Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 89 - 9 de junio de 1982
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 89

9 de junio de 1982

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podéis indicar cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. Es el que se ha indicado anteriormente.

Interrogador: Tengo dos preguntas. La primera es: durante la última meditación intensiva que tuvimos aquí el instrumento experimentó un condicionamiento muy profundo por parte de una entidad que no se identificó y que no se fue al pedirle que lo hiciera. ¿Podríais decirnos qué ocurrió exactamente?

Ra: Soy Ra. Vemos que el instrumento tuvo oportunidad de convertirse en canal para un viejo conocido. Esa entidad no fue capaz de responder a las preguntas hechas en nombre de Cristo, que es la forma que tiene este instrumento de distinguir entre las entidades de orientación positiva y las de orientación negativa. Por tanto, no sin cierta resistencia, la entidad tuvo que marcharse.

Interrogador: ¿Esa entidad en concreto era el visitante de quinta densidad que ha estado con nosotros con frecuencia?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Está de nuevo con nosotros?

Ra: Soy Ra. No. La tentativa de comunicarse fue producto de la estrecha vigilancia de los subordinados de esta entidad, que observaron que era posible suscitar una onda de aptitud telepática natural en el instrumento. Esta capacidad es cíclica, con un ciclo de dieciocho periodos diurnos, como hemos mencionado en otras ocasiones. Así, esa entidad determinó tratar otro medio de acceso al instrumento mediante el libre albedrío.

Interrogador: ¿Se produjo lo que yo llamaría un incremento en la capacidad de recepción telepática sobre un abanico más amplio de frecuencias básicas, tanto como para incluir no solo a la Confederación, sino también a esta entidad?

Ra: Soy Ra. No. El punto máximo del ciclo aumenta la capacidad de captar la señal, pero no modifica la naturaleza fundamental de la onda portadora. Digamos que existe un mayor poder en la antena receptora.

Interrogador: Quizá esta pregunta no tenga mucho sentido, pero ¿una entidad de quinta densidad de la Confederación, que haya polarizado positivamente, transmitiría en la misma frecuencia que nuestro compañero de quinta densidad negativa?

Ra: Soy Ra. Sí, y por esa razón la Confederación de Planetas al Servicio del Infinito Creador recibe con agrado que se cuestionen todos los contactos.

Interrogador: Pregunta dos: (nombre) también ha percibido cierto condicionamiento espontáneo mientras canalizaba a Latwii recientemente y en sus meditaciones personales. ¿Podéis explicar qué ocurrió en esos casos?

Ra: Soy Ra. La entidad que os ha acompañado tiene una frecuencia vibratoria solo un poco más baja que la del complejo de memoria social conocido como Latwii, que es la fuente principal de Consuelo de la Confederación para las entidades que llevan a cabo su búsqueda en el nivel del complejo vibratorio del conocido como (nombre). Por tanto, este mismo compañero ha tratado de entrar en contacto con ese instrumento también, aunque el instrumento tuvo gran dificultad para distinguir el contacto real, debido a la falta de experiencia en este tipo de servicio. No obstante, es oportuno que ese instrumento escoja también una forma de poner los contactos a prueba.

Interrogador: ¿Cuántos de nuestros años hace que finalizó la tercera densidad de Ra?

Ra: Soy Ra. Los cálculos necesarios para determinar ese punto son complejos, pues se requiere gran cantidad de lo que llamáis tiempo antes y después de la tercera densidad, tal como veis el progreso del tiempo desde vuestro punto de vista. En general, podemos decir que el tiempo de nuestro disfrute de la realización de la elección fue de aproximadamente 2,6 millones de vuestros años solares en vuestro pasado. Corregimos a este instrumento: vuestro término correcto es miles de millones; 2,6 miles de millones de vuestros años en vuestro pasado. Sin embargo, ese periodo de tiempo, como lo llamáis, no es significativo pues la experiencia de nuestro intervalo de espacio/tiempo ha transcurrido de manera muy diferente a vuestra experiencia de tercera densidad en el espacio/tiempo.

