Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 86 - 4 de mayo de 1982
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 86

4 de mayo de 1982

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podéis indicar cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. La distorsión del instrumento hacia la falta de energía del complejo físico se ha incrementado ligeramente desde la última vez que se preguntó; se ha exigido mucha energía vital, por lo que sus niveles son también más bajos que la última vez que se preguntó.

Interrogador: ¿Cuáles han sido esas exigencias de energía vital?

Ra: Soy Ra. Hay quienes mantienen la distorsión de pensamiento para esta entidad de que elimine de los demás todas las distorsiones hacia el prójimo. Esta entidad ha estado recientemente en estrecho contacto con un número mayor de lo normal de entidades con estas distorsiones del complejo mental. La distorsión de esta entidad es proporcionar cualquier servicio posible, y no es consciente de las intrusiones en sus propias energías vitales.

Interrogador: ¿Os referís a entidades encarnadas en tercera densidad que han creado esa situación de uso de la energía vital?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: ¿Cuál es la situación actual respecto a nuestro compañero de quinta densidad, polarizado hacia el servicio al yo?

Ra: Soy Ra. Persiste el periodo que podríais llamar «crisis».

Interrogador: ¿Podéis decir algo sobre la naturaleza de esa crisis?

Ra: Soy Ra. La polaridad de vuestro compañero se aproxima al punto crítico en que esa entidad deberá escoger entre retirarse por el momento y delegar todo ataque psíquico a los subalternos de cuarta densidad, o perder polaridad. Otra posibilidad es que este grupo pierda polaridad de alguna forma, en cuyo caso vuestro compañero podrá continuar su ataque.

Interrogador: En la última sesión mencionasteis las facultades que surgieron tras la implantación del velo de la mente; la primera era la predicción o clarividencia. ¿Podéis explicarlo?

Ra: Soy Ra. Vuestro lenguaje no es muy rico en términos no emocionales para las cualidades funcionales de lo que actualmente se denomina mente inconsciente. Os hemos pedido que meditéis sobre la naturaleza de la mente. No obstante, es evidente que podemos compartir con vosotros ciertos pensamientos sin transgredir vuestras libres experiencias de aprendizaje/enseñanza.

La naturaleza del inconsciente es del concepto antes que de la palabra. En consecuencia, antes del velo el uso de la mente profunda era el del concepto tácito. Podéis considerar los aspectos emotivos y connotativos de una melodía. Se podrían entonar las palabras para designar las notas de la melodía; se podría decir: «cuarto de nota la, cuarto de nota la, cuarto de nota la, nota fa». Esto guarda alguna semejanza con el inicio de una de las más conocidas melodías de uno de vuestros compositores, que conocéis como un símbolo de victoria.

Esa es la naturaleza de la mente profunda. No existen más que métodos figurativos con los que comentar sus funciones. Por tanto, en nuestra descripción de esta parte de la mente, como también de partes del cuerpo y del espíritu, dimos términos como «clarividencia», que indican que la naturaleza de la penetración de la parte velada de la mente puede compararse a un viaje demasiado rico y exótico para poder esperar una descripción adecuada.

Interrogador: Habéis dicho que los sueños, cuando se hacen accesibles a la mente consciente, ayudan enormemente a la polarización. ¿Podríais definir los sueños, o explicarnos lo que son y cómo contribuyen a la polarización?

Ra: Soy Ra. Soñar es una actividad de comunicación a través del velo entre la mente consciente y la inconsciente. La naturaleza de esta actividad depende totalmente de la situación de los bloqueos de los centros energéticos, las activaciones y las cristalizaciones de un complejo mente/cuerpo/espíritu dado.

Para quien tenga bloqueos en dos de los tres centros energéticos inferiores el sueño será de ayuda en el proceso de polarización, pues habrá una reiteración de partes de catalizadores recientes, así como de bloqueos más profundos, lo que da a la mente despierta indicios sobre la naturaleza de estos bloqueos y para posibles cambios de percepción que pueden propiciar un desbloqueo.

