Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 27 - Sesión 45, 6 de abril de 1981
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


PayPal - The safer, easier way to pay online!

Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 27

Sesión 45, 6 de abril de 1981

Jim: La sesión 45 fue también una sesión de mantenimiento, que incluyó otras pequeñas áreas de investigación. Estas sesiones fueron las más cortas de este periodo, pues Carla estaba recobrando su nivel de energía vital. Hacia el final de la sesión, Ra tuvo necesidad de terminarla de forma algo prematura: los trabajadores que suministraban el agua para nuestro depósito habían llegado y no habían leído la nota que habíamos dejado en la puerta, que decía que no estábamos, y para la sesión necesitábamos silencio. Así que empezaron a llamar ruidosamente a cada puerta que hallaron en su camino, incluyendo la puerta de la sala donde manteníamos la sesión con Ra. Ni que decir tiene que después de aquella situación, bloqueamos el camino de entrada para que no nos volviera a distraer ninguna visita durante la sesión.

Carla: La situacion tuvo que ser cómica. Siento habérmela perdido. Preparábamos nuestro lugar de trabajo con tanto cuidado, ocupándonos de todos los preparativos con gran atención y buena disposición, y después yo entraba en trance, mientras que Don y Jim recorrían el círculo del Uno. Tras la meticulosa selección de las preguntas escuchábamos las palabras de Ra, muy suaves, sin apenas inflexión; una operación muy delicada. Y entonces irrumpieron los ruidos y las emociones apresuradas; ¡puedo imaginar a los dos hombres hechos un basilisco!

Me resulta duro leer la constante información sobre mis bajos niveles de energía, incluso ahora, pues me acuerdo perfectamente de los sentimientos de frustración y de ira que experimentaba cuando me ofrecía para el contacto desde mi débil condición. En mi interior sentía una fortaleza y un poder personal que eran muy diferentes al de mi estado físico, y me preguntaba por qué había escogido un cuerpo físico con tantas limitaciones. ¿Por qué no me he provisto de un cuerpo en completa salud, y así poder trabajar mejor para la Luz? Y sin embargo sabía, al menos de manera intelectual y consciente, que todo es perfecto, que esta era la mejor configuración de mente, cuerpo y equilibrio energético, que así era precisamente como tenía que ser. Si no hubiera sido una persona mística y capaz de acceder a esa parte de pura fe que hay en mí, hubiera tenido tentaciones de abandonarlo todo.

Desde la muerte de Don y el final del contacto con Ra, he encontrado mucha más paz respecto a esta situación, viendo claramente el modo en que mis limitaciones han obrado para refinarme, perfeccionar mi sentido de la determinación y hacer incluso más sustanciales las joyas del espíritu que han dado forma a mi conciencia. Todavía las veo en acción, y en este momento observo con gratitud esa fragilidad que me ha dado tales frutos de la conciencia y que tanto me ha marcado. El instrumento vacío es capaz de ofrecerme la sustancia más pura, y son sus limitaciones y sus carencias las que me han refinado, las que me han marcado y me han dado esta transparencia de espíritu que se transforma en simple gozo. Me siento tan dichosa de ver llegar cada nuevo día, que no sé cómo expresarlo, y ese es un don que recibo por medio del sufrimiento. Con frecuencia vemos que esto es así para los dones espirituales: obtenerlos implica tragedia y dolor. Sin embargo, mientras que nos hundimos en las profundidades de la tristeza, nos vemos también capaces de avanzar hacia la alegría en las cosas cotidianas que tan justas y preciosas son.

Sesión 45, 6 de abril de 1981

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: ¿Podéis indicar cuál es la condición física del instrumento, ahora que ha descansado?

Ra: Soy Ra. El estado de este instrumento respecto al complejo corporal es sumamente deficiente. El instrumento no ha descansado. De todas formas, el instrumento ansiaba nuestro contacto.

Interrogador: ¿El periodo que hemos mantenido sin contacto ha ayudado a mejorar la condición física del instrumento?