Interrogador: Parece que el final de la tercera densidad de Ra coincidió con el comienzo de la segunda densidad de este planeta, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Es más o menos correcto.

Interrogador: ¿El planeta Venus pasó a ser de cuarta densidad en aquel momento?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Después pasó a ser un planeta de quinta densidad?

Ra: Soy Ra. Más tarde pasó a ser un planeta de cuarta/quinta densidad; después, un planeta de quinta densidad durante un gran periodo de vuestro tiempo. Tanto la experiencia de cuarta como de quinta densidad fueron posibles sobre la influencia planetaria de lo que llamáis Venus.

Interrogador: ¿Cuál es su densidad actual?

Ra: Soy Ra. Su frecuencia vibratoria principal es de sexta densidad. A pesar de ello, como complejo de memoria social hemos preferido dejar esa influencia planetaria. Por tanto, los seres que la habitan en este espacio/tiempo son entidades de quinta densidad. El planeta podría considerarse de quinta/sexta densidad.

Interrogador: ¿Cuál fue vuestra razón para abandonarlo?

Ra: Soy Ra. Deseábamos servir.

Interrogador: Tengo aquí un mazo de veintidós cartas del tarot que son una réplica, según nuestra información, de lo representado en los muros de la gran pirámide de Giza. Si fuera necesario, podríamos reproducir estas cartas en el libro que estamos preparando. Quisiera preguntar a Ra si estas cartas representan una réplica exacta de lo que existe en la Gran Pirámide.

Ra: Soy Ra. La semejanza es sustancial.

Interrogador: En otras palabras, ¿podría decirse que estas cartas coinciden en más de un 95% con la representación de los muros de la Gran Pirámide?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: Según tengo entendido, Ra proporcionó estos conceptos arquetípicos a los sacerdotes de Egipto, que después los reprodujeron en los muros de una de las cámaras de la Gran Pirámide. ¿Cuál fue la técnica de transmisión de esta información a los sacerdotes; en aquel tiempo Ra caminaba entre ellos, o fue producto de alguna forma de canalización?

Ra: Soy Ra. Se hizo en parte a través de antiguas enseñanzas, y en parte a través de visiones.

Interrogador: Para entonces hacía tiempo que Ra había dejado el planeta y ya no caminaba entre los egipcios, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: Quisiera preguntar a Ra sobre cada una de estas cartas, para comprender mejor los arquetipos. ¿Es posible?

Ra: Soy Ra. Como hemos dicho, estos complejos conceptuales de arquetipos son una herramienta para el aprendizaje/enseñanza. Por consiguiente, si debiéramos ofrecer información que no fuera en respuesta a las observaciones hechas por el estudiante, estaríamos transgrediendo el libre albedrío del discípulo/instructor, al ser a la vez el instructor/discípulo y el discípulo/instructor.

Interrogador: Habéis dicho que Ra utilizó el tarot para desarrollar la personalidad mágica. ¿Esto se hizo para tornarse mentalmente en la esencia de cada arquetipo y de esa manera desarrollar la personalidad mágica?

Ra: Soy Ra. No es correcto. Revestirse de un arquetipo es una práctica avanzada del adepto que ha estudiado durante mucho tiempo este sistema de arquetipos. Los complejos de conceptos que, juntos, deben representar la arquitectura de una parte significativa y rica de la mente, se destinan a estudiarse como complejos de conceptos individuales como la Matriz, el Potenciador, etc., observando las conexiones mente/cuerpo/espíritu, y también en pares, con cierta concentración sobre la polaridad del ser masculino y el femenino. Con el estudio, llega entonces el momento en que las profundas elegías y las alegres cancioncillas de la mente profunda pueden presentarse con éxito para intensificar, articular y reforzar uno u otro aspecto de la personalidad mágica.

Interrogador: Habéis dicho que cada arquetipo es un complejo de conceptos. ¿Podríais explicar qué queréis decir con eso?