Este tipo de sueño o de comunicación a través de las partes veladas de la mente se produce también en los complejos mente/cuerpo/espíritu que presentan muchos menos bloqueos y que disfrutan de la activación del rayo verde o superior en los momentos en que el complejo mente/cuerpo/espíritu experimenta el catalizador, rebloqueando o distorsionando momentáneamente de una manera u otra la afluencia de energía. Por tanto, en todos los casos es útil para un complejo mente/cuerpo/espíritu meditar sobre el contenido y la resonancia emotiva de los sueños.

Para quienes han activado el centro energético del rayo verde o presentan en él un desbloqueo inusual debido a un catalizador extremo, como la muerte física del yo o la de un ser querido en lo que podríais llamar vuestro futuro próximo, el sueño asume otra actividad. Esta es la que podría llamarse de precognición, o conocimiento precedente de lo que va a ocurrir en manifestación física en el espacio/tiempo de vuestra tercera densidad del rayo amarillo. Esta propiedad de la mente depende en gran medida de su situación en el tiempo/espacio, de forma que las palabras presente, futuro y pasado carecen de significado. Esto permitirá a la entidad, siempre que su complejo mente/cuerpo/espíritu haga un uso juicioso, penetrar más profundamente en el amor pleno de compasión de cada circunstancia, incluyendo las circunstancias contra las que una entidad puede tener una fuerte distorsión hacia lo que podríais llamar infelicidad.

Cuando un complejo mente/cuerpo/espíritu escoge conscientemente el camino del adepto y con cada energía equilibrada de forma mínima comienza a abrir el centro energético del rayo índigo, el sueño se convierte en la herramienta más eficaz para la polarización, pues si el adepto sabe que el trabajo puede llevarse a cabo en la conciencia mientras reposa la denominada mente consciente, puede hacer un llamamiento a quienes le guían, a las presencias que le rodean y, sobre todo, a la personalidad mágica, que es la analogía del yo superior en el espacio/tiempo a medida que entra en el modo dormido de la conciencia. Cuando presta atención a estas afirmaciones, la actividad del sueño alcanza el potencial de aprendizaje/enseñanza que tan útil es para incrementar las distorsiones del adepto hacia la polaridad que ha escogido.

Hay otras posibilidades del sueño que no están tan estrechamente relacionadas con el incremento de polaridad, y que no vamos a cubrir en este espacio/tiempo particular.

Interrogador: ¿Cómo se concibe o programa el sueño? ¿Lo hace el yo superior; quién es responsable de ello?

Ra: Soy Ra. En todos los casos, el complejo mente/cuerpo/espíritu hace el uso que puede de la facultad de soñar. Él mismo es responsable de esa actividad.

Interrogador: Entonces, estáis diciendo que el subconsciente es responsable de lo que yo llamaría la «trama» o el «guión» del sueño, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿La memoria que la entidad tiene del sueño cuando se despierta suele ser razonablemente fiel?; ¿se recuerda fácilmente el sueño?

Ra: Soy Ra. Tened en cuenta que estamos generalizando demasiado para responder a vuestras preguntas, pues hay numerosas clases de sueños. No obstante, en general puede decirse que únicamente el observador adiestrado y disciplinado recuerda razonablemente bien sus sueños. Esta facultad puede aprenderse por medio de la disciplina del registro, inmediatamente antes de levantarse, de cada detalle que sea posible recordar; este ejercicio perfecciona la capacidad para recordar el sueño. Por lo común, la percepción que tiene un complejo mente/cuerpo/espíritu de sus sueños es confusa y se disipa rápidamente.

Interrogador: Al recordar los sueños, ¿queréis decir que la entidad puede encontrar pistas específicas sobre los bloqueos de sus centros energéticos y, por tanto, para reducirlos o eliminarlos?

Ra: Soy Ra. Efectivamente.

Interrogador: ¿Hay alguna otra función del sueño que tenga algún valor para el proceso evolutivo?

Ra: Soy Ra. Aunque existen muchas que tienen cierto valor, preferiríamos indicar dos, pues aunque no contribuyan a la polarización pueden ser útiles en un sentido más general.

Soñar es una actividad en la que se levanta un puente finamente labrado y excelentemente creado entre el consciente y el inconsciente. En ese estado, sanan las diversas distorsiones que han ocurrido en la red de energía del complejo corporal debido a la falta de atención a la energía recibida. Con la cantidad adecuada de sueño llega la sanación de esas distorsiones; su carencia continuada puede dar lugar a complejos mente/cuerpo/espíritu gravemente distorsionados.