Ra: Soy Ra. Es correcto. La probabilidad de que este instrumento desarrollara lo que llamaríais enfermedad de naturaleza pulmonar o renal era bastante importante en nuestro contacto anterior. Habéis evitado una grave disfunción física de su complejo corporal. Cabe señalar que vuestro apoyo mediante la oración ha sido útil, así como su determinación inquebrantable de aceptar lo que más conviene a largo plazo y de esa manera mantener los ejercicios recomendados sin demasiada impaciencia. Además, también hay que señalar que las cosas que ayudan a este instrumento son de alguna manera contradictorias, y exigen un equilibrio. Así, a este instrumento le favorece el reposo, pero también las distracciones de naturaleza activa, cosa que dificulta ayudarle. Sin embargo, una vez que todo ello se comprende, el equilibrio puede alcanzarse con mayor facilidad.

Interrogador: ¿Podéis indicar si un gran porcentaje de los Errantes que hay ahora aquí pertenecen al grupo de Ra?

Ra: Soy Ra. Podemos decirlo.

Interrogador: ¿Lo son?

Ra: Soy Ra. Una parte considerable de los Errantes de sexta densidad pertenece a nuestro complejo de memoria social. Otro gran porcentaje pertenece al complejo que sirvió en Sudamérica; otra parte, al que ayudó a los atlantes. Todos somos complejos de sexta densidad y grupos hermanos, debido al sentimiento unificado de que podíamos llegar y ayudar a vuestros pueblos con formas como las piramidales, de la misma forma que se nos ayudó a nosotros.

Interrogador: ¿Podéis decir si alguno de nosotros tres pertenece a Ra o a alguno de los otros grupos?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: ¿Podéis decir a qué grupo pertenece cada uno de nosotros?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: ¿Somos todos de uno solo de esos grupos que habéis mencionado?

Ra: Soy Ra. Llegaremos hasta donde podamos para que no haya transgresión. Dos tenéis origen en sexta densidad, uno en quinta densidad, cosechable a la sexta, pero habiendo escogido volver como Errante debido a una relación amorosa entre maestro y discípulo. De esa manera, los tres formáis un grupo muy cohesionado.

Interrogador: ¿Podéis explicar los sonidos que escucho en el oído izquierdo y el derecho, y la sensación de contacto que siento constantemente?

Ra: Soy Ra. Eso ha sido abordado anteriormente. Por favor, pregunta detalles más específicos.

Interrogador: En diversos momentos percibo lo que considero como un cosquilleo en el oído derecho y en el oído izquierdo. ¿Cambia el significado según reciba esa sensación sonora en mi oído izquierdo o el derecho?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: ¿Por qué el oído izquierdo es de un contacto de servicio al yo, y el derecho de servicio al prójimo?

Ra: Soy Ra. La naturaleza de vuestro vehículo físico es tal que existe un campo magnético positivo y negativo en esquemas complejos en torno a las capas que lo rodean. En la mayoría de las entidades y en la continuidad del espacio/tiempo, la parte izquierda de la cabeza es de polaridad negativa.

Interrogador: ¿Podéis explicar cuál es la finalidad o la filosofía tras los complejos de memoria social positivos y negativos de cuarta, quinta y sexta densidad?

Ra: Soy Ra. La finalidad básica de un complejo de memoria social es evolucionar. Superado cierto punto, la evolución del espíritu depende en gran parte de la comprensión del yo y del prójimo como Creador. Ello constituye la base para los complejos sociales. Cuando alcanzan la madurez, pasan a ser complejos de memoria social. Para las densidades cuarta y sexta es totalmente necesario. La quinta densidad positiva emplea la memoria social para alcanzar la sabiduría, aunque se logre de manera individual. En la quinta densidad negativa se avanza en su mayor parte sin recurrir al prójimo. Esta es la última pregunta, pues debe protegerse al instrumento contra el agotamiento ¿Tenéis alguna pregunta breve antes de que terminemos?

Interrogador: Solo deseo saber si hay algo que podamos hacer para que el instrumento esté más cómodo, o para mejorar el contacto.

Ra: Soy Ra. Todo está bien, hermanos. (Golpes fuertes en la puerta: ¡los proveedores de agua!)

Interrogador: ¿Qué habéis dicho?

Ra: Soy Ra. Todo está bien, hermanos. Os dejo ahora en el amor y la luz del infinito Creador. Id pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1981 - Español La Ley del Uno, Libro V, Fragmento 27 - Sesión 45, 6 de abril de 1981

Copyright © 2017 L/L Research