Ra: Soy Ra. A primera vista tal explicación carece de valor, al ser circular. Un complejo de conceptos es un conjunto de conceptos, al igual que una molécula es una estructura compleja formada por más de un tipo de nexos de energía o átomos. Cada átomo de una molécula constituye su identidad única y puede extraerse de ella por ciertos medios. Por medios químicos, la molécula de agua puede dividirse en hidrógeno y oxígeno. De forma separada, estos elementos no pueden interpretarse como equivalentes del agua, pero cuando se incluyen en su estructura molecular constituyen indiscutiblemente el agua.

De la misma manera, cada arquetipo tiene en su interior numerosos átomos raíces de esencia organizativa. De forma separada no puede verse la estructura general del complejo, pero juntos ese complejo de conceptos constituye irrefutablemente una sola cosa. Sin embargo, al igual que es más útil captar los potenciales, en vuestros sistemas físicos, de la naturaleza que constituye el agua, de la misma forma al captar la naturaleza de un arquetipo es útil tener cierto sentido de los conceptos que lo componen.

Interrogador: En el Arquetipo Uno, representado por la primera carta del tarot, la Matriz de la Mente parece tener cuatro partes fundamentales en relación con el complejo. Cuando se ve la carta tenemos, en primer lugar y de forma evidente, el Mago y lo que parece una estrella que se aproxima. Una cigüeña o un pájaro similar parece estar en una jaula, y encima de la jaula parece haber algo muy difícil de distinguir. ¿Es correcto mi análisis?

Ra: Soy Ra. Eres competente en la observación imágenes, aunque todavía no has captado la naturaleza de la Matriz de la Mente de forma tan completa como es posible a través de la contemplación. Vemos que las representaciones que idearon los sacerdotes han quedado algo deformadas por el conocimiento y la dependencia de las enseñanzas astrológicas de los caldeos.

Interrogador: Cuando Ra enseñó o instruyó por primera vez a los egipcios sobre el tarot, ¿actuó como instructor/alumno hasta tal grado que Ra pasó a ser el alumno/instructor?

Ra: Soy Ra. Se nos evitó esa distorsión.

Interrogador: Entonces, ¿podríais decir qué información disteis a los sacerdotes egipcios que fueron contactados o instruidos en primer lugar respecto al primer arquetipo? ¿Es posible que lo hagáis dentro de los límites de la primera distorsión?

Ra: Soy Ra. Es posible. Nuestro primer paso, como hemos dicho, fue presentar las descripciones en forma verbal de tres imágenes: primera, octava, decimoquinta; después se planteaban las preguntas: «¿Qué crees que podría representar un ave?» «¿Qué te parece que puede representar la vara?» «¿Qué te parece que representa lo masculino?» y así sucesivamente, hasta que los estudiantes llegaban a un sistema por el que las imágenes utilizadas evocaban un sistema de conceptos. Es un trabajo lento cuando se realiza por primera vez.

Podemos señalar que comprendemos que sin duda os sintáis abrumados por la dificultad opuesta, la gran cantidad de observaciones sobre este sistema, lo que tiene su mérito, pues cada estudiante experimenta la mente arquetípica y su estructura de una manera única y que les es particularmente provechosa. Sugerimos que uno o más de uno de los miembros de este grupo haga lo que hemos aconsejado para que podamos ofrecer observaciones sin transgresión sobre este interesante tema, que pudiera ser de mayor ayuda para los que investigan en este ámbito.

En este momento quisiéramos señalar que el instrumento está padeciendo dolores casi constantes. Por tanto, pedimos que cada miembro del grupo de apoyo sea especialmente consciente de cualquier error de información, para que podamos corregir cualquier distorsión de la información lo antes posible.

Interrogador: Si lo he entendido bien por lo que respecta al tarot, sugerís que estudiemos los textos que ya tenemos, y que a partir de ahí formulemos las preguntas, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: Siento no haber comprendido exactamente lo que queríais decir. Entonces, ¿sería apropiado que respondiera a las preguntas con lo que yo creo que es el significado de los tres elementos de los que habéis hablado para la primera carta, después la octava, etc.? ¿Es eso lo que queríais decir?