Otra función útil del sueño es el tipo de sueño visionario que experimentan los profetas y los místicos desde tiempo inmemorial. Sus visiones llegan a través de las raíces de la mente y hablan a un mundo necesitado. Así pues, el sueño presta servicio sin que su naturaleza sea de polarización personal; aunque en el caso del místico o del profeta que desea servir, tal servicio incrementa la polaridad de la entidad.

Interrogador: Hay una fase del sueño que se denomina REM. ¿Es el estado en el que se sueña?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Se ha comprobado que esto ocurre en pequeñas unidades durante la noche, con periodos de pausa entre ellas. ¿Existe alguna razón concreta para ello?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: Por si fuera útil saberlo, ¿podríais decir por qué el proceso del sueño sigue esas pautas?

Ra: Soy Ra. Las partes del proceso del sueño que son útiles para la polarización y para la visión del místico tienen lugar en el tiempo/espacio y, en consecuencia, se sirven del puente entre lo físico y lo metafísico durante lo que parece un breve periodo de vuestro espacio/tiempo. El tiempo/espacio equivalente es mucho mayor. Sin embargo, ese puente permanece y traduce cada distorsión de la mente, el cuerpo y el espíritu tal y como ha recibido las distorsiones de la afluencia de energía, de forma que pueda tener lugar la sanación. Este proceso de sanación no ocurre con la llegada del movimiento rápido de los ojos (fase rem), sino que tiene lugar principalmente en la parte del espacio/tiempo del complejo mente/cuerpo/espíritu que utiliza el puente al tiempo/espacio para permitir el proceso de sanación.

Interrogador: Habéis mencionado la pérdida de conocimiento y de control sobre el cuerpo como un factor útil en el proceso evolutivo favorecido por el velo. ¿Podéis enumerar las pérdidas notables de conocimiento y de control del cuerpo?

Ra: Soy Ra. Esta pregunta contiene algunas partes que recibirían respuestas más oportunas si se solicitara material intermedio.

Interrogador: Realmente no sé qué preguntar. ¿Podéis darme una idea de sobre qué ámbito de material intermedio debería trabajar?

Ra: Soy Ra. No. Sin embargo, nos complacerá contestar a la pregunta original, si todavía se desea, siempre que primero aceptéis que falten algunas informaciones.

Interrogador: Quizá podría plantear la pregunta de forma ligeramente diferente. Podría preguntar por qué ha sido útil la pérdida de conocimiento y de control del cuerpo.

Ra: Soy Ra. El conocimiento de los potenciales del vehículo físico antes del velo ofreció al ser de mente/cuerpo/espíritu una verdadera gama de elecciones respecto a las actividades y a las manifestaciones del cuerpo, pero poco para el camino de desarrollo de la polaridad. Cuando el conocimiento de estos potenciales y funciones del vehículo físico se envuelve en el misterio para el complejo mental consciente, el complejo mente/cuerpo/espíritu suele carecer casi por completo del conocimiento sobre cómo manifestar mejor su esencia. Sin embargo, ese estado de ausencia de conocimiento ofrece la oportunidad para que crezca el deseo de crecimiento en el complejo mental. Ese deseo pretende conocer las posibilidades del complejo corporal. Las ramificaciones de cada posibilidad y las tendencias eventuales así elaboradas poseen una fuerza que no puede generarse más que por tal deseo o voluntad de saber.

Interrogador: Quizá podríais proporcionar ejemplos del uso del cuerpo en el mismo aspecto antes y después de la implantación del velo, para ayudarnos a comprender más claramente el cambio en el conocimiento y el control del cuerpo. ¿Podéis hacerlo?

Ra: Soy Ra. Podemos.

Interrogador: Hacedlo, por favor.

Ra: Soy Ra. Tomemos por caso la transferencia de energía sexual. Antes del velo, esa transferencia era siempre posible debido a que no existían sombras en la comprensión de la naturaleza del cuerpo y de su relación con otros seres de mente/cuerpo/espíritu en esta manifestación particular. Antes del proceso del velo había una ausencia casi total del uso de esta transferencia de energía sexual más allá del rayo verde.

