructuoso de explorar la sabiduría de la separación encuentra cierta despolarización. Esta situación continuará. Por tanto, los esfuerzos de vuestro compañero se pronuncian en esta confluencia de espacio/tiempo y de tiempo/espacio.

Interrogador: Soy totalmente consciente de que no existe una necesidad racional de dar nombre a las entidades o a las cosas, pero me preguntaba si esta entidad concreta tiene un nombre, solo para que podamos mejorar nuestra comunicación respecto a ella. ¿Lo tiene?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: Desde el punto de vista mágico, ¿sería negativo que conociéramos su nombre, o ese detalle no marcaría ninguna diferencia?

Ra: Soy Ra. Marcaría una diferencia.

Interrogador: ¿Cuál?

Ra: Soy Ra. Si se desea ejercer poder sobre una entidad, es útil conocer su nombre. Si no se desea ejercer poder sobre una entidad, sino integrarla en lo más profundo del propio ser, es oportuno no darle un nombre. Ambos procesos son posibles mágicamente. Cada uno tiene una polaridad específica. A vosotros os corresponde escoger.

Interrogador: Supongo que en este momento sería un problema para el instrumento hacer meditación sin que se le presione la mano, debido al ataque psíquico constante, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es, si el instrumento desea permanecer a salvo de la posible separación de su complejo mente/cuerpo/espíritu de tercera densidad que experimenta actualmente.

Interrogador: Puesto que nuestro compañero de quinta densidad ha estado haciendo un seguimiento de nuestra comunicación con Ra, debe conocer el proceso del velado del que hemos hablado. Creo que ese conocimiento consciente y la aceptación del hecho de que tal proceso se empleó a los fines para los que ha sido utilizado dificultaría mantener una polarización muy negativa. ¿Podríais aclarar mis ideas, por favor?

Ra: Soy Ra. No estamos seguros de haber realineado correctamente vuestras formas de mentalización. No obstante, podemos comentar ese punto.

Cuando el proceso de polarización entra en cuarta densidad, se produce con pleno conocimiento del proceso de implantación del velo que tiene lugar en tercera densidad. Ese proceso de velado forma parte de la experiencia de tercera densidad. El conocimiento y el recuerdo de su resultado, así como todas las partes de la experiencia de tercera densidad dan forma a la entidad polarizada de densidad superior. Sin embargo, no influye para la elección que se ha realizado y que es la base del trabajo de polarización posterior al de tercera densidad. Los que han escogido el camino del servicio al prójimo [servicio al yo [1]] han empleado simplemente el proceso del velo para potenciar lo que no es. Es un método totalmente aceptable de conocerse a sí mismo y por el Creador.

Interrogador: Acabáis de decir que los que siguen el camino del servicio al prójimo utilizan el proceso del velo para potenciar lo que no es. Creo que lo repito correctamente, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: Entonces, el camino del servicio al prójimo ha potenciado lo que no es. ¿Podéis explicarlo algo más para que pueda entenderlo mejor?

Ra: Soy Ra. Si consideráis los centros energéticos en sus diversos colores completar el espectro, podéis ver que la elección del servicio al prójimo [al yo] niega el mismo centro del espectro; es decir, el amor universal. Por tanto, todo lo que se construye sobre la base de la penetración de la luz de cualidad cosechable por tales entidades se basa en una omisión. Esa omisión se manifestará en cuarta densidad como el amor al yo; esto es, la expresión más completa de los centros energéticos naranja y amarillo, que posteriormente se utilizan para potenciar la comunicación y la aptitud.

Cuando se alcanza el perfeccionamiento de quinta densidad, se lleva todavía más lejos lo que no es, explorándose la densidad de la sabiduría por entidades que carecen de compasión y de amor universal. Experimentan lo que desean por el libre albedrío, estando plenamente convencidas de que la energía del rayo verde es una insensatez.