Ra: Soy Ra. Se aproxima bastante a lo que queremos decir. Tratábamos de sugerir que uno o más de vosotros recorra el plan de estudio que hemos sugerido. Después, las preguntas relativas a los arquetipos tal como se encuentran en el tarot pueden adoptar la forma de observaciones de lo que parecen ser las características de cada uno de ellos, las relaciones entre los arquetipos de mente, cuerpo y espíritu de un mismo rango, como por ejemplo la Matriz, o los arquetipos vistos en relación con la polaridad, especialmente cuando se observan por pares.

Todas las observaciones que haga el estudiante y que hayan satisfecho estas consideraciones recibirán nuestro comentario. Nuestra gran necesidad de evitar interpretar por primera vez para el alumno/instructor diversos elementos representados en una imagen sobre un pedazo de cartón se debe a la vez a la Ley de la Confusión y al problema de las distorsiones de dichas imágenes. Por esa razón, podemos sugerir una revisión concienzuda de lo que hemos abordado ya sobre este tema, frente a la dependencia absoluta de cualquier interpretación de las imágenes de los arquetipos o de cualquier sistema elaborado como medio de estudiar estas imágenes.

Interrogador: De acuerdo; tendré que hacerlo así. Ra ha dicho que se produjo un avance significativo cuando se dio la importancia apropiada al Arcano Veintidós, lo que no ocurrió hasta que Ra completó la tercera densidad. De ello deduzco que Ra, al ser de polaridad positiva, quizá experimentó algunas de las dificultades propias del estado anterior a la implantación del velo, en el que la polaridad negativa no se apreció. Es una suposición; ¿es así?

Ra: Soy Ra. En cierto sentido es correcto. Nuestra cosecha fue aplastantemente positiva, y nuestra apreciación de las entidades negativas carecía relativamente de información. Pero lo que hemos tratado de sugerir es que en el uso del sistema que conocéis como tarot para conseguir la evolución espiritual del yo con una comprensión adecuada (si podemos emplear ese término poco acertado), el Arquetipo Veintidós es sumamente útil para precisar el punto de vista básico del Significante de la Mente, Cuerpo y Espíritu y, además, para poner aún más de relieve la Transformación y el Gran Camino de los complejos de Mente, Cuerpo y Espíritu.

Interrogador: ¿Hubo alguna porción de la población de Ra cosechada negativamente al final de vuestra tercera densidad?

Ra: Soy Ra. No tuvimos cosecha negativa como tal, aunque hubo dos entidades cosechadas durante la tercera densidad en el camino negativo, o de servicio al yo. Sin embargo, hubo también otros en la superficie planetaria durante la tercera densidad cuyos patrones vibratorios eran negativos, pero no en grado cosechable.

Interrogador: ¿Qué porcentaje de la población total de Ra encarnó en Venus en tercera densidad?

Ra: Soy Ra. Éramos una pequeña población que vivía en lo que consideraríais condiciones difíciles. Nuestra cosecha fue de aproximadamente 6.500.000 complejos mente/cuerpo/espíritu. Hubo aproximadamente 32 millones de complejos mente/cuerpo/espíritu que repitieron tercera densidad en otros lugares.

Interrogador: ¿Qué actitud mantenían antes de la cosecha aquellas entidades cosechables de Ra respecto a las que obviamente no eran aptas para la cosecha?

Ra: Soy Ra. Los que teníamos el don de la polaridad sentíamos profunda compasión por los que parecían morar en la oscuridad, y nunca mejor dicho, pues nuestro planeta era rigurosamente luminoso en sentido físico; se realizaron todos los esfuerzos posibles por ofrecer todo lo necesario. No obstante, los del camino positivo tienen el confort de los compañeros y nosotros, los de Ra, hemos prestado mucha atención a las posibilidades de alcanzar la aptitud espiritual o metafísica, o de trabajo en el rayo índigo, mediante las relaciones con el prójimo. En consecuencia, la compasión por aquellos en la oscuridad se vio equilibrada por la apreciación de la luz.

Interrogador: ¿Tendría Ra en esta confluencia la misma actitud hacia las entidades no aptas para la cosecha, o sería diferente al momento de su cosecha de tercera densidad?

