Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 90 - 19 de junio de 1982
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 90

19 de junio de 1982

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podríais indicar cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. El déficit de energía del complejo físico ha empeorado en cierta medida debido a las distorsiones constantes hacia el dolor. Los niveles de energía vital se mantienen como antes, habiendo fluctuado ligeramente entre una ocasión y otra.

Interrogador: ¿Podéis indicar la situación actual respecto a nuestros compañeros de cuarta y quinta densidad?

Ra: Soy Ra. El conjunto de compañeros de cuarta densidad acompaña a vuestro grupo. El amigo de quinta densidad trabaja exclusivamente en su propia densidad en esta confluencia de espacio/tiempo.

Interrogador: ¿Por qué medios estas entidades particulares de cuarta densidad pasan desde su punto de origen a nuestra posición?

Ra: Soy Ra. El mecanismo del llamamiento ha sido abordado previamente. Cuando se produce una distorsión que puede tener connotaciones negativas, se produce ese llamamiento. Por otra parte, la luz de la que hemos hablado, que emana del intento de servir al prójimo en un sentido bastante claro y lúcido, es otro tipo de llamamiento, pues representa algo que ha de ser equilibrado mediante la tentación. En tercer lugar, ha habido ciertas aperturas hacia los complejos mente/cuerpo/espíritu de este grupo que se han hecho accesibles a vuestro compañero de quinta densidad.

Interrogador: En realidad la pregunta que quería hacer era: ¿cómo llegan hasta aquí? ¿Qué medios de desplazamiento les traen aquí?

Ra: Soy Ra. En el mecanismo del llamamiento, el movimiento se lleva a cabo como esperáis; esto es, las entidades se encuentran bajo vuestra influencia planetaria y, después de haber atravesado la red de la cuarentena, son libres de responder a tal llamamiento.

Las tentaciones las ofrecen las entidades negativas de lo que llamaríais vuestros planos interiores. Esos ángeles negros, por llamarlos así, han quedado influenciados por el camino de servicio al yo que ofrecieron los que llegaron atravesando la cuarentena desde antiguo, y de manera muy similar a vuestras presencias angélicas de naturaleza positiva, están listas para desplazarse en pensamiento por los planos interiores de esta influencia planetaria, operando desde el tiempo/espacio al espacio/tiempo.

El mecanismo de la entidad de quinta densidad va de una densidad a otra y es de naturaleza mágica. La cuarta densidad, en sí misma, no es capaz de construir un acceso a la red de energía, pero sí capaz de aprovechar lo que ha quedado intacto. Estas entidades son, de nuevo, entidades de Orión de cuarta densidad.

Interrogador: Antes habéis dicho que las entidades de quinta densidad guardan cierta semejanza con aquellos de nosotros en tercera densidad sobre el planeta Tierra, a diferencia de los de cuarta densidad. ¿Podéis describir a las entidades de cuarta densidad y decir por qué no se parecen a nosotros?

Ra: Soy Ra. La descripción debe moderarse en virtud de la Ley de la Confusión. La razón para la variedad de los denominados vehículos físicos es producto de la herencia variada de formas vehiculares físicas de segunda densidad. El proceso de lo que llamáis evolución física continúa siendo predominante en cuarta densidad. Solo cuando los caminos de la sabiduría han comenzado a refinar el poder de lo que podríais llamar el pensamiento es cuando la manifestación de la forma del complejo físico se somete poco a poco a la dirección de la conciencia.

Interrogador: Me pregunto por qué la población de este planeta se asemeja en este momento a las entidades de quinta densidad. Si lo entiendo correctamente, el proceso de evolución suele producirse de forma que la entidad de tercera densidad se parece a la entidad de la que evolucionó en segunda densidad; después esa apariencia se refina en cuarta densidad y de nuevo en la quinta, llegando a la apariencia de la población de este planeta en tercera densidad. Creo que este planeta se ha adelantado a sí mismo en cuanto a la apariencia de su complejo mente/cuerpo/espíritu o complejo corporal. ¿Por qué razón?

