Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 27 - 21 de febrero de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro II, Sesión 27

21 de febrero de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estoy en comunicación con vosotros.

Interrogador: He pensado que con esta sesión podríamos iniciar el Libro Segundo de LA LEY DEL UNO, que se centrará en lo que consideramos el único aspecto importante de nuestro ser. Supongo que esta tarea será mucho más difícil que la completada en el primer libro. Nuestra intención es centrarnos sobre aspectos no transitorios, y como interrogador esto puede plantearme dificultades en algún momento.

Cuando afronte esa dificultad, quizá pueda volver a caer en preguntas efímeras, simplemente por no ser capaz de formular la pregunta que realmente precise, y pido disculpas anticipadamente por ello. Haré todo lo posible por seguir el camino fijado y suprimir del libro aquello que no tenga valor, que pueda surgir durante la formulación de mis preguntas.

Comenzaré realizando la siguiente afirmación: en esta densidad tendemos a centrar nuestra mente en alguna condición o actividad transitoria, sin reparar en su valor o utilidad como ayuda o herramienta para el crecimiento y la comprensión de la verdad y de la esencia no distorsionada de la creación de la que formamos parte.

Trataré, comenzando por el principio de la creación, de establecer una visión general de nosotros mismos en el seno de la creación, para llegar a un punto de vista más elaborado de lo que consideramos que es la realidad. Esperamos que esto nos permita participar más eficazmente en el proceso evolutivo.

Quisiera comenzar con ciertas definiciones de palabras que hemos utilizado y que posiblemente no hayamos comprendido totalmente —y posiblemente no podamos—, pero puesto que las primeras palabras que utilizamos son «infinidad inteligente», quisiera que definierais cada una de estas palabras, así como la combinación de ambas.

Ra: Soy Ra. Vuestras vibraciones del complejo mental indican una pregunta; sin embargo, vuestro complejo vibratorio de sonido indica una preferencia. Os rogamos que reformuléis la pregunta.

Interrogador: ¿Podríais definir la palabra «inteligente» en el contexto de «infinidad inteligente»?

Ra: Soy Ra. Abordaremos el espectro total de esta pregunta antes de dar la definición que se nos ha solicitado. Vuestro lenguaje, que se sirve de complejos vibratorios de sonido, puede ser, como mucho, una aproximación a lo más cercano a un entendimiento, si queréis llamarlo así, de la naturaleza del pensamiento consciente. Las percepciones no son las mismas que los complejos vibratorios de sonido y, por tanto, el intento de definición os resultará decepcionante, aunque nos satisface ayudaros dentro de los límites de vuestros complejos vibratorios de sonido.

No es sencillo definir «inteligente» sin que guarde relación con «infinidad», puesto que estos dos complejos vibratorios equivalen a un solo concepto. Es como tratar de dividir vuestro concepto vibratorio de sonido, «fe», en dos partes. Aun así, trataremos de ayudaros.

Interrogador: No hace falta separarlos. Basta con la definición de «infinidad inteligente». ¿Podríais definir ese concepto, por favor?

Ra: Soy Ra. Eso es mucho más simple y da lugar a menos confusión. Existe la unidad. Esta unidad es todo lo que existe, y tiene un potencial y una cinética. El potencial es la infinidad inteligente. Explotar ese potencial produce un trabajo. A ese trabajo lo hemos llamado «energía inteligente».

La naturaleza de ese trabajo depende de la distorsión particular del libre albedrío, que a su vez es la naturaleza de una energía inteligente particular de focalización cinética del potencial de unidad, o de lo que es todo.

Interrogador: Quisiera ampliar un poco más el concepto de trabajo. En la física de Newton, ese concepto es el producto de la fuerza y la distancia. Supongo que el trabajo del que habláis es un término mucho más amplio, que posiblemente incluye el trabajo de la conciencia, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Este término es de aplicación universal, tal como lo utilizamos. La infinidad inteligente tiene un ritmo o circulación, como el de un corazón gigante, que comienza en el sol central, como lo concebiríais, y la presencia de esa circulación es inevitable como una marea de ser sin polaridad, sin finitud; la inmensidad y el silencio pulsan hacia el exterior, focalizándose hacia el exterior y el interior hasta que los focos se completan. La inteligencia o conciencia de los focos ha alcanzado un estado en el que su naturaleza o masa espiritual, por así decir, les atrae hacia el interior, hasta que todo se fusione. Este es el ritmo de la realidad, tal como habláis.

Interrogador: Entonces, creo que he extraído un punto importante de todo esto, que es que en la infinidad inteligente tenemos trabajo sin polaridad, o que no es necesario que exista una diferencia de potencial, ¿es así?

Ra: Soy Ra. En la unidad no existe diferencia de potencial o cinética. Los ritmos básicos de la infinidad inteligente no tienen distorsión de ningún tipo. Los ritmos se revisten de misterio, pues son el ser en sí mismo. Sin embargo, a partir de esta unidad sin distorsión surge un potencial en relación con la energía inteligente.

De este modo, podéis observar que el término es en cierta forma dual; un uso del término es el de la unidad sin distorsión, sin aspecto cinético o potencial. La otra aplicación de este término, que utilizamos indistintamente a falta de otros términos en el sentido del vasto potencial explotado por los focos de energía, es el que llamamos energía inteligente.

Interrogador: Entiendo que la primera distorsión de la infinidad inteligente es la distorsión que llamamos libre albedrío. ¿Podéis dar una definición de esa distorsión?

Ra: Soy Ra. En esa distorsión de la Ley del Uno se reconoce que el Creador se conocerá a sí mismo.

Interrogador: Para este conocimiento, supongo que el Creador favorece el concepto de libertad total de elección en las vías de dicho conocimiento, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es, efectivamente.