Ra: Soy Ra. No esencialmente. A los que desean permanecer dormidos no podemos ofrecerles más que el confort que envuelve al sueño, pues el servicio solo es posible en la medida en que se solicita. Estuvimos dispuestos a servir de todas las formas posibles, lo que parece suficiente como actitud hacia el prójimo de tercera densidad. Creemos que ser cada una de las entidades que uno se esfuerza por servir es simplificar la comprensión del tipo de servicio necesario o posible.

Interrogador: ¿Qué técnicas emplearon las dos entidades cosechadas negativamente para la polarización negativa en un planeta polarizado tan positivamente?

Ra: Soy Ra. Ambas entidades emplearon técnicas de control y de dominio sobre los demás, llegando incluso a la muerte física. En una influencia planetaria en la que la matanza es mucho menos común, estas entidades pudieron polarizar por esos medios. En vuestro entorno de tercera densidad y en el momento en que se desarrolla vuestra experiencia, tales entidades se considerarían, simplemente, como tiranos sin piedad, por así decir, que mantenían una guerra «santa».

Interrogador: ¿Estas dos entidades evolucionaron desde la segunda densidad del planeta Venus junto con el resto de la población que pasó de segunda a tercera densidad y que después se convirtió en Ra?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: ¿Cuál fue el origen de las dos entidades de las que habláis?

Ra: Soy Ra. Esas entidades eran Errantes de los primeros estadios de la quinta densidad positiva.

Interrogador: Y aunque habían evolucionado ya a lo largo de una cuarta densidad positiva, cambiaron de polaridad al reencarnar en tercera densidad, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Cuál fue el catalizador para su cambio?

Ra: Soy Ra. En nuestros pueblos había lo que podría considerarse, desde el punto de vista de la sabiduría, una abundancia excesiva de amor. Estas entidades observaron a las que estaban todavía en la oscuridad y vieron que las que se hallaban en un punto neutral o ligeramente negativo hallaban tal armonía, por así decir, repugnante. Los Errantes creyeron que una forma de búsqueda del amor que estuviera más orientada hacia la sabiduría podría resultar más atractiva para los que permanecían en la oscuridad.

Primero, una entidad comenzó su trabajo; pronto, la segunda halló a la primera. Estas entidades habían acordado servir juntas, y así lo hicieron, glorificando al Creador, pero no como en principio habían pretendido. A su alrededor no tardaron en congregarse los que encontraron fácilmente creíble que una serie de conocimientos y de destrezas específicas les harían avanzar hacia el Creador. La finalidad de todo ello fue la graduación a cuarta densidad negativa de los Errantes, que tenían gran carisma, como también profundizar algo más en el elemento de polaridad negativa de los no polarizados positivamente. Como tal, no hubo cosecha negativa.

Interrogador: ¿Cuál fue la razón para que llegaran estos dos Errantes; eran hombre y mujer?

Ra: Soy Ra. Todos los Errantes vienen para ayudar a servir al Creador, cada uno a su propio modo. Los Errantes de los que hemos hablado encarnaron, efectivamente, como hombre y mujer, pues ese es, con diferencia, el sistema más eficaz de asociación.

Interrogador: Conjeturando: ¿no será una de esas entidades la que nos ha acompañado durante un tiempo?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: Por lo que decís deduzco que estos Errantes llegaron a la tercera densidad de Ra posiblemente para sembrar una mayor sabiduría en lo que ellos veían como una abundancia excesiva de compasión en la cultura de Ra, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No es correcto, pues antes de encarnar, el deseo de estos Errantes era únicamente servir al prójimo. La pregunta es correcta desde el punto de vista de los Errantes en esa encarnación concreta.

Interrogador: No puedo entender por qué iban a pensar que un planeta que evolucionaba tan bien como la población de Venus, según tengo entendido, necesitara Errantes para ayudar en la cosecha. ¿Ocurrió en los primeros estadios de la tercera densidad de Ra?

