Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 51 - Sesión 101, 21 de diciembre de 1982
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


PayPal - The safer, easier way to pay online!

Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 51

Sesión 101, 21 de diciembre de 1982

Jim: En la Sesión 101 tuve una oportunidad excelente para indagar de nuevo sobre mi distorsión de ira/frustración; sin embargo, en esta ocasión no iba dirigida solo a mí. Esa «sabiduría negativa» estuvo dirigida a Don durante un periodo de dos días, cuando llegó el momento de volver a imprimir los Libros II y III. Don quería incluir todos los Libros —I, II y III— en un único volumen. No importaba que ello fuera imposible debido a la falta de dinero para hacerlo como él quería: composición tipográfica y tapa dura; lo que importaba era que yo había permitido que resultara en una falta de armonía que no se resolvió durante dos días. Esa situación se convirtió en una oportunidad excelente para que nuestro compañero de quinta densidad negativa magnificara las dificultades, y los medios que empleó para conseguirlo fueron muy interesantes, especialmente para mí, que desarrollé una rara enfermedad renal. Se denominaba «nefrosis lipoide», o «síndrome nefrótico de cambio mínimo», y no tardé en engordar unos quince kilos por la retención de líquidos resultante. La última frase del primer párrafo de la respuesta de Ra nos parece el concepto clave de este incidente particular, mientras que las dos últimas frases de esa respuesta son interesantes en su aplicación general a toda persona que busca.

Hacia la mitad de esta sesión, el lector observará que se menciona otra casa de Atlanta como posible ubicación para nuestro grupo. Todavía esperábamos poder encontrar un lugar más cerca del trabajo de Don, para que no tuviera que perder tanto tiempo en los desplazamientos. Más tarde, encontramos una tercera casa que se menciona en la sesión 105, adonde finalmente nos mudamos en noviembre de 1983.

La penúltima pregunta es relativa a otro instrumento que había registrado problemas de hinchazón, al igual que yo. Don preguntó si había alguna manera de darle información sobre su problema, puesto que habíamos hablado con ella por teléfono para comparar ese problema que aquejaba a nuestros dos grupos. El primer párrafo de la respuesta de Ra establece el principio general que afecta a todos los individuos y grupos que trabajan en una naturaleza más intensa de servicio al prójimo. El segundo párrafo de la respuesta se refiere a la situación en que trabajaba ese instrumento particular, pero la aplicación general de esos conceptos es obvia.

La combinación de enfoques terapéuticos consiguió la remisión de mi enfermedad al cabo de seis meses.

Carla: Me hubiera gustado ver la cara del respetable doctor Stewart Graves cuando leyó el diagnóstico de Ra. Había examinado cuidadosamente las causas conocidas de los problemas renales que presentaba Jim, y halló picaduras de insectos y una reacción alérgica a ellos, una causa poco frecuente pero conocida de ese estado. En ausencia de cualquier otra causa posible, su condición fue calificada de «reacción alérgica».

Curiosamente, cuando tuve problemas renales durante mi adolescencia mi médico también los calificó de reacción alérgica.

Llegados a este punto, quizá el lector piense que los ataques psíquicos ocupaban realmente todo nuestro tiempo. No se equivoca. Como dicen Ra y Jim, es más fácil destacarse cuando se está en plena luz. Desde el punto de vista metafísico, el contacto con Ra fue un punto de atracción cegador. Aunque seguíamos inmersos en la oscuridad y en el anonimato en cualquier sentido terrenal, nos habíamos hecho muy visibles a la «leal oposición».

En mi opinión, el punto más débil de nuestro grupo era su humanidad al abordar una unidad de tres. Aunque de hecho nuestras energías conscientes estuvieran en perfecta armonía y acuerdo, había distorsiones humanas bajo el nivel consciente que escapaban a nuestro control, y que permitieron que se abriera una brecha entre Don y yo, de manera que él perdió la fe en nosotros dos. Cuando comenzó a sufrir esa profunda depresión que parecía haberlo invadido, lenta pero inexorablemente, su mayor desdén por cualquier opinión que no fuera la suya propia en realidad agravó las cosas. Aquel fue el comienzo de un proceso que resultó fatídico, que puso fin a la vida de mi querido compañero y al estimado contacto de Ra con nuestro grupo.

