Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1983 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 103 - 10 de junio de 1983
Skip Navigation Links
L/L Research
Home
Library
Are you a wanderer?
About Us
Carla’s Niche
Podcast
Online Course
Search
E-mail L/L
Copyright Policy
Recent Updates

Now on Bring4th.org

Bring4th.org

Forums

Online Store

Seeker Connector

Gaia Meditation

Subscriptions

Links

Donate/Volunteer

Join Us

Facebook

Twitter

Tumblr

Instagram


Biblioteca

Transcripciones de L/L Research

ACERCA DEL CONTENIDO DE ESTA TRANSCRIPCIÓN: Esta canalización telepática sintonizada se publicó originariamente como La ley del Uno, Libros I a V, por Don Elkins, James Allen McCarty y Carla L. Rueckert. Se facilita con la esperanza de que pueda serle útil. Al igual que las entidades de la Confederación siempre reiteran, le rogamos que aplique su juicio y su propio criterio al evaluar este material. Si algo le parece convincente, acéptelo; de lo contrario, descártelo, pues ni los miembros de la Confederación ni nosotros mismos desearíamos ser un escollo en el camino de nadie. (Traducción al español realizada por Pilar Royo.)

La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 103

10 de junio de 1983

Ra: Soy Ra. Os recibo en el amor y la luz del infinito Creador. Estamos en comunicación con vosotros.

Interrogador: En primer lugar, ¿podríais indicar cuál es el estado del instrumento?

Ra: Soy Ra. Las distorsiones físicas del instrumento siguen siendo importantes. Además, las energías vitales de este complejo mente/cuerpo/espíritu se encuentran muy disminuidas, aunque su nivel es todavía aceptable para lo que este trabajo requiere. Cabe señalar que esta es la lectura vital más débil o la que presenta mayor distorsión de esta energía capital. Las distorsiones mentales y mentales/emocionales se mantienen como la última vez.

Constatamos que el uso imprudente de la voluntad del instrumento ha favorecido las distorsiones de la energía vital. Es conveniente que reflexione sobre ello.

Interrogador: ¿Cuál es la situación respecto a los problemas físicos de los órganos digestivos, que el instrumento ha sufrido anteriormente?

Ra: El rayo amarillo... debemos corregirnos. Soy Ra. Os rogamos que expulséis el aliento sobre la zona del pecho del instrumento.

(Se procede según lo indicado).

Ra: Soy Ra. El canal es ahora satisfactorio. Constatamos que el cuerpo químico del rayo amarillo de este instrumento está agotado, pero se esfuerza por mejorar su estado mediante acciones como el ejercicio y la dieta. Podemos decir que la infección no ha abandonado completamente el complejo corporal, aunque es mucho menos virulenta.

Interrogador: ¿Cuál es la situación actual respecto a nuestro compañero de quinta densidad orientado al servicio al yo?

Ra: Soy Ra. Durante un periodo de vuestro espacio/tiempo, esa entidad ha permanecido en reposo. Sin embargo, ha sido alertada de las sesiones que tienen lugar y no ha tardado en acompañaros de nuevo.

Interrogador: ¿Ra puede recomendar algo que el instrumento o nosotros podamos hacer para mejorar las energías del instrumento?

Ra: Soy Ra. Esa materia ya se ha tratado anteriormente. Hemos expuesto a grandes rasgos el camino que el instrumento puede tomar en pensamiento.

Interrogador: No era mi intención retomar un tema que se ha tratado anteriormente. Esperaba añadir algo sobre lo que pudiéramos centrarnos en este momento; lo mejor que nosotros o el instrumento podamos hacer para reforzar estas energías, la actividad más importante.

Ra: Soy Ra. Antes de responder, os pedimos cautela durante las crisis de dolor, pues el canal es aceptable, pero se ve deformado periódicamente por las graves distorsiones físicas del cuerpo químico del rayo amarillo del instrumento.

Los elementos importantes para el grupo de apoyo son la oración y la gratitud en armonía. El grupo los ha logrado ya hasta tal grado de aceptabilidad que no tenemos nada que objetar a la armonía del grupo.

En cuanto al instrumento, el viaje desde el mérito en la acción al mérito en la esencia es arduo. La entidad se ha negado a sí misma para liberarse de lo que llama una «adicción». [1] Este tipo de martirio (y aquí hablamos del pequeño pero simbólicamente importante sacrificio del vestir), causa que el instrumento estructure una identidad de pobreza que alimenta el desmerecimiento, a menos que la pobreza sea vista como la verdadera riqueza. En otras palabras, las buenas acciones por razones erróneas suscitan confusión y distorsión. Animamos al instrumento a que se valore a sí mismo y a que vea que el yo valora sus verdaderas necesidades. Sugerimos la contemplación de la verdadera riqueza de ser.

Interrogador: ¿Hay algo más que nosotros o el instrumento podamos hacer para incrementar específicamente su energía vital?

Ra: Soy Ra. Hemos llegado al punto final que impone el libre albedrío.