Ra: Soy Ra. Ocurrió en el segundo ciclo de 25.000 años. Tuvimos una cosecha aproximada de seis entre treinta millones de complejos mente/cuerpo/espíritu, lo que representa menos del 20%. Los Errantes son siempre atraídos a cualquier porcentaje que todavía no ha polarizado, y llegan cuando se produce un llamamiento, que lo hicieron los que no habían polarizado positivamente como tal, pero que deseaban hacerlo y aspiraban a la sabiduría, sintiendo la compasión del prójimo en Venus como autocomplacencia o lástima hacia el prójimo.

Interrogador: ¿Cuál fue la actitud de estas dos entidades tras graduarse a la cuarta densidad negativa y cuando, una vez levantado el velo, se dieron cuenta de que habían cambiado de polaridad?

Ra: Soy Ra. Quedaron desconcertadas.

Interrogador: Después, ¿continuaron en el empeño de polarizar negativamente para una cosecha de quinta densidad negativa, o tomaron otro camino?

Ra: Soy Ra. Trabajaron con la cuarta densidad negativa por cierto tiempo hasta que, en ese marco, los patrones del yo aprendidos previamente fueron recaptados y la polaridad fue revertida de nuevo, no sin grandes esfuerzos, pues hubo un gran trabajo de cuarta densidad positiva que recuperar.

Interrogador: ¿Cómo conoce Ra esa información? ¿Por qué medios sabe la orientación exacta de esas dos entidades en cuarta densidad negativa, etc.?

Ra: Soy Ra. Estas entidades se unieron a Ra en la cuarta densidad positiva durante una parte del ciclo que experimentábamos en aquel entonces.

Interrogador: Supongo entonces que se unieron tardíamente, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: No pretendía desviarme tanto de mi dirección original, pero creo que algunas de estas digresiones son clarificadoras y ayudarán a comprender los mecanismos básicos de la evolución que tanto nos interesan.

Ra ha dicho que los arquetipos son útiles cuando se emplean de manera controlada. ¿Podríais dar un ejemplo de lo que entendéis por «emplear un arquetipo de manera controlada»?

Ra: Soy Ra. Lamentamos decir que esta va a ser la última cuestión que tratemos en esta sesión. Todavía queda suficiente energía, pero este instrumento sufre distorsiones que alcanzan rápidamente el límite de nuestra capacidad para mantener un contacto seguro.

El uso controlado de los arquetipos es el que se realiza en el interior del yo para la polarización del yo y para beneficio del yo, si es de polaridad negativa, o del prójimo, si es de polaridad positiva, a los niveles más sutiles.

Tened en cuenta en todo momento que la mente arquetípica es una parte de la mente profunda y que da forma a los procesos del pensamiento. Cuando el arquetipo se traduce sin tener en cuenta la propiedad mágica en los actos cotidianos manifestados de un individuo, pueden producirse las mayores distorsiones y una grave transgresión del libre albedrío de otros. Esto es más aceptable para la entidad de polaridad negativa, aunque los complejos mente/cuerpo/espíritu negativos de polaridad más esmerada también prefieren trabajar con un instrumento finamente sintonizado. ¿Tenéis alguna otra pregunta breve para esta sesión de trabajo?

Interrogador: Simplemente, diré que creo que una cosecha de polaridad negativa es posible con menos negatividad en un entorno como el de Ra, que en un entorno como el que tenemos aquí en este momento, y también voy a preguntar si hay algo que podamos hacer para facilitar el contacto o para que el instrumento esté más cómodo.

Ra: Soy Ra. En primer lugar, los requisitos de la cosecha están establecidos. No obstante, es más fácil servir al yo completamente o casi, si existe poca resistencia.

En cuanto a los cuidados del instrumento, sugerimos una nueva manipulación de la parte dorsal y de sus extremidades, así como la aplicación de la corriente de agua, si es posible. Los ajustes se han realizado concienzudamente. Os pedimos que vigiléis esos ajustes y los preparativos. Amigos, todo está bien.

Soy Ra. Os dejo en el amor y la luz del infinito Creador. Id pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 89 - 9 de junio de 1982

Copyright © 2017 L/L Research