¿Con esto quiero decir que un grupo no debería funcionar a menos que las energías estén presentes de dos en dos, y que solo las parejas pueden unirse a él? No especialmente, no lo creo así, pero es un punto sobre el que meditar. ¿Hubiéramos podido hacerlo mejor? Tras años de verdaderos remordimientos de conciencia, sigo sin creerlo. Nuestro comportamiento fue siempre la genuina manifestación de nosotros mismos. Ni Jim ni yo habíamos pensado de ninguna manera alterar la relación que teníamos uno con el otro, o con Donald. Y Don siempre seguía su propio criterio, y no había esperanza de que acudiera a mí o a Jim para decirnos lo que pasaba por su cabeza o su corazón.

Además, cuando un grupo trabaja y vive en comunidad, poco importa si la cifra total es par o impar: siempre habrá lugar para el error humano en la vida manifestada de cada uno, y en la medida en que las distorsiones y temores de las personas siguen una dinámica, siempre se producirán malentendidos y confusiones que se interpondrán en el camino de la confianza total. Por lo tanto, incumbe a todos los que trabajan con la luz, en la esperanza de ejercer una influencia positiva sobre la conciencia planetaria, comunicar inmediatamente todos los temores, todas las dudas, antes de que se acumulen en el interior. Si Don y yo hubiéramos sido capaces de hablar con total franqueza, creo que hubiera podido tranquilizar su espíritu. Pero Don no hubiera sido él mismo si lo hubiera hecho así. Ni tampoco hubiera sido yo misma si hubiera sabido de alguna manera que Don dudaba de mi lealtad. Siendo como es una característica innata en mí, no puedo imaginar, ni entonces ni ahora, que llegara a ser desleal o a incumplir un acuerdo. Nunca lo he hecho en esta encarnación.

Finalmente, nos damos cuenta de la tremenda confusión en que estamos inmersos, y podemos ver su perfección y su carácter ineluctable. Pienso y siempre pensaré en Don, mi compañero amado, a cada hora, cada día, y su sufrimiento está siempre ante mí. Pero ya no siento la inmensa tristeza que me abatió durante los primeros años tras su muerte. Todo está bien, nada se ha perdido. Y hoy puedo sentir el sol sobre mi rostro sin la urgencia de tener que ponerme a la sombra y de llorar lo que quedó atrás. El tiempo ha reparado mi espíritu hecho pedazos, y mi ser puede de nuevo fluir dulce y rítmicamente. Y Donald está siempre aquí, en el interior. Es interesante observar que con frecuencia recibimos correos de personas que nos informan de que Don les ha ayudado, ya sea gracias a un elemento de su trabajo, ya sea por una aparición real. La gran generosidad de espíritu de Don, liberada de las cadenas que le mantenían preso durante su vida, se ha desbordado en la intemporalidad, y pienso que su servicio continuará mientras haya personas que necesiten su particular sabiduría y profundidad de espíritu.

La afirmación de Ra de que la fuente del catalizador es el yo, y especialmente el Yo Superior, es profunda. Siempre vemos el sufrimiento que aporta un nuevo catalizador en relación con otra persona que lo ha provocado. Al hacerlo así, olvidamos que ese prójimo es precisamente nosotros mismos. No es que sea COMO nosotros mismos, sino que es nuestro propio corazón y nuestra propia alma. Desde ese punto de vista puedo considerar la tragedia de Don, mi enfermedad y su muerte, como al Creador sirviendo al creador con el catalizador exacto necesario para una mayor polarización, conciencia y crecimiento del espíritu. Al abrir su corazón, Don cayó enfermo y murió, en la más pura tradición del amor perdido, de la historia de amor desgraciado que nos emociona desde el principio. Y esa muerte fue un verdadero abandono de sí. Es como si Don hubiera terminado el resto de tareas que deseaba realizar en su vida, y después se ocupara de la razón personal por la cual había venido al plano terrestre: la apertura de su corazón. Era tan sabio... y con su propio sacrificio en el sentido más brutal, literal, esa sabiduría ha quedado plenamente equilibrada por la compasión y el amor a corazón abierto.