Ra: Soy Ra. La pregunta parte de una concepción errónea. ¿Deseáis que la comentemos, o preferís volver a plantearla?

Interrogador: Si es posible, comentad mi concepción errónea.

Ra: Soy Ra. En quinta densidad, la manifestación del complejo físico queda cada vez más bajo el control del complejo de la mente consciente. Por tanto, la entidad de quinta densidad puede disolver una manifestación y crear otra diferente. En consecuencia, la elección de una entidad o complejo de entidades de quinta densidad que deseen comunicarse con vosotros tendría que asemejarse a vuestros vehículos del rayo amarillo, los complejos físico-químicos.

Interrogador: Comprendo. Muy esquemáticamente, si tuvierais que desplazar a una entidad de tercera densidad de otro planeta a este planeta, ¿qué porcentaje, de entre todas las que conoce Ra, tendría un aspecto lo bastante semejante a las entidades de la Tierra como para pasar desapercibidas entre la multitud?

Ra: Soy Ra. Quizá el cinco por ciento.

Interrogador: Entonces existe una variación extrema en las formas que adopta el vehículo físico de tercera densidad en todo el universo. Supongo que eso ocurre también en cuarta densidad.

Ra: Soy Ra. Así es. Os recordamos que existe una gran distancia teórica entre esperar que las criaturas de una creación infinita sean muy similares a uno mismo, y observar los signos de lo que podría llamarse «humano», que denotan las características de tercera densidad de conciencia de sí mismo, el emparejamiento, los grupos sociales, las razas, y los medios característicos de utilizar la conciencia de sí para refinar y buscar la significación del entorno.

Interrogador: Según el conocimiento que tiene Ra de las formas físicas de tercera densidad, ¿qué porcentaje tendría suficiente semejanza con las formas físicas de este planeta, de forma que las consideraríamos entidades humanas, aunque fueran algo diferentes? Esto debe entenderse en sentido muy general, pues mi definición es también muy general.

Ra: Soy Ra. Ese porcentaje sigue siendo pequeño; quizá de un trece a un quince por ciento, debido a la capacidad de distintas formas de vida de segunda densidad de llevar a cabo todas las funciones necesarias para el trabajo de tercera densidad. Así, ser observado sería un comportamiento indicativo de la conciencia del yo y de una interacción resuelta con el ambiente sensible que rodea a la entidad, más que las características que sugieren normalmente a vuestros pueblos la condición humana de vuestra forma física de tercera densidad.

Interrogador: En la siguiente línea de preguntas voy a tratar de relacionar las creaciones de los distintos Logos y el uso original de un sistema de arquetipos en su creación, y os pido disculpas por mis limitaciones, pues es algo que me resulta muy difícil. Para este Logos particular en el comienzo, antes de que creara la primera densidad, ¿el sistema arquetípico que había escogido incluía las formas que evolucionarían en tercera densidad; guardaba ello alguna relación con el concepto arquetípico?

Ra: Soy Ra. La elección de la forma precede a la formación de la mente arquetípica. Cuando el Logos crea Su plan evolutivo, entonces se reviste la forma escogida.

Interrogador: ¿Hubo alguna razón para escoger las formas que han evolucionado en este planeta; en caso afirmativo, cuál?

Ra: Soy Ra. No estamos del todo seguros de por qué nuestro Logos y algunos otros Logos cercanos que florecieron aproximadamente en el mismo espacio/tiempo escogieron la forma bípeda, erecta, de los simios de segunda densidad. Nuestra suposición, que compartimos con vosotros siempre que seáis conscientes de que se trata de una mera opinión, es que nuestro Logos tenía interés, digamos, en intensificar todavía más el proceso de velado ofreciendo a la forma de tercera densidad la probabilidad casi completa para el desarrollo de la palabra, que adquiriría total prioridad sobre la comunicación de conceptos o telepatía. Igualmente, suponemos que el pulgar oponible se consideró un medio excelente de intensificar el proceso del velado para que en lugar de redescubrir los poderes de la mente, la entidad de tercera densidad, gracias a la forma de su manifestación física, se viera atraída hacia la elaboración, la prensión y el uso de herramientas físicas.

