(Canalización desconocida)

Yo soy Hatonn. Los saludo, mis amigos, en el amor y en la luz de nuestro Creador Infinito. Es una vez más un gran privilegio estar con ustedes. Es desafortunado que tengamos algunas dificultades para comunicarles plenamente los conceptos [inaudibles]. Esto, por supuesto, se debe a que su lenguaje no es adecuado para esos conceptos que les daríamos. Sin embargo, tenemos la intención de circunnavegar la mente intelectual a través de comunicaciones con ustedes durante su meditación.

Durante estas meditaciones, los conceptos que imprimimos deberían ser relativamente fáciles de entender. Han sido condicionados durante lo que llaman una vida, han sido condicionados a pensar en ciertas cosas y algunas de estas cosas las consideran importantes, otras las consideran sin importancia, algunas no las consideran en absoluto. Desde nuestra perspectiva, la mayoría de las cosas que la gente de la Tierra considera importantes no lo son en absoluto, o no tienen ninguna importancia. Las cosas que no consideran en absoluto suelen ser las más importantes.

Si quieren descubrir qué es importante y qué no lo es, el proceso es relativamente sencillo. [inaudible] las siguientes pruebas: primero, ¿es el concepto involucrado con lo que están considerando de naturaleza duradera, es decir, 100, 1000 o 10.000 años a partir de ahora, lo que están considerando y examinando será de alguna consecuencia?. Esta es la primera prueba y posiblemente la más importante. Si están dedicando un tiempo y un esfuerzo considerables a un concepto que no tendrá ningún significado dentro de 100 o 1000 años, o incluso dentro de unos pocos años, entonces, por supuesto, no tiene ninguna importancia desde nuestro punto de vista, ya que desde nuestro punto de vista su relativamente corta existencia en la superficie de su planeta no es más que una breve experiencia en un [inaudible] mucho, mucho mayor.

Si examinan esas cosas con las que la mayoría de su gente está fascinada en este momento, encontrarán que son de naturaleza transitoria, y será obvio que casi todo lo que les concierne en este momento ni siquiera valdrá la pena ponerlo en sus libros de historia dentro de 100 años. Y, amigos míos, el material de sus libros de historia no tiene ninguna importancia, ya que, amigos míos, sólo hay una cosa realmente importante, y eso, amigos míos, es el desarrollo de su pensamiento, no pensar en la política, no pensar en la ecología, no pensar en la evolución, sino el simple proceso de crecimiento a través del autoanálisis, y aún más importante, sus relaciones con sus semejantes.

Esto, amigos míos, es lo único de importancia duradera. Esto es lo que los desarrolla como personalidad, los desarrolla como ser universal, que es lo único que llevan con ustedes a través de la ilusión de espacio y tiempo que llaman la creación. No es necesario ser complejo, no es necesario ser intelectualmente brillante o conocedor o bien informado. Es necesario, amigos míos, saber, por qué reaccionan como lo hacen con sus semejantes, y es necesario, amigos míos, para luego, habiendo analizado sus reacciones, mejorarlas.

Esto es necesario primero para ustedes como individuo, para entender, conocer y aplicar. Luego es necesario, si han logrado su objetivo, que mediante la demostración de este conocimiento, difundan este conocimiento a los demás. Pero por medio de la demostración, amigos míos, por medio de la demostración, porque verdaderamente éste es el único método que tienen disponible en su estado actual de existencia. Hemos observado a muchos en su planeta intentando hacer el bien a través del boca a boca, y sin embargo, amigos míos, sin la necesaria demostración de lo que sabían que era verdad, sus palabras eran huecas. Es mucho mejor no decir nada y demostrar a través de los hechos y la acción la unidad que abrazan, que hablarlo, enseñarlo, sin la demostración.