Interrogador: Entonces, siendo esta la primera distorsión de la Ley del Uno, que supongo que es la Ley de la Infinidad Inteligente, todas las demás distorsiones que conforman la experiencia total de la creación parten de ella, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Es correcto e incorrecto. En vuestra ilusión, toda la experiencia parte de la Ley del Libre Albedrío, o Camino de Confusión. En otro sentido, que estamos aprendiendo, las experiencias son esta distorsión.

Interrogador: Tendré que pensar sobre ello y formular las preguntas al respecto en la próxima sesión, así que ahora voy a proseguir con lo que habéis proporcionado como la segunda distorsión, que es la distorsión del amor, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: ¿Podríais definir el amor en su sentido de segunda distorsión?

Ra: Soy Ra. Esa definición debe proporcionarse sobre el telón de fondo de la infinidad inteligente o unidad del Creador único con la principal distorsión del libre albedrío. El término «Amor» puede ser considerado como el foco, la elección del ataque, el tipo de energía de un orden sumamente elevado, digamos, que ocasiona que la energía inteligente se forme a partir del potencial de la infinidad inteligente de una forma u otra. A partir de entonces esto puede considerarse como un objeto, antes que como una actividad por algunos de vosotros, y el principio de esta energía sumamente poderosa pasa a ser adorado como el Creador, en lugar de la unidad o unicidad de la que emana todo Amor.

Interrogador: ¿Existe una manifestación del amor que podríamos denominar vibración?

Ra: Soy Ra. De nuevo hallamos dificultades semánticas. La vibración o densidad del amor o la comprensión no es un término utilizado en el mismo sentido que la segunda distorsión, el Amor; la distorsión del Amor es el gran activador y principal cocreador de diversas creaciones que emplean la infinidad inteligente; la vibración del amor es esa densidad en la que aquellos que han aprendido a llevar a cabo la actividad denominada «amar» sin distorsión significativa, buscan a continuación los caminos de la luz o de la sabiduría. Así, en un sentido vibratorio, el amor se convierte en luz en el sentido de la actividad de unidad en su libre albedrío. El amor utiliza la luz y tiene el poder de dirigirla en sus distorsiones. Así, los complejos vibratorios recapitulan en orden inverso la creación en su unidad, mostrando de esa forma el ritmo o circulación del gran latido, si queréis utilizar esa analogía.

Interrogador: Voy a hacer una afirmación que he extraído de la física de Dewey Larson y que puede ser cercana, o no, a lo que estamos tratando de explicar. Larson afirma que todo es movimiento que podemos considerar como vibración, y que esta vibración es una vibración pura, y no es física de ningún modo o en ninguna forma o densidad, y que el primer producto de esa vibración es lo que llamamos «fotón» o partícula de luz. Estoy tratando de hacer una analogía entre esta solución física y el concepto de amor y luz. ¿Se aproxima esto al concepto de Amor que crea luz?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Entonces, ampliaré un poco más este concepto. Tenemos la vibración infinita del Amor, que supongo que puede tener lugar en diversas frecuencias.

Parto de la base de que comienza en una frecuencia básica. ¿Tiene sentido lo que digo?

Ra: Soy Ra. Cada Amor, como denomináis a las fuerzas motrices, procede de una frecuencia, si queréis utilizar ese término. Esa frecuencia es la unidad. Quizá lo compararíamos con una fuerza antes que con una frecuencia; siendo esa fuerza infinita, las cualidades finitas son escogidas por la naturaleza particular de este movimiento fundamental.

Interrogador: Entonces esta vibración es, a falta de una mejor comprensión, movimiento puro; es puro amor; no es nada que esté todavía condensado, digamos, para formar ningún tipo de densidad de ilusión. Posteriormente, este Amor crea por el proceso de vibración un fotón, como lo llamamos, que es la partícula básica de la luz. Este fotón, por la suma de vibraciones y de rotación, va condensándose en las partículas de las densidades que experimentamos, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Así es.

Interrogador: Posteriormente, esta luz que forma las densidades posee lo que llamamos «color». Este color se divide en siete categorías. ¿Podéis decirme si hay una razón o explicación para estas categorías de color?

Ra: Soy Ra. Esta va a ser la última pregunta extensa de la sesión, pues la energía vital de este instrumento se encuentra en un nivel bajo. Contestaremos brevemente, y podréis formular más preguntas en las próximas sesiones.

La naturaleza de los patrones vibratorios de vuestro universo depende de las configuraciones dispuestas sobre el material original, o luz, por el foco o Amor que emplea Su energía inteligente para crear cierto patrón de ilusiones o densidades con el fin de satisfacer Su propia estimación inteligente de un método de conocerse a sí mismo. Así los colores, como los llamáis, son tan directos, limitados o necesarios como es posible expresar, dada la voluntad del Amor.

Existe más información que compartiremos gustosamente con vosotros al responder a vuestras preguntas; sin embargo, no deseamos agotar a este instrumento. ¿Hay alguna pregunta breve antes de que terminemos?

Interrogador: Lo único que desearíamos saber es si podemos hacer algo para que el instrumento esté más cómodo o para ayudarle en este contacto.

Ra: Soy Ra. El instrumento se encuentra ligeramente incómodo. Quizá sería adecuada una configuración más simple del cuerpo, dada la mejora en la condición del complejo físico del instrumento.

Soy Ra. Sois muy sistemáticos en vuestros propósitos. Seguiremos con vosotros. Os dejamos en el amor y la luz del infinito Creador. Regocijaros, pues, en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro II, Sesión 27 - 21 de febrero de 1981

Copyright © 2017 L/L Research