Interrogador: Supongo entonces que el sistema de arquetipos se concibió para ampliar todavía más esos principios particulares, ¿es así?

Ra: Soy Ra. La formulación es errónea. No obstante, es cierto que las imágenes de la mente arquetípica son fruto de las manifestaciones de la forma física de tercera densidad del Logos que ha creado esa oportunidad particular de evolución.

Interrogador: Entonces, tal como lo entiendo, los arquetipos son tendencias de una naturaleza muy fundamental que, en virtud del libre albedrío, generan las experiencias de cada entidad, ¿es así?

Ra: Soy Ra. La mente arquetípica forma parte de la mente que informa toda experiencia. Recordad la definición de la mente arquetípica como depositaria de los refinamientos tendentes a la mente cósmica o global, realizados por este Logos particular y peculiares de él. Puede pues considerarse como una de las raíces de la mente, no la más profunda, pero ciertamente la más informativa en algunos aspectos. La otra raíz de la mente que cabe recordar es la mente racial o planetaria, que da forma igualmente hasta cierto punto a las conceptualizaciones de cada entidad.

Interrogador: ¿En qué punto del proceso evolutivo la mente arquetípica tiene sus primeros efectos sobre la entidad?

Ra: Soy Ra. La mente arquetípica cobra sentido en el momento en que una entidad, ya sea accidentalmente o por su propia intención, refleja un arquetipo. Por tanto, la activación aleatoria de las resonancias de los arquetipos se inicia casi inmediatamente en la experiencia de tercera densidad, mientras que el uso disciplinado de esta herramienta evolutiva interviene mucho más tarde en el proceso.

Interrogador: ¿Qué objetivo último tenía este Logos al elaborar la mente arquetípica como lo hizo?

Ra: Soy Ra. Cada Logos desea crear una expresión más elocuente de la experiencia del Creador por el Creador. La mente arquetípica pretende reforzar su capacidad de expresar al Creador en patrones comparables a la cola desplegada del pavo real, donde cada faceta del Creador se expresa de manera vívida, erguida y resplandeciente de belleza.

Interrogador: ¿Ra tiene conocimiento de la mente arquetípica de algún otro Logos, aparte del que experimentamos nosotros?

Ra: Soy Ra. Hay entidades de Ra que han servido como Errantes para entidades de otros Logos. La experiencia ha sido extraordinaria para las capacidades intelectuales e intuitivas, pues cada Logos establece una experiencia suficientemente diferente de todos los demás como para que las sutilezas de la mente arquetípica de otro Logos resulten más oscuras a los complejos mente cuerpo y espíritu en resonancia con él.

Interrogador: Parece ser (al menos a mí me lo parece) que este Logos ha creado un gran porcentaje de entidades cuya distorsión es hacia la guerra. Han existido las experiencias de Maldek y de Marte, y ahora la de la Tierra. Parece que Venus fue la excepción a la norma bélica, podríamos decir. ¿Es correcto lo que digo; acaso se previó y se planificó así la construcción de la mente arquetípica, posiblemente no con vistas a la guerra tal como la hemos experimentado, sino a la acción de extrema polarización en la conciencia?

Ra: Soy Ra. Es correcto que el Logos diseñó Su experimento para tratar de alcanzar las mayores oportunidades posibles de polarización en tercera densidad. No es correcto que los tipos de guerra específicos de vuestra experiencia hayan sido planificados por el Logos. Esta forma de expresión de hostilidad es un resultado interesante y por lo visto concomitante con la capacidad de fabricar utensilios. La elección del Logos de emplear una forma de vida con pulgar prensil es la decisión a la que puede remontarse este tipo de actividad bélica.