En cuanto a mí, no puedo culpar la vía que obstinadamente envió a mi alma a lanzarse contra los muros del yo hasta que finalmente comencé a expresar sabiduría al mismo tiempo que amor en mi vida. Tales han sido los dones que nos hemos ofrecido uno al otro. Tales son las corrientes que transcurren entre todos nosotros.

Después de que Ra nos explicara el ritual de purificación al que se alude en el curso de esta sesión, sé que diversas personas que han visitado L/L Research lo han llevado a cabo, y en cada caso parece haber sido muy útil. Pienso que proceder a la purificación antes de estrenar un lugar es un buen hábito metafísico, pues todas las personas dejan tras de sí formas pensamientos que quedan impresas en el aura de los lugares donde han estado, especialmente los que han sido ocupados durante tiempo considerable. E incluso cuando las vibraciones son fundamentalmente positivas, pueden no estar totalmente en armonía con las nuestras. Así pues, es oportuno magnetizar el lugar para el propio uso, aunque ello se limite a quemar salvia o a rezar una oración para inaugurarlo. El mundo del espíritu tiene mucha influencia sobre nosotros, aunque la mayor parte del tiempo no seamos capaces de sentir o de apreciar esa influencia. Es sensato ofrecer nuestro respeto a estas cosas.

Sesión 101, 21 de diciembre de 1982

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podéis indicar cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. Todos los niveles de energía del instrumento han disminuido debido a las distorsiones de dolor físico y al reciente catalizador mental/emocional. No obstante, los niveles de energía parecen muy susceptibles de mejorar en lo que llamáis vuestro futuro inmediato.

Interrogador: Gracias. ¿Qué ha causado la hinchazón en el cuerpo de Jim, y qué podemos hacer para sanarlo?

Ra: Soy Ra. Para responder a esa pregunta debemos comenzar por considerar la serpiente, que representa la sabiduría. Ese símbolo permite ver más fácilmente las dos caras del sabio. La sabiduría positiva adorna la frente, indicando un trabajo del rayo índigo. La sabiduría negativa, por la que nos referimos a manifestaciones que separan claramente el yo del prójimo, pueden simbolizarse por el veneno de los colmillos. Utilizar la sabiduría que ha obtenido un complejo mente/cuerpo/espíritu para los usos de la separación es como invitar a la mordedura fatal del lado oscuro de esa sabiduría.

La entidad posee una tendencia mental/emocional, cuya distorsión se ha debilitado durante cierta extensión de vuestro espacio/tiempo hacia la sabiduría negativa. La entidad es ya consciente de ello, y por lo tanto no vamos a extendernos demasiado sobre ese punto; simplemente, vamos a especificar los límites del entorno metafísico que permiten dinamizar una serie de picaduras de una de vuestras especies de segunda densidad. En este caso, la picadura procede de uno de vuestros arácnidos, de la especie que suele denominarse «araña de bosque», aunque si se hubieran realizado suficientes pruebas para comprobar el origen de la patología, entra dentro de los límites de lo posible/probable que hubieran mostrado la mordedura de una serpiente «boca de algodón», y no de la común araña de bosque.

Se ha producido una activación energética en el sistema linfático del rayo amarillo de la entidad, el cuerpo físico. Por lo tanto, los efectos persisten. Existe una presión creciente sobre el bazo, las glándulas suprarrenales y el complejo renal, y existe la posibilidad/probabilidad de desarrollar un problema hepático. Además, las dificultades linfáticas han comenzado a afectar al sistema bronquial de la entidad. Esta información es general, relativa a lo que puede considerarse una maniobra en cierto modo eficaz.