Interrogador: En ese caso, tengo algunas preguntas sobre la carta número Siete, para terminar nuestro primer repaso de los arquetipos de la mente. Hay una «T» con dos ángulos rectos sobre ella, que figuran en el pecho de la entidad. Hemos llegado a la conclusión de que la «T» guarda relación con la posibilidad de escoger cualquier camino de transformación, y que los dos ángulos superiores representan el gran camino de la izquierda y de la derecha en la transformación de la mente, que opera el cambio del espacio/tiempo al tiempo/espacio, por decirlo así. No es sencillo de expresar. ¿Hay alguna noción correcta en lo que digo?

Ra: Soy Ra. Sí.

Interrogador: ¿Puede comentarlo Ra?

Ra: Soy Ra. El uso de la letra tau [2] y de la escuadra pretende, de hecho, sugerir la proximidad del espacio/tiempo del entorno del Gran Camino respecto al tiempo/espacio. Creemos que esa observación es muy perspicaz.

En realidad, toda la atmósfera (por así decir) del Gran Camino depende de su diferencia notable respecto al Significante. El Significante es el yo significativo, influenciado en gran parte, pero no completamente, por la caída del velo.

El Gran Camino de la Mente, el Cuerpo o el Espíritu atrae el entorno que ha constituido la nueva arquitectura suscitada por el proceso de implantación del velo y que, de esa forma, se ha sumergido momentáneamente en la gran corriente ilimitada del tiempo/espacio.

Interrogador: Supongo que las ruedas del carro indican la aptitud de la mente para avanzar en el tiempo/espacio, ¿es así?

Ra: Soy Ra. No podemos decir que esa observación sea totalmente incorrecta, pues en el tiempo/espacio hay tanto trabajo que realizar como el que ha asimilado la entidad individual que evoca este complejo de conceptos.

Sin embargo, sería más apropiado llamar la atención sobre el hecho de que, aunque el carro tenga ruedas, no está sujeto a lo que tira de él por un arnés físico o visible. Estudiante, ¿qué es entonces lo que tira del carro y le confiere el poder del movimiento?

Interrogador: Tendré que meditar sobre ello. Volveré sobre esa cuestión más adelante.

Hemos pensado en reemplazar la espada de la mano derecha por una esfera mágica, y colocar un cetro que apunte hacia abajo en la mano izquierda, similar al representado en la carta Cinco, el Significante, como los símbolos más apropiados para esta carta. ¿Puede comentarlo Ra?

Ra: Soy Ra. Es algo totalmente aceptable, especialmente si la esfera puede representarse como un objeto esférico y resplandeciente.

Interrogador: La extremidad izquierda de las esfinges, que está flexionada, indica una transformación que se produce en el lado izquierdo y no en el derecho; probablemente, una incapacidad para moverse hacia esa posición. ¿Lo que digo tiene algún sentido?

Ra: Soy Ra. La observación tiene su mérito, pues puede servir como el anverso de la connotación pretendida. La posición trata de mostrar dos cosas, una de ellas es la posibilidad dual de los caracteres dibujados, plenos del concepto del tiempo.

El reposo es posible en el tiempo, al igual que el avance. Pero si se intenta combinarlos, la pata erguida y en movimiento se verá muy obstaculizada por la que está flexionada.

El segundo significado guarda relación con el propio ángulo recto, con su rectitud arquitectónica, como el instrumento que se encuentra sobre el pecho del personaje.

El tiempo/espacio es afín a este complejo de conceptos, debido al proceso del velado y a su eficacia para producir agentes que desean emplear los recursos de la mente para evolucionar.

Interrogador: Supongo que el faldón se inclina más hacia la izquierda por la misma razón que en la carta número Cuatro, lo que indica la distancia que las entidades polarizadas hacia el servicio al yo guardan respecto a las demás, y supongo también que el rostro mira hacia la izquierda por la misma razón que en la carta número Cinco, debido a la naturaleza del catalizador. ¿Es en alguna medida correcto?

Ra: Soy Ra. Os rogamos que expulséis el aliento sobre el pecho del instrumento, de derecha a izquierda.

(Se procede según lo indicado).

Soy Ra. Así está bien.

Vuestra suposición anterior es efectivamente correcta a grandes rasgos. También podemos decir que al formar las imágenes originales para vuestros pueblos, hemos utilizado los clichés culturales de expresión artística de los egipcios. El rostro suele estar siempre dirigido a un lado, al igual que cada pie. Hemos recurrido a ello y deseamos restar importancia al significado del aspecto lateral. No obstante, en ningún caso en estas deliberaciones ha habido una interpretación errónea o poco adecuada.

Interrogador: Creo que estamos llegando al límite de tiempo óptimo para la sesión, así que quisiera preguntar cuál ha sido el problema en esta sesión cuando hemos debido expeler el aliento sobre el pecho del instrumento en dos ocasiones.