Lo que no es puede verse como una oscuridad autoimpuesta, donde la armonía se transforma en una eterna falta de armonía. Sin embargo, lo que no es no puede perdurar a través de toda la octava de tercera densidad y, al igual que la oscuridad acaba por reclamar la luz, así también lo que no es acaba por reclamar lo que es.

Interrogador: Creo que hay dos errores patentes en la información que acabamos de completar, debido a las dificultades para la transmisión. ¿Os habéis dado cuenta de esos errores?

Ra: Soy Ra. No nos hemos dado cuenta de esos errores, aunque este instrumento experimenta una crisis de dolor, como llamáis a esa distorsión. Recibimos con agrado y animamos vuestras percepciones para corregir cualquier error de transmisión.

Interrogador: Creo que la afirmación que se realizó cuando hablábamos sobre el camino del servicio al prójimo no era correcta. ¿Podríais comprobarlo?

Ra: Soy Ra. Os pedimos que tengáis en cuenta que nuestra intención es haber hablado del camino del servicio al yo como el camino de lo que no es.

Interrogador: Me preocupa el problema que a veces tenemos con la transmisión, pues el término «prójimo» se ha empleado tres veces en esta transmisión en lugar del término «yo». ¿Podéis dar alguna idea del problema que podría crear contradicciones en la comunicación?

Ra: Soy Ra. Podemos indicar, en primer lugar, la tosquedad del lenguaje y que en nuestra propia experiencia no estamos familiarizados con él. En segundo lugar, que una vez que hemos dado un nombre o numeración incorrectos a una cosa o a un hecho, esa referencia es muy susceptible de repetirse por cierto tiempo durante la transmisión, debido a que tampoco nosotros hemos detectado nuestro error original.

Interrogador: Gracias. ¿Utilizáis todas las palabras de la lengua inglesa y, en realidad, todas las palabras de las lenguas que se hablan en el planeta en la actualidad?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: Tengo una pregunta formulada por (nombre). Dice así: «A medida que vemos desarrollarse en nosotros la compasión, ¿es más adecuado equilibrarla con sabiduría, o permitir que esa compasión se desarrolle en la mayor medida posible, sin equilibrarla?»

Ra: Soy Ra. No puede darse respuesta a esta pregunta, pues está en el límite del tipo de información de los instructores/alumnos que podría suponer una transgresión al libre albedrío.

A quien estudia el proceso de equilibrado, podemos sugerirle que aplique la honestidad más estricta. Cuando se percibe la compasión, se sugiere que al equilibrarla se analice esa percepción. Pueden ser necesarios muchísimos intentos de desarrollar la compasión antes de que el verdadero amor universal sea el producto del propósito de apertura y cristalización de ese importante centro energético que actúa a modo de trampolín. Así, el estudiante puede descubrir muchos otros componentes de lo que parece el amor que todo lo engloba. Cada uno de esos componentes puede equilibrarse y aceptarse como parte del yo y como material transitorio a medida que el punto de aprendizaje/enseñanza de la entidad se desplaza más claramente hacia el rayo verde.

Cuando se percibe que se ha alcanzado el amor universal, el siguiente punto de equilibrado puede ser, o no, la sabiduría. Si el adepto equilibra las manifestaciones, es efectivamente apropiado equilibrar amor universal y sabiduría. Si el equilibrado es de mente o espíritu existen numerosas sutilezas que el adepto puede considerar cuidadosamente. El amor y la sabiduría, al igual que el amor y la luz, no se dividen en blanco y negro, por así decir, sino que son caras de la misma moneda. Por tanto, el equilibrado no consiste en todos los casos en un movimiento desde la compasión a la sabiduría.

Siempre podemos sugerir el recuerdo constante de la densidad desde la que cada adepto desea avanzar. En esta densidad se aprenden las lecciones del amor. En el caso de los Errantes, existen materias que se superponen y que se han olvidado en parte, producto de otras lecciones y de otras densidades. Vamos a dejar que quien plantea las preguntas considere estos hechos, e invitamos a que realice las observaciones que gustosamente responderemos tan eficazmente como podamos.