El crecimiento espiritual, amigos míos, es algo muy sencillo, casi demasiado sencillo. No es posible explicar o comprender intelectualmente ninguna faceta del crecimiento espiritual. Cuando hayan alcanzado el siguiente paso en el desarrollo de su conciencia, entonces comprenderán plenamente lo que era tan imposible de explicar antes de que llegaran a su nueva posición de conocimiento. Pero para explicarlo, amigos míos, si pudiéramos hacerlo, nuestra tarea sería muy, muy sencilla. Les explicaríamos cómo crecer espiritualmente, ustedes crecerían, todos nos alegraríamos, y nuestra tarea estaría completa.

Pero entonces, amigos míos, ¿por qué es tan, tan difícil, por qué hemos utilizado tantas, tantas palabras que expresan en su lenguaje una dirección, una técnica que es inalcanzable? Decimos: "Conócete a ti mismo", y sin embargo siguen nuestras instrucciones.

Intentaremos a través de este instrumento [inaudible] y de las reuniones que siguen a éste, darles instrucciones más específicas y exactas [inaudible] ejercicios [inaudible] técnicas personales para alcanzar esa meta que cada uno de ustedes desea. También a través de los otros instrumentos presentes haremos lo mismo. Esperamos poder alabar en su idioma [inaudible] nuestras instrucciones, y que sean capaces de utilizarlas. No tendrían sentido para un grupo menos avanzado, pues son un poco inusuales y parecerían, me temo, algo ridículas para un grupo menos avanzado en su búsqueda. Estamos limitados, como saben, por el grupo que contactamos. Intentaremos a través de otro instrumento en este momento darles alguna instrucción. En este momento transferiré este contacto.

(Canalización desconocida)

Soy Hatonn. Este instrumento está en contacto profundo, y no deseamos perturbar su estado. Por lo tanto, hablaremos más despacio de lo habitual a través de este instrumento.

Paso número uno: pregúntate a ti mismo de la siguiente manera. Situación: "Yo soy el Cristo". Situación posterior: "Se da esta circunstancia". Pregunta: "¿Qué haré por mi pueblo?" No habrá vacilación en tu identificación con aquel a quien llamas Jesús, un carpintero conocido por sus semejantes como [inaudible]. Eres [inaudible], un carpintero, tienes conciencia de Cristo, eres Cristo. ¿Qué vas a hacer? Dentro de setenta años se escribirá un evangelio. ¿Cuáles serán tus dichos? ¿Qué legado te deja? Hay momentos para sacar tu ser de esta ilusión. Sin embargo, el momento de contacto con cualquier ser espiritual es tu momento de Cristo. ¿Quién eres tú? Tú eres Cristo. Habla, por tanto, en parábolas si es necesario, pero habla como Cristo, porque éste es el comienzo, la entrada, la puerta de tu ser y sólo en el proceso, sólo cuando te arrodilles para lavar los pies de tus semejantes, sólo cuando te humilles en servidumbre a todos aquellos que son las extensiones del Padre, empezarás a recibirte a ti mismo.

En tu identidad reside tu pregunta. Nosotros, tus hermanos y hermanas, no te prometemos respuestas, sino que te prometemos que puedes aprender a vivir la pregunta hasta que no sea necesaria la respuesta. El crecimiento no es lo que parece, amigos míos. Busquen, pues, no con la mente, no con la predisposición, no con la sospecha a medias de lo que se puede esperar, porque intentaremos ayudarlos en la exploración de lo inexplorado. La flexibilidad, por tanto, es tu aliada.

Dejaré este instrumento en este momento para que mi hermana pueda hablar a través de otro instrumento. Los dejo en el amor y la luz de la conciencia de Cristo, que es la manifestación del Padre, la Creación y el amor mismo. Se me conoce como Hatonn. No me llamen maestro; soy vuestro hermano y vuestra hermana; soy el Cristo, y hablo conmigo mismo. Adonai [inaudible].

¿Vienes en nombre de Cristo?

(Cantando)

(Canalización desconocida)

Estoy con el instrumento.

[La transcripción termina.]