La eliminación de estas distorsiones consta de varias partes. En primer lugar, será oportuno solicitar las buenas prácticas del conocido como Stuart, para que puedan emplearse medios químicos poderosos que despierten los reflejos histamínicos de la entidad y para ayudar a la eliminación del edema.

En segundo lugar, sugerimos lo que ya se ha empezado a hacer; es decir, recurrir a quien este grupo conoce como Bob, para que esta entidad pueda concentrar su ayuda sobre las conexiones metafísicas con el cuerpo del rayo amarillo.

En tercer lugar, la entidad debe tener en cuenta la necesidad de potasio de su vehículo físico. Se recomienda la ingestión de la fruta del platanero.

En cuarto lugar, la relación entre la hinchazón, el comportamiento desdeñoso y la situación actual aparente es útil. Como siempre, el apoyo del grupo armonioso es de ayuda, como lo es también la meditación. Cabe señalar que esta entidad requiere cierta disciplina en la meditación, que el resto del grupo no juzga necesaria de igual manera. Por lo tanto, la entidad puede continuar con sus formas de meditación, sabiendo que cada uno de los miembros del grupo la apoya completamente, aunque la inclinación a compartir esa disciplina no esté siempre presente. Cada entidad tiene sus medios de valorar y de aprender de la ilusión, y cada proceso catalizador emplea su propio circuito único. Así pues, no todos han de ser idénticos para ser iguales en voluntad y en fe.

Interrogador: Gracias. Voy a decir cómo veo la acción en estas circunstancias, y voy a pedir a Ra que lo comente. Veo la situación actual como el Creador conociéndose a Sí mismo al emplear el concepto de polarización. Parece que acentuamos o producimos catalizadores para aumentar la polarización deseada, ya sea que el mecanismo deseado sea aleatorio, que se proporcione a través de lo que llamamos el Yo Superior, o a través de los servicios de una entidad de polaridad opuesta que actúa sobre nosotros. Todo ello parece producir el mismo efecto, que es una polarización más acentuada en la dirección deseada, una vez que esa dirección ha sido firmemente escogida. Veo el catalizador de la picadura del insecto de segunda densidad como una función de no importa cuál de las fuentes de la que he hablado, ya sea aleatoria, del Yo Superior o de los servicios polarizados de entidades negativas que vigilan nuestra actividad, pues todas tienen el mismo efecto último. ¿Puede Ra comentar mi observación?

Ra: Soy Ra. Nos parece que tus observaciones no se salen de la norma y que, en gran parte, son correctas.

Interrogador: En este caso particular, ¿cuál ha sido la vía que ha producido el catalizador de la picadura?

Ra: Soy Ra. La naturaleza de los catalizadores es tal que no existe una única fuente, pues los catalizadores y las experiencias son nuevos intentos de especificidad a la hora de abordar la arquitectura de la mente inconsciente del yo. Por esa razón, en una experiencia de encarnación, el yo, como Creador, y en particular el Yo Superior, es la base a partir de la cual el catalizador ofrece sus servicios a la mente, al cuerpo o al espíritu.

En el sentido que nos parece que preguntáis, la fuente ha sido el compañero negativo de quinta densidad, que había percibido la desaparición gradual de las disposiciones poco armónicas de la distorsión de cólera/frustración en la entidad. El insecto ha sido fácilmente conducido a efectuar una picadura, y el vehículo físico, que desde hace tiempo tenía inclinación a las alergias y a la sensibilidad, ha sido fácilmente dirigido hacia los mecanismos conducentes a un trastorno de la función linfática y hacia una capacidad fuertemente disminuida del sistema inmunitario para que pudiera eliminar del cuerpo del rayo amarillo esa distorsión.