Interrogador: ¿Nuestro Logos esperaba generar una cosecha positiva y negativa de cada densidad, desde la tercera a la sexta, como la forma más eficiente de generar experiencia que le fuera conocida en el momento de Su elaboración de este sistema evolutivo?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: Entonces, es posible que se haya integrado en la base de los arquetipos el mecanismo para crear la polarización en la conciencia para el servicio al prójimo y el servicio al yo. De hecho, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Sí. Observaréis las numerosas predisposiciones innatas que indican la posibilidad de que una vía sea más eficaz que la otra. Esa fue la intención del Logos.

Interrogador: Entonces, queréis decir que una vez que se reconoce el camino, la entidad polarizada, ya sea positiva o negativamente, puede hallar indicaciones a lo largo de su camino respecto a la eficacia del mismo, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Lo que decís es correcto en sí mismo, pero no reitera lo que hemos dicho nosotros. Sugerimos que en la confluencia de experiencia de cada entidad en su entorno de segunda densidad, y en las raíces de la mente, se han integrado las predisposiciones que indican al ojo observador cuál es el más eficiente de los dos caminos. Digamos, a falta de un adjetivo más preciso, que este Logos tiene una inclinación a la bondad.

Interrogador: Entonces queréis decir que se ha sugerido de forma subliminal a la segunda densidad que el camino más eficaz es el del servicio al prójimo, ¿me equivoco?

Ra: Soy Ra. No hemos dicho cuál es el camino más eficaz. Sin embargo, vuestra suposición es correcta, pues habéis examinado cada vía detenidamente en preguntas anteriores.

Interrogador: ¿Podría ser esa la razón de la mayor cosecha positiva? Sospecho que no lo es, pero ¿existirían Logos que rinden un mayor porcentaje de cosecha negativa porque esa es su predisposición?

Ra: Soy Ra. No. Han existido Logos con mayores porcentajes de cosechas negativas, pero los mecanismos de la predisposición no pueden alterar los requisitos para alcanzar la aptitud para la cosecha en sentido positivo o negativo. Existen Logos que han ofrecido un contexto neutral de polarización, pero este Logos prefirió no hacerlo así, sino permitir que fueran más visibles el amor y la luz del infinito Creador, tanto interna como exteriormente, y accesibles a las sensaciones y conceptualizaciones de los complejos mente/cuerpo/espíritu cuya experiencia está bajo Su responsabilidad.

Interrogador: ¿Hubo otras circunstancias, predisposiciones, consecuencias o planes establecidos por el Logos, aparte de los que ya hemos comentado, para la evolución de todas Sus partes a través de las densidades?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: ¿Cuáles?

Ra: Soy Ra. Una más; esto es, la permeabilidad de las densidades, de forma que pudiera existir la comunicación de una densidad a otra y de un plano a otro, o de una subdensidad a otra subdensidad.

Interrogador: Entonces, tal como veo el plan de la evolución de este Logos, se planificó para crear una experiencia tan vívida como fuera posible, pero también que dispusiera de informaciones respecto al infinito Creador y que fuera capaz de acelerar el progreso en función de la voluntad, debido a la permeabilidad de las densidades. ¿He cubierto con precisión el plan general de este Logos respecto a Su evolución?

Ra: Soy Ra. Con la excepción de los actos del yo no manifestado y las acciones del yo con el prójimo, se ha cubierto razonablemente bien.

Interrogador: Entonces, ¿el gran mecanismo establece los caminos y la propia esencia de la experiencia para que tengamos efectivamente la experiencia de la mente arquetípica y de los arquetipos?

Ra: Soy Ra. Estos recursos forman parte de lo que mencionáis.

Interrogador: Lo que realmente pregunto es en qué porcentaje aproximado son responsable de ello.

Ra: Soy Ra. Os pedimos una vez más que consideréis que la mente arquetípica forma parte de la mente profunda. Hay diversas partes de esa mente. La mente puede servir como recurso. Llamar a la mente arquetípica el fundamento de la experiencia es simplificar en exceso las actividades del complejo mente/cuerpo/espíritu. Tratar vuestra pregunta sobre los porcentajes es, por tanto, suficientemente engañoso para toda forma de respuesta directa, por lo que os pedimos que reformuléis la pregunta.