Esto se debía también al mismo conocimiento sin oscuridad que cada uno tenía del prójimo. Así, en tercera densidad había poca determinación en las relaciones más intensas de mente, cuerpo y espíritu que podéis llamar el proceso de acoplamiento, pues cada prójimo era visto como el Creador, y ningún prójimo parecía más Creador que otro.

Después del proceso del velo se hizo infinitamente más difícil llegar a una transferencia de energía del rayo verde, debido a las grandes zonas de misterio y de desconocimiento relativas al complejo corporal y a sus manifestaciones. Sin embargo, debido también al gran oscurecimiento de las manifestaciones del cuerpo para el complejo mental consciente, cuando se experimentaba tal transferencia de energía era más susceptible de proporcionar un catalizador que provocara un vínculo entre el yo y el prójimo en la configuración de polaridad adecuada.

A partir de ese punto fue mucho más probable que la pareja de complejos mente/cuerpo/espíritu buscara transferencias de energía superiores, permitiendo así al Creador conocerse a Sí mismo con gran belleza, solemnidad y admiración. Al alcanzarse la infinidad inteligente por el uso sacramental de esa función del cuerpo, cada complejo mente/cuerpo/espíritu de la pareja ganó enormemente en polarización y en capacidad de servicio.

Interrogador: ¿Alguno de los restantes aspectos de la falta de conocimiento o de control sobre el cuerpo ha alcanzado algún nivel de eficacia en la descripción que acabáis de dar?

Ra: Soy Ra. Tras el velo, cada función del complejo corporal tiene algún potencial de proporcionar un catalizador útil. Hemos escogido el ejemplo de la transferencia de energía sexual porque ocupa un lugar central en las capacidades operativas del complejo corporal que el proceso de la implantación del velo ha hecho más útiles.

La energía de este instrumento se encuentra algo baja. Preferiríamos mantener la mayor parte posible de reserva de energía para la que este instrumento da su consentimiento. Por lo tanto, contestaremos a una pregunta más en esta sesión de trabajo.

Interrogador: Supongo que el velo sobre el aspecto sexual ha sido de gran eficacia, pues este aspecto tiene mucho que ver con la relación con el prójimo. Me parece que los velos relativos al cuerpo y a la interacción con el prójimo deben ser más eficaces en comparación con los que únicamente conciernen al yo, que deben ser de menor eficacia para la polarización, ya sea positiva o negativa. ¿Estoy en lo cierto?

Ra: Soy Ra. Es cierto en gran medida. Quizá la excepción más notable sea la actitud hacia la apariencia del complejo corporal que mantiene la entidad que ya ha polarizado muy negativamente. Existen entidades del camino negativo que prestan gran atención al mantenimiento de la distorsión que vuestras gentes perciben como belleza/fealdad. Por supuesto, esta belleza de formas es utilizada para manipular al prójimo. ¿Tenéis alguna otra pregunta breve?

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto?

Ra: Soy Ra. Comprobamos con agrado que este instrumento ha sido más consciente al prepararse para el contacto mediante las cuidadosas vibraciones mentales que llamáis oraciones. Ello ha permitido al canal liberarse de distorsiones que afectaron al contacto en el curso de la última sesión de trabajo.

Quisiéramos sugerir al grupo de apoyo una vigilancia constante para regular las actividades físicas del instrumento. No obstante, en esta confluencia particular es oportuno favorecer las actividades que alimentan las energías vitales, pues este instrumento vive en el presente espacio/tiempo debido casi por completo al seguimiento riguroso del mantenimiento de las energías mentales y espirituales que componen su complejo de energía vital. Cada uno de vosotros es muy concienzudo. Los ajustes son correctos.

Advertimos al grupo de apoyo sobre el ajuste físico del accesorio conocido como incensario. Se ha producido alguna pequeña dificultad debido a una variación en el patrón de su efluvio.

Soy Ra. Os dejo en el regocijo del poder y la paz del infinito Creador. Id pues, y regocijaros en el amor y la luz del Creador. Adonai

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 86 - 4 de mayo de 1982

Copyright © 2017 L/L Research