Ra: Soy Ra. Este instrumento no es consciente del método empleado para contactar con Ra. Sin embargo, desde el inicio de la sesión ha deseado con especial intensidad que pudiera llevarse a cabo con éxito. Sin quererlo, ha abandonado el cuerpo físico del rayo amarillo de forma algo prematura.

En ese estado, un objeto ha caído sobre el instrumento, el que llamáis el «micrófono de pinza». Ese contacto inesperado ha provocado una lesión en los músculos del torso, y quisiéramos aconsejar cierta prudencia a partir de esta sesión de trabajo, para evitar toda tensión a fin de que esa herida pueda sanar. Existe un componente metafísico en esa lesión y, por lo tanto, hemos querido asegurarnos de que todas las partes del entorno quedaran limpias. Puesto que este lugar de trabajo no cuenta con su nivel habitual de protección, hemos utilizado vuestro aliento para limpiar el entorno, que estaba en riesgo.

Interrogador: ¿La razón de esa falta de protección es que ha transcurrido un tiempo considerable desde la última vez que estuvimos trabajando aquí?

Ra: Soy Ra. No.

Interrogador: ¿Cuál es la razón?

Ra: Soy Ra. Nos referimos a la falta de la repetición regular del denominado Ritual de Destierro.

Interrogador: De ello deduzco que sería muy adecuado realizar el Ritual de Destierro diariamente en este cuarto, ¿es así?

Ra: Soy Ra. Es conveniente.

Interrogador: No deseo agotar al instrumento. Nos estamos quedando sin tiempo. Voy a preguntar si hay algo que podamos hacer para mejorar el contacto o para que el instrumento esté más cómodo, y si hay algo más que pudiera indicar Ra para ayudarnos.

Ra: Soy Ra. Constatamos que los ajustes se han observado muy meticulosamente. Sois muy concienzudos. Continuad en ayuda mutua y encontrad la alabanza y la gratitud que rinde la armonía. Descansad de vuestras preocupaciones y estad alegres.

Soy Ra. Os dejo en la gloria, el amor y la luz del infinito Creador. Id pues, y regocijaros en el poder y la paz del infinito Creador. Adonai.

Epílogo

Tras 106 sesiones, el contacto Ra terminó cuando se produjo la muerte de Don Elkins, el 7 de noviembre de 1984, sobrevenida después de un año de empeoramiento de su salud. Era la armonía entre nosotros tres lo que mantenía el contacto, así que no hemos vuelto a trabajar con Ra ni tampoco en estado de trance, sino que ahora canalizamos otras fuentes de la Confederación. Si tiene interés en nuestros libros o grabaciones, gustosamente le enviaremos información sobre ellos. Escriba a: L/L Research, P.O. Box 5195, Louisville, KY 40255-0195 (Estados Unidos).

Nota a nuestros lectores

Al revisar el material del Libro IV, hemos considerado que las siguientes palabras que comunica Ra en la sesión 97 son clave a la hora de iniciar el estudio de la mente arquetípica:

No deseamos plasmar algo que un complejo mente/cuerpo/espíritu pueda considerar como una serie completa e infalible de imágenes; este es un punto fundamental. Con ayuda de quien plantea las preguntas, hemos estado investigando los complejos de conceptos de la gran arquitectura de la mente arquetípica. Para captar más claramente la naturaleza, los procesos y la finalidad de los arquetipos, Ra proporcionó una serie de complejos de conceptos. Sin embargo, como humildes mensajeros del infinito Creador, de ninguna manera deseamos presentar ante la observación de no importa qué complejo mente/cuerpo/espíritu que pretenda evolucionar, el matiz más insignificante que pueda dar lugar a la idea de que estas imágenes son algo más que un mero recurso que facilita el trabajo para el desarrollo de la fe y la voluntad.

Para poner este hecho en perspectiva, debemos considerar el fabuloso misterio del infinito Creador. La mente arquetípica no resuelve las paradojas ni lo unifica todo. Esa no es una propiedad de ninguna fuente de tercera densidad. Por lo tanto, pediríamos al estudiante que dirija su mirada hacia lo alto partiendo de un trabajo interior, y que contemple la gloria, el poder, la majestuosidad, el misterio y la paz de la unidad. No dejéis que la contemplación de ningún elemento como ave, bestia, tinieblas, luz, forma o sombra aparte al buscador de la contemplación central de la unidad.

No somos mensajeros del complejo. Traemos el mensaje de la unidad. En esta perspectiva únicamente podemos afirmar el valor que tiene para el buscador de la aptitud captar, articular y emplear este recurso de la mente profunda, ilustrada por el complejo de conceptos de los arquetipos.

 

[1] Carla se hizo el propósito para el Año Nuevo de no comprarse ropa durante un año.

[2] Tau: en heráldica, un tipo de cruz denominado «cruz de tau».

  Skip Navigation LinksL/L Research Library Transcripts - Table of Contents 1983 - Español La Ley del Uno, Libro IV, Sesión 103 - 10 de junio de 1983

Copyright © 2017 L/L Research