Interrogador: ¿Qué cambios funcionales de los seres de mente/cuerpo/espíritu fueron más eficaces para producir la evolución deseada mediante la implantación del velo?

Ra: Soy Ra. Tenemos dificultades para mantener un canal despejado a través de este instrumento. Todavía cuenta con un margen suficiente de energía transferida, pero experimenta crisis de dolor. Os pedimos que repitáis la pregunta, pues ahora tenemos un canal más claro.

Interrogador: Tras la implantación del velo, ciertas funciones o actividades veladas deben haber desempeñado un papel predominante para evolucionar en la dirección de las polaridades deseadas. Me preguntaba simplemente cuáles de ellas tuvieron un mayor efecto polarizador.

Ra: Soy Ra. El velo más efectivo fue el de la mente.

Interrogador: Quisiera continuar para descubrir qué funciones específicas de la mente resultaron más eficaces, y cuáles fueron las tres o cuatro modificaciones más efectivas para la polarización.

Ra: Soy Ra. Esta es una pregunta interesante. El velo primario fue de tal importancia que puede compararse al hecho de cubrir todas las joyas que yacen bajo la corteza terrestre. Mientras que antes todas las facetas del Creador eran conocidas conscientemente, después del velo prácticamente ninguna faceta del Creador fue conocida para la mente. Casi todo quedó cubierto por el velo.

Si hubiera que enumerar las funciones más significativas de la mente para poder favorecer la polarización, debería comenzarse por la facultad de visualizar, imaginar o prever. Sin el velo, la mente no estaba apresada en vuestro tiempo ilusorio. Con el velo, el espacio/tiempo es la única posibilidad manifiesta para la experiencia.

Igualmente, en la lista de las funciones significativas veladas de la mente se encuentra la capacidad de soñar. El denominado sueño contiene gran parte de lo que, si es puesto a disposición de la mente consciente para que esta lo utilice, ayuda en gran medida a la polarización.

La tercera función importante de la mente que se ha velado es el conocimiento del cuerpo. Al haberse perdido en gran medida el conocimiento y el control sobre el cuerpo en el proceso de velado, se ha perdido también para la experiencia del buscador. Su conocimiento antes del velo era de poca utilidad, mientras que después del velo, y a la vista de lo que es ahora una densa ilusión de separación entre el complejo corporal y el complejo mental, ese conocimiento tiene bastante repercusión.

Quizá la función más importante y significativa como consecuencia del velado de la mente para sí misma no sea propiamente una función de la mente, sino más bien un producto del potencial creado por ese velo: la facultad de la voluntad o del puro deseo.

Os pedimos que realicéis preguntas breves. Aunque queda suficiente energía para esta sesión de trabajo, somos reticentes a proseguir el contacto dado el vaivén constante de la crisis de dolor, como llamáis a esa distorsión. Aunque no somos conscientes de ningún material que hayamos proporcionado erróneamente, sabemos que existen muchos puntos donde nuestro canal no estaba en las mejores condiciones. Este instrumento es cada vez más leal, pero no deseamos abusar de él. Preguntad lo que os plazca.

Interrogador: Para terminar, voy a preguntar simplemente si hay una parte o una entidad individualizada de Ra ocupando el cuerpo del instrumento a los fines de la comunicación. Además, ¿hay algo que podamos hacer para mejorar el contacto o para que el instrumento esté más cómodo?

Ra: Soy Ra. Nosotros, los de Ra, nos comunicamos mediante un canal de banda estrecha a través del centro energético del rayo violeta. Como decís, no habitamos físicamente este instrumento; más bien, el complejo mente/cuerpo/espíritu de este instrumento permanece con nosotros.

Sois diligentes y concienzudos. Los ajustes son excelentes. Os dejamos en el regocijo del poder y la paz del infinito Creador. Id, pues, amigos, y regocijaros en el poder y la paz del infinito amor y en la inefable luz del Creador. Soy Ra. Adonai.

 

[1] Ra corrige este error en las respuestas siguientes.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 85 - 26 de abril de 1982

Copyright © 2017 L/L Research