Interrogador: Yo también he notado algo. Me pregunto si mi enfermedad de la semana pasada ha sido una acción de mi yo superior para eliminar la posibilidad de una residencia próxima a gran número de abejas, que he observado. ¿Puede comentarlo Ra?

Ra: Soy Ra. Podemos comentar, no las distorsiones físicas del que plantea las preguntas, sino el tema de la verdad ineludible de las criaturas de un panal; es decir, que la mentalidad de un panal puede verse influenciada por un fuerte impulso metafísico. Tanto el instrumento como quien escribe tienen la capacidad de grandes distorsiones hacia la no viabilidad en el caso de un ataque producido por la picadura de gran número de estos insectos.

Interrogador: Quisiera saber si los parámetros de las formas pensamiento y los generales presentes en la dirección «893 Oakdale Road» de Atlanta son tales que no requieren purificación.

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: ¿La purificación sugerida para la otra casa situada al sur del aeropuerto de Atlanta sería aconsejable también para la que está en el número 893 de Oakdale Road?

Ra: Soy Ra. Apuntamos que cualquier residencia, haya sido anteriormente de carácter benigno, como la casa de la que habláis, o de carácter maligno, tiene necesidad de una limpieza a base de sal, agua y escoba. La naturaleza benigna del domicilio aquí mencionado es tal que podría hacerse en dos partes; es decir: no entrar ni salir, a excepción de por una sola vía, durante la limpieza. Después, entrada y salida por las restantes estancias, mientras se sella adecuadamente el acceso. La sal puede dejarse en un lugar que no esté sellado durante las primeras limpiezas, y puede servir de sello y aun así permitir el paso a espíritus amables como vosotros. Sugerimos que habléis a esta sustancia y que nombréis a cada entidad para cuyo paso se pide permiso. No dejad que pase nadie sin pedir permiso a la sal. Así debe hacerse en la residencia de la que habláis.

Interrogador: Gracias. ¿Puede Ra proporcionar información que pudiéramos facilitar a (nombre) sobre cómo aliviar su actual problema de hinchazón?

Ra: Soy Ra. Solo podemos sugerir que el honor de la proximidad a la luz conlleva la Ley de la Responsabilidad. El instrumento del que hablas tiene el deber de abstenerse del comportamiento desdeñoso y de la discordia en todas las cosas, cosa que cuando no se ha conseguido a nivel interno, da lugar a intervenciones negativas. Si lo desea quien escribe, pueden darse a conocer a esa entidad nuestros comentarios sobre la intervención que se ha llevado a cabo en él.

La entidad que recibe constante aprobación por parte de quienes la rodean sufre la pérdida del efecto espejo que proporcionan aquellos que reflejan con lealtad antes que de manera incontrovertible. Esto no es una sugerencia para reinstaurar un juicio, sino simplemente una indicación para todos aquellos que dan apoyo a los instrumentos; es decir, apoyo en la armonía, compartir en el amor, estar en la alegría y en la gratitud, pero encontrar el amor en la verdad interior, pues cada instrumento se beneficia de ese apoyo, más que de la admiración total que supera a la discriminación.

Interrogador: Gracias. Acabamos de oír la señal de los cuarenta y cinco minutos, y por lo tanto voy a preguntar si hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo o para facilitar el contacto.

Ra: Soy Ra. Vemos que este instrumento ha utilizado toda la energía transferida, y ha hablado empleando su reserva de energía vital. Sugerimos que se haga uso de la energía transferida sexualmente, dejando aparte totalmente las reservas vitales, si es posible.

Los ajustes son idóneos para que todo prosiga bien. Agradecemos la escrupulosidad del grupo de apoyo.

Soy Ra. Dejo a este grupo en la gloria del amor y de la luz del infinito Creador. Id pues, y regocijaros en el poder y la paz del Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1982 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 51 - Sesión 101, 21 de diciembre de 1982

Copyright © 2017 L/L Research