Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 47 - Sesión 97, 15 de septiembre de 1982
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 47

Sesión 97, 15 de septiembre de 1982

Jim: Después de haber reflexionado sobre el episodio del halcón, Don volvió a preguntar a Ra sobre su significado. Como Ra no deseaba infringir el libre albedrío de Don explicando claramente el significado del halcón (y tomar así la decisión en su lugar, de mudarnos o no a la casa), todo lo que Ra podía hacer era expresarse de manera indirecta, bajo la forma de acertijos que exigían que Don, y cada uno de nosotros, tomara sus propias determinaciones. El deseo extremo por parte de las entidades positivas como Ra de mantener el libre albedrío de cada persona en nuestro planeta de tercera densidad se debe al hecho de que si una entidad como Ra proporciona información que pueda alterar las futuras elecciones de una persona, entonces esa entidad no solo habrá instruido a los seres de tercera densidad, sino que también habrá aprendido por ella. Al aprender por ella, ha eliminado la fortaleza espiritual que desarrolla quien lucha y que finalmente aprende por sí mismo. En una perspectiva más amplia, eso no es un buen servicio, sino más bien un mal servicio. Debido a las dudas de Don sobre la idoneidad de la casa de Atlanta como nuestro próximo hogar, finalmente no nos mudamos a ella, sino que permanecimos en Louisville durante otro año. Fue en el otoño de 1983 cuando encontramos finalmente otra casa en la zona de Atlanta y nos mudamos allí. Para entonces, el agotamiento de Don había alcanzado un punto crítico, y comenzaba a preocuparse cada vez más por si mantendría su puesto de trabajo, ya que Eastern Airlines atravesaba graves problemas financieros.

Carla: ¡Ah, si pudiéramos leer correctamente los pequeños indicios que el Creador parece siempre ofrecernos! Jim y yo estábamos convencidos de que el halcón era simplemente una confirmación de aquel lugar. Pero Don era el jefe, y él no las tenía todas consigo, hasta el punto de que renunció por completo durante un tiempo a la idea de mudarnos, e intentó comprar la casa que alquilábamos. Como dije, una suma correspondiente al 4% del precio de la casa estaba en litigio, y Donald no tenía muy claro si debía dar al codicioso propietario un plus extra por ponernos entre la espada y la pared: «comprar o marcharnos». Así que finalmente nos vimos obligados a mudarnos a otro lugar, ya fuera en Louisville o en Atlanta. Fue un paso funesto, marcado desde el principio por dificultades y problemas. Fue el principio de la triste historia de nuestra desaparición como grupo capaz de establecer contacto con Ra.

Sesión 97, 15 de septiembre de 1982

Interrogador: He estado reflexionando sobre la visita del halcón, y he hecho el siguiente análisis del ave en la carta número Tres. El ave es un mensaje del yo superior. En cuanto a la posición de las alas, una de ellas apunta hacia la mujer, lo que indica que es un mensaje destinado a ella que actúa como catalizador de la mente. La otra ala apunta hacia la parte inferior, lo que indica que el mensaje es de naturaleza negativa, o indica la inconveniencia de ciertos planes o de cierta actividad mental. ¿Puede comentarlo Ra?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: ¿La primera distorsión es la razón para esta ausencia de comentario?

Ra: Soy Ra. Es correcto.

Interrogador: He interpretado el halcón que he visto inmediatamente después de volver de la casa de Atlanta como un mensaje, probablemente de mi yo superior, que indica que el plan del cambio de casa no era el mejor, o no era demasiado oportuno ya que, sin el halcón, hubiéramos continuado como teníamos previsto, sin catalizador añadido. Así que este catalizador aislado de naturaleza excepcional, lógicamente (desde mi punto de vista) solo podría significar un mensaje sobre lo desacertado del plan, por alguna razón que todavía no conocemos. ¿Podría comentarlo Ra?

Ra: Soy Ra. Nos mantenemos tan cerca como podemos de la Ley de la Confusión al sugerir que no todas las criaturas aladas tienen un significado arquetípico. Podríamos sugerir que la observación compartida de fenómenos subjetivamente remarcables es común cuando, en otra experiencia de encarnación, se ha compartido un trabajo importante para el servicio del incremento de polaridad. Estos fenómenos compartidos de interés subjetivo actúan entonces como un medio de comunicación, cuya naturaleza no puede discutirse por quienes se encuentran fuera de esa experiencia compartida de encarnación sin que interfieran con el libre albedrío de cada una de las entidades implicadas en el complejo de acontecimientos subjetivamente significativos.

Interrogador: ¿Puede indicar Ra el origen del olor inusual que existe en esta habitación esta mañana?

Ra: Soy Ra. Existen dos componentes en este olor. Uno es, como se ha supuesto, el vehículo físico en descomposición de uno de vuestros roedores de segunda densidad. El segundo es un elemental que trata de establecerse en los restos putrefactos de esa pequeña criatura.

La limpieza de la habitación y la quema del incienso han disuadido al elemental. En un breve periodo de vuestro espacio/tiempo, el proceso de descomposición eliminará las sensaciones poco armoniosas para el olfato.

Interrogador: En este momento me encuentro en la difícil posición de tener que tomar una decisión, principalmente debido a la aparición del halcón mencionado antes, cuando acabábamos de volver de Atlanta. El único objetivo importante es el trabajo que estamos llevando a cabo, que incluye no solo el contacto, sino la comunicación y la difusión de este material a quienes puedan esperarlo. Puesto que ello guarda relación con el cambio de domicilio, y puesto que el halcón estaba (para mí), evidentemente en función de ese proceso, en este momento me encuentro en un dilema respecto a la situación idónea, puesto que todavía no he decidido verdaderamente el significado del halcón, o cuáles son las ventajas o la utilidad del cambio de casa, y no deseo crear un proceso fundamentalmente irreversible si debe tener como resultado la desaparición de nuestra capacidad de dar servicio a quienes buscan lo que somos capaces de manifestar con nuestro esfuerzo. ¿Puede Ra hacer algún comentario sobre esta situación?

Ra: Soy Ra. Quien plantea las preguntas conjetura mucho, y nuestro comentario constituye una transgresión a su libre albedrío. Podemos sugerir que reflexione sobre nuestros comentarios anteriores, relativos a las criaturas aladas de las que hablas. Repetimos que cualquier lugar de trabajo, convenientemente preparado por este grupo, es aceptable para Ra. El discernimiento de la elección os corresponde a vosotros.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 47 - Sesión 97, 15 de septiembre de 1982

Copyright © 2017 L/L Research