Interrogador: De acuerdo. No creo que fuera una muy buena pregunta, de todas formas.

Cuando Ra planeó inicialmente ayudar a los egipcios en su evolución, ¿cuál fue el primer concepto, así como el segundo y el tercero, si es que podéis enumerarlos, que Ra deseó comunicarles? En otras palabras, ¿cuál fue el plan o calendario lectivo de Ra para instruir a los egipcios sobre todo aquello necesario para su evolución?

Ra: Soy Ra. Acudimos a vuestros pueblos para enunciar la Ley del Uno. Deseábamos inculcar a los que quisieran aprender la unidad, que en la unidad todas las paradojas encuentran solución; todo lo que se ha dañado puede repararse; todo lo que se ha olvidado vuelve a salir a la luz. No teníamos un plan de enseñanza, como decís, pues nuestra intención cuando caminábamos entre vuestros pueblos era manifestar lo que habían solicitado los discípulos/instructores a los que habíamos acudido.

Sabemos que esta particular línea de preguntas; esto es, la naturaleza y la arquitectura de la mente arquetípica, ha causado que el interrogador trate infructuosamente de determinar por sí mismo la importancia relativa de estos conceptos. No podemos aprender/enseñar en lugar de otro, ni tampoco quisiéramos apropiarnos de esta oportunidad que se os ofrece. No obstante, podemos hacer algunos comentarios.

El adepto ha trabajado ya mucho, no solamente sobre los centros energéticos rojo, naranja, amarillo y verde, sino también en la apertura del azul y del índigo. Llegados a este punto, los arquetipos funcionan como la gran base o el pedestal de una estructura o estatua que mantiene al complejo mental viable, equilibrado y disponible como recurso cada vez que se recurra a él. Hay un punto en el que el adepto emprende su trabajo. En ese punto es útil una consideración clara y consciente de la mente arquetípica.

Interrogador: Tengo una observación sobre el Arquetipo Número Uno, realizada por (nombre) y solicito que Ra la comente. Voy a leerla: «La Matriz de la Mente es la mente consciente, mantenida por el poder del espíritu, como simboliza la estrella que fluye hasta ella a través de la mente subconsciente. Contiene la voluntad, representada por el cetro de poder en la mano del Mago. Toda la creación se ha elaborado por medio del poder de la voluntad dirigida por la mente consciente del Mago, y el pájaro en la jaula representa la ilusión en la que parece estar atrapado el yo. El Mago representa la masculinidad o el resplandor del ser manifestado como la creación a través de la cual se desplaza toda entidad.»

Ra: Soy Ra. Como este instrumento se fatiga, no vamos a entablar un comentario extenso. Os pedimos que esta serie de observaciones se repita al inicio de la próxima sesión. Aconsejamos que cada concepto se comente separadamente o, si puede ser, que un par de conceptos se relacionen entre sí en el complejo conceptual. Este trabajo es lento, pero permitirá facilitar la elaboración futura de los complejos de conceptos.

Si tuviéramos que responder a las observaciones tal como las habéis leído en este espacio/tiempo, debería dedicarse tanto espacio/tiempo a la aclaración de diversos conceptos como al desarrollo de lo que han sido percepciones muy juiciosas.

¿Tenéis alguna otra pregunta breve?

Interrogador: ¿Hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para mejorar el contacto?

Ra: Soy Ra. Es adecuado que se haya colocado al instrumento el elemento para los brazos. Os pedimos una vigilancia constante de estas distorsiones, que están más orientadas hacia la enfermedad que la última vez que os aconsejamos prudencia.

Amigos míos, todo está bien. Sois muy concienzudos y fieles en vuestros ajustes. Agradecemos vuestra meticulosidad.

Soy Ra. Ahora os dejo, gozando del amor y la luz del infinito Creador. Id pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 90 - 19 de junio de 1982

Copyright © 